VERANO

28 septiembre 2012

Vistos por un inglés

El hispanista Gerald Brenann en su obra EL LABERINTO ESPAÑOL expone cómo ve nuestra Historia y forma de ser.
Merece la pena leerlo.

"España es el país de la "patria chica". Cada pueblo, cada ciudad, es el centro de una intensa vida social y política". "España es un conjunto de pequeñas repúblicas, hostiles o indiferentes entre sí, agrupadas en una confederación de escasa cohesión. En algunos grandes periodos (el Califato, la Reconquista, el Siglo de Oro) esos pequeños centros se han sentido animados por un sentimiento o una idea comunes y han actuado al unísono; mas cuando declinaba el ímpetu originado por esa idea, se dividían y volvían a su existencia separada y egoísta. Esto es lo que ha dado su carácter espectacular a la historia de España. en lugar de unas fuerzas que se van formando lentamente, como es el caso de otras naciones europeas, se han sucedido alternativamente los minúsculos conflictos de una vida tribal y unas grandes explosiones de energía que, económicamente hablando, surgen de la nada. Así pues, el principal problema político ha sido siempre el alcanzar un equilibrio entre un gobierno central eficaz y los imperativos de la autonomía local.

Si en el centro se ejerce una fuerza excesiva, las provincias se sublevan y proclaman su independencia; si esa fuerza es insuficiente, se retiran sobre sí mismas y practican una resistencia pasiva. En sus mejores épocas, España es un país difícil de gobernar".

"Su fuerza e independencia de carácter, su reacción rápida y completa ante cualquier situación social, su integridad emotiva, su don de las palabras - y, también hay que decirlo - su crónica indisciplina -, son todas ellas características debidas a que los españoles han continuado viviendo la intensa vida de la ciudad estado griega, de la tribu árabe o del mundo medieval. La tertulia o el café ocupan el lugar del ágora.

La política es MUNICIPAL o TRIBAL, y es auténtica política en el sentido de que el que pierde, paga. Así se explica la agudeza política que sorprende incluso al más superficial observador de los españoles, pero así se explica también su ineficacia.

"Aun las mejores cabezas rara vez logran escapar de la red de sus relaciones personales para dominar la escena a su alrededor. Las mismas causas que han hecho de los españoles el pueblo más vigoroso y humano de Europa, les han condenado a largas etapas de estancamiento político y de inoperancia."

 "Está claro que la estructura de las fuerzas políticas en toda España ha sido determinada por la geografía.

En el este y en el sur se produjo el nacionalismo catalán entre las clases medias y el anarcosindicalismo entre los obreros industriales y agrícolas, movimientos ambos que ponen su acento en la libertad.

En Castilla había un conservadurismo autoritario y católico basado en la posesión de tierras y en un marxismo igualmente autoritario cuya fuerza radicaba en el hambre de tierras.

En el norte había movimientos autonomistas vinculados a una doctrina ultra católica y agraria llamada carlismo.

 Aun en movimientos tan extendidos como el republicanismo se tropieza con la cuestión regional, ya que por centralistas que fueran sus dirigentes, por muy castellano que fuera su punto de vista, solo pudieron conquistar el poder con ayuda de Cataluña. De la misma manera que los carlistas, pese a sus procedimientos autocráticos, se habían visto obligados a prometer a los vascos y a los navarros sus fueros históricos, así los republicanos y socialistas de 1931, castellanos hasta la médula casi todos ellos, se vieron obligados a conceder a los catalanes un elevado grado de autonomía.

Y cuando aumentó la presión de sus enemigos, incluso se vieron obligados a ir más allá y otorgar asimismo estatutos de autonomía a los vascos y a los gallegos.

Este ejemplo muestra que, en España, todo régimen republicano, tiende, bajo la presión de los acontecimientos, a hacerse federal, y que, cuanto más lejos lleva su programa federal, más se debilita, pues ha transferido el poder a las provincias.

Pero ¿que es lo que hizo que estas diversas partes en que se dividía España se mostraran tan incapaces de entenderse entre sí?
Dar una contestación a esta pregunta es equivalente a explicar porqué les resulta a las naciones de Europa tan difícil el vivir en armonía.

España es una miniatura de Europa, y los españoles tienen gran apego al poder." "La fuerza que alimenta a todo movimiento autonomista en la península es el descontento de la pequeña burguesía por la estrecha y pobre rutina en que vive.

Su exacerbación regionalista tiene una BASE ECONÓMICA".

 "Durante ocho siglos, la tarea de expulsar a los musulmanes fue la vocación propia de España, y la unidad del país fue el feliz cumplimiento de esta misión. Por entonces el espíritu cruzado había llegado a formar parte del carácter nacional de tal manera que, hasta el agotamiento completo sobrevenido en el siglo XVII, continuó la guerra santa contra los protestantes, con total descuido de los propios intereses. Como es natural, la Iglesia desempeñó un destacado papel en estos sucesos. El clero era el guardián de la gran idea por la que los españoles luchaban, y bajo su influencia estos se acostumbraban a pensar que toda divergencia de opinión era delictiva y que todas las guerras eran ideológicas.

Luego, en 1812, la Iglesia se vio envuelta en una lucha política con los liberales. Esta lucha condujo a una guerra civil que duró siete años y, aunque la Iglesia perdió, la política y la religión quedaron tan fatalmente entrelazadas que en adelante nunca pudieron separarse.

Esto quedó claro cuando se vio que la derrota de la Iglesia la había arrojado en brazos de los terratenientes, de manera que en adelante atacar a una de estas fuerzas era atacar a la otra.

La religión, que había desempeñado en los conflictos sociales de los siglos XVI y XVIII un papel armonizador, era ahora un factor de exacerbación.

A principio del presente siglo, la fe religiosa había declinado en todo el país. Primero fue la clase media, a la cual siguió el proletariado, pero la religión había significado tanto para los menesterosos, que tuvieron necesidad de algo para llenar el vacío que aquella dejaba. Y este algo no podían ser sino las doctrinas políticas ( anarquismo o socialismo)  que les estaban aguardando".

Las clases pobres se adscribieron, pues, a esas doctrinas con el mismo espíritu, con el mismo fervor religioso y la misma simplicidad con que en tiempos pasados habían aceptado el catolicismo. Durante algún tiempo pudo pensarse que era posible un arreglo pacífico, pues los dirigentes socialistas deseaban la reforma más bien que la revolución; pero la intransigencia de la clase gobernante combinada con la aparición del fascismo en Italia y Alemania hizo imposible todo acuerdo".


Tellagorri


18 comentarios:

  1. El amigo Brenann nos tenía bien calados. Éso de que "España es una miniatura de Europa" nos retrata perfectamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Sí, era un intelectual que de joven se fugó del mundo sajón de intelectuales de Londres para refugiarse en una casita de las Alpujarras granadinas. Y allí pasó su vida estudiándonos a fondo.

      También yo estoy de acuerdo con esa frase :"España es una miniatura de Europa".

      Eliminar
  2. Cierto es que cada región tiene su idiosincracia. Si es cierto que España es una miniatura de Europa, tal vez es que se fijaron en ella cuando decidieron hacer la UE. No sé si les ha merecido la pena :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA XAD MAR
      No, no creo que los orgullosos franceses, ingleses y alemanes tomaran a España como modelo de nada porque para eso antes se toman a sí mismos como ejemplo.

      Pero esa Europa que crearon es una copia de España en escala mayor y no creo que resulte, como tampoco resulta España sin UN ENEMIGO EXTERIOR.

      Eliminar
  3. Cuando he visto la imagen de portada enseguida se me vino a la memoria las Alpujarras, jajaja. Que cuestas Don Tella, madre mía y cuanta agua corriendo por todos los lados. No me extraña que los moros se refugiaran allí, solo por no subir esas cuestas pasas de ir a darle un espadazo a alguien. Te puedes pasar la vida sin discutir con nadie con tal de no moverte de tu casa como no sea en mula.
    Pues sí, ya lo dijeron nuestros filósofos sin necesidad de ser ingleses "España como problema". Parece que lo divertido es que no tiene solución y estamos siempre con lo del tejer y destejer...
    O despellejamos a algún foráneo o nos aburrimos como ostras y la liamos entre nosotros. Por eso les digo a los moros ¡Cuidado no jodáis! que los españoles estamos siempre a leches entre nosotros pero como venga uno de fuera a meter la gamba no te digo nada la que le cae, jajaj.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ROBERT
      Lo que sabes : sí esa imagen es de las ALPUJARRAS. Menuda perspicacia que tienes. Y no conozco esa zona pero por lo que describes cuando los moriscos expulsados se refugiaron ahí, dificil debió de ser subir a echarlos.
      Y ahí vivió más de la mitad de su vida el inglés y hasta creo que fue muy popular entre sus habitantes, a los que vería cada tres meses supongo.

      "O despellejamos a algún foráneo o nos aburrimos como ostras y la liamos entre nosotros. Por eso les digo a los moros ¡Cuidado no jodáis! que los españoles estamos siempre a leches entre nosotros pero como venga uno de fuera a meter la gamba no te digo nada la que le cae "

      Eliminar
  4. Muy interesante lo que dice el Brenann y además coincido con él en lo que dice. Somos más gentes de aldeas o patrias chicas que de concepto de conjunto nacional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ZALDUM
      Sí, confirma Brenann la idea que tengo de lo acontecido en los siglos XIX y XX : país de campesinos en cada quien vive luchando contra su patrón o cacique. Sin importar a nadie lo que sucede a unos kilómetros más allá, como si fueran de otro planeta.

      Eliminar
    2. Pues el moro está a la expectativa de ver cómo acaba esto, y además otros que están allende los Pirineos.

      Eliminar
    3. DON ULTIMO DE FILIPINAS
      Hoy no tengo una idea muy clara sobre el cómo reaccionaríamos los españoles ante una agresión invasora de moros o de franceses, porque ya no tenemos mucho concepto de unidad de país o de defensa de valores occidentales.

      Es curioso que los dos escritores más objetivos y realistas sobre la forma de ser los españoles del XX sean dos prototipos de individualistas a ultranza, enemigos de cualquier fantasia o espíritu poético : Brenann y Caro Baroja. Ambos muy amigos, por cierto.

      Eliminar
  5. Coincido plenamente en lo que dice Brenan, no tiene sentido del orden ni una sola ayuda económica a priori.

    ¿la solución?, difícil.

    En esas estamos.

    addenda - y luego dicen que es altamente improbable esa posibilidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Ya lo siento, la coca con alpujarras que te has desayunado te ha hecho ponerte por encima de mi capacidad de comprensión de tus Letras Exactas, porque no te entiendo ni letra lo que estás comentando. No sé qué del sentido del orden ¿quién?

      Y luego dicen que es altamente improbable esa posibilidad. ¿Cual?

      Bueno, da igual, pasado mañana es lunes y entonces trataré de descifrar tus jeroglíficos verbales.

      Eliminar
  6. Caso lo olvido, en el pueblo de mi padre (manchego) te ponen con la cervecita un plato mu rico de alpujarras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Possss, habrá que ir a ese pueblo que citas a probar las "alpujarras" con cervecita. Nada como La Mancha para ir descubriendo gastronomía de élite.

      Eliminar
  7. Yo creo que la trayectoria de España no ha sido muy diferente de la del resto de Europa hasta la guerra civil. No menciono la revolución francesa porque me refiero solo al regionalismo, con Iglesia y sin Iglesia siempre hemos tenido un espíritu cainita que ha sido aprovechado hasta la fecha por las clases dirigentes para adquirir poder. Solo el franquismo nos unió, en parte por el aislamiento y la no participación el la segunda guerra y en parte porque remachó bastante en ese orgullo de ser español tan ceiticado -estupidamente- ahora.

    Tambien porque el español, dado su fuerte individualismo, necesita de líderes fuertes para bien o para mal. La insensatez nacionalista y regionalista de hoy día se curaría con un lider fuerte y desacomplejado que arrastrara y que supiera de verdad como explotar -por así decirlo- no lo malo, sino todo lo bueno que hay en nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      Respecto a la España posr guerra civil hemos sido bastante parecidos a los restantes europeos y debido a que se creó una CLASE MEDIA dominante sobre los otros estamentos (aristócratas y comunistas), pero en mi parecer en los siglos XVII, XVIII, XIX retrocedimos todo lo avanzado con los tiempos Modernos desde Fernando al Católico hasta Felipe IV.

      La españa de los dos últimos siglos antes del XXI es un caminar contracorriente absurdamente carcundio y bajo la bota de unos clérigos dominantes en lo social, científico y económico. Aún en tiempos de Franco los grandes terratenientes y señoritos esclavizaban a las masas campesinas. Léase a Delibes en "Los Santos Inocentes" sobre la Extremadura de quella época.

      Estoy de acuerdo contigo en que es un país que precisa de fuertes personalidades que impongan su mando y una organización política racional.

      Eliminar
  8. ".. Durante algún tiempo pudo pensarse que era posible un arreglo pacífico, pues los dirigentes socialistas deseaban la reforma más bien que la revolución; pero la intransigencia de la clase gobernante combinada con la aparición del fascismo en Italia y Alemania hizo imposible todo acuerdo".

    Esto me parece un dislate. El socialismo nunca tuvo un caracter democrático, ni de reforma, sino revolucionario. La aparicion del fascismo no es el motivo de dicha intransigencia socialista.

    Esto está harto demostrado. Lmentable a estas alturas se siga intentando hacer creer que habia mas Besteiros, mentira, solo uno, y enseguida fue arrinconado y olvidado.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Sí, ya me había fijado en ese concepto erroneo que mete y que era muy extendido en amplias capas de la sociedad liberal inglesa, la que odiaba a los conservadores porque eran elitistas y aristócratas en aquella época en Gran Bretaña.
      Los propios ingleses vivieron unas luchas sociales muy parecidas, con amplios sectores fascistas pro nazis, y la simpatía de los conservadores británicos, mientras los laboristas y comunistas enviaban brigadas internacioales a España.

      Ten en cuenta que este libro está publicado en 1943. Posteriormente Brenann era de ideas muy similares a las de Julio Caro Baroja respecto a España. Se arruinó y la embajada británica lo reenvió a Inglaterra en donde lo recluyeron en una residencia de mala muerte, de la que fue rescatado con las aportaciones de dinero de los habitantes de las Alpujarras y la influencia de Caro Baroja, muriendo en Málaga a los 92 años.

      Eliminar