VERANO

28 mayo 2013

El soborno no falla in Spain

El soborno que Franco desconocía  : lista de pagos que el MI6 realizó a Nicolás Franco, hermano del dictador, y otros siete generales para que España no apoyase a Hitler.

Veinticuatro de junio de 1940. Un triunfante Hitler se fotografía sonriente delante de laa Torre Eiffel. La perfecta maquinaria militar alemana ha triturado al Ejército francés y tomado París sin disparar un tiro. Los soldados del III Reich parecen invencibles.

SAMUEL HOARE
Cuarenta y ocho horas después, el primer ministro británico, Winston Churchill, tiene en su mesa una propuesta de su embajador en Madrid, Samuel Hoare. Descabellada, insensata, pero factible. A falta de otras ideas mejores, sólo hay espacio para la audacia. Veterano diplomático con experiencia en operaciones secretas durante la Gran Guerra, Hoare está convencido de que España se encuentra al borde de entrar en la contienda mundial a favor del Führer.
"Este ardid quizá nos salve del desastre", sostiene. Su análisis de la situación es revelador: "Franco desea permanecer neutral pero está aterrorizado por Alemania; Serrano Suñer, el general Yagüe y el ala izquierdista de la Falange favorece la intervención (en la guerra); el ala derechista (requetés, carlistas, empresarios, la mayoría del Ejército y los campesinos) a favor de la neutralidad". Por tanto, no hay otra salida que reforzar y organizar el ala derechista.

NICOLÁS FRANCO
El razonamiento está incluido en un documento británico que ha permanecido secreto durante años y que acaba de ser desclasificado por los Archivos Nacionales británicos. Por primera vez, se revela quiénes participaron en esa operación secreta del MI6 y cómo se llevó a cabo. Denis Symith, un prestigioso profesor de Historia de la Universidad de Toronto, publicó en 1991 un documentado artículo titulado "Los caballeros de San Jorge: Gran Bretaña y la corrupción de los generales españoles (19401942)" en el que explicaba, por primer vez, las líneas maestras de la operación secreta.
JUAN MARCH

Consistía en lograr la colaboración de una treintena de destacados generales y altos oficiales cercanos a Franco para influir sobre el Caudillo y evitar que entrara en la guerra. Para incentivar esta "colaboración", Hoare, con la ayuda del capitán Alan Hillgarth, agregado naval en Madrid entre 1939 y 1943, ideó un sistema de sobornos a través del financiero español Juan March que había iniciado la colaboración con Londres como "doble agente" durante la I Guerra Mundial.

Sin embargo, y a pesar de sus esfuerzos y conjeturas, Symith nunca pudo confirmar quiénes eran los beneficiarios. "Algún día saldrán a luz porque sus nombres están escritos en los documentos que se guardan en Kew", vaticinó.

GENERAL KINDELAN
Y así ha sido. El documento desclasificado detalla el funcionamiento de la trama. Constaba de un "núcleo duro" formado por Nicolás Franco, hermano del Generalísimo y entonces embajador en Lisboa; el general Varela, ministro del Ejército; el salvador de Oviedo, general Aranda; el general Gallarza y, por último, el general Kindelán, entonces capitán general de Cataluña, región básica para cualquier operación militar.

Un segundo círculo de conspiradores estaba constituido por los generales Queipo de Llano, Orgaz, Moreno, Alongo, Solchaga, Asensio y Muñoz Grandes,  todos ellos al mando de capitanías o territorios claves como Marruecos o Sevilla.

La documentación desclasificada señala que Churchill autorizó un total de 20 millones de dólares de la época (unos 331 millones al cambio actual) para sobornos que se fueron concediendo por periodos de seis meses hasta finales de 1942, pues a partir de entonces el régimen franquista ya había girado hacia los Aliados.

GENERAL ARANDA
Según la documentación británica, Nicolás Franco y los generales Varela y Aranda eran los que más cobraban  (dos millones de dólares)  seguidos de Gallarza y Kindelán (un millón cada uno). También hay constancia de que recibieron dinero Queipo de Llano, Orgaz y Asensio, aunque no está claro cuánto exactamente.

March propuso que el dinero fuera ingresado en la banca suiza en Ginebra y después depositado en una sucursal en Nueva York. Las cantidades fueron transferidas en cuentas separadas conjuntas bajo los nombres de March y de los respectivos beneficiarios. Estos aceptaron cobrar la mitad al principio de cada periodo de seis meses y el resto al final. Sólo una cuarta parte sería en pesetas para no levantar sospechas.

GENERAL VARELA
El esquema funcionó perfectamente durante el primer año pero en septiembre de 1941 surgieron complicaciones cuando Estados Unidos bloqueó las cuentas financieras de March por considerarle sospechoso de trabajar para el enemigo. El problema fue tan serio que requirió la intervención personal de Churchill para desbloquearlas.

Además de su influencia política, el servicio secreto británico MI6 utilizó a estos generales para montar una organización clandestina que pudiera dar un golpe de estado si Hitler invadía España o era necesario "liquidar" a Serrano Suñer o Yagüe, pero sin derrocar a Franco.

¿Un dinero bien invertido? Un interrogante justificado se refiere a si, al final, mereció la pena. Algunos piensan que quizá exageraron los peligros para seguir cobrando aunque los telegramas del Foreign Office no ponen en duda su contribución al objetivo final. Por ejemplo, llega a considerar como uno de sus resultados más importantes la dimisión a finales de julio de 1940 del entonces ministro del Aire Yagüe.

"Los planes están teniendo efecto. El general Yagüe, el protagonista de la entrada de España en la guerra, ha sido destituido. Parece que recientemente dijo a Franco que la guerra terminaría en pocas semanas y que España debía entrar en la guerra ya. El ministro de la Guerra que estaba presente en la entrevista se opuso firmemente a este planteamiento y Franco le apoyó de forma igualmente firme".

España no entró finalmente en la Segunda Guerra Mundial pero, lo que sí es cierto, es que en el camino algunos políticos y generales mejoraron su situación económica a costa, en este caso, de los contribuyentes ingleses.

R. Moreno

NOTA DEL BLOG
Este tema era bien sabido en España durante los años 1950, en la postguerra mundial, e incluso se publicó (clandestinamente) que Franco permitía a los submarinos y buques de guerra alemanes abastecerse en puertos españoles, y algunos generales suyos comunicaban a la Embajada Btitánica el cuándo y de dónde saldrían tales citados barcos, a efectos de que los esperaran los de la Army. El escritor Javier Reverte ya lo dice muchas veces en algunas de sus novelas como  "Venga a nosotros tu reino", y C.J. Sansom en su obra "Invierno en Madrid".
Otra nota a tener en cuenta es "la ideología" de los sobornados : March, que financió la guerra a Franco, era un contrabandista; Aranda junto a Queipo eran republicanos de derechas; Varela era carlista; y Kindelan era monárquico. Nicolás Franco podía ser cualquier cosa : era un vividor.


SERRANO SUÑER, FRANCO y MUSOLINI

20 comentarios:

  1. ¿Qué pasó con la foto del "Jockey"?...
    donde los caballeros debían llevar chaqueta y corbata...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA LUCRECIA
      Con lo sutil que vos soís, no sé si te refieres al "asalta-supermercados" (sustituído por otra choriza), o quizá al Mr. Hoare. Has de saber que uno es bastante rústico y a veces no capta las "malevolencias" de los de MadriZ.

      Ahhh, quizá te refieras al RESTAURANTE en donde, sí, se debía de llevar chaqueta y corbata, como es debido. Es que las imágenes de PORTADA las voy cambiando según el humor de cada día, y hoy tocaba jardines de Versalles.

      Eliminar
  2. Ahhh el choriceo español, en todas partes y momentos aparece a flote, como zurullo.

    Por otro lado, normal el comportamiento de los british, se jugaban el acceso al mediterraneo con lo que ello conllevaba.

    Interesante el como ya en aquella época los distintos apoyos del franquismo se las tenian entre ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Sí, como bien dices, los british sabían cómo utilizar a los fieros vencedores de la guerra civil : la pasta.

      Lo que pocas gentes saben de las generaciones post-franquismo es el equilibrio de poderes que ejercía el Invicto entre sus apoyos. Y con éxito, además de mano de hierro. Carlistas y falangistas se odiaban a muerte, lo mismo que después falangistas y opusdeistas. Los monárquicos jugaban a las dos bazas : su apoyo "moral" a Don Juan de Borbón pero con lealtad total a Franquito. Puedes sustituir la palabra "lealtad" por "pánico".

      Los republicanos de derechas no disimulaban su malestar con la perpetuidad del Invicto en el Poder y siempre estaban conspirando, de lo cual estaba al tanto el interesado y los iba cambiando de puestos o cargos : Queipo, Aranda y varios más.
      Los falangistas con Girón de Velasco, Serrano Suñer y otros muchos se creían indespensables pero los eliminó del Poder en cuanto terminó la Segunda Guerra Mundial. De Muñoz Grandes, el militar de más rango tras él y con la Cruz de Hierro de Hitler, no se fiaba un pelo y lo mandó de Alto Comisario a Marruecos. A Fraga, falangista, lo mandó a Londres de embajador, y a Areilza, monárquico, de embajador a Buenos Aires.

      Creo que unicamente se fiaba, y no demasiado, de Carrero Blanco y del almirante Moreno por ser del mismo pueblo y edad los dos.

      A los jefes políticos de Falange (Hedilla) y de los carlistas (Valiente) los desterró a un pueblo de Extremadura. Y el jefe de los monárquicos, SAINZ, tuvo que salir por pies hacia Estoril.

      Al final estaba casi en manos de Lopez Rodó, opusdeista.

      Eliminar
  3. Las típicas cloacas de estado, un régimen enemigo y boicoteado por la democracias y financiado en su cúpula para satisfacer intereses particulares. Nadie en su sano juicio pensaría que España entraría en guerra, otra cosa es que estos vividores les hiciesen crer lo contrario, lo cual no deja demasiado bien al MI6.

    A pesar de que se le identifique como un ser ignorante y genocida me parece que Franco era más inteligente de lo que los reescritores de historia desean, ESPAÑA no iba a entrar en guerra, simplemente no se lo podía permitir, además, mantenía la equidistancia justa para quedarse "tranquilo" ganase quien ganase y para eso, pese a quien pese, hay que ser muy inteligente y saber mover muy bien tus piezas, otra cosa es que por una simple cuestión de imagen al ganar los aliados nos aislasen, pero Franco no hizo nada que no hiciesen los aliados al ganar la guerra, que se lo pregunten a los colaboradores de nazis una vez acabada la guerra, sólo en Francia pasaron a cuchillo varios miles de personas, mira estas fotitos y extrapola.

    Amigo Tella, ya sé que me he condenado, heterosexual, liberal, defensor de la familia y hablando bien de Franco, ¡pa que más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Lo tuyo ya no tiene remedio : ni maricón, ni sociata, ni abortista, y hablando bien de Franquito. Estás "condenao". Las hordas de Carrillo están deseando cortarte los colgantes y en pública plaza.

      Claro que Franquito era mucho más inteligente que toda la panda de mangantes que le acusan de genocida y han arruinado a este país, unos en nombre de la "legión famélica" y otros en el de SanJosemaría.

      Ya sabemos, a estas alturas, que unicamente una mínima parte de franceses siguió a De Gaulle y que la gran masa francesa colaboró con los nazis. Digan lo que digan los hijos y nietos de los cargos públicos falangistas.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Ya lo he visto y es imprsionante aunque el autor de la traducción debe de saber más noruego que castellano.

      Eliminar
  5. Después de leer tu respuesta a SEÑOR OGRO, todavía me encuentro mas perplejo ante las manifestaciones de los documentos desclasificados que sirven de base a este interesante artículo.
    La miopia de Sir Samuel Hoare pensando que unos cuantos generales podían influir en las decisiones de S.E. es no conocer nada del anterior Jefe del Estado que como bien dices no se fiaba ni de su padre (y nunca mejor dicho dicho, porque las relaciones con su progenitor eran manifiestamente mejorables).
    Uno, que es malpensado, llega a sospechar que en este turbio asunto a lo mejor Sir Samuel no era precisamente miope y con la excusa de sobornar a los generales él participa en el reparto según la acreditada fórmula "El que parte y bien reparte, se lleva la mejor parte".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON F.J.EUGENIO
      El Invicto ganaba por cinco traineras de distancia a los diplomáticos de Churchill en el manejo de los "suyos", que eran como para darles de comer en rincón separado.

      Y como Sir Samuel sabía perfectamente todo eso, se dedicó a practicar lo que en España es infalible receta : sobornar a los más altos cargos para disponer de información exacta del enemigo, que era Hitler. Y Madrid tenía en aquel entonces más nazis que Berlin, jugando a aislar a Franquito de las potencias aliadas. Lo que ninguno suponía es lo que tú dices : que "La espada más limpia de Occidente" (según Petain) era mucho más astuto que todos los demás juntos.

      Eliminar
  6. Muy interesante entrada en la que se demuestra, otra vez, eso de que "cualquier tiempo pasado fue mejor". Mejor y con mejores protagonistas, que sabían con qué jugaban y las consecuencias de todo ello.
    ¿Alguien se imagina a los políticos de hoy (españoles, sobretodo) teniendo que lidiar con semejantes morlacos? ¿A Moratinos? ¿A Margallo? ¿A Rajoy como estadista?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      Si en aquel entonces los espadones tenían más miedo al Invicto que a la Peste Negra y aún así se dejaban sobornar, imagínate si los que estuvieran manadando aquí hubieran sido las huestes de ZP o las de Rajoy. Hubieran comprado España entera a trozos.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Vienes a confirmar lo que digo en mi post : que JUAN MARCHA era el mayor contrabandista de Europa ya desde la primera guerra mundial. Y siguió haciéndolo en tiempos de Franco porque fué el que le financió la compra de aviones y carros de combate a los italianos, y gasolina a los ingleses.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  8. Hombre de engañarte, mejor que sea tu propia familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Sí, mejor que sea la familia pero creo que tampoco ésta le engañaban a él. Otra cosa es que mirara para otra parte.

      Eliminar
  9. demostración de que los sobornos casi nuncan falla; seguro q el más hábil de los sobornados, como los espías dobles, pillaban de ambos bandos. Interesante
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JOSÉ ANTONIO
      En España, desde tiempos de Indibil y Mandonio, el soborno es mano de santo para conseguir lo que se quiera. Todo es cuestión de cantidad.

      Eliminar