29 abril 2009

MASONERIA española o MINDUNDIS con mandil


Lo eran incluso los familiares de Franquito (su propio padre que era Comodoro de la Marina, y su hermano el aviador), junto a la mayoría de los generales de su quinta desde Mola y Queipo de Llano hasta Cabanillas.
Masones.

La explicación del tema viene de cuando el imbécil de Carlos IV dejó la gobernación de España en manos de aristócratas ineptos, y los liberales o prohombres que querían modernizar al País se inflaron a leer a los enciclopedistas e ilustrados franceses (Voltaire, Diderot, D`Alembert, etc.) y trataron de montar un país de alfabetizados con industrias que evitaran el esclavismo de los colonos agrícolas, todos siervos de los duques, marqueses, etc.Hubo brillantes masones que se desilusionaron en cuanto vieron que las Logias estaban dirigidas por quienes querían destruir España : los gabachos. Entre los primeros estaban Floridablanca, Aranda, Jovellanos, Peñaflorida, Moratín, Goya, etc.


Su objetivo (el de los primeros masones españoles) era que los Alba, los Infantado, etc. y los Primados de Toledo y demás arzobispos no acumularan el 95% de las riquezas nacionales. Sólo el Arzobispo de Toledo cobraba de rentas agrícolas más que toda la HACIENDA DE ESPAÑA.

Pero, como siempre, aquí los masones se convirtieron en los SUSTITUTOS de los que ellos querían derribar. Y en esas siguen.

Por eso se han aliado siempre con las izquierdas : para mangonear ellos en vez de los OTROS. Nunca en beneficio de los habitantes que trabajan.
Durante toda la Edad Media las Inquisiciones, extendidas por toda Europa, impidieron el desarrollo de las Ciencias y de los conocimientos acumulados por Griegos, egipcios y romanos en casi todos los términos.
La idea dominante en los dominadores era que las masas analfabetas y los terratenientes servían mejor para ser gobernados sumergiémdolas en teologías y misterios divinos.

Hombres inteligentes y brillantes de toda Europa se escondían para mostrarse o comunicarse sus propios conocimientos, recibidos leyendo a árabes y judíos que habían traducido libros de Pitágoras (las matemáticas y la geometría, así como sus descubrimientos sobre los ritmos numéricos de los sonidos, etc.), Arquimedes, los sabidos médicos de Grecia y sus raciocinios sobre humores sanguíneos y la circulación, y tantos y tantos conocimientos ocultados bajo cien llaves en Monasterios, hasta el punto de que un Leonardo renacentista hacía a escondidas y arriesgando la vida autopsias a cadáveres para confirmar lo leído en esos libros secretos traídos de Istambul por los traficantes moros.

Ya antes, Julio César había quemado la Biblioteca de Alejandría, fundada por Alejandro Magno, y no quedaban más documentos que los ocultados en el Estambul de los turcos. El simple descubrimiento de las LUPAS y sus aumentos para escudriñar objetos terrestres y celestes, era un delito.

Hoy hay un sinfín de novelas que pretenden recrear ese mundo de conspiraciones y sectas, con tramas de asesinos profesionales, etc., de todos los cuales hay que hacer nulo caso. Por ejemplo, el del código D´Vinci, y similares. Aunque el fondo histórico o paisaje sobre el que se basan es bastante próximo a lo que sucedía en esos siglos.
Photobucket

Voy a poner un ejemplo de lo que estudiaban en las Logias. para que se comprenda mejor : Los sacerdotes de las Pirámides que cultivaban las Ciencias, hace unos 5.000 años, habían calculado la medida de la unidad métrica (o medida básica de lo que mide un meridiano de la Tierra) en una cifra o medida concreta. En los años 1900 se reunieron los físicos más célebres del Mundo y calcularon el valor de ese meridiano y decretaron la medida exacta de UN METRO, configurándolo en una barra de platino que quedó en París bajo una vitrina para muestra de la medida exacta en centímetros de lo que es la unidad métrica. En los años 1980 los físicos usando medios de medición atómicos han vuelto a calcular el diámetro exacto de la Tierra y es mucho más próximo al de los sacerdotes egipcios que al de los físicos que dejaron en París su "metro" de platino.

En ese mundo medieval oscurantista y despótico, la libertad para transmitir conocimientos sólo existía en lo que rodeaba a los constructores (francmasons o albañiles libres, en inglés) y éstos crearon círculos cerrados que denominaron LOGIAS. Ese mundo de transmisión de conocimientos matemáticos y químicos se refleja perfectamente en un libro que ha sido hace años un éxito de ventas mundial y que se titula "Los Pilares de la Tierra", de Ken Follet.

Siendo así, pues, las cosas, hubo dos movimientos simultáneos o paralelos : a) Los que crearon en 1721 en Londres la Gran Logia de Inglaterra y designado como Gran Maestre al propio Rey, para defender el derecho a cultivar en secreto los conocimientos de los antiguos; y b) La de los brillantes estudiosos franceses que culminaron con Voltaire, Diderot, etc. dedicados a acumular en uno todos los máximos datos científicos posibles en una obra : La Gran Enciclopedia.

Cuando decapitaron a María Estuardo, los descendientes hubieron de refugiarse en Francia y se llevaron sus propias tropas. Y éstas inculcaron en la alta sociedad francesa los principios de sus Logias británicas. De modo y manera que se encontraron los movimientos secretistas y amigos de las ciencias británicos con los después denominados Ilustrados gabachos. Y nacieron las Logias francesas.
Lo llamativo de todas estas secretas organizaciones que han llegado al 2009 es que nacieron en Inglaterra (me refiero a la masonería moderna) de manos de ricos nobles para ampliar entre pocos sus riquezas.
El objetivo real de las logia inglesas consistía en mantener en secreto los modos y métodos más modernos de construir navíos para comerciar con América y el Oriente Lejano. Los ingleses utilizaban sus Logias como medio de organización "empresarial" de elites. Y así siguen.

Photobucket

Hoy en la Cámara de los Lores hay un 90% de miembros que pertenecen a la Masonería, y otro 75% de Magistrados de los Juzgados. Por sus estatutos siempre el Gran Maestre es el REY si es varón, y el Duque de Kent cuando hay reina.

No hay empresario importante o noble rico hoy en Gran Bretaña que no sea miembro de una Logia masónica. Su sistema lo trasladaron a USA y allí funciona de forma idéntica. Las grandes familias petroleras o de armamento, es decir los amos económicos del país, son todos miembros de Logias Masónicas, incluso la familia Kenedy.
Y los mejores hospitales y centros médicos de USA están financiados por los masones. Fíjaos que las series cómicas de los PICAPIEDRA y otras muchas popularizadas en el mundo, son un reflejo real del mundo masónico e incluso ostentan sus símbolos, hasta el punto de que el propio billete de UN DOLAR tiene impreso el símbolo masónico.

A España llegaron las ideas masónicas desde Inglaterra y antes desde la Francia de los libros de Voltaire. Los avanzados o gente leída y culta estaban entusiasmados con las ideas de acabar con el absolutismo de la monarquía, y destacaron hombres de gran relieve social, casi siempre aristócratas, que se hicieron fervientes masones.

En Madrid lo eran los ministros de Carlos III, Floridablanca, Aranda, Jovellanos, Ceán Bermudez, etc. y en el País Vasco prendió en los Caballeritos de Azcoitia, sociedad masónica fundada por el Conde de Peñaflorida, el duque de Narros y un grupo de élites cultivadas.
Crearon, los ilustrados vascos, el primer Instituto laico de enseñanza y que llegó a formar auténticos universitarios brillantes : en Vergara (Guipúzcoa).

También fundaron la Sociedad Bascongada para fomentar el comercio con América y liberar a los campesinos de sus cargas mediante la invención de abonos y fosfatos fertilizantes. Entre otras cosas descubrieron el Wolframio e instauraron la primera Escuela Universitaria de Ingenieros de Minas de España.
Las primeras logias, tras Madrid, se establecieron en Guipúzcoa, territorio en manos de los jesuítas y del integrismo más rotundo.

La situación en Francia estaba muy revuelta desde que el irresponsable de Luis XVI permitió que se le fueran las cosas de las manos y que la gente de París, indignada, terminara asaltando la Bastilla. El problema francés fundamentaba su violencia en las injusticias profundísimas que privilegiaban a la aristocracia y al alto clero sobre los intereses liberalizadores de una incipiente burguesía partidaria de una cierta reforma económica de carácter liberal.

Fueron precisamente los primeros años del reinado de Luis XVI donde se emprendieron esas reformas mediante las políticas liberales de los sucesivos ministros Turgot, Malesherbes y Necker, todas ellas tendentes a reducir el déficit público. Pero en ello tropezaron con la posición de la nobleza estamentaria y fracasaron, como les estaba pasando en España en esos momentos a Cabarrús (el creador del actual Banco de España), Jovellanos y sus demás amigos liberales.

El que los franceses, siguiendo las indicaciones del ministro Vergennes, ayudaran a los rebeldes norteamericanos contra Inglaterra echó más leña al fuego de lo que muchos querían para su país, y Lafayette se convirtió en un héroe para muchos franceses que veían en lo que pasaba en las colonias inglesas una referencia indudable a lo que querrían para Francia.
El caso fue que la persistente resistencia de los privilegiados contra la liberalización de la economía, unido a la extensión del pensamiento racionalista y enciclopédico entre la burguesía, desencadenó una crisis política interna que obligó al rey a convocar los Estados Generales, convertidos de inmediato en Asamblea Constituyente en mayo de 1789.

A partir de ahí las cosas corrieron cada vez más deprisa y, pese a que el Borbón decretó el voto doble del Tercer Estado, sucedió que el descontento civil a causa del hambre y de los escándalos de la corte y el malestar del bajo clero y de los soldados contra los privilegios de casta de obispos y oficiales dieron en desbocar la situación, y todos vieron cómo las masas se echaban a la calle con proclamas revolucionarias.
Una vez iniciada la revolución de 1789, el rey no pudo frenar al Tercer Estado y los incidentes se precipitaron hasta el punto de que el 14 de julio de 1789 tuvo lugar la toma de la prisión Bastilla (el símbolo del vieux régime y de las injusticias de antiguo) ante la pasividad de los soldados.
Luis XVI todavía intentó maniobrar y nombró a Lafayette jefe de la Guardia Nacional y reclamó otra vez a Necker para el control del ministerio de Hacienda; incluso él mismo se instaló en París tras el levantamiento de octubre y prometió aceptar la Constitución, cuyos trabajos estaban a punto de concluir en esos momentos.
La casa Borbón en España, era un desastre total.

No era una exageración afirmar que, gracias a ese extraño ménage a trois de don Carlos, María Luisa y Godoy, los Borbones españoles todavía conservaban la corona... y la vida. Lo que había pasado en Francia podía pasar en España perfectamente, y si la revolución no había cuajado del Pirineo para abajo era, en gran medida, por la política de centro de Godoy.
En ese extraño mundo de casualidades que a veces produce la historia de los pueblos había sucedido que dos países vecinos estuvieran regidos, a la vez, por dos reales matrimonios de características muy similares. Luis XVI, al igual que Carlos IV, era un hombre corpulento, obeso, de aspecto eunucoide, bondadoso, indolente y poco afecto a las tareas de gobierno.
Para más casualidad ambos compartían gusto por las manualidades y la caza y los dos eran tibios en las tareas de la cama y fervientes en las obligaciones religiosas. Siete años tardaron Luis y María Antonieta en consumar el matrimonio, y casi tantos Carlos y María Luisa en alumbrar su primer vástago.
Ellas, sus esposas, presentaban ambas un perfil muy similar y bien distinto, en todo caso, del de sus mansos maridos. María Antonieta de Francia, una austriaca, y María Luisa de España, una italiana, eran extranjeras en las tierras de sus maridos. Ambas eran ambiciosas, dominantes, frívolas y gustosas del lujo y de la política de corte. Ambas buscaban fuera del lecho conyugal dónde abrevar su sed carnal.

Y si bien en los maridos las coincidencias eran tales que hasta en su molicie se asemejaban, en el caso de ellas la igualdad estaba en el gusto común por los amantes de lance y poco más.
A partir de ahí empezaban las diferencias.

María Antonieta, una frívola e inconsistente damita, tan ajena como Luis XVI a las cosas del gobierno, se refugiaba en sus habitaciones del Trianon versallesco para aislarse de cuanto pasaba en Francia y dedicarse a los placeres de la carne. Lo mismo le daba con el conde Felpen, el único que la quiso, que con su amiga la Polignac, porque a la austriaca ninguna de las dos orillas le era amarga.
Y ello dejando que la política francesa avanzara hacia la Revolución de julio sin que a ella le concernieran más que las aventuras versallescas, los enredos de protocolo, y sus peleas domésticas con sus cuñadas y con el cardenal de Rohan.
Para María Luisa de Parma, sin embargo, los hombres que calentaban su alcoba eran parte, casi siempre, de su política de gobierno.

Para María Luisa, más austera en el gasto que la austriaca, el sexo era una parte de su vida, pero no su vida toda sino un instrumento más para ejercer su verdadera pasión, el poder. A María Luisa le gustaba gobernar, y su especial relación con los hombres era una parte más de su política, tal vez la más importante.
Y puso a GODOY (guardia con el que pasaba las noches) como Jefe de Gobierno, y éste también se hizo masón.
La Masonería en España y hoy es como inexistente a los efectos de influencia alguna en ninguna parte. Es un mundo de MINDUNDIS (dícese mindundi al sujeto sin oficio ni beneficio, al gandul o indolente. Es voz latina de minutus o menguado.).
En total son 3.000 miembros de los que más de dos mil son ingleses, alemanes y franceses instalados en el sur de España como jubilados.
Los nativos son una cuadrilla de semi-analfabetos en comparación con los masones del siglo XIX. Hay desde expendedores de billetes de Renfe, pasando por guarda-parkings y terminando por oficinistas de tres al cuarto.
Ya no se les afilia ningún médico o abogado o marino o militar de cierto fuste y rango. Antes estaban las logias llenas de capitanes para arriba y de catedráticos. Antes era a principios de siglo XX.
Los de hoy son de la categoría intelectual y cultural de un Pepiño o un Zapatero.


LOS RITUALES

Para los actuales miembros de Logias lo más importante de sus actividades es el ritual de la Tenidas o reuniones, que las hacen mensualmente salvo durante los meses de Julio y Agosto. Van a un local propio o a un salón de hotel previamente alquilado para ello cada mes, y a ese lugar le llaman TEMPLO. Y ponen unos candelabros con velas encendidas a los que llaman COLUMNAS.

El que dirige la Tenida y la Logia durante un mandato de un año se llama Venerable, y sus ayudantes son designados con los nombres de Vigilante primero, Vigilante Segundo, Guardián Interior, Guardián exterior, Tesorero y Secretario.
El ritual se basa en el bíblico Templo de Salomón y sus columnas, construido por un maestro-cantero llamado HIRAM, al que Salomón encargó la construcción de su Templo de Jerusalem. Al citado Hiram, según la leyenda masónica, lo asesinaron sus acólitos porque no quería revelarles los secretos de geometría que usaba para su trabajo. Lo enterraron, por orden de Salomón bajo una ACACIA, y por ello ese árbol es un símbolo masónico.
En Madrid hay una plaza o calle de las Acacias y será sin duda obra de algún alcalde masón.
En cada Tenida , colocados los miembros en cuadricula a partir de la mesa y los candelabros del Venerable, se van moviendo (como el cura en una misa concelebrada) por la sala rememorando el asesinato del constructor Hiram.
Casi ninguno de los aprendices y compañeros que asisten entienden ni torta de qué va la cosa porque está prohibido explicarles tal tema, y a continuación se sientan en un comedor a cenar o comer (a lo que llaman Banquete masónico) y en el que el Venerable corta la cena cuatro o cinco veces para brindar con vino por El gran Maestre de la Gran Logia ( o sea el Cardenal Primado masónico de cada país), por el jefe del Estado (sea quien sea), y por la Hermandad de todos los masones del mundo.

Luego el tesorero pasa la bandeja (como en una misa) para recoger el óbolo para LOS HIJOS DE LA VIUDA, que no son otros que los que más mangonean en cada país. Es decir, en teoría es para ayudar a los huérfanos y viudas de los masones en estado de necesidad económica, pero en la práctica es para mandarlo a Madrid al cherif nacional y se lo gaste en sus gastos de viajes, etc.
Una vez realizados los rituales, viene lo verdaderamente importante de cada Tenida. Y es tratar de obtener cada cual algún beneficio de tipo empleos, subvenciones estatales, o lo que sea que los miembros con poderío social puedan facilitar. Pero como ya he explicado que los miembros de hoy son una cuadrilla de obsoletos sociales, es muy difícil que nadie haga nada a nadie, salvo en el caso de ocupar Presidencia de Gobierno y ministerios, que hoy controlan el Estado y pueden facilitar lo que se quiera.

Así que, si quieres que te regalen un una Dirección General para tí solito, afiliate a una Logia en donde esté como miembro un ministro sociata y vas a tener en dónde elegir el cargo.
ESO ES MASONERÍA DE HOY y EN ESPAÑA. No da para más.

Los yankees, británicos,franceses, alemanes etc. hacen lo mismo pero con la diferencia de que en vez de ferroviarios y bancarios en sus Logias hay banqueros tipo Botín.
Quienes les odian a muerte son los jesuitas y opusdeistas porque siempre han sido expulsados de España por causa de los masones. El penúltimo que echó a los jesuítas fue Carlos III a instancias del masón Aranda, y el último Azaña, que también era masón.

NOTA : Es sabido, también, que los reyes de Europa (incluído el español) por tradición pertenecen a una Logia masónica (el Borbón español viaja con frecuencia y secreto a Suiza)y que también hay cardenales de Roma que han estado muy vinculados a Logias italianas. En USA han sido (masones) y son casi todos los Presidentes, (incluído Kennedy).
Photobucket


Por Tellagorri

11 comentarios:

  1. Es muy cierto que se convierten en lo que quieren erradicar, solo hay que fijarse en los nuevos ricos de izquierdas, cualquiera puede comprobar que son unos prepotentes y maleducados, al contrario que sucede con los ricos de cuna.
    En general es una máxima que se repite en la vida en todos los sentidos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Se me olvidaba, ha sido interesantísimo el post con tantos datos sobre la masonería.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Tellagorri...!Joer!...!Que hay otros blogs que atender!...!Modera tus entradas!...!Que el tiempo se me va en las casas ajenas y tengo la mia sin barrer!...Aunque en el tema de la masonería mi erudicción es escasa, tu artículo, ameno como siempre, me parece excelente...Trataré de profundizar mas en ello en el futuro...

    ResponderEliminar
  4. CHARNEGUET,

    El escrito es bastante ladrillazo pero es que el tema exige cierta extensión para poder situar el asunto en un mínimo de comprensión.

    Siento hacerte perder tiempo de tu blog para leerme, pero es que he cogido la mala costumbre (ya que estoy jubilado) de meter un escrito por día.

    Te agradezco tu amistad y consideración de dejar un comentario cada día.
    Muy cordiales saludos
    Tellagorri

    ResponderEliminar
  5. Noble Tellagorri,

    La fraternidad de San Polikarpo, por intercesión de Cartas Marruecas, ha concedido el más deseado Galardón: el Polikarpo, a Bilbaíno de Pro.

    Pasad a felicitarle.

    Salu2

    ResponderEliminar
  6. Ya lo he visto, TRUENO, y también he pasado a visitar el Blog y a felicitarle.
    Ya van concedido varios de los máximos galardones que en Internet puedan ser otorgados.

    Que pronto los blogueros del Mundo entero esperen con ansía recibir la estatuilla de oro de Polikarpo.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante. También he leido que han querido encontrar su origen en los templarios cosa que dudo ya que me apasiona el tema templario y en el fondo encuentro muchas discordancias. Seguro que me lo puedes aclarar.

    La verdad es que estos temas son interesantísimos y exclarecedores para ver el momento actual desde una idea más global y real.

    Un saludo y enhorabuena por la entrada.

    ResponderEliminar
  8. Hola, ULTIMO HOMBRE LIBRE.

    No, no tienen nada que ver, en su origen, los unos y los otros.
    Los Templarios tenian sus secretos (el bafumet y demás)y se dice que no creían en un cristo resucitado.
    En cualquier caso era una Orden Militar-relgiosa muy hermética con un inmenso poderío.

    Los masones provienen de los constructores de catedrales y crearon círculos cerrados de conocimientos sobre geometría, cálculo, química y materiales, para transmitirse entre ellos los citados conocimientos.

    En 1721 en Inglaterra surgieron unos nobles que se apoderaron de esa organización para convertirla de operativa en ESPECULATIVA. Es decir, de ser constructores en activo a ser transmisores de conocimientos científicos no autorizados por las Iglesias.

    ResponderEliminar
  9. TELLAGORRI

    Muy documentado, prolijo y detallado. Interesante, como todo lo tuyo. A mí, cuando leo sobre los masones, me dan ataques de risa. No lo puedo evitar. Me acuerdo de Homer Simpson en la logia de los Canteros y me desmeleno.

    Saludos cordiales. Aprovecho para comunicarte que he cambiado mi blog a Blogger.
    http://cartas-marruecas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Gracias, bilbaino, por el comentario. Ciertamente son risibles, como bien indicas, y recuerdan e Homer en la Logia de los Canteros.
    Sólo que en USA e Inglaterra (al igual que los miembros del Opus en España) se reunen mensualmente para medrar y obtener privilegios por tratar (en esas reuniones o Tenidas) con gente muy importante.

    ResponderEliminar