VERANO

25 marzo 2013

Kosovo, modelo catalufo

El 17 de febrero se cumplieron cinco años de la declaración unilateral de la independencia de Kosovo y por ahora todo lo que hay en esta vieja provincia balcánica es corrupción, pobreza y aislamiento. Tienen un 45% de parados.

El resultado está lejos de los sueños: "Si tienes trabajo, se puede sobrevivir, pero sin trabajo ya no queda ni el recurso de irse al extranjero» puesto que con el pasaporte de Kosovo, prácticamente solo se puede viajar sin visado a Albania, Macedonia, Montenegro. Conseguir un visado para Europa es casi imposible. No queda más que intentar sobrevivir aquí".

A estas alturas, Kosovo no tiene ni siquiera un prefijo telefónico propio, tiene que usar todavía el de Serbia en las líneas fijas y el de Mónaco o el de Croacia para los móviles.

No tiene tampoco un indicativo para internet y, por supuesto, tampoco puede participar en competiciones deportivas internacionales. El principal problema es que la independencia de Kosovo ha sido reconocida por 98 países, pero hay otros tantos que se resisten a hacerlo, España entre ellos, lo que le impide tener una vida internacional normalizada.

Eso se nota, por ejemplo, nada más entrar en coche por cualquiera de las fronteras del país: como los seguros hechos en Kosovo no tienen reconocimiento internacional ni los hechos en otros países valen en Kosovo, es necesario suscribir uno nuevo.

Las importaciones siguen un camino milagroso desde Turquía, a través de Albania o de Macedonia. Pero el principal centro de poder es la embajada norteamericana.  Ahora, los norteamericanos han recibido buenos réditos por su inversión en la creación de este país: han construido Camp Bondsteel (más de mil hectáreas, la mayor base militar fuera de Estados Unidos), donde varias organizaciones internacionales afirman que se mantiene un centro clandestino de detención, y sus empresas se llevan los contratos principales de obras públicas, pagados por cierto en parte con la cooperación de la Unión Europa. Uno de estos proyectos es el de la autopista que une Pristina con Tirana, que la compañía norteamericana Bechtel ha construido en los dos lados de la frontera, con la intención de redirigir al país hacia sus hermanos de lengua y alejarlo de su pasado junto a los eslavos.
"Seguramente es una de las autopistas más caras del mundo" cuenta la periodista Flaka Surroi.  En realidad, la corrupción es el problema más acuciante de este Kosovo independiente. No es que antes no la hubiera, pero la independencia la ha multiplicado.

En la última década, la UE en general se ha gastado miles de millones de euros en ayudas directas a Kosovo, sin contar con lo que invierte en las distintas misiones de asistencia para la construcción de estructuras de gobierno público, la más polémica de las cuales es Eulex, que debería servir para edificar un sistema judicial y una policía eficaces. Pero los kosovares ya la han bautizado como "Eulexperiment" porque por ahora no ha logrado ninguno de sus objetivos.

"Es dinero perdido" se queja Surroi- que cree que esta política europea solo ha servido para construir una policía corrupta que manejan a trozos los partidos políticos o incluso a escala de diputados, y un sistema judicial tremendamente vulnerable.

¿De qué vive entonces este país controvertidamente independiente? De todos los tipos de tráfico y del lavado del dinero que ello conlleva, según reconocen sin rubor periodistas, responsables de las instituciones internacionales y hasta los propios políticos kosovares.  También de las remesas de los miles de emigrantes que se quedaron en Europa en vez de arriesgarse a volver a Kosovo para ver los fastos de la declaración de independencia.

 Así que para muchos, la independencia termina en la desesperación y en un viaje incierto hacia Europa, donde saben que tampoco tienen mucho espacio para buscar un futuro mejor. Casi siempre, ese viaje empieza en la vieja estación de autobuses, donde merodean las bandas de niños de la calle, abandonados a su suerte, tan sucios y desharrapados que no se distinguen ni las edades. Cuando llega el invierno, no tienen más calefacción que los gases de los tubos de escape de los autobuses que tratan de aprovechar enfocándolos hacia sí con cartones, sin tener en cuenta sus venenosos efectos.


10 comentarios:

  1. Gran modelo a seguir por los catetos nazimbéciles que, con su gran base naval china en Port Nou pretenden hacerse de valer en la escena internacional cuando saben que sólos sólo van al desastre. El dinerito español dejará de fluir aunque, quien sabe, puede ser que inviertan los rusos y tengan burdeles, casinos y blanqueo de capitales en sustitución de las inversiones de éste lado del Ebro...

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON PEDRO
      No se cansan los catalufos de ERC y CIU de repetir que quieren seguir el modelo de KOSOVO. Pues ahí tienen cómo es ese modelo : hambre, miseria, corrupción y desorden total.

      Eliminar
  2. Es buen ejemplo ese que ponen, eso es lo que tendrían más el desprecio y el odio de todos nosotros por haber destruido una nación, España, en el que podían robar a manos llenas a costa del resto de regiones sin que nadie le dijera nada.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ROBERT
      Si se empeñan en separarse que lo hagan al estilo que ellos han estudiado : el de KOSOVO. De esa forma sabrán lo que es aislarse del Mundo para todo. Y así podrán aprender el catlán hasta los políticos que propugnan la separación.

      En mi tierra los dirigentes peneuveros ninguno sabe una palabra de vascuence.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    3. Exacto : igualito a como premitía Tío Josif en las Repúblicas Soviéticas. Que ya sabemos que se autodeterminaban a estar bien calladitos por si las flais. Y con Tío Josif las flais consistían en trasladar unos cuantos millones de habitantes de una zona a la de Siberia. Para evitarles los sofocos de calor.

      Eliminar
  3. Bueno pues...por mí que vayan eligiendo. Y que elijan también un atolón en el pacífico para desarrollar su derecho a elegir, porque el territorio catalán es español.

    De todas maneras, me da a mí que estos no se van ni a tiros, con lo bien que les va chupando del bote y viviendo a costa de los charnegos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      Ten la seguridad, porque conozco el ganado en su vertiente opuesta de los Pirineos, de que no se van ni con toneladas de CUCHOL. (Nota = "Cuchol" se usaba en mi juventud, ahora no lo sé, para exterminar cucarachas en las casas).

      Eliminar
  4. Creo a estas alturas que lo de algunos no tiene otra solución que verse enfrentados a sus deseos, la famosa "conllevancia", otra camelancia...

    Espero que si alguna vez hay una consulta legal y votamos toditos no me salga el día sentimentalón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      Sí, se merecen dejarlos a merced de los vientos y los huracanes haciéndose catalono-kosovares hasta que vuelvan a pedir que desean REINGRESAR EN ESPAÑA. Que no sería mucho el tiempo de espera, claro.

      Eliminar