PARQUE ALDERDI EDER de San Sebastián

10 abril 2017

Medrar y medrar para forrarse


Medrar y medrar ha sido la pasión de casi todas las camarillas políticas, áulicos, privados, validos y consejeros desde el siglo XVII. De Felipe III a Juan Carlos I, de Lerroux a Roldán, del estraperlo a Filesa, de Valencia a Murcia, con los Austrias o los Borbones, con la derecha y con la izquierda los gobernantes trataban de forrarse, aunque algunos terminaban en el patíbulo.

Los pícaros y los bandidos románticos eran literatura; mientras los ministros y gobernadores, los virreyes y consejeros del rey, se untaban con el dinero público, con los tesoros de las colonias, con las obras públicas. No los ahorcan, como antes, pero se les putea y casi se les lincha en la puerta de los juzgados o en los telediarios. A veces analizamos como apetito de poder lo que es en realidad una lucha por el empleo.

R.  POZO


6 comentarios:

  1. Son como una plaga, arrasan con lo que pillan y todo les viene bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE.
      Imitan a los tiburones y a las garrrapatas : todo es bueno y cuanto más se chupa la sangre del prójimo mejor se sienten.
      Eso de que antes los ahorcaban y ahora no pero pasan por los telediarios, es en los mínimos casos porque ahí siguen atracándose algunos y nadie dice ni muuuuuu.

      Eliminar
  2. Como bien dice, LOS PICAROS y LOS BANDIDOS estaban en la Literatura, pero los reales eran y son los ministros, virreyes y gobernadores o cargos con mando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CARMELO.
      Es una ironía del escritor R. del Pozo pero refleja una realidad que es muy poco virtual.

      Eliminar
  3. Como dice TWAIN en la imagen del post, "Es más facil engañar a la gente que convercerlos de que han sido engañados".

    Y eso sucede en España con por lo menos la mitad de la población. Y hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el peor mal de este país : que somos más fanáticos de la adicción al forofismo en todo que razonables. Se vota a Partidos sin pensar si serán capaces de resolver los problemas, basándose en simpatías parecidas a la que hay en el futbol.

      Eliminar