VERANO

29 mayo 2013

El infiltrado Barez

Vi a uno con una pistola que venía directo hacia mí, tuve la suerte de esquivar el tiro, pude vaciar el cargador, me refugié detrás del coche, cogí la metralleta y disparé.
Así recuerda Lorenzo Bárez ese día de 1978, cuando dos etarras morían abatidos a tiros por la Guardia Civil en Guernika, en la calle Señorío de Vizcaya. Un equipo de guardias llevaba horas vigilándoles apostados cerca de un coche que había sido robado horas antes y se sospechaba que en algún momento del día lo iban a utilizar. Cuando aparecieron los dos militantes, les dieron el alto, y éstos sacaron sus pistolas. Los guardias dispararon. Los dos militantes, de 19 y 21 años, morían en el acto y aquel día siempre quedará en la memoria de Bárez, porque él fue el joven guardia, de sólo 23 años, que aquel día disparó. Se convertía así, automáticamente, en uno de los principales objetivos de ETA.

Pasó el tiempo y, lo no sabido, Bárez llegó a infiltrarse en ETA. Entró en 1989 y salió en 1992.  Bárez es hoy comandante jefe de Tráfico en Cantabria y lleva una vida tranquila. Completamente diferente a la que tenía cuando sus compañeros de Intxaurrondo le apodaron Bertín por su parecido con el cantante, por su ensortijado cabello rubio y ese carácter divertido que tanto éxito le daba entre las chicas.

La vida de Bárez sigue la estela de otro infiltrado, éste célebre, como fue Mikel Lejarza, El Lobo. Pero la de Bertín es una historia nunca contada hasta ahora. Para situarla hay que viajar al cuartel de Intxaurrondo en los años de plomo. Allí llegaban jovencísimos guardias, chicos de entre 20 y 25 años, que tuvieron que acostumbrarse rápido a vivir en una tensión brutal y muertes constantes, atentados, tiroteos y funerales de compañeros.

Uno de aquellos chicos fue Lorenzo.  La infiltración de Lorenzo Bertín Bárez comenzó cuando se produjo una operación policial en Francia en la que se detuvo a un etarra en la época en la que los franceses toleraban que los policías españoles actuasen sobre su terreno, mientras ambos gobiernos no se ponían de acuerdo sobre qué hacer con los etarras que vivían en su refugio del sur de Francia. La Gendarmerie detuvo a un individuo, Bertín Bárez estaba allí y notó que aquel hombre tenía una agenda, así que antes de que la vieran los franceses, se la escondió en el bolsillo.

En ella aparecía permanentemente el nombre de un tal Chus. Incluso había una carta del propio Chus escrita de su puño y letra con relevante información sobre ETA. Era relevante averiguar quién era, dado que parecía alguien importante dentro de la organización, así que Bárez entregó la agenda al general Rodríguez Galindo.

Para dar con el misterioso etarra, la Guardia Civil realizó multitud de seguimientos, se pincharon teléfonos y al final parecía que le habían localizado. Sólo quedaba saber si era realmente Chus y qué papel tenía dentro de la banda. Para confirmar que se trataba del hombre de la carta, los guardias que le seguían simularon un control policial. Le pararon cuando iba en su coche y comenzaron a hacerle preguntas aparentemente insignificantes: que si tenía la documentación, que si llevaba gafas, en fin, se dedicaron a incordiarle. Al final le hicieron anotar en una hoja todo lo que él no llevaba encima y, de este modo, obtuvieron su escritura.

Esa misma mañana, Bárez se desplazó a Madrid con aquella hoja, guardada como un tesoro, hasta el laboratorio de criminalística para su análisis grafológico. Cotejada con la carta manuscrita, supieron que era él. Ya le tenían. "¡Es él!", gritaron, y precisamente así decidieron bautizar el caso: Operación Esel. Y él era Jesús Unsión Pabolleta, de 39 años.

Mientras sucedía esto, la Guardia Civil tuvo noticia de algo insólito: un grupo de abertzales planeaba un viaje conjunto para ir en autobús a la Feria de Abril de Sevilla. Los guardias sabían que aquello significaba perderles la pista durante un tiempo, pero los abertzales decían que se iban a la Feria de Abril y allí se fueron unos días de vacaciones. Entre ellos, se apuntó Chus. Y detrás de él se apuntó también Bertín junto a otro guardia civil infiltrado, quien tuvo la suerte de poder sentarse junto a Chus durante el viaje y comenzar a charlar con él. Todo ello, amenizado por un gran repertorio de canciones tradicionales vascas que cantaron los pasajeros, canciones que Lorenzo se había aprendido de antemano.

Lorenzo dejó ver que era muy afín al pensamiento abertzale y que su profesión era la de marino mercante, identidad que le permitía desaparecer sin levantar sospechas. Y como además era un tipo simpático, enseguida empezó a meterse a la gente del autocar en el bolsillo. Después, ya en Sevilla, sucedió un incidente que le catapultó. Tuvo lugar cuando el grupo se divertía en la Feria. Era una caseta gitana en la que todo el mundo cantaba y bailaba, y de pronto no se les ocurrió nada mejor que cantar el Vals de Carrero, un tema que se cantaba en las fiestas de los pueblos: "Era Carrero ministro naval / y su gran sueño volar y volar / hasta que un día ay ay ay ay / se hizo su sueño una gran realidad!". El estribillo de la canción decía: "Y voló, voló, Carrero voló / y en una cornisa quedó", y era costumbre, cuando se cantaba, lanzar por los aires cualquier cosa que se tuviera en las manos, y Bertín decidió lanzar su chaqueta, igual que todo el grupo. La situación comenzó a complicarse con los gitanos de la caseta hasta que llegó la Guardia Civil, y unos agentes se dirigieron a Bárez:
 —Usted se viene con nosotros.
—¿Yo? ¿Qué he hecho yo?—, les contestó, pensando que aquello podría desbaratar la infiltración.
—Le hemos dicho que se venga con nosotros, repitieron.

Bárez reaccionó empujando a cada agente, liberándose y corriendo por el ferial. Al cabo de un largo rato regresó a encontrarse con el grupo y, a los dos minutos, ya era un ídolo entre los abertzales. Entre ellos, le contemplaba Unsión Pabolleta (Chus). Bárez pronto descubrió que era el responsable dentro de ETA del pase de las armas desde el sur de Francia al País Vasco.

A partir de entonces, este pase de armas continuó, pero, curiosamente, las pistolas comenzaban a tener fallos o, por ejemplo, cuando llegaban las armas no llegaban las balas y siempre así. El 3 de junio de 1994 tuvo lugar un operativo en el que la Guardia Civil detuvo al líder de Jarrai y, junto a él, fueron arrestadas varios más. Entre ellos, Chus, a quien el juez Baltasar Garzón acusaba de estar implicado en actividades del aparato de mugas de ETA, grupo encargado de ayudar a los etarras a pasar la frontera desde el sur de Francia. Tras declarar en la Audiencia Nacional, el magistrado ordenó su ingreso en prisión.

La infiltración de Lorenzo duró unos tres años y medio (1989-1992), un tiempo muy largo pese a que tuviera constantes idas y venidas por su supuesta profesión de marino. Al final decidió introducir a un segundo suyo para que le sustituyera y él desapareció literalmente del mapa, marchándose lejos, como responsable de la seguridad de la embajada de España en Guatemala. Aquello le permitía, además de adquirir distancia y descanso, la posibilidad de retomar la operación si se le necesitaba. Su infiltración seguía abierta de esta manera mientras estaba en Guatemala y en España se desataba el caso GAL por el asesinato de los etarras Lasa y Zabala.

Los años han pasado. Hoy Bárez sigue en activo en la Guardia Civil, en un área completamente diferente a la que ocupó en su juventud. Fuera del vértigo del mundo del terrorismo, es comandante jefe de Tráfico en Cantabria.

Siccardi

11 comentarios:

  1. En el programa del miercoles 29/05 "El Gato al agua" de Intereconomía Tv han entrevistado al que fuera Jefe de la lucha antiterrorista en los años de plomo, Rafael Vera, que se ha extendido en exponer sucedidos muy interesantes de esos años tan duros; ha revelado también actuaciones y ambiciones del exjuez Garzón que ponen en su sitio a este personaje, tan prevaricador como presuntamente justiciero y mediático tan ávido de la "pasta", o mas, que cualquier otro delincuente de los que han pasado por sus manos.
    Interesante personaje este Bárez, seguramente muy conocido de Vera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo Tv de ninguna clase porque me harté de tanto sectarismo en todos los canales y unicamente miro, de vez en cuando, DIBUJOS ANIMADOS del canal "Clan".

      Vera es un nefasto personaje creador de una COSA NOSTRA POLICIAL y que ,entre otras fazañas, fue la autora del 11-M.

      Respecto al Cuartel de INCHAURRONDO, ubicado en una de las cimas que rodean a San Sebastián y en donde viven miles de guardias civiles atrincherados estilo castillo medieval, es un lugar del que se han escrito tantas cosas que hasta pueden ser reales. La cuestión es que cuando llegó a su mando el teniente coronel GALINDO (luego general) montó una brigada de jóvenes guardias, ajenos por completo al resto de los allí acuartelados, dedicados a infiltrarse en Eta.

      Me consta, por testigos de la máxima confianza, que buscó (a través de contrabandistas y narcotraficantes)contactos con MANDOS POLICIALES de las Aquitania, al margen de las esferas oficiales de ambos países. Y que esa brigada de colaboración secreta de policia francesa y Galindo obtuvieron resonantes éxitos en la detención de etarras.

      Este comandante BAREZ es uno de aquellos supervivientes de los proyectos y actuaciones cuasi clandestinas de Galindo, y que probablemente unicamente diera cuenta a Vera. Dices bien : Barez posiblemente sea muy conocido para Vera. Esa misma brigada de Galindo, más tarde, fue la causante de los asesinatos de Lasa y Zabala, enterrados en cal viva en Alicante.

      El que escriba con detalle la historia de Inchaurrondo y Galindo será equiparado a las novelas de Mario Puzzo y sus "Padrinos". Para los mesetarios como los pichicastizos madriles, Inchaurrondo sería una peli de terror, de intrigas, de oscuras tramas, y de increibles convivencias de etarras y guardias civiles. Galindo infiltró en la Eta más gente que los agujeros que tiene un queso gruyere.

      Eliminar
  2. Menuda vida la de este GC, esto si que es vivir al limite, esto si que es riesgo, esto si que merece medallas, pluses y lo que sea menester. Estos si que merecen aplauso y sillon, no como la puñetera casta de pseudo jueces y politicachos. Me imagino la psicosis en aquellos años de ETA tenía que ser tremenda.

    La GC es una de las mejores policias, ya no digo de España, sino del orbe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Sí, la vida de todos estos guardisibiles de Inchaurrondo era y es de novela policiaca fuerte.Aquello es todo un mundo y tan protegido como Fort Knox (lugar en donde se guarda el oro de la Reserva Federal Usa).

      Como bien dices, imagino que los que han vivido muchos años en Inchaurrondo deben de ser como de hierro forjado.

      Yo he tenido que ir un par de veces a su interior a poner denuncias por razón de Internet, y te juro que siempre se me hacía eterno permanecer allí dentro. Hasta los camareros del bar en donde se toman su café son guardisibiles y allí no pasa ni una mosca sin previa identificación y control. Así viven miles de ellos, casi sin ver la calle salvo cuando salen a patrullar en coches blindados.

      Eliminar
  3. La pregunta del millón es por que sale ahora la historia de este caballero en la prensa, sobre todo cuando reside tan cerca de Vascongadas y es sobradamente conocido en Cantabria, como puede ser en un lagar tan pequeño el jefe de la Guardia Civil de Tráfico.
    Quien tiene interes en que se conozca ahora la historia de este hombre, o al menos la historia que nos quieren contar; tiene el interesado algún interés en que se sepa, son otros los que quieren vendernos algún libro; la verdad es que me suena raro.
    En diciembre pasado falleció otro oficial del mismo cuerpo, que fue de los históricos en la lucha contra ETA, bastante mas conocido que Bárez y ademas de su esquela, poco mas vimos en prensa.
    Por eso la pregunta. ¿Por que esta persona?. ¿Por que ahora?.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Se me ocurre que la razón de dar publicidad a toddo esto está en que, oficialmente, Eta ha parado.
      No hay otra explicación salvo que los guardisibiles sepan que los etarras están ya todos en estado comatoso terminal.

      Eliminar
  4. Impresionante y nunca suficientemente valorado el trabajo de la Guardia Civil en las vascongadas, a pesar de los hijos de puta que todos conocemos, ¿de verdad alguien piensa que en caso de haber ese conflicto del que hablan, sólo los agentes de Inchaurrondo paran a esos asesinos y seguidores en dos tardes?, sólo necesitaban carta blanca para solucionar el problema en un ratito, como hacían con los paracas en mi pueblo cuando había que solucionar un conflicto comme il faut.

    Al igual que d. Jaime me pregunto si no es poner a los pies de los caballos a este individuo.

    Lo dicho, carta blanca a picoletos, llevamos de excursión a los legionarios y se acaban los putos aberchales en una semana (dos tardes se me antojan pocas para limpiar tanta mierda acumulada estos años)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Tenian auténtico valor aquellos guardisibiles que se iban de excursión con los etarras y nada menos que a Sevilla.
      Lo cierto es que el tinglado Eta ha pedido intermediarios internacionales (Currin y cuadrilla) y ayusa sociata porque saben que están más infiltrados de guardiasibiles que de abertzales reales.

      No creo que este individuo, BAREZ, corra peligro alguno porque él sabe que ya no hay pistoleros activos. Los tienen a todos bien controlados entre la Gendarmerie y los chicos de Inchaurrondo.

      La solución que das hace tiempo que la propugnaba yo desde aquí y que en conversaciones privadas hemos desarrrollado. Pero no hay huevos en los políticos de turno.

      Eliminar
  5. ILUNA ITSASO

    Ilun dago itsasoa
    nire ohe azpian:
    egunargi arte ez ditut
    irekiko begiak.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA LUCRECIA
      Ondoren ohe azpì horretan jarraitu beharko duzu.

      Mis felicitaciones, doña, eres universal. ¿No serás por un casual de mi tierra de indios Siouz?

      Eliminar