Mirando al Otoño...desde Café Trocadero de Paris

22 abril 2012

El genio boicoteado.

¿Quién apagó al genio más brillante del siglo XX?. Hombre solitario, extravagante, maniático, extraodinario cerebro, inventor hasta de internet, y siempre boicoteado e ignorado por Edisson, Einstein y demás científicos del principios de siglo XX.  Incluso se anticipo al invento de la radio que patentó Marconi.

Nikola Tesla es, para muchos, el más grande inventor del siglo pasado. Gracias a él, la electricidad llega hoy a millones de hogares en todo el mundo.

¿Pero por qué su nombre ha caído en el olvido? ¿Y qué tuvo que ver en ello Thomas Alva Edison, su gran rival? Llegó a Nueva York el año en que "nació" la Estatua de la Libertad, 1884. "Armado" con su impecable elegancia parisina y la cabeza llena de ideas, llevaba una carta de recomendación: "Conozco a dos grandes hombres, y usted es uno de ellos. El otro es el joven portador de esta carta".

El destinatario de la misiva era un ya célebre Thomas Alva Edison, el padre de la bombilla (y el fonógrafo, y el altavoz, y el micrófono del teléfono, y…). El otro "gran hombre" era Nikola Tesla, un joven serbio desconocido, nacido en 1856 en Smilijan, entonces parte del imperio austrohúngaro e integrado en la actual Croacia. Tesla venía de trabajar en la sede parisina de la Continental Edison, la compañía del inventor norteamericano.

Lo mandaba Charles Batchelor, su antiguo jefe europeo.

Según llegó a Nueva York, Tesla preguntó dónde estaban las oficinas de Edison. Y allí fue, a hablar con su futuro jefe: salió del despacho con un puesto de trabajo. Pero entre ambos no hubo una gran sintonía. Y poco después la animadversión acabaría en conflicto abierto. Edison defendía un modelo de negocio eléctrico basado en la corriente continua. Y había convencido ya a algunos inversores, aunque aún a una escala muy reducida: su sistema de distribución eléctrica, el primero en el mundo, arrancó en 1882 con 110 voltios de corriente continua y 59 clientes en Manhattan. Y permanentemente estaba averiado el sistema de distribución de energía.

Tesla, en cambio, creía en un modelo basado en la corriente alterna. La pugna entre ambos pasó a la historia como ‘la guerra de las corrientes’. Ganó Tesla con su modelo, mucho más eficiente. Gracias a él apretar hoy un interruptor ilumina nuestras casas. Pese a que la memoria histórica ha sido más benévola con otros inventores (Edison, Hertz, Volta...), el mundo debe mucho al enigmático Nikola Tesla.

Gran ingeniero y con una memoria notable (heredada, según él, de su madre: analfabeta pero capaz de recitar poemas épicos serbios que ella nunca pudo leer), Tesla poseía además una infinita capacidad de trabajo: le bastaba con dormir dos horas al día y, si el trabajo lo requería, podía estar 80 horas sin pegar ojo.

"No hay emoción más intensa para un inventor que ver una de sus creaciones funcionando,  decía. Esa emoción hace que uno se olvide de comer, de dormir, de todo". A ese ritmo se empeñó en resolver el primer gran reto que Edison le puso, a solo un año de su llegada: rediseñar sus generadores de corriente continua. Si lo lograba, recibiría 50.000 dólares. Pero cuando se dirigió a su jefe para exigir su paga, Edison sonrió: "Ay, ¡qué poco ha aprendido usted del humor americano!".

Despechado, Tesla abandonó la compañía sin aceptar el aumento de sueldo que se le ofrecía. Poco después, Tesla encontró a su gran aliado en el "conflicto eléctrico" con Edison: el rico empresario George Westinghouse. Este contaba ya, desde 1886, con una pequeña red eléctrica en Massachusetts, basada en la corriente alterna. Pero le faltaba la clave para distribuir la electricidad a gran escala. El motor de inducción, ya inventado y patentado por Tesla, era esa clave. Según la leyenda, el empresario ofreció al inventor un millón de dólares y un porcentaje de los beneficios por los derechos de todas sus patentes.

Los papeles que han llegado hasta hoy aportan otras cifras: 60.000 dólares por la adquisición de 40 patentes; cinco mil en metálico y el resto en acciones. Tesla, además, recibiría 2,5 dólares por cada caballo de potencia generado gracias a la electricidad vendida. Cuando las cosas adquirieron una escala mayor, este pago resultó inviable. Hubiese convertido a Tesla en un multimillonario sin precedentes…

Aquellos fueron años intensos, tanto en los laboratorios como en los incipientes medios de comunicación. Tesla y Edison trataban de convencer a la opinión pública de las bondades de su sistema y de los peligros del método rival. Edison no dudó en congregar a periodistas y curiosos para mostrarles los peligros de la corriente alterna aplicando descargas a perros y gatos que mandaba recoger de la calle. Filmó incluso la ejecución de un elefante del circo de Coney Island que había matado a tres hombres. Esto ocurría en 1903.

Años atrás, Harold P. Brown (un ingeniero secretamente financiado por Edison) había inventado la silla eléctrica. Se utilizó por primera vez en agosto de 1890, y uno de sus objetivos era desacreditar a la corriente alterna que empleaba...

 Tesla también fue un mago en utilizar a los medios. Ya célebre, los periodistas se peleaban por arrancarle una entrevista, siempre generosa en titulares. "El presente es vuestro –decía–, pero el futuro es mío". O: "A lo largo del espacio hay energía, y es una mera cuestión de tiempo que los hombres logren aprovechar esa energía. El científico no busca un resultado inmediato. No espera que sus ideas avanzadas sean fácilmente aceptadas. Su deber es sentar las bases para los que vendrán, señalar el camino".

Desde este punto de vista, Tesla marcó incluso el camino hacia el SMS, el e-mail y el whatsapp: "Cualquier persona, en mar o en tierra, con un aparato sencillo y barato que cabe en un bolsillo, podría recibir noticias de cualquier parte del mundo o mensajes particulares destinados solo al portador; la Tierra se asemejaría a un inconmensurable cerebro, capaz de emitir una respuesta desde cualquier punto".

 A su vez, los curiosos de la época se agolpaban para ver su demostración pública del primer dispositivo movido por un mando a distancia: un pequeño barco que dejó atónitos a cuantos se acercaron al Madison Square Garden. Volviendo a la "guerra de las corrientes", el equipo de Westinghouse y Tesla logró hitos en la Feria Internacional de Chicago, en 1893, dedicada al invento de moda: la electricidad. Para iluminarla, se optó por los generadores de corriente alterna. La otra gran victoria llegó ese mismo año: el grupo de expertos que debía decidir qué sistema adoptar para aprovechar el potencial hidroeléctrico de las cataratas del Niágara otorgó el contrato a Westinghouse, desechando a otras compañías; entre ellas, la de Edison.

Muchos dudaban de que el sistema cumpliese su objetivo: alimentar la demanda de la creciente industria de Búfalo. Tesla aseguró que esas cataratas podrían alimentar a todos los Estados Unidos. Y consiguió que su método se implantara en la mayor instalación eléctrica construida hasta la fecha.

En 1915 se habló de un supuesto premio Nobel compartido por Tesla y Edison. Se desconoce hasta qué punto el rumor se basaba en hechos reales. El reconocimiento nunca llegó.

Hoy, Tesla es visto como un gran castigado por la historia que acabó sus días empobrecido (los contratos con Westinghouse quedaron anulados por lo inviable de pagarle lo establecido) y sumido en la manía persecutoria.

Visto su impresionante currículum, ¿qué lo condenó al olvido? Algunos creen que su escasa habilidad para los negocios: fue incapaz de encontrar una gran corporación que "esponsorizara" sus logros. Otros hablan de su genial pero retorcida mente. Es más que probable que sufriera algún tipo de trastorno obsesivo compulsivo, que podría explicar algunas de sus excentricidades, como su obsesión con el número tres, que le instaba a dar tres vueltas a la manzana antes de entrar en un edificio, o que lo llevó a pasar sus últimos años en la habitación 3327 (un número siempre divisible por tres), del piso 33 del New Yorker Hotel.

 ¿O temió la comunidad científica reconocer a quien, al final de su vida, aseguraba haber captado señales de los extraterrestres con uno de sus inventos? Allí, en el New Yorker hotel, Tesla murió en 1943, a los 87 años. No tuvo hijos ni se casó. Decía haber sido célibe toda la vida porque eso le permitía centrarse en su trabajo.

"Todo mi dinero lo he invertido en experimentos para realizar nuevos hallazgos que permitan vivir mejor a la humanidad", dijo. Tras su muerte, el FBI (al dictado de Edgar Hoover)  se incautó de sus papeles por miedo de que cayeran en manos equivocadas: Tesla aseguraba haber inventado un rayo capaz de acabar de un solo ‘disparo’ con todo un ejército. Nunca llegó a probarse. Para algunos fue el más grande inventor del siglo XX.

NOTA DL BLOG : Si "leyésedes" ahora, amigo lector, me hareís merced de lo siguiente que os señalo abajo. No me confundaís con cazurros, esos truhanes de vil conducta que al vulgo entretienen o con los tontos que se fingen listos y cuentan parlas vacias.

 Existe una estupenda biografía sobre Tesla escrita por Jean Echenoz y titulada "Relámpagos", de la editorial Anagrama y cuya primera edición es de enero 2012.

Parece que está claro que la tecnología ideada por Tesla puede servir para crear armas poderosas: rayos de partículas de alta frecuencia u ondas de frecuencia baja que pueden ser utilizadas para afectar las ondas cerebrales y posiblemente inducir a un estado mental determinado. Ahora bien, no sabemos si el gobierno de Estados Unidos o alguien más usa este tipo de armas.

Ese es el asunto medular: ¿nos estarán disparando frecuencias, patrones mentales desde el espejo ionosférico del cielo? No tenemos forma de comprobarlo, aunque existen miles de páginas que afirman esto. Lo cierto es que la cuestión de los campos electromagnéticos de la Tierra y del sistema solar es clave para nuestro futuro. Los estudios más serios en relación a una posible catástrofe global apuntan a que ésta (una tormenta geomagnética) sería una de las formas más probables. Estamos inextricablemente conectados a la electricidad del universo.


18 comentarios:

  1. Muchos genios que se han llevado "las medallas" no son si no simples copiadores o malos imitadores de los "auténticos" genios que permanecen en el olvido por razones siempre "raras"... Ocurre en muchos campos y en variadas disciplinas. Tal vez por eso lo que más se envidia es el talento. Y ay, de aquel que lo tenga... Como no pueden robárselo ni comprárselo, lo sepultan en toneladas de olvido o de cosas peores...

    Saludos Don Javier :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON GEORGE
      Efectivamente es así : los mediocres envidian a los genios y trataan de copiarlos para luego quedarse con todos los honores.

      Tesla se sentía una hormiga ante las grandes corporaciones y los millonarios que le timaban una y otra vez. Dado que era un ser solitario que apenas hablaba más que con las palomas de los parques, carecía de apoyos para su incansable cerebro siempre inventando algo.

      La segunda parte de su fracaso radica en que no se sometía como un lacayo ante nadie. Y ese es gran pecado en las sociedades aún más civilizadas.

      Eliminar
  2. Indudablemente, Tesla tenía mucha chispa.

    FugisaludoS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON FUGITIVO
      Buen chiste : era pura chispa el hombre. Vivía entre conexiones eléctricas.

      Eliminar
  3. Ignoro, si como tú apuntas, los USA nos estarán disparando frecuencias, patrones mentales desde el espejo ionosférico del cielo con fines más o menos publicitarios o bien políticos. Pero conmigo lo llevan crudo dado mi grado de animadversión a todo lo que huela a yanqui.

    Lo que no me cabe la menor duda es que quien va a ponernos las peras a cuarto serán las tormentas solares, que estas llegan sin previo aviso y dejan los campos electromagnéticos de la Tierra hechos unos zorros.

    Según estudios avalados por infinidad de observatorios astronómicos e incluso por la NASA, existen datos de que en breve lapso de tiempo nuestro planeta puede ser bombardeado por una tormenta solar de proporciones gigantescas, lo que generaría una tormenta geomagnética cuyos efectos letales destruirían la totalidad de comunicaciones espaciales y terrestres.

    O sea, que lo llevamos crudo, querido Tellagorri. Nos tendremos que comunicar con señales de humo. Como los indios sioux.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR DE VALERO
      Don José Luís, todo lo que relato sobre los controles desde la inosfera o métodos para incluso alumbrar la Tierra entera de noche mediante conexiones geomagnéticas, eran ideas de TESLA y lo tomaron por loco.

      Ahora sabemos que es factible todo lo que predijo.

      Lo de inocularnos las ideas desde Usa al Mundo entero ya lo están haciendo sin necesidad de aparatos : tanto en Shangai como en Moscuú, Praga o Islandia todos comen, visten y cantan las mismas prendas, alimentos y canciones. Hasta estos ordenatas los tenemos similares en todo el Globo, e incluso los pastores de los montes más aislados llevan encima un teléfono celular.

      Viejo amigo, lo llevamos crudo y más que lo van a llevar los que vienen detrás y que ya se comienza a notar : cada vez hay menos individualidas y más masa borreguil.

      Eliminar
  4. Sin duda un genio que anteponía el conocimiento al dinero.

    Del tema de extrañas armas, como suele ser habitual hay un poco de paranoia. Hace no tanto se pasaba por correo un presentacion de powerpoint, señañando una base metereologica de las fuerzas aereas americanas como una de esas armas (para modificar el clima). No importa que científicos digan que esas antenas no pueden hacer lo que se supone hacen, la conspiranoia, como la envidia, suele apabullar la realidad. ¿Habrá armas de ese estilo?..vayan a saber, pero si las hay me extrañaría las enseñaran a los 4 vientos.

    De las tormentas magneticas del sol, siempre las ha habido, como el calentamiento/enfriamiento de la tierra. Sí es cierto, que dada nuestra dependencia de todo los aparatos electronicos, por no mentar los satelites de comunicación, andan acojonados con que el sol lance una buena andanada electromagnética, que dejara tocadas comunicaciones e incluso centrales eléctricas. De hecho hace más bien poco sufrimos una bastante maja, pero tuvimos suerte por el ángulo de choque de esa tormenta solar con el campo electromagnetico de la tierra, que por lo visto es importante. Ahora, es cosa de tiempo que nos arree una buena y entonces ya veremos. Yo no he leido al respecto que corra peligro el ser humano por algun destrozo irreparable en nuestra atmosfera, pero que podria hacer mucho daño indirectamente.. sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Estupendo y completísimo comentario.

      Tal como dices, en cuanto nos coja una tormenta solar de las de verdad todo el sistema productivo, de comunicaciones y confort doméstico se van a ir a tomar por saco. Las fábricas usan máquinas computerizadas, los trenes y viones también, y la comunicación se basa en ondas electrónicas.

      Los miles de rascacielos y demás edificios a los que se accede con ascensores quedarán obsoletos, así como muchísimos vehículos.

      Eliminar
  5. Las corrientes electromagnéticas ya nos están controlando la vida. El aire que nos rodea está lleno de ondas producidas por la radio, la televisión, el internet, los teléfonos móviles, las cámaras de vigilancia y hasta la cafetera eléctrica. ¿Qué otra cosa puede explicar la estupidez supina en la que estamos inmersos?
    Preciosa pamela la de Feliciana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente deducción, DON BWANA. Entre tanto "parato" emisor de ONDAS como cita, era previsible que la masa humana nos volvieramos medio tontos o al menos como las ovejas y sus rebaños.

      Pues, lo cierto es que, a pesar de que las damas no se lo van a creer, los dos hemos elegido a Feliciana como simpática y atractiva por razón de su PAMELA.

      Eliminar
  6. Pues eso va a ser. Ahora comprendo porqué hay días que vas por la calle y te pide el cuerpo pegar al primero que te pregunte la hora, ya me quedo con la conciencia más tranquila.

    En las personas también hay electricidad y no solo estática. Si es cierto que pueden hacer experimentos raros con las ondas electromagnéticas, estamos perdidos, podrían pararnos el corazón. Precisamente le iba a proponer a aspi experimentos conjuntos en este sentido para hallar la forma de hacerlo de forma selectiva. Qué pena que ahora no tenga tiempo porque sería la solucción definitiva a gran parte de nuestros males.

    El experimento se llamará: El poderoso influjo de la Luna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      Apoyo incondicionalmente tu proyecto de "EL PODEROSO INFLUJO DE LA LUNA" para el envío de rayos electromagnéticos de forma selectiva para inducir a los elegidos a un estado mental de total letargo. Como si hubieran recibido anestesia total para elefantes.

      Eliminar
  7. Si me llego a perder esto me muero!!!!!!!!!!!!!!!!Me tenías con los ojos como platos.Vayaaaa interesante historia don Tella.Es cierto lo que dice Candela, mi hija y yo somos tremendas con la electricidad,los coches no podemos ni tocarlos ...los carros de la compra...etc,incluso,fijate,un día,dandole un beso a mi marido, saltooo tal chispa jajajajjajajaja que me dijo que nunca más se me acercaba jajajajjajaja.Mentiraaaaa,mentirooosoooo!volvió a hacerlo.Pero nos reimos cantidad. Ahora...lo que comentas pufffff como que da terror y como que yo no creo que no sea cierto.Pienso que pueden hacer de todo y sin ningún tipo de escrupulos.Voy a apuntar este libro don Tella, me parece realmente apasionante lo que acabas de contar.Y dá...pánico...como lo de las torres gemelas...son cosas que ahí están...se comentan y nunca se sabran.Millllllllllllllll besazossssss y millllllllllllllll gracias eres el mejor profe que me encontré delante de mis narices!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!:):):)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MIDALA
      Yo tampoco conocía de la existencia de este tipo y he consultado diveros sitios de internet y en efecto es el que inventó casi todo lo que se inventó en el XX y además puso las bases de lo que ahora es internet e incluso la fórmula para iluminar toda la Tierra.

      Le perjudicó que era un solitario que no tenía ni un sólo amigo o amiga, que sólo hablaba con las palomas de los parques, y que el dinero le importaba un carajo.

      Cualquier día va a caerte un rayo electríco artificial enviado por un marine Usa y te vas a quedar mirando a Calatayud. Si para colmo eres una portadora de cargas eléctricas, como dices, podrías crear un problema de EMERGENCIA NACIONAL.


      Un millón de besos, galeguiña.

      Eliminar
  8. Es que hay muchos genios que están tarumbas, no digo que sea el caso, pero seguramente se vio perjudicado por su temperamento excéntrico (eso que describes es de obsesivos maníaco-compulsivos)y luego también hay mucho listo (lo cual, tristemente a menudo, sale más a cuenta que ser inteligente)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      Sí, era un excéntrico total que tenía varias manías, pero ninguna molesta para los demás. En primer lugar usaba ropajes y atildamiento de élite, se alojaba en hoteles que le dieran habitaciones con número que fuera divisible por TRES, odiaba los ascensores y subía a los pisos, por muy altos que fueran, contando los peldaños y dividiéndolos por tres, sólo hablaba con palomas e incluso las curaba y operaba quirurgicamente si alguna tenía una pata o ala rota, y exigía concretos alimentos y bebidas allí donde fuera.

      Lo timaron en varias ocasiones y pudiedo ser un multimillanario no le daba la menor importancia al dinero y se dejaba timar.

      Y , claro, hubo también mucho listo. Montones de inventos suyos, como la Radio, los patentaron otros.

      Eliminar
  9. Un genio que estaba como una chota, ah, y como el PP, pésima política de comunicación, no supo venderse.

    En cuanto a tu teoría final (de la cual no me he enterado ni leyéndola 3 veces) es evidente, hay una relación directamente proporcional entre el número y tamaño de los móviles y la gilipollez apañola.

    addenda - pues como se jodan los ascensores vamos apañaos, es lo más parecido al horno holandés que podemos aplicar a los vecinos molestos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Tu primera afirmación es cierta porque se salía de lo común y tenía manías y costumbres de chiflado total. Pero su cerebro era una máquina de genialidades.

      Quiso establecer, por ondas que emitía un aparato que inventó, comunicaciones con extraterrestres y lo tomaron por loco del todo. Ten en cuenta que en aquel entonces incluso volar en un avión era una quimera.

      Lo de que el número de móviles y la jilipollez española actual es probablemente una causa efecto absolutamente real. Porque no es posible que haya tanto tonto y estúpido dedicado a ver partidos de futbol por TV o a ver Belén Estebán y no le importe lo más mínimo que dentro de unas semanas tengamos que buscar lugares donde queda hierba para poder comer.

      Eliminar