VERANO

16 julio 2012

Hogaño no semos asina

No siempre fue una vergüenza como saben, me gusta recordar viejos episodios de nuestra Historia. Sobre todo si causan respeto por lo que algunos paisanos nuestros fueron capaces de hacer. O intentar. Situaciones con posible lectura paralela, de aplicación al tiempo en que vivimos. Les aseguro que es un ejercicio casi analgésico; sobre todo esos días funestos, cuando creo que la única solución serían toneladas de napalm seguidas por una repoblación de parejas mixtas compuestas, por ejemplo, de suecos y africanos.

Sin embargo, cuando una de esas viejas historias viene a la memoria, concluyo que quizás no sea imprescindible el napalm. Siempre hubo aquí compatriotas capaces de hacer cosas que valen la pena, me digo. Y en alguna parte estarán todavía. Como estuvieron.

Era un navío de 70 cañones y tenía un bonito nombre: Glorioso. Lo mandaba el capitán don Pedro Mesía de la Cerda, y en 1747 traía de La Habana cuatro millones de pesos en monedas de plata. El 15 de julio, cerca de las Azores, el navío se topó con un convoy inglés escoltado por tres barcos de guerra que casi lo doblaban en número de cañones: el navío Warwick, la fragata Lark y un bergantín.

En aquel tiempo, un navío de América era un bombón: solía llevar caudales a bordo, así que los ingleses le dieron caza. Manteniendo el barlovento con mucho arte, el Glorioso se batió toda la noche, tuvo un respiro al caer el viento durante el día, y volvió a pelear la noche siguiente: primero dejó fuera de combate a la fragata, que se hundió; y tras hora y media de combate con el Warwick en la oscuridad, sin otra luz que los fogonazos artilleros –los españoles dispararon 1.006 cañonazos y 4.400 cartuchos de fusil–, el navío inglés se retiró con el rabo entre las piernas.

Que no siempre Britania, aunque lo venda con trompetas, parió leones. Sin embargo, la odisea del Glorioso no había hecho más que empezar. Siguiendo rumbo a Finisterre, el 14 de agosto volvió a dar con una fuerza británica: el navío Oxford, la fragata Shoreham y la corbeta Falcon. Como en el caso anterior, los ingleses le fueron encima igual que lobos. Pero el comandante Mesía y su gente eran de esa casta de colegas que aprietan los dientes y venden caro el pellejo.

Por segunda vez asomaron los cañones y batieron el cobre como los buenos: después de tres horas de arrimar candela, pese a haber perdido el bauprés, una verga y tener la popa hecha una piltrafa, el Glorioso continuó navegando hacia España mientras los ingleses se retiraban con graves daños.

Fondeó el navío en Corcubión, desembarcando los caudales, y volvió a la mar para reparar averías en Cádiz, pues vientos contrarios descartaban El Ferrol. Y el 17 de octubre, a la altura del cabo San Vicente, volvió a encontrarse con una fuerza enemiga. Esta vez eran cuatro fragatas corsarias con base en Lisboa y bajo el mando del comodoro Walker: King George, Prince Frederick, Princess Amelia y Duke, que sumaban 960 hombres y 120 cañones.

Inmediatamente le dieron caza, aunque el español, resabiado, no reveló su nacionalidad –treta común del mar– hasta que la King George se acercó a preguntársela.

Entonces Mesía izó pabellón de combate y le largó al rubio una andanada que le desmontó dos cañones y el palo mayor. Siguieron tres horas de carnicería muy bien sostenida por el Glorioso; pero al rato se unieron a la fiesta las otras fragatas y dos navíos de línea ingleses que navegaban cerca, el Darmouth y el Russell: seis barcos y 250 cañones contra los 70 del solitario español, maltrecho y corto de gente por los combates anteriores y la travesía del Atlántico.

Aun así, el comandante Mesía y su tripulación, a quienes a esas alturas daban ya igual seis guiris que sesenta, se defendieron como gato panza arriba bajo un fuego horroroso durante dos días y una noche. Que se dice pronto.

Aún tuvieron la satisfacción de acertar en una santabárbara y ver volar al Darmouth, que se fue a tomar por saco con 314 de sus 325 tripulantes. Y al fin, el 19 de octubre –33 muertos y 130 heridos a bordo, agotada la munición, el barco desarbolado, chorreando sangre por los imbornales, raso como un pontón y a punto de hundirse–, el comandante convocó a los oficiales que seguían vivos, los puso por testigos de que la tripulación había hecho lo imposible, y arrió la bandera.

De tal modo, fiel a su nombre, acabó viaje el navío español Glorioso. Había librado tres combates contra 12 barcos enemigos, de los que hizo volar uno y hundió otro; pero la hazaña final no corresponde sólo a quienes con tanta decencia lo defendieron, sino al navío mismo: remolcado a Lisboa por los vencedores para repararlo e izar en él su pabellón, los destrozos se revelaron tan graves que se negó a flotar y fue desguazado.

Ningún inglés navegó jamás a bordo de ese barco.


ARTURO PEREZ REVERTE
Académico






20 comentarios:

  1. Interesante y emocionante historia que viene muy a cuento precisamente hoy fiesta de la Virgen del Carmen, Patrona de la ARMADA.
    Aprovecho para felicitar al autor AP-R,por su exito el domingo, 15-7-12, en twitter en donde publicó con notable éxito numerosos twits sobre el desmadre autonómico en general y de nuestros diputados senadores y demás fauna de inútiles y que ha provocado la ira del senador Anasagasti,que fue citado expresamente;este senador arremete contra AP-R al que llama fascista y otras lindezas.La encuesta de Periodista Digital señala una victoria de AP-R sobre Anasagasti del 89% a favor del primero; es todo un simbolo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON F. J. EUGENIO

      Me alegro de que Arturito le haya dado en los morros al impresentable de Anasagasti. Es tan tonto que no distingue entre un peón de albañil y un académico. Se lo tiene merecido por chulo venido a nada y por jilipollas.

      Eliminar
  2. La madre que los trujo, menudos pedazos de tíos. No, hogaño no semos asina, jjaja. Donde aprendiste esa expresión, no lo tomes por el lado malo, es que cuando era pequeño e iba al pueblo mi abuela q.e.p.d, hablaba ansí y yo no me enteraba de nada. Mi madre me hacía de traductora, asina, cuenco, calafate, hogaño, no te baga y cosas por el estilo.
    Antes serían más brutos pero tenían lo que se tiene que tener. Que le mande esta historia al Spielberg ese a ver si le gusta más que la birria que hizo de nombre "Libertad".
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ROBERT
      Pues casi igual que tú : los primeros inmigrantes a Tierras Sioux procedentes de Zamora y Badajoz hablaban así el castellano. Y creo que en aquellos pueblos aún lo siguen hablando igual.

      Sí, aquella gente de otros siglos anteriores al Ipod, el portatil, la Tablet y los coches de carburantes, tenían valor y dignidad cuando se presentaba la ocasión. Cualidades que ahora ni se sabe lo que significan.

      Eliminar
  3. Enorme el relato. Hay que ver los ingleses que expertos son en disfrazar su pasado y sus fracasos, que no fueron pocos. En cambio los españoles somos expertos en ocultar nuestros éxitos y heroes, y somos los amos a la hora de creernos leyendas negras y de solo ver lo más negro de nuestro pasado.

    Lo de Anasagasti y Reverte es cojonudo. El senador mejor peinado tardó como 5 nanosegundos, 2 tal vez, en llamar "facha" y "antidemócrata" a Reverte. Este es el nivel de nuestra casta política.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Es que aquí se desconoce casi todo sobre la Historia propia y absolutamente todo sobre las batallas habidas.
      Durante siglos la flota naval española era la más poderosa del Mundo y los ingleses no nos llegaban a la alpargata pese a que de dedicaban al corso y el pirateo en nombre de Su Graciosa.

      En ese siglo las fazañas de los marinos españoles a lo largo de los mares son increíbles, llegando a enviar expediciones de investigación de plantas y bichos por varios continentes, incluída Australia.

      La Marina española se fue a tomar por saco para siempre en Trafalgar. Y no por culpa de barcos, que eran los más poderosos de los mares, ni por culpa de la calidad de los marinos. Por causa del Napo y los políticos de aquí como Godoy.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. DON MAMUNA
      El Ensaimada bastante tiene con pasarse 8 horas diarias en poner sus tres pelos en orden a base de mucha laca y fijador.

      Eliminar
  5. No es sólo la historia, es saber contarla (como muy pocos sabemos amigo Tella).

    Como siempre Reverte es un grande, y como siempre recomiendo unas lecturas increíbles sobre todas estas hazañas y que publica EDAF (y que regularmente amplían mi biblioteca) y que sus unas ediciones muy cuidadas con increíbles reproducciones de mapas.

    Y lleva razón Zorrete, en no pocas ocasiones los vencedores reconocían el valor y valía del contrario, tratándolos como iguales e incluso dejándolos en libertad.

    En cuanto a la polémica de Reverte la seguí porque hasta la citaron en la radio ese mismo día, pero yo no me quedo con la victoria del genio, me quedo con que alguien tan mediocre, absurdo y peligroso como Anasagasti consiguiese en 11% de los apoyos (sigue quedando mucho gilipollas por ahí suelto).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Sí, estas cocas hay que saber contarlas y el maestro es el P. Reverte porque le encanta la historia de las batallas navales por provenir de una familia de marinos cartageneros.

      Voy a buscar esa editorial, EDAF, y los libros que recomiendas.

      Ya sabiamos que el ENSAIMADA ( sobrenombre puesto muy apropiadamente por el periodista y escritor Campmany) no tiene media torta dialéctica fuera de Bilbao, pero hay que ser membrillo para atreverse a debatir con alguien que sabe leer y escribir. El gran problema de éste tipejo es que es absolutamente totalitario y racista ( no sé sabe de qué raza, quizá de la "raza bilbaina") y basta para comprobarlo con echar una ojeada a su blog titulado "Anasagasti".

      Estoy contigo : este país está más degenerado de lo que creiamos si aún hay un 11% que apoya al mutiko en esa cuasi-polémica con Reverte.

      Eliminar
  6. De los marinos a los que se refiere la Historia, solo puedo decir una cosa !!Con dos cojones¡¡.
    De la cuasi polémica entre D. Arturo y el senador; que estoy seguro de que Pérez Reverte no ve al Bien peinado como un enemigo, simplemente como un pobre hombre básico que para salir en los papeles le llama fascista y otras lindezas a quien sólo se limita a decir la verdad sobre el comportamiento de la Casta.
    Si Pérez Reverte se toma en serio al venezolano, se hace unas calzas con él, en el sentido metefórico; no dejando ni las zurraspas.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Perfectamente conforme con el calificativo que das a los MARINOS españoles, y con más mérito por provenir de un marino como tú.

      Respecto al Ensaimada, está claro que lo que dices no tiene vuelta : si P. Reverte lo hubiera querido no quedaban del venezolano-bilbaino ni las sandalias.

      Eliminar
  7. Leer estas cosas reconfortan, al recordar que no siempre fuimos tan lerdos como ahora. Hasta le hacen sentir a uno el orgullo de ser español.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Así es y suerte de que aún nos queden escribidores como Reverte que vienen a alegrarnos con estas historias reales.

      Cuánto hemos debido de degenerar para tener ahora una sociedad acobardada y preocupada en exclusiva por las rebajas de los centros comerciales.

      Eliminar
  8. La hazaña del Glorioso, Javier, es una de las más heroicas defensas españoles contra ataques de piratas y corsarios británicos. Lo que pasa es que en España esto de recordar las hazañas de nuestra historia pues como que no se lleva mucho.

    Sólo hay que ver cúandos medios de "comunicación" han recordado que ayer 16 de julio de 2012 fue el VIII Centenario de la batalla de las Navas de Tolosa. Un acontecimiento que debería enorgullecernos como nación, cuando 4 reinos cristianos peninsulaes lucharon unidos contra un enemigo africano tremedamente enfanatizado por el islam.

    En la Edad Media, España salvó a Europa hastan dos veces de una invasión islámica por el sur, cuando por el este y el norte llegaban hordas de hunos,mongoles y vikingos.

    Cuidado!!! los pijoprogres nos pueden llamar racistas o imperialistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ILUSTRADO
      Lo explicas muy bien y gracias a unos pocos y unas pocas grandes batallas se ha salvado la civilización occidental. Aparte están los hechos heroicos como el de estos marinos y que tú en tu bloga sueles recordar.

      Lo de las Navas de Tolosa, cuando el Norte estaba siempre amenazado por germanos bestias como el siberiano Atila al que pararon romanos brillantes como AECIO, ha pasado desapercibido por causa de la ignorancia absoluta de nuestros politicos que ni saben de qué iba. Allí el grandullón de Sancho VII de Navarra ( 2,05 metros de altura) y el vasco Lopez de Haro junto con su hijo hicieron que Alfonso VIII dejara al Miramamolín mirando a la Meca.

      Algo parecido sucedió tres siglos después, estando Viena rodeada de turcos, y Don Juan de Austria comandó la flota que eliminó el peligro de la Puerta Sublime de Istambul.

      No te preocupes por lo que nos llamen ya que el máximo de conocimientos históricos de nuestra clase dirigente no pasa más atrás de 1939.

      Eliminar
  9. La conmemoración de las Navas de Tolosa debería de ser fiesta nacional y más en estos tiempos de invasión silenciosa acogida con beneplácito por nuestros gobernantes. Aunque solo fuera para recordarle a los moros que podemos volver a hacerlo.
    El avance hizo que la fiereza y coraje de nuestros antepasados se haya esfumado, pero pienso que, cuando la necesidad apriete, es posible que volvamos a rescatarlos, a fin de cuentas lo llevamos en la sangre. Y si no es así, entonces solo nos queda morir de asco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA XAD MAR
      Completamente de acuerdo : el 16 de Julio 1212 debiera de ser cada año FIESTA NACIONAL.

      Yo no sé si la fiereza y coraje son recuperables sin guerra civil de por medio por aquello de los odios y las envidias (enfermedad crónica del país)pero que hoy, como suele decir Doña Candela, el gentío sólo está para ver La Noria y similares programas basura.

      Eliminar
  10. Jopé con "el Glorioso", qué de leña les dió a los ingleses...¿Y eso es facha? jaja!!! Anasagasti necesita un urgente implante capilar y otro de cerebro pero, como el segundo aún no existe nos seguirá deleitando en twitter con sus paridas y salidas de pata de banco.

    Y, dejando aparte la anécdota, creo que Xad Mar tiene razón. Quizá solo la necesidad crea ese tipo de gentes, capaces de luchar por lo suyo sin arrugarse. Solo que espero que no sea preciso que debamos comprobarlo por nosotros mismos.

    Por cierto, a Reverte también lo acusaron, los otros, de querer "mezclar sangres", de decir que la solucción a los males de España era el mestizaje. Cosas vereredes D. Sancho...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Anasagasti alias el "Ensaimada" no está para desgastes cerebrales porque sus neuronas son pocas y cortas ya de nacimiento.

      En la época del GLORIOSO no creo que combatieran por necesidad sino por algo más sensible y hondo : EL ORGULLO NACIONAL. Hoy perdido e ignorado.

      A Reverte le pueden acusar de todo porque su ironía no está hecha para necios. En este mismo artículo comienza diciendo que "cuando creo que la única solución serían toneladas de napalm seguidas por una repoblación de parejas mixtas compuestas, por ejemplo, de suecos y africanos. ". Lo cual es entendible para cuantos tienen un mínimo de cerebro y los que carecen de él pueden sacar las conclusiones que les apetecezcan.

      Eliminar