08 febrero 2018

Las masacres ocultadas


Del Tercer Reich a la Turquía moderna, los ciudadanos han sido engañados por los líderes mundiales a su antojo para que creyeran enemigo al amigo, y asesino al inocente.Una buena parte de estas estafas son las que desvela el popular escritor Eric Frattini en su libro: "Manipulando la historia".
Y, de todas las que recoge, una de las más destacadas es el fraude mediante el que el dictador Josef Stalin aniquiló a casi 22.000 polacos en el bosque de Katyn (todos ellos opositores a su régimen) y convenció a Europa de que los culpables habían sido los nazis.
Se cree que fueron trasladados entre 17.000 y 22.000 polacos (oficiales del ejército, reservistas, intelectuales y un largo etc.) hasta Katyn, una pequeña ciudad ubicada a 19 kilómetros de Smolensko (Bielorrusia). Más concretamente, hasta un espeso bosque situado en las afueras de la misma urbe.
Con horarios especiales para no llamar demasiado la atención, se comenzó a desplazar a los prisioneros para su ejecución. Allí esperaban 53 unidades a las órdenes de Vasily Blojin, el verdugo del camarada Stalin.
La mayoría de los disparos habían sido hechos con pistolas germanas Walther 25 ACP modelo 2. ¿Cómo era posible? Simplemente, porque los soviéticos habían repartido estas armas entre sus verdugos para que, si se descubría aquella barbaridad, la comunidad internacional culpara a sus enemigos.

ADENDA.
Otra situación que se vivió en multitud de ocasiones fué la de la "Orden 227". Esta fue una normativa dictada por Iósif Stalin en la que se establecía que todo aquel soldado soviético que se retirase sin el permiso expreso del alto mando sería disparado por sus "camaradas oficiales" sin juicio previo..  Todo el que huía era considerado un "cobarde" y un "traidor".La esperanza de vida de un soldado soviético en Stalingrado era de apenas 24 horas.



13 comentarios:

  1. Las Fosas de Katyn fueron descubiertas cuando el ejército alemán avanzaba por territorio soviético tras la ruptura del pacto entre ambos países, quizá de no ser por eso, nunca se habría sabido dónde estaban enterrados aquellos 22.000 polacos y lo que había ocurrido.
    A pesar de que quedó clara la masacre perpetrada, el régimen soviético negó todo, mientras los aliados (Roosevelt y Churchill) apoyaron por razones obvias el negacionismo soviético del magnicidio.
    Lo soviéticos jamás reconocieron su participación el genocidio de Katyn y siguieron culpando al régimen nazi.
    En 1993 Yeltsin, arrodillado en Varsovia, se disculpa ante el pueblo polaco y dos años después promueve la erección de monumentos en memoria de las víctimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE
      Gracias por la ampliación de información. Menos mal que en 1993 lo reconocieron los rusos.
      Sabemos, ytambién lo dice un comentarista, que el objetivo era exterminar a todas las clases dirigentes de Polonia.

      Eliminar
  2. Lo de Katyn ya lo sabiamos pero no el método de utilizar armas alemanas para despistar. El Josiph era un cabrón con pintas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CELIO.
      Sí, el Tío Josiph era un cabrón con pintas, peor aún que el Adolf.

      Eliminar
  3. Es muy propio de los comunistas utilizar el tiro por la espalda. Lo hacen en todas las ocasiones : en guerra y en paz.

    ResponderEliminar
  4. Es muy propio de los comunistas utilizar el tiro por la espalda. Lo jacen en todas las ocasiones : en guerra y en la paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON AITONA JAUNA.
      Así es.Desde Lenin el comunismo es una máquina de exterminio.

      Eliminar
  5. Entre los exterminados por Stalin estaban muchos militares pero especialmente las élites de Polonia como intelectuales, catedráticos, ingenieros, políticos-líderes, etc. Con el objetivo de descabezar al país por mucho tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRINO.
      Cierto. Allí cayeron las mejore cabezas pensantes polacas.

      Eliminar
  6. Y sin embargo, en occidente seguimos sin dar el trato que merece tamaña ideologia asesina, porque los ejemplos citados son de Stalin, pero la barbarie de Lenin contra su propia gente, nada ha de envidiar a la barbarie del primer citado.

    Nadie llevaria una camiseta con una esvastica pero proliferan memos que creen la hoz y el martillo son simbolos de libertad. Cuanto mentecato, cuanto memo. Que fracaso de occidente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Efectivamente el más peligroso y cruel era LENIN. A pesar de que Kerensky ganá las elecciones post-revolución y que el grupo de Lenin era minoritario en la Asamblea, éste se impuso por la fuerza.

      Lo de la camiseta con la hoz y el martillo o la efigie de Che Guevara no se denigra como el símbolo nazi por la moda tonta de algunos fracasados intelectuales de exhibirlos como muestra de "progreso". Y son mucho más totalitarios que los de Adolf.

      Eliminar
  7. Una lectura recomendada para ver a donde llegaba la mala leche del tio Iosif

    https://www.casadellibro.com/libro-el-rompehielos/9788408144632/2575571

    La tesis es que Stalin quería empezar la guerra y usaba a Hitler de marioneta para allanarle el camino, luego resultó que la marioneta vió el percal y se lió la manta a la cabeza atacando a su "amigo".... Bien documentado, aunque los historiadores oficiales dicen que no puede ser.... a mi me pareció muy verosímil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC
      Para mí eran igual de bellacos y de malandrines. Y hoy lo siguen siendo los seguidores de ambos.

      Eliminar

Si algún comentarista o lector del bloc lee algo de un tal METAL, hágase a la idea de que es un esquizofrénico analfabeto con vocabulario limitado a CUATRO PALABRAS INSULTANTES.
Por tanto, ni caso.