07 enero 2009

ISLAMISMO e Hipócritas dirigentes

Hacemos propias las palabras de Geert Wilders cuando afirma que “Israel es nuestra primera línea de defensa”

Es el momento de recordar a los lectores del Blog que un total de cincuenta y cuatro millones de musulmanes viven ahora en Europa.

La Universidad de San Diego afirma que el 25 por ciento de la población en Europa será musulmana dentro de 12 años. Bernhard Lewis ha pronosticado una mayoría musulmana en Europa a finales de este siglo.

Tal como afirma el político holandés, “los números no serían una amenaza si los inmigrantes musulmanes tuvieran un fuerte deseo de integrarse”. Sin embargo, hay pocos indicios de ello.

El Pew, Centro de Investigación, afirma que la mitad de los franceses musulmanes sitúan su lealtad al Islam por encima de su lealtad a Francia. Un tercio de los musulmanes franceses aprueban los ataques suicidas.

El Centro Británico para la Cohesión Social afirma que un tercio de los estudiantes musulmanes británicos están a favor de un califato en todo el mundo.

En Holanda, la mitad de los musulmanes holandeses admiten “entender” los ataques del 11 de septiembre.

En España, ya comenzamos a sufrir la imposición islámica apoyada por la política ‘buenista’ y cómplice de Zapatero. Se han unas fotografías de infomelilla.com que demuestran que los radicales islámicos no sólo están en Palestina. Ya están aquí, entre nosotros. Y han llegado para imponer su doctrina y pisotear la libertad que tanto costó conseguir a nuestros antepasados.

Algunos nos dicen que todos los musulmanes no son iguales. Quizá tengan razón, pero lo primero es lo primero.

Queremos ver a esos supuestos musulmanes moderados combatir firmemente a los radicales. Y ese combate no se debe limitar únicamente a la publicación de alguna ‘fatwa’ que pronto queda en el olvido.

Queremos ver a los musulmanes españoles, que supuestamente apuestan por la democracia y la libertad, en primera línea de combate contra el integrismo que, por ejemplo, ahora domina Palestina.


Photobucket


Para muchos la llegada de Sarkozy a la presidencia de la república francesa representaba mucho más que la victoria partidista de una formación de derechas sobre otra de izquierdas; más incluso que la llegada al poder de un líder nacional con un futuro prometedor.

El inflamado patriotismo de sus discursos (magistralmente redactados por Henry Guaino) logró conectar con el sentir del pueblo (de izquierda y derecha) como ningún otro político lo había hecho en lustros.

Consiguió con ideas (que cualquier europeo con sentido común suscribiría) lo que otros no habían conseguido anteponiendo sus mezquinos intereses: vencer y convencer.
No es de extrañar, por tanto, que Sarkozy se presentara a nuestros ojos como el motor de una nueva Europa capaz de superar sus sempiternos complejos partidistas y de defender los intereses comunes de una cultura y una historia (por ejemplo,las nuestras) abandonadas a su suerte por una casta gobernante que anda más preocupada en hacerse querer por otras civilizaciones que en defender la suya.

Pensamos, pues, que Sarkozy sería diferente; que no tenía que pensar lo que decía porque se limitaba a decir lo que pensaba. Hoy no podríamos repetirlo. Abogar por la convivencia no es defender y animar la expansión del Islam. Confiar en la sagacidad y en la tolerancia de quienes profesan una religión que en sí misma significa sumisión, solo puede ser propio de ignorantes o de demagogos.

Y acaba de decir a los máximos jefes musulmanes de La France lo siguiente :

"Sé que Francia podrá contar con vuestra sagacidad y, sobre todo, con una mejor comprensión del mensaje coránico, que predica la paz y la tolerancia.”



¿Cómo es posible que afirme, con todo el rostro, que el Coran es "paz y tolerancia", cuando en la relaidad es la personificación de la intolerancia más absoluta y la predicación del exterminio de quien no sea seguidor de Alá?

Photobucket


6 comentarios:

  1. Son una caterva de acojonados por los islamistas, los dirigentes europeos, y cederán siempre hasta que sea tarde.
    Toda esa propaganda en las Noticias de todos los medios europeos informando de "los pobres niños asesinados por Israel en su ataque a Gaza es una muestra del pánico a molestar a los muslimes.

    No explican nunca el hecho de la población israelí sometida al terrorismo permanente de los de Hamas y sus cohetes.

    ResponderEliminar
  2. Antes de invadir Polonia, las excitadas mentes nazis ofrecieron trocar los judíos centroeuropeos por 40.000 camiones ingleses con sus repuestos, a lo que Londres se negó.

    Ofertaron trasladarlos en masa a Madagascar si la comunidad internacional ponía los fletes, y no hubo respuesta.

    Se sugirió emigrarlos a EEUU y éstos restringieron los visados.

    Hasta Pío XII miró para otra parte para no ver el Holocausto.

    Más que la Declaración Balfour este sentimiento de indirecta culpabilidad occidental facilitó que en 1948 las Naciones Unidas votaran la partición de Palestina y la creación de un Estado judío.

    Hoy la izquierda europea ha mudado de pensamiento hacia un antiisraelismo, y hasta antisemitismo, que tiene a los palestinos por víctimas de un nuevo Holocausto, equiparación inasumible.

    La entrada en Gaza es una barbaridad y, probablemente, un error militar. Además, los suicidas de Hamas que desventran a los jóvenes que salen de las discotecas de Haifa o Tel Aviv, o la cohetería sobre poblados judíos, son flor noticiosa de un día, pero la espectacularidad aérea israelí desborda los telediarios.

    Jerusalén tiene perdida la batalla de la opinión pública, pero el contexto es complejo y poco sentimental.

    Hamas es una organización terrorista islámica aunque haya ganado unas elecciones en Gaza y en su estatuto 17 se proclama la guerra santa contra Israel. Su propósito no es crear un Estado palestino sino destruir el Estado israelí.

    Igual que Hizbulá en el Líbano. No se les puede sentar a una mesa de negociación.

    Y entre nosotros, ZP no hace declaración alguna cuando el primer ministro iraní proclama su aspiración de arrojar a los judíos al Mediterráneo, mientras le guiña el ojo de la Alianza de Civilizaciones.

    ResponderEliminar
  3. La hipocresía va unida consustancialmente a la política porque a nadie le gusta que le canten las verdades del barquero.

    En cuanto al "acojonamiento", no creo que sea una cuestión únicamente de los políticos/dirigentes europeos, creo que es algo generalizado en las mentes europeas. Muchos piensan que disculpando a los violentos, éstos les van a dejar en paz. Como se ve, una vez tras otra, los efectos son precisamente los contrarios.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Nora, Don Jimeno y Prieto por vuestros comentarios.

    Pienso igual que Nora respecto al acojonamiento o pánico de las masas o GENTÍO ante los moros ("Moro" es la palabra que usaban los romanos para designar a los africanos del norte, de mourous o Mauritania, y que los clásicos como Cervantes y Quevedo usaban para designar a todos los mahometanos, indistintamente con "el turco".

    ResponderEliminar
  5. Campaña de bloggers QUEREMOS LA PAZ PARA GAZA. bajate el banner
    bajate el banner
    NO MAS NIÑOS MUERTOS POR UNA GUERRA ABSURDA

    ResponderEliminar
  6. Para JOSE TORERO :

    Decía Golda Meir –laborista por cierto- que los palestinos odian más a los judíos que aman a sus hijos.

    Visto el uso que esta haciendo Hamas de los niños palestinos, sin duda tenía razón.

    Puede entenderse que ante la diferencia de potencial bélico entre Israel y los palestinos, estos acudan a tácticas guerrilleras para enfrentarse a sus enemigos.

    Ahora bien lo que no puede entenderse de manera alguna es que se use deliberadamente a la población civil propia y en particular los niños como parapetos.

    Israel sin duda gana las batallas militares, pero la batalla de la propaganda, hace años que la están ganando los palestinos.

    ResponderEliminar