19 octubre 2009

Oñate, feudalismo vivo y efectivo hasta 1845.


Donde se relata la increíble historia de una localidad española, Oñate ( en Guipúzcoa), hoy próspera e industrial con manufacturas de chocolates y electrodómesticos , que no perteneció a región ni autoridad alguna hasta el año 1845, y cuyo señor feudal unicamente rendía vasallaje feudal al rey de España hasta esa fecha.

Los de Guevara disfrutaban del Señorío de Oñate desde 1149 y hasta 1845 en calidad de señores feudales. Hasta la anexión de Guipúzcoa a Castilla (año 1201) eran vasallos del reino de Navarra, y posteriormente de Castilla.

Por tanto, la villa no pudo ser guipuzcoana o alavesa y su señor dependía directamente del rey. Era una de las principales facciones gamboinas, y durante los siglos XIII y XIV se apoderaron del patronato del monasterio de San Miguel (de carácter episcopal) y de las ferrerías de Zubillaga.

Sus clérigos dependían de la diocésis de Calahorra. Los habitantes de la Villa de Oñate pretendieron en numerosas ocasiones desprenderse de los privilegios del Señorío y unirse a Alava o a Guipúzcoa, pero siempre fracasaron ante los Guevara.

En 1388, 87 hidalgos presentaron un listado de desafueros para desligarse del señorío feudal, y Beltrán de Guevara los procesó criminalmente, mandando quemar sus casas, talar sus manzanales y desterrarlos.

Pedro Vélez de Guevara acordó que los alcaldes de la villa los designaba él directamente, así como que era él único Juez en primera instancia de todo el señorío.Fue el responsable directo de la quema de Mondragón en 1448. en las luchas de gamboínos y oñacinos.

Iñigo Vélez de Guevara se enfrentó al Condestable de Castilla, que hizo caso a los vecinos para sanar las injusticias del señor, pero el de Guevara se salió con la suya y evitó que la ciudad se incorporase a las Juntas o hermandad de Guipúzcoa.

A pesar de que el señorío era refugio de bandidos y perseguidos de la Justicia y de que el rey ordenase la entrada violenta del Corregidor con sus tropas en la ciudad, sólo se consiguió que el de Guevara entregase a algunos de los foragidos, pero sin mermar sus derechos feudales.

Los derechos señoriales consistián en : administrar la Justicia, designar a los alcaldes de Oñate y Salinas de Leinz, a los escribanos (notarios), cobranza de tributos pecuniarios y capitanía de guerra de la gente armada del señorío., cobraba los derechos de carcelaje de los presos y dictaba sentencias de horca. También disfrutaba del derecho de "puerco ezkurbeste" y que consistía en que de cada rebaño de puercos que se engordasen en los montes, le hubiesen de dar uno al señor.

Se regía por la leyes del reino de Castilla para los temas con hidalgos, y por el fuero navarro respecto a los labradores y plebeyos.

En 1539 el obispo Mercado y Zuazola donó al señorío la construcción de una Universidad, siendo a su costa la construcción de los edificios y dotaciones.

Diversos alcaldes e hidalgos principales se rebelaron sucesivamente, siendo notable la del alcalde Juan Pérez de Lazarraga, pero siempre hubieron de doblegarse al señorío quien los desterraba tras despojarlos de todos sus bienes.

Durante las guerras carlistas, Oñate fue una de la capitales y cuartel general del Pretendiente, refugio de tropas carlistas derrotadas, sin que Espartero ni demás sucesivos generales se atreviesen a entrar en la Villa.

Funcionó una fábrica de armas y una maestranza, se tiró la Gazeta oficial del reino y ejército carlista.

Por fin, en 1845 se llegó a la anexión de Oñate a GUIPUZCOA, como querían sus habitantes, y dependió desde esa fecha de la Juntas Generales en todo lo relativo a a lo político, administrativo, judicial y económico.

Esta anexión la aceptó el Señor de Oñate bajo determinadas condiciones que fueron aceptadas:

a) que se construye una carretera de coches desde Ormaiztegi a Oñate, b) que la Provincia le pagase 20.000 reales anuales y c) que se le aumentase a la Universidad de Oñate la asignación de mantenimiento.

Y a partir de ahí, Oñate se incorporó como miembro a las Juntas Generales de Guipúzcoa y se le asignó el segundo asiento a mano izquierda del Corregidor (Gobernador del Rey).

Tellagorri





8 comentarios:

  1. ¿Se podría buscar, Javier, algún paralelismo entre Oñate y Osuna en Sevilla? Creo que al menos, comparten feudalismo y universidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. FERNANDO
    Desconozco la historia y características políticas de OSUNA.

    Lo siento. Mis conocimientos de Historia detallada sobre localidades abarcan a Vasconia y Navarra.
    La historia de localidades de toda España es algo muy complejo y profundo, fuera mi alcance.

    ResponderEliminar
  3. Tella, es que haces muy amena la historia y cada vez que leo tus post se me despierta la sana curiosidad por saber más.

    El de hoy me ha gustado especialmente, por que no tenia ni idea del tema.

    ResponderEliminar
  4. Pues me sucede como a Isra:desconocía la historía de Oñate.
    Un post muy interesante,Javier.

    ResponderEliminar
  5. Es fascinante la cantidad de hechos insólitos y curiosidades feudales que se dan en Vascongadas. Lo de Oñate es increible. Raro es que los abertzales y peneuveros no le hayan incado el diente al tema todavia, par demostrar que el nacionasmo vasco ya estaba presente entonces.
    Un abrazo para el mejor historiador de las Vacongadas

    ResponderEliminar
  6. CHARNEGUET

    Lo curioso es que los nazios, probablemente y porque son semi-analfabetos, no deben de tener ni idea de esta rareza feudal.

    Gracias por el elogio GRAN CHARNEGUET.

    ResponderEliminar
  7. Mis felciitaciones por tan magnífico texto. Me pregunto si puedo copiarlo en mi blog http://clubdeguevara.blogspot.com/, le quedaría muy agradecido. Mi enhorabuena de nuevo.

    ResponderEliminar
  8. Amigo JUAN JESUS, puedes copiar lo que quieras. Si citas el origen, mejor.
    Un cordial saludos y gracias por la visita.

    ResponderEliminar

Si algún comentarista o lector del bloc lee algo de un tal METAL, hágase a la idea de que es un esquizofrénico analfabeto con vocabulario limitado a CUATRO PALABRAS INSULTANTES.
Por tanto, ni caso.