VERANO

17 julio 2012

El Comisario soviet de Donosti

El ayuntamiento de San Sebastián celebraba su segundo pleno desde la victoria electoral de Bildu. Seis días antes (el 22 de julio de 2011) Anders Breivik había asesinado a 69 personas en Noruega. De ahí que el portavoz socialista, Ernesto Gasco, lanzara una propuesta al nuevo alcalde de Bildu : que el pleno guardara un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas.

Desconcertado, el regidor, Juan Carlos Izaguirre, hizo un gesto a una de sus concejalas, Nora Galparsoro. Ella, a su vez, se dirigió a un cincuentón que seguía el pleno municipal desde los asientos del público.

 -¿Qué hacemos? -Adelante.

Quien asentía desde su butaca era Josecho Ibazeta. En su tarjeta de visita figuraba el cargo de "secretario del alcalde". (Los rusos los llamaban "comisarios").  Pero sus funciones reales iban más allá: hasta las decisiones más nimias, como la condena de la matanza de Breivik, pasaban por sus manos.

"A Josecho le encantaba ejercer de alcalde en la sombra", cuenta una concejal de la oposición. Tras una década como líder de los batasunos donostiarras, Ibazeta alcanzó su cargo soñado hace un año. Pero ni siquiera este chapuzón institucional le ayudó a apaciguar sus instintos guerreros.

Así, el 1 de julio de 2012 se topó en el casco viejo de San Sebastián con unos chavales que celebraban el triunfo de La Roja con una bandera española... Y él, algo achispado, no supo contenerse:

 -Gora ETA militarra... Voy a sacar la pistola y os voy a dar dos tiros-, les soltó.

La difusión del vídeo del incidente provocó un escándalo colosal. Tal fue el revuelo que la izquierda abertzale tuvo que sacrificar de inmediato a uno de sus coroneles más fieles. En época preelectoral  no querían dar más argumentos a quienes promueven su ilegalización. En el ayuntamiento, el incidente no ha sorprendido a nadie. Allí se conoce a Ibazeta como un abertzale radical que, más pronto que tarde, acaba metiéndose en líos.

Ya recuerdan que en 2000, recién elegido concejal, la Fiscalía le investigó por gritar "¡Gora ETA!" en un pleno. O que, poco después, amenazó de muerte a un concejal socialista que le afeó que colgara una pancarta de apoyo a los presos etarras. Sus ganas de bulla ni siquiera respetaban al alcalde, Odón Elorza, a quien llegó a zarandear en alguna ocasión.

"Tuvimos algún roce físico", recuerda el Odón. Fue ese mundo el que le colocó como secretario plenipotenciario de Izaguirre. Es una estrategia habitual en los ayuntamientos de Bildu: un blando da la cara como alcalde y un duro mantiene la ortodoxia desde las penumbras.

Así lo refleja Herri Akordioa: un manual apoyado por ETA que detalla cómo debe dividirse el poder entre la izquierda abertzale y sus socios de coalición. En el caso de San Sebastián, el reparto de papeles era evidente. El inexperto Izaguirre ponía la imagen moderada mientras, entre bambalinas, actuaban dos personas vinculadas a la cúpula batasuna: el jefe de gabinete del alcalde, Aitor Ibero, abogado de presos de ETA, y el propio Ibazeta.

"El alcalde ni se molestaba en disimularlo", coinciden varios concejales de la oposición. "Le planteabas cualquier cosa y te respondía: "Yo te diría que sí, pero tengo que consultarlo ahí detrás"".

José Juan Ibazeta Gómez demostró su carácter pendenciero desde su infancia. Hijo de un padre bancario y de una madre burgalesa, tuvo que dejar su colegio, los Sagrados Corazones, tras meterse en peleas con sus compañeros. Así, acabó sus estudios en un instituto, donde entró en contacto con la izquierda abertzale. "Iba a todos los saraos y una vez la Policía le pegó un tiro en la pantorrilla", cuenta un concejal socialista ya jubilado.

En 1990, ingresó en la guardia municipal como agente de tráfico. Después, aprobó las oposiciones de técnico cultural y fue destinado a una sede municipal del barrio de Gros. Y, finalmente, obtuvo el acta de concejal por Euskal Herritarrok en 1999. Formó parte de la generación que sustituyó a durísimos como Joseba Permach o Joseba Álvarez, hasta el punto de que, por unos meses, sus rivales lo consideraron un soplo de aire fresco.

-Venga, vamos a hablar, que nuestros hijos tendrán que entenderse tarde o temprano-, le decía a María San Gil, portavoz del PP. La esperanza se evaporó enseguida.

En cuestión de meses, se hizo famoso por los escándalos que liaba en los plenos: participó en homenajes a presos etarras, en actos con quemas de banderas españolas, en enganchones con adversarios políticos... "No sólo no condenaba los atentados, sino que se reía de nosotros", explican, dolidos, varios concejales de la época.

Tras la ilegalización de Batasuna, Ibazeta buscó refugio como liberado del sindicato LAB. El 11 de febrero de 2008, el juez Garzón lo arrestó como integrante de la cúpula refundada de los batasunos. "Era el líder indiscutible de la izquierda abertzale en San Sebastián", cuenta un compañero del ayuntamiento.

Sin embargo, la clandestinidad fue desgastándole. Estaba tan temeroso de que le embargaran las cuentas que pidió a sus jefes que le pagaran el sueldo con un cheque, en vez de una transferencia. Hasta que la legalización de Bildu le ofreció la oportunidad de su vida: ejercer de alcalde de su ciudad, aunque fuera desde la penumbra.

El todopoderoso secretario se acostumbró al cargo con soltura. Quizá demasiada. El año pasado, un juzgado donostiarra le imputó por ayudar a un grupo de jóvenes, entre ellos su hija, a okupar un edificio. Según la guardia municipal, se identificó ante los agentes con una tarjeta de visita en la que figuraba su puesto. Huelga añadir que los guardias no impidieron el asalto del inmueble. Este incidente fue un aperitivo de su refriega con los aficionados de La Roja. Ahora, la Fiscalía le investiga por presuntos delitos de amenazas y enaltecimiento del terrorismo.

Él, por su parte, dimitió para no hacer daño al alcalde. Algunos sabemos que la frase adecuada para terminar es : "Todos son ibazetas, pero se han puesto la piel de cordero... Josecho es el típico tonto de la clase que no ha sabido disimular... Eso le ha costado el cargo".



12 comentarios:

  1. Todo un profesional del matonismo, lo malo es que estos tipos así son irreciclables. Tontos burros y malos, solo pueden triunfar en un sistema totalitario sometiendo a los demás por el pánico. La mayoría de estos si se les planta cara se cagan la pata a bajo, otros -los menos- no, pero con esos si se aplicara la ley de la calle se resolvía el asunto.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ROBERT
      Has acertado de lleno y en todo. Primero de todo son putos matones sin más. Segundo no son capaces de actuar individualmente y precisan de ser muchos contra pocos cuando actuan, o saber que tienen a los pistoleros armados en la espalda. Lo que demuestra su cobardía.

      Y por último si hubiera grupos iguales de opuesta ideologia, saldrían corriendo.

      Eliminar
  2. Vaya, vaya, ignoraba que el alcalde de San Sebastian fuera un mandado de su secretario. Que ambos dependen de ETA, es algo claro hasta para la fiscalia (ella sabrá porque no interviene para hacer cumplir la ley); pero ese dependencia entre alcalde y secretario, yo pensaba que era al revés.

    Es verle la cara, y la verdad que algo huele mal; a veces la cara es el espejo del alma. Cuando tuvo el follón porque el que ha dimitido, tuvo que ser para grabar la cara que pondría cuando lejos de amilanarse, los que estaban de celebración, van y le responden, y además en euskera.

    Las calles y fiestas de vascongadas están llenas de estos matones, de estos comisarios políticos controladores de la ortodoxia nacionalista-terrorista (redundancia).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Estaba en el guión cuando accedieron a los ayuntamientos de Guipúzcoa : poner a cualquier mecánico o peon de albañil que pasaba por allí de alcalde y concejales, y designar comisarios con nombres de "asesores" o "secretarios" a los de las pistolas.

      Y como bien dices todos estos comisarios son unidireccionales y que un maketo faxista con bandera española le conteste en vascuence, le rompe hasta el último órgano pensante o captador de señales que tenga.

      En sí, todo esto lo aprendieron de Zarzalluz. El también dejaba que el Partido Madre nombrara una Junta Suprema ( denominada Euskadi Buru Batzar), pero quien dirigía y decidía era la oculta Junta de amiguetes personales que siempre estaba en la sombra. También el Duce Aguirre hacía lo mismo.

      Eliminar
  3. Quien era este pajarraco en San Sebastián lo sabía todo el mundo; él era el alcalde, Izaguirre el testaferro nada mas; todos los detalles era imprescindible tratarlos con él y recibir su aprobación, caso contrario, como si no se hubiera dicho nada.
    Esta "salida del armario", para toda España era cuestión de tiempo; por suerte para todos nosotros estos valientes no saben callar, ni estar tranquilos en cuanto ven una bandera de españa, especialmente en "su" Parte Vieja.
    El cartel con los culpables de que esta mala ralea esté en los ayuntamientos y diputación debemos sacarlo cada día; espero ver los carteles con un SE BUSCA, en las calles de toda España y poder llevar a la carcel a esta gente por traición.
    Haber si la justicia por una vez no esta ciega, ni tonta y procede contra este individuo, consiguiendo que haga compañía a Otegui y sus mariachis.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Habría que poner, si hubiera gente libre aquí debajo de La France, en todas las carreteras y autopistas de España unos cartelones del tamaño del toro de Osborne con las caras de esos hijosdeputa ropones.

      Están tan talibanizados que ya les es imposible no sacar la pistola o la metralleta cuando ven una bandera de España.

      Si por mí fuera construiría una fortaleza-prisión en la isla de HIERRO y metería allí a todos los Ibazetas, Oteguis y pandilla. Por salubridad pública.

      Eliminar
  4. Es curioso que todos estos etarras presenten caras similares. No sé si será la pinta de mala leche que tienen, pero me parecen hijos de la misma madre.
    Muy acertado publicar las fotos de esas joyas de la socialjurisprudencia.

    (el bikini de la Michelle precioso y digno de élla)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Sí se parecen todos ellos pero es que resulta fisicamente forzoso porque les pasa como a los talibanes afganos, que no se distinguen unos de otros a causa de la mermelada de gravilla y bendiciones obispales que tienen en la masa encefálica.

      Habría que conseguir el patrocinio de una marca comercial importante para colocar vallas por toda España con la jeta de esos ropones fijosdeputa.

      Eliminar
  5. ¿y dices que los 6 del final se quieren ir a vivir de vecinitos del prohombre de paz Josecho? ¿que ya tiene vistos unos pisitos en el casco viejo de San Sebastián? ¿y que van a salir a pasear por sus calles sin escoltas?, jo que valientes, ¡¡y sin prostituirse!!, con dos cojones.

    Un cuestión Tella, ¿cómo podríamos explicar la postura de estos miserables?, si es miedo que se vayan y si están convencidos que obran correctamente, entonces o que los metan en la cárcel con los asesinos o que los metan en un psiquiátrico.

    ¿y por qué ese sucio bastardo en lugar de ayudar a sus hija a ocupar no les deja unas habitaciones de su casa a la guarrila y sus guarrillos amigos y que caguen por los pasillos mientras juegan al diábolo y tocan los tambores?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Montones de preguntas me haceís vos y este hidalgo ya no puede explicar que no todo son "encantamientos del Mago Merlin", porque hasta el buen Sancho me mira con recelo.

      Los fideputas, además de buscar el trato amistoso de los moros para evitar sus traidoras estocadas, son gentes que obedecen a los enemigos de nuestra alta alcurnia de ser españoles a fin de procurarse títulos y manducas que les garanticen lo que sus haceres propios los dejarían en simples arrieros. Así lo explicó Cide Hamete Benengeli, historiador curioso y muy puntual en sus cosas.

      Y sólo os digo que tendré eternamente escrito en mi memoria los servicios que al fementido emperador han prestado para destruir el castillo de todos.

      Respecto a la hija del galeote es una Maritornes que se vende y hasta su puto padre la hiede porque tiene la mejor mano para salar puercos.

      Eliminar
  6. No destacó en los Sagrados Corazones, lo intentó "a su manera" y lo tiraron. Guarda el perfil del mediocre resentido y deseoso de llamar la atención, de destacar sobre los demás y al final le ocurrió lo que "tocaba" por no saber cerrar la boca cuando hay que cerrarla.

    Era un matoncete en el cole y así está ahora, de matón de barrio sin "galones". De estos, por el mundo los hay a montones pero no hay que subestimarlos, sobre todo no hay que darles nunca la espalda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      Lo analizas muy bien y colocas en el grupo habitual de matoncetes, pero se te olvida incluir el adoctrinamiento recibido en el intervalo entre su expulsión del colegio y su incorporación a la cuadrilla de barrio.
      Todos estos terminaron en la kale borroka y tras acreditar méritos en labores de quema de autobuses, cajeros, contenedores, etc. ascendió a jefecito chuleta de Batasuna.

      Esa es la trayectoria habitual salvo la de los que terminan en un zulo francés, viviendo clandestinamente y como ratas y aprendiendo a manejar explosivos a distancia, para pasar luego el resto de su vida en una prisión, tras alguna barbaridad cometida.

      Antes los veiamos en las calles y ahora ya entrando y saliendo de ayuntamientos en plan muy chulo.

      Eliminar