VERANO

14 agosto 2013

Air Traffic Controller

Hace algunos años pocos conocían el oficio de controlador aéreo. Se sabía que había una torre de control, donde gente "controlaba" cosas, pero no se sabía a ciencia cierta de qué iba la historia. En 2010, la huelga de controladores de tránsito aéreo (CTA) paralizó el movimiento en los cielos españoles y los puso en el punto de mira. Tres años más tarde, la Asociación Profesional de Controladores de Tránsito Aéreo prefiere dejar atrás los sinsabores y reivindicar el oficio mermado por la crisis, los sueldos altísimos y las huelgas.

"Allá arriba hay tantas cosas que pueden ir mal de un momento a otro; nosotros estamos aquí para minimizar los daños", explica un controlador y encargado de comunicación de la asociación. Los CTA tienen como tarea evitar que dos aviones ocupen el mismo espacio al mismo tiempo. Es decir, son una especie de policías de tránsito del cielo y la tierra, en lo que a aeronaves se refiere, pues no solamente controlan lo que sucede arriba, sino también lo que pasa antes de despegar y después de aterrizar.

Para realizar su tarea, los controladores tiene que dar claramente y en inglés instrucciones a los pilotos, y repetirlas las veces que haga falta. Además, deben estar atentos a preguntas y peticiones.

Aunque en la teoría la tarea parece sencilla, en la realidad suceden muchas cosas al mismo tiempo, por lo que el trabajo necesita de atención máxima a los detalles y la capacidad de reaccionar a tiempo ante imprevistos.

Al tráfico se suman las inclemencias del tiempo y otros imprevistos. Perros, personas, aves e incluso tortugas pueden obstruir las pistas. "Los animales pueden ser absorbidos por las turbinas y causar un daño enorme al motor", apunta otro controlador.

Debido a que tantas vidas humanas dependen de que la tarea de los CTA se realice correctamente, es un oficio muy estresante, pero también muy bien pagado.  Actualmente, los turnos establecidos por la legislación no pueden superar las 170 horas mensuales de trabajo, que se reducen a 135 en invierno, y los CTA cuentan con 45 días de vacaciones al año.

"Tener 15 aviones en aproximación es muchísimo, pues hay que estar pendientes de todos, y más si hay alguna incidencia".


4 comentarios:

  1. Tiene que ser un trabajo estresante por la responsabilidad que tiene. Hacen bien en largarse de vacaciones a playas paradisíacas para olvidarse un rato de los problemas y relajarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Sí, debe de ser muy duro el trabajo.
      Imagino, y no lo digo en absoluto por nuestra amiga, que les someterán a frecuentes chequeos de estado mental.

      Eliminar
  2. Más complicado es meterse con la princesa en su habitación a hacer deberes... ¡¡y no me voy a de vacaciones a paraisos terrenales!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Sí, debe de serlo conociendo al personaje. Te mereces unas vacances en Zarauz, paraiso terrenal con bildutarras de paisaje, para relajarte a fondo.

      Por cierto, ¿susbisten las gafas aquellas de no ver y con escudo real?

      Eliminar