VERANO

01 noviembre 2012

Sitio de Malta en 1564

En diciembre de 1564 se tuvo noticia en Madrid, por avi­so mandado por los espías de Felipe II, de que los turcos se preparaban para atacar Malta.

También el papa Pío IV escri­bió al Rey de España para advertirle de que Solimán se pro­ponía atacar la isla y otros puertos cristianos del Mediterrá­neo.

En febrero de 1565 llegó a Sicilia el nuevo virrey don García de Toledo, capitán general de la mar, el cual empieza a sostener una larga correspondencia con Felipe II y con el secretario Eraso (curioso que todos los Secretarios de Estado de los Austrias eran vascongados) en la que se pide desde el primer momento que se concentren las naves españolas y se construyan gale­ras de mayor porte.

En marzo de ese año salía de Constantinopla la armada turca formada por ciento treinta galeras, treinta galeotas y diez naves gruesas, llevando a bordo más de quince mil hom­bres.

Hicieron escala en Navarino (Pylos) y el 12 de mayo fueron vistas las naves desde el cabo Pájaro. El gran maestre de la Orden de Malta, Juan de La Valet­te, se dirigió a España y pidió ayuda desesperadamente.

Pri­meramente se le mandó trigo de Sicilia. El 29 de junio de­sembarcaron en Malta seiscientos hombres al mando de don Juan de Cardona y consiguieron peligrosamente llegar al burgo, pues ya desde el 18 de mayo la escuadra turca había alcanzado la costa y comenzaba el asedio.

Los sitiados se defendían con bravura.

Perdieron el cas­tillo de San Telmo, pero impidieron a los turcos lograr sus objetivos. Además, sufrieron éstos muchas disensiones inter­nas, padecieron una grave epidemia de tifus y sus pérdidas se incrementaron a causa de las enfermedades y la carencia de bastimentos.

Mientras tanto, don Álvaro de Bazán acudió a Nápoles con una flota de cuarenta galeras para embarcar a los tercios españoles.

El 7 de setiembre desembarcó la flota cristiana en Malta. Iba al frente del ejército don Álvaro de SANDE hom­bre de avanzada edad (75 años, pues nació en 1498), pero muy decidido y capaz para esta gran empresa.

Siete días duró el fiero combate desde la llegada del auxilio, y el 14 de se­tiembre Malta era liberada y la flota turca se retiraba con múltiples bajas, entre ellas la del corsario Dragut. La victoria llenó de alegría a toda la Cristiandad.

Manuel Fernández Álvarez en su obra Felipe II y su tiempo, refleja el interés mostrado por la reina Isabel de Inglaterra al emba­jador español, Diego Guzmán de Silva, llegando a decirle que hubiera querido ser hombre para haber estado en ella.

NOTA : Tercios españoles : hay quienes consideran que el nombre proviene de los tres mil hombres, divididos en doce compañías, que constituían su primitiva dotación. Los tercios, fueron instituidos a imitación de las legiones (romanas).

Por edad, tanto el caballero Don Diego De Valero como el fijosdalgo Don Cándido De Tellagorri, aún estamos a tiempo de dirigir Tercios contra el Turco o contra quien haga falta, a imitación del General don Alvaro Sande. Pero no nos quedan ínsulas que defender ni barcos con los que navegar porque el Gobernante actual se dedica a construir madrassas de socialización castrista y similares mariconadas.

Tellagorri


No hay comentarios:

Publicar un comentario