VERANO

01 septiembre 2013

Florín, rey mundial de gitanos

Amparándose en la alegalidad que envuelve al pueblo gitano, el rumano Florin Cioaba llevaba más de tres lustros ejerciendo como su rey. Bajo su liderazgo florecieron iniciativas para la integración romaní en Europa (donde se considera que, con más 10 millones de personas, es la minoría étnica con mayor presencia. Son más que todos los catalanes juntos)  y para la superación de las trabas culturales que han impedido históricamente su adaptación social.

Su título, que se otorgó a sí mismo a la muerte de su padre bajo la denominación de "rey de los gitanos del mundo entero", le será legado a su hijo Dorin.

Heredó la corona  (de más de dos kilos de oro puro) en 1997. Su padre, Ion Cioaba, había sido proclamado rey internacional de los gitanos cinco años antes como reconocimiento a toda una vida al servicio del pueblo zíngaro. Superviviente junto a su familia en los campos del Transdniéster  durante la Segunda Guerra Mundial, Ion ejerció como enlace político entre la comunidad gitana y el Gobierno rumano tras el conflicto.

En 1971 participó, por elección popular, en el histórico primer Congreso Internacional de Gitanos representando a su país. Y, desde entonces y hasta su muerte, se erigió en el principal líder romaní, alentando a la renuncia de la vida nómada y luchando por la integración zíngara en la sociedad.

Consciente de la repercusión internacional de su padre, Florin Cioaba se autoproclamó rey sin que existiese regulación alguna respecto al linaje.

Luchó para  instar a las familias gitanas a matricular a los hijos en las escuelas como solución a la pobreza. Asimismo, hizo varios llamamientos a la comunidad romaní para acabar con las bodas entre adolescentes.

Cioaba decidió presentarse un año más tarde al Parlamento rumano, en el que no logró escaño. Sin embargo, su presencia social no hizo sino incrementar desde entonces. Sus buenas relaciones con Traian Basescu (presidente de Rumanía desde 2004), a quien se le ha visto en varias ocasiones en distintas celebraciones gitanas, le permitieron tener su espacio propio en la opinión pública y dar voz a su pueblo.

 Y es que, aunque los datos oficiales hablan de poco más de 600.000 gitanos en Rumanía, se estima que puede haber más de dos millones viviendo en el país, lo que lo convierte en el epicentro geográfico de la dispersa comunidad romaní.

Florin Cioaba, rey de los gitanos, nació en Targu Carbunesti (Rumanía) el 17 de noviembre de 1954 y murió en Antalya (Turquía) el 18 de agosto de 2013.

Por P. Ramirez

6 comentarios:

  1. La verdad, así de entrada pensaba en hacer mofa del personaje, pero leyendo los cambios que propugnaba el padre, la cosa cambia.

    Y es que el problema gitano nunca fue racial, sino cultural, ya que esa "cultura", nómada, la llaman, no es sino parasitaria. Ya es hora alguien dentro de esa comunidad pida cambios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Bueno, el FLORIN era un mozo algo presuntuoso pero con buenas intenciones. Difícil veo que logren algunos gitanos que los demás vayan a la escuela. Más bien los terminan mandando a España a que se entrenen robando cobre de todo tipo de cableado que detecten.

      Durante siglos en España no se consiguió avanzar nada con ellos porque se negaban, y se niegan, a inscribirse en Registro alguno (nacimiento, matrimonio, defunción, etc). Si un individuo no está inscrito como nacido, NO EXISTE. Por tanto tampoco puede ser asesinado ni ser asesino.

      Ese era y sigue siendo "LA GRAN PROBLEMA". Para los que sí existían era para los uniformados del tricornio en los campos andaluces, extremeños y castellanos. Y es que los del tricornio no miraban los registros civiles.

      Eliminar
  2. Y desde 1971 el cobre en Rumanía brilla or su ausencia.

    La convivencia de esta gente con el común de los mortales es imposible, además, yo puedo pasar sin ella perfectamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Hombre, pensaba que no te gustan las monarquías hereditarias pero ignoraba de tu preocupación por la carencia de cobre. Imagínate la de anillos que algunos han tenido que birlar para que éste se confeccionara esa corona de oro.

      En fin, mi tampoco partidario de gitanos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. DON MAMUNA
      En efecto, muchísimo mejor lejos de aquí, en su país o en Australia.

      Eliminar