VERANO

30 octubre 2012

Hablemos de Israel y los palestinos

Vuestra merced lleva años escuchando que los palestinos son inocentes víctimas de los perversos israelíes. Es el monotema de la prensa progre. No obstante, para juzgar con cierta ecuanimidad conviene escuchar a las dos partes.

Recordará el lector que, en tiempos de Cristo, Judea era una provincia del Imperio romano. Los levantiscos judíos se sublevaron en el año 70. Roma los aplastó, les destruyó Jerusalén y les arrasó el Segundo Templo (del que sólo quedó, para muestra, el Muro de las Lamentaciones).

El quebranto fue tal que muchos optaron por emigrar y dispersarse por el Imperio romano. Por doquier formaron comunidades más cerradas que abiertas y siguieron tercamente apegados a su religión incluso cuando todo el imperio aceptó el cristianismo.

Esta fidelidad o contumacia, según se mire, les iba a costar cara a los judíos porque, a lo largo de la Edad Media y hasta nuestros días, las comunidades cristianas descargaron en ellos los  malos humores, unas veces porque la Iglesia predicaba que habían sido los asesinos del Señor y otras veces porque  les culpaban de las epidemias (se ignoraba todavía la relación entre higiene, contagio y microbios).

En el siglo XIX, cuando el romanticismo impulsó los movimientos nacionalistas, muchos judíos acariciaron la idea de regresar a la tierra de sus mayores y refundar el Estado de Judea, o sea, Israel. Esa idea germinó especialmente entre los judíos rusos, que seguían padeciendo periódicas persecuciones de sus vecinos cristianos (recuerden los jinetes que estropean la boda judía de la peli "El violinista en el tejado").

Los judíos empezaron a emigrar a la actual Israel, que entonces pertenecía a la provincia turca de Siria meridional.  La tierra que la Biblia describe como un vergel que mana leche y miel se había deteriorado bastante desde los tiempos en que reinaba el rey David. Las guerras y el asentamiento de poblaciones pastoriles son dos circunstancias propensas a la tala de árboles. A finales del siglo XIX los cerros estaban deforestados, la erosión había convertido los sembrados en pedregales y los pantanos favorecían un endémico paludismo que aquejaba a la escasa población formada por cristianos drusos, judíos y árabes (con neta predominancia de estos últimos.)

Los árabes llamaban a aquella tierra siria. Los cristianos la conocían por Tierra Santa. ¿De dónde ha salido el nombre de Palestina? De los propios judíos que, cuando empezaron a instalarse allí, se esforzaron por diferenciar la antigua tierra de Israel, que aspiraban a restaurar, del resto de la Siria otomana.

Imagen idílica: desde un cerro, un mozalbete árabe que apacienta un rebaño de cabras contempla con curiosidad los afanes de los colonos judíos que se empeñan, con mil sudores, en cultivar las tierras bajas y pantanosas que le han adquirido al rentista turco dueño de la comarca.

Aquellos colonos vestidos de negro a pesar del sol abrasador resultaron, a la postre, ser menos lerdos de lo que parecían. Aclimataron un extraño árbol procedente de Australia, el eucalipto, que ayudaba a desecar los pantanos  y lograron erradicar la malaria y hacer la tierra cultivable. Mientras tanto no dejaban de llegar judíos, especialmente de Rusia y Polonia, que fundaban kibbuzim o granjas colectivas.

No sólo estaban recuperando para los cultivos el antiguo reino de Israel, también estaban recuperando su idioma, el hebreo, la lengua de la Biblia, que ya en tiempos de Cristo estaba en desuso (Cristo y los apóstoles hablaban arameo).

Los árabes que veían prosperar a los extranjeros en el secarral comenzaron a preocuparse. Espoleados por el ejemplo de los judíos, también ellos reclamaron su propia nación independiente de los turcos, una gran nación que abarcara las tierras del antiguo califato de Bagdad o de Damasco, la época dorada del islam,

En 1916, durante la primera guerra mundial, los ingleses estimularon la rebelión de los árabes, sometidos al Imperio turco, por medio de agentes como el legendario Lawrence de Arabia.
De este modo los aliados lograron arrebatar a los turcos buena parte de su imperio asiático, incluida la Siria otomana. Al finalizar la guerra (1918), Francia e Inglaterra se repartieron aquellas tierras y trazaron las fronteras de Siria, Líbano e lraq, de una manera bastante caprichosa que obedecía a sus necesidades del momento.

Durante la guerra, los británicos habían prometido a los árabes las tierras arrebatadas a los turcos. Lo malo es que también habían prometido a los judíos un "hogar nacional judío" en Palestina.

Terminada la guerra, la Sociedad de Naciones asignó a los británicos las tierras que hoy ocupan Israel y Jordania con el estatus de "territorio bajo mandato". Inmediatamente crecieron los problemas entre las dos comunidades (un 80 por ciento de árabes y un 20 por ciento de judíos).

La llegada de los nazis al poder en Alemania fomentó la emigración judía, con el consiguiente descontento de los árabes, que veían fortalecerse a su potencial enemigo. Después de la segunda guerra mundial, el conflicto se enconó. Arreciaba la llegada de judíos supervivientes del Holocausto (recuerden la novela de León Uris que inspiró la película Éxodo).

El Reino Unido, deseoso de abandonar aquel avispero, transfirió el problema a la recién creada ONU, que optó por una solución salomónica: repartió el territorio entre judíos y árabes (1947).

Los judíos aceptaron el plan de la ONU. Los árabes, por el contrario, lo rechazaron. Sus enardecidos líderes prometieron echar a los judíos al mar. "Hermanos (avisaron a sus correligionarios), retiraos a este lado de la frontera. Ya regresaréis a vuestros hogares cuando hayamos aniquilado a los judíos."

Unos cientos de miles de palestinos los creyeron y se fueron; otros, por el contrario, permanecieron en sus aldeas.
Israel declaró su independencia. Aquel mismo día, los ejércitos regulares de los países limítrofes lo invadieron. La guerra duró unos meses. Contra todo pronóstico, los judíos resistieron la embestida y devolvieron los golpes. Hasta ganaron terreno al enemigo.

Como resultado del conflicto, el Estado palestino previsto por la ONU quedó repartido entre Israel, Jordania y Egipto. Se había logrado un armisticio (impuesto por las superpotencias), no la paz.
Israel cerró sus fronteras a cal y canto.

Paradoja: Israel aceptó e integró a las comunidades judías procedentes de los países árabes (donde los musulmanes les hacían la vida imposible), pero los Estados árabes limítrofes no aceptaron ni integraron a sus hermanos palestinos (que se hacinaron en los famosos "campamentos palestinos", hoy verdaderas ciudades caóticamente urbanizadas que en nada se distinguen de las de cualquier ciudad árabe de la zona).

Los hijos y nietos de aquel exilio cultivan el victimismo que les permite vivir de las subvenciones de la agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos, de ONG internacionales y de las ayudas humanitarias de diversos países.
Aleccionados por la propaganda, estos palestinos en el exilio reprochan su atraso y su desgracia a Occidente, en especial a Estados Unidos, lo que explica que "inteligentemente" se echaran a la calle, con grandes manifestaciones de júbilo, para celebrar los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York.

Sucesivas guerras entre Israel y sus vecinos árabes (1956, 1967, 1983) enconaron el conflicto. Egipto y Jordania han reconocido el derecho de Israel a existir. Incluso han intercambiado embajadores. El resto de los países árabes insisten en la idea de aniquilar a Israel y echar a los judíos al mar.

Complejo problema el de Israel y sus vecinos. Para los árabes no se trata tan sólo de defender los derechos de los palestinos (que, recordemos,jamás tuvieron un Estado propio) sino de eliminar lo que ellos consideran un bastión del imperialismo occidental. A las dictaduras islámicas de la región, ancladas en regímenes feudo fascistas,  les molesta la vecindad de un Estado moderno, libre y democrático, dotado de justicia independiente, derechos cívicos, libertad de prensa, igualdad de oportunidades, igualdad de la mujer, tolerancia religiosa y libertad de expresión  (o sea todo lo que les falta a ellos)  y se sirven de él  como justificación de sus carencias sociales y su retraso.

Paradójicamente, la población árabe que vive dentro de las fronteras de Israel goza de mayores derechos y de un nivel de vida más elevado que la de cualquier otro país árabe.

En los decenios de 1970 y 1980, los palestinos liderados por Yassir Arafat,  fundador de la organización terrorista Al Fatah,  perpetraron numerosos atentados en Israel y Occidente (secuestros de aviones, asesinatos ... ). Eso duró hasta que los países occidentales adoptaron el infalible método saudí de sobornar regularmente a Arafat  (y hoy a sus sucesores) bajo la especie de ayudas humanitarias. Incluso lograron que los palestinos dejaran de entrenar a terroristas europeos (entre ellos a los de ETA).

Es un hecho comprobado que los palestinos, en su "noble afán" por afirmar su identidad nacional, desestabilizan a los países que generosamente los hospedan. Expulsada de Jordania a causa de sus constantes abusos, la OLP se instaló en el vecino Líbano en 1970 e inmediatamente perturbó el equilibrio del apacible país que hasta entonces se había considerado "la Suiza de Oriente Medio". Expulsados los líderes de la OLP del Líbano (donde provocaron una cruenta guerra civil y la invasión israelí) se instalaron en Túnez. Allí dejaron de incordiar, demasiado lejos de Israel y de los campamentos de refugiados.

En 1987 los líderes palestinos cambiaron de táctica e iniciaron la Primera Intifada: niños y adolescentes que apedreaban a los israelíes. Simultáneamente el Consejo Nacional Palestino proclamó la creación del Estado palestino (1988). En 1993 los acuerdos de Oslo establecieron una administración autónoma palestina en Gaza y Cisjordania, embrión de un futuro Estado palestino.

Un débil rayo de esperanza iluminó la escena cuando Arafat y el primer ministro de Israel, Isaac Rabin, se estrecharon las manos ante el presidente Clinton. Fue un espejismo: a los Estados de la región no les interesa la paz con Israel. En el año 2000 se produjo la Segunda Intifada. A la oleada de ataques suicidas palestinos respondió Israel con bombardeos y asesinatos selectivos de líderes terroristas.

Así siguen las cosas: al lanzamiento de cohetes sobre poblaciones israelíes, responde Israel puntualmente con bombardeos o asesinatos de líderes terroristas. Israel impone su superioridad militar, pero los palestinos le han ganado la batalla de la propaganda. Para la maniquea progresía occidental, los palestinos son muy buenos y sufridos y los israelíes muy malos.

Se criminaliza a Israel cuando bombardea un campamento (siempre en respuesta por algún atentado) pero se disculpa a los palestinos que cotidianamente bombardean las localidades israelíes.  Eso explica, también, que la progresía tan presta a condenar los abusos de Israel desvíe la mirada y prefiera ignorar ciertas características de la llamada cultura palestina: la sistemática conculcación de los derechos humanos, los asesinatos familiares por honor, la esclavización de las mujeres, la predicación del odio en las escuelas, la corrupción gubernativa, el adiestramiento de niños como bombas humanas, el casamiento de niñas púberes con ancianos ... 
La prensa occidental participa de esa concepción maniquea. Jalea las condenas a Israel de las Naciones Unidas, pero guarda silencio ante los genocidios que los países árabes cometen sobre sus minorías étnicas o ante la represión de sus disidentes.

Tellagorri






16 comentarios:

  1. Un buen libro que nos introduce de lleno en el establecimiento del Estado hebreo de mil novecientos cuarenta y ocho es "Exodo", de León Uris, todo un compedio literario de las vicisitudes de los colonos y su enfrentamiento con los caudillos locales, aliados de los nazis de los que aquellos pretendían escapar.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON PEDRO
      Aquel libro que mencionas, "Exodo", era impactante y muy bien documentado pero el recuerdo que tengo de cuando lo leí es que a los protagonistas los sobredimensionaba, aquellos judios de la novela eran una especie de superhéroes o superhombres. Por lo demás un gran libro.

      Eliminar
  2. Una exposición clara y precisa del origen y desarrollo de ese interminable conflicto. Ni la Sociedad de Naciones, ni los británicos ni la ONU se enteraron de la que estaban armando.
    (una lástima que a Visi se le hayan olvidado los donuts)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      La pobre VISI está medio desesperada con el olvido de sus donuts. Qué le vamos a hacer.

      Gracias por considerar clara la exposición porque el embrollo se las trae para hacerlo entender a las generaciones actuales, en las que algunos ni saben que existía el Imperio Turco hasta 1922.

      En cualquier caso, lo ha concretado muy bien usted : ni las Naciones Unidas, ni la Onu ni los británicos fueron capaces de prever lo que se venía encima.

      Eliminar
  3. Javier, un placerr leer esta lección de historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Muchas gracias por lo que dices y me satisface que lo hayas leído con gusto porque es bastante largo y puede parecer un poco rollo.

      Saludos

      Eliminar
  4. Si en España muchos desconocen su propia historia, qué decir del conflicto árabe israelí, para la mayoría es otra de indios, de buenos y malos pero solo en base al pensamiento único dominante.

    Por más que, por mucho que desconozcan la historia, el sentido común debiera decirles con que parte deben tener más afinidad por costumbres y modo de vida. Con Palestina funciona lo lacrimógeno y visceral, como en Cataluña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      Verídico y comprobable que una gran masa de universitarios desconocen la Historia de su país, y naturalmente la de otros países. Lo que se sabe en muchas ocasiones es lo que se ha visto en alguna peli (nada fiables en numerosas ocasiones respecto a lo histórico) o en series de TV.

      Das en el clavo con lo de lacrimógeno y visceral porque tanto los nacionalismos locales como los antijudaismos y otros anti están basados en lo EMOCIONAL dado que por lo racional no se sostienen.

      Eliminar
  5. En Gaza ya están ellos solitos, mandan y hacen lo que les sale de los mismisimos. ¿Entonces porque día si día también están lanzando cohetes contra Israel desde ese territorio?. Sencillo, los palestinos son lo que fueron siempre, la puta de alguien, por eso ni les quieren ni les respetan el resto de los árabes. Son la putita que con tal de no trabajar y hacerse dueños de sus destinos se venden al mejor postor para hacer lo único que saben, atacar a victimas inocentes y desprevenidas. Con cohetes a larga distancia o con terroristas suicidas, coches bomba etc. Que se pongan a currar que muy bien lo dices en el post, los judíos llegaron a secarrales o pantanos infestos y ahora aquello es un vergel. ¿Porque no hacen eso los palestinos?. Lo que cuenta no es el territorio que tienes, si no lo que haces en el y con el.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ROBERT
      Sí, creo que estás en lo cierto al afirmar que han terminado, los palestinos, por convertirse en simples mercenarios de intereses ajenos a ellos y por comodidad física. Uséase, por vagos y mangarranes. Y si encima son islamo-sociatas entonces no hay asno capaz de igualarlos en capacidad de "parada" y no arrancar.

      Disponen, como comentas, el mismo tipo de terrenos que los judios para tratar de imitarlos pero supondría tener que "trabajar", palabra maldita para ellos.

      Eliminar
  6. Gran entrada.

    Yo en el tema palestino, creo debemos distinguir 2 tipos de palestinos; la carne de cañón, y los amos terroristas, teledirigidos siempre desde Iran o Siria.

    Lo peor es lo de Europa, siempre ciega a la razón, y siempre afilando la daga con la que automutilarse. La vieja Europa, con toda su terrible historia a cuestas, es incapaz de ver más alla de sus narices merced al mal llamado progresismo.

    Todo mi apoyo a Israel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Gracias. Sí, en todas estas sociedades basadas en vivir del terrorismo o del victimismo están, como comentas, los pringaos y los que viven en palacetes. Y en este caso casi siempre los señoritos son iraniés y saudiés.

      Lo de la Europa cegata proviene de esas luminarias que alumbró Stalin y deslumbró a tanto idiota autodenominado "intelectual europeo".

      Una prueba de lo irracional que supone la postura está en ese cartel que hemos visto tantas veces en manos de "intelectuales batasunos" y que dice :
      Palestina Euskal Herria, dos pueblos y un camino".

      Eliminar
  7. El hecho real de que la ONU siempre apoye a los palestinos en contra de Israel, se debe a que en su Asamblea General sientan sus traseros los representantes de más de cien dictaduras, la mayoría de ellas árabe o vinculadas a distaduras islamistas, y en las que sistematicamente se atropellan los derechos humanos.

    Entre Noviembre de 1976 y Febrero de 1980 oficiales palestinos entrenaron a terroristas etarras en el manejo de armas y explosivos en Líbano y Yemen. Y también copiaron los etarras la "intifada" a la que rebautizaron con "Kale Borroka".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ZALDUM
      No había caído en ese detalle que indicas : en esa Asamblea General de la ONU son muchísimos más los totalitarios que los demócratas. Así se explica que luego acojan a las chicas de ZP como cargos del organismo.

      Lo del entrenamiento de etarras por palestinos ya lo conocía pero gracias por recordarlo.

      Eliminar
  8. El cristianismo tuvo un post Edad Media mediante el Renacimiento, que también afectó al Judaismo por vivir mezclado con los cristianos, lo que se tradujo en el olvido dele feudalismo y después de los absolutismos.

    Eso no ha sucedido jamás con el Islamismo y sigue exactamente como cuando en tiempos de Saladino. En consecuencia, los judios de Palestina son, además de una mayoría laica, gente modernizada y con ideas acordes con el Occidente entero, en tanto que los palestinos siguen siendo esclavos de sus mulás y de sus creencias como cuando eran camelleros del desierto.
    Lo peor es que no quieren salir de esa época.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON LUCIO
      Das en el clavo : los muslimes se quedaron en la época feudaal cristiana y no han evolucionado más. Con esa mentalidad pretenden imponernos su "civilización", que está más atrsasada incluso que la de muchos negros africanos como los de Sudafrica.

      Eliminar