VERANO

18 febrero 2013

Jardinero avanzado

Ocurrió el mismo año en que Nixon visitó China, cuando el Escarabajo se convirtió en el coche más vendido del mundo, veíamos la serie "Embrujada" en blanco y negro, la primera mujer ingresaba en el FBI y Bobby Fischer ganó la partida a Boris Spassky.

Ocurrió que David Latimer, jardinero fiel, regó por última vez su terrario de tradescantia (también conocida como siempreviva), le puso el tapón a la botella y así hasta ahora.

Por aquellas fechas estalló el escándalo Watergate. "Recuerdo que la última vez que le puse agua estaba Nixon en la Casa Blanca y teníamos a Ted Heath como primer ministro", rememora Latimer, de 80 años, desde su casa en Surrey, al sur de Londres.

"Lo único que ha necesitado desde entonces es la luz del sol", certifica Latimer. "Mi único trabajo ha consistido en girar periódicamente la botella para que la planta crezca más o menos de manera uniforme por todos los lados. Tampoco me ha hecho falta podarla: creo que ha sabido adaptarse a sus propios límites". 

Hasta hace poco, Latimer no le había dado mayor importancia a su prodigioso ecosistema. Lo solía tener adornando el salón, a un par de metros de la ventana. En verano, cuando el sol pegaba demasiado fuerte, lo trasladaba a la sombra debajo de una escalera.

El ecosistema funciona sin pérdida alguna de agua y gracias al milagro de la fotosíntesis (la conversión de materia inorgánica en materia orgánica gracias a la energía de la luz solar). El oxígeno creado por la planta humedece el ambiente y genera lluvia dentro de la botella. Las hojas que caen a la tierra crean dióxido de carbono y los propios nutrientes, que luego absorben las raíces.

Latimer eligió la tradescantia a conciencia en la primera fase de su terrario, plantado en 1960 en esa botella usada en tiempos como contenedor de ácido sulfúrico.

Fresneda

4 comentarios:

  1. Muy maja la botella de Latimer, pero tendrá que quitar el tapón muy pronto si no quiere que la planta lo haga élla misma y le invada todo el salón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Según dice él se ha creado dentro de la botella un "microclima" que además de auto-alimentarse de agua la planta, marca sus límites de crecimiento. Vaya usted a saber pero lleva así desde que usted y yo usabamos pantalón corto. Aunque en su caso el pantalón corto se lo quitarían al llegar a la Venezuelas.

      Eliminar
  2. Qué historia tan original; envidia me da porque tengo una mano nefasta para las plantas, menos mal que a mi marido en cambio se le dan bastante bien y gracias a eso conservo una hortensia que todos los años se pone preciosa en el balcón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      Las hortensias son muy bonitas aunque en el clima de Complutum les costará sobrevivir porque precisan de mucha HUMEDAD.
      Prueba con una ALBAHACA en tiesto, y lo único que pide es que le llenes el platillo de debajo de agua cuando se la trague. Lo bueno que tiene esa planta es que además de dar un estupendo olor ahuyenta a las moscas. Es mano de santo compostelano contra las moscas.

      Eliminar