Juana Felisa Isabel culturizándose

05 abril 2016

Israel no exagera con sus medidas.


"Si Bélgica sigue comiendo chocolate y disfrutando de la buena vida con su liberalismo y su democracia, y no entiende que algunos musulmanes están planificando actos de terror, nunca será capaz de luchar contra ellos".
La frase la ha pronunciado el ministro israelí de Transportes, Israel Katz.
En estos días de desconcierto, en los que se busca a la desesperada un imposible escudo mágico que impida nuevos atentados, se empieza a imponer una corriente dura de pensamiento: la de quien aboga precisamente por la israelización de la vieja Europa, quien defiende que sólo con el blindaje y el extremo celo se pueden prevenir más masacres, quien cree que Katz no está falto de razón y sobra buenismo.

¿Es tan eficiente realmente el modelo israelí como para copiarlo? El primer modelo de seguridad que desde Israel se empeñan en exportar (y que no pocos gobiernos están empezando a estudiar en serio) es el del Aeropuerto Internacional Ben Gurión de Tel Aviv.
Sus gestores sostienen que son numerosas las consultas que están recibiendo de países y compañías aéreas para adaptar el sistema a Europa, especialmente desde los atentados de París del pasado noviembre.
El dispositivo cuenta con 11 puntos diferentes de seguridad y el control efectivo sobre los pasajeros comienza unos tres kilómetros antes del propio complejo de salidas, llegadas y pistas. Todo, dispuesto en anillos de seguridad que se van superando.
En el primer punto de control, nada más tomar el desvío al aeropuerto, ya hay unas garitas en las que personal armado preguntan quién va y a qué se va; se pide la documentación y, dependiendo de la sospecha o del nivel de alerta, los coches, taxis y hasta minibúses son apartados e inspeccionados por agentes y perros.
Superado este control, se conduce hasta las distintas terminales y aparcamientos. Todo ese trayecto está vigilado con cámaras y se escanean las matrículas de los vehículos. Una vez dentro, la vigilancia es importante en la zona de llegadas y se dispara en las salidas, ante el temor de que se suba a un avión alguien que suponga un riesgo.
Ahí comienza un proceso que, pese a la defensa encendida que hace de él Israel, no deja de recibir quejas por la discrecionalidad y la severidad que implica. Personal de los servicios de inteligencia pululan por la zona, mientras sus colegas se internan en las colas que se ordenan antes de la facturación, en las que le van preguntando uno a uno a los viajeros por sus planes, lo que han hecho en Israel... ¿Dónde se ha alojado? ¿Dónde ha ido? ¿Qué ha comprado? ¿Ha hecho solo la maleta? ¿Tiene amigos palestinos? ¿Ha contactado con alguno? ¿Con quién ha compartido habitación? ¿A quién ha contratado como guía?
Son preguntas habituales. Hasta 2014, superado este interrogatorio había que pasar un control del equipaje en máquinas gigantes que literalmente expulsaban las maletas. Ahora sólo se mandan a abrir las maletas sospechosas, en una zona a la vista de todo el mundo y donde el interrogatorio se repite.

Si se supera, a facturar. Si no, hay toda una parte del complejo destinada a interrogatorios más largos, zonas en las que las preguntas siguen, se mira cada objeto y cada prenda e incluso se llega a obligar a los viajeros a desnudarse o a ser cacheados.
Quedan por delante el control del equipaje de mano, en zonas de cola estrechas y muy controladas, y el de pasaportes, igualmente monitorizado.
Los agentes de inteligencia siguen repartidos a lo largo de todo el aeropuerto, de paisano, entre las tiendas y las salas de espera, y en el caso de volar con la compañía local, El Al, aún puede haber más preguntas antes de embarcar.
Tiene firmados convenios con los países en los que opera su compañía y eso implica que se hagan revisiones especiales aunque no sea en su territorio. Así, en la terminal 4 del Aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas de Madrid, existe un sótano en el que agentes de información de Israel examinan los equipajes de los viajeros que les resultan sospechosos e interrogan de nuevo a quien consideran oportuno. En la puerta de esta sala, un guardia civil vigila desde fuera. Lo que ocurra dentro es responsabilidad plena de Israel porque España ha cedido que así sea. El control de la Benemérita se escapa, los israelíes no responden ante ella.

Este control (que se suele estirar hasta la hora final del embarque y lleva a que los afectados suban al avión los últimos y, en ocasiones, con escolta)  sucede al previo en los mostradores de El Al, donde antes de embarcar hay un primer y completo interrogatorio sobre los planes de viaje.
Pueden preguntar desde por los días de estancia en Israel, la religión que se profesa o la relación sentimental que pueda haber entre los miembros de una pandilla de amigos, por ejemplo.

Dentro de Israel hay vigilantes con detectores de metales manuales y arcos de seguridad y máquinas de escaneo de bolsos en centros comerciales, cines, teatros, oficinas de correos, bancos, discotecas, centros deportivos, universidades e incluso algunos colegios.


14 comentarios:

  1. A pesar del miserable silencio de los medios europeos, esa caterva de hijos de la gran puta, muchos andamos al día de la barbarie palestina desatada sobre civiles israelies: atropellos, acuchillamientos.. todo de forma aleatoria sobre poblacion civil israeli, que ademas, oh!, osa defenderse.

    Israel fue duramente criticada cuando levanto el muro y puso controles, pero mal que pese a tanto meapilas, eso ha salvado muchas vidas y ya las autoridades palestinas hacen llamamientos a sus propios civiles, para que atenten de las formas descritas contra civiles israelitas. Repito, todo ello con el silencio complice de Europa.

    Yo por tanto creo que algún respeto en esto de la seguridad ciudadana, se lo merecen estos israelitas. ¿Es efectivo todo esto?, sinceramente no lo se. Sí que dudo mucho de una sociedad infantilizada ad-nauseam como la europea, vaya a aceptar todo eso, al menos hasta el siguiente atentado de los musulmanes. Pero como digo, algún oido deberiamos prestar a quienes llevan sufriendo esto durante....desde siempre, con nuestro acomodaticio mirar a otro lado siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Tal como dices los plumillas de la prensa europea sienten vergüenza de ser tachados de fachas por airear que los Israeliés son DIARIAMENTE objeto de atentados sobre su población civil.
      Y conforme a lo que explicas creo también yo que al menos en los aeropuertos no estaría nada mal que COPIARAN a los que saben del tema. Todos esos que se reúnen en Bruxelles para decidir nunca nada de sustancial sobre nada.

      Los israeliés complementan sus medidas de seguridad real con las de un servicio de Inteligencia que les sirve para dar en el coco a los jefecillos de Hamás dedicados a lanzar bombas o enviar niños con cinturones de bombas a Israel.

      Eliminar
  2. Pues aquí, la progresía, aún sigue clamando cada vez que le piden el DNI, ni te cuento si les pones la mano encima o les haces abrir la bolsa de viaje. Supongo que en algún lugar, aquellos que todos sabemos, se estarán frotando las manos y dando gracias a su altísimo por las facilidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE.
      La tontera del gentío, como comentas, es proporcional a su incapacidad de razonar y de pensar. A más bobos más progres y más discurseros sobre las "libertades". Y sin seguridad no hay libertad que valga.

      Eliminar
  3. Quizás no hay que llegar a tanto, pero no estaría de más tomarse las cosas más en serio. Pero en general, dar un tratamiento mucho más duro al terrorismo y a los grupos violentos que le justifican, sólo con eso se ganaría mucho.

    Si los potenciales terroristas tienen claro que no va a ser fácil y que no va a salir gratis, y que no van a conseguir sus objetivos (el primero de ellos la publicidad para su causa) se reducirán por "autocensura" o tendrán que buscar otros caminos.

    El terrorista, como el matón del colegio o del barrio, siempre ataca al más débil. Si le plantas cara firmemente te sueles librar de él. A veces no, pero se reduce mucho su actividad. Por un lado hay que darles caña y a la vez, no ponerles tiritas, que nadie los justifique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC.
      Para dar un tratamiento " más duro al terrorismo" los ministros de Europa tendrán que ponerse las pilas y dedicarse a ello porque, al parecer, les encantan las tertulias con buenas comidas pero no son capaces de DECIDIR NADA CONCRETO.
      En USA el problema lo tienen con FBI y CIA que se ocultan mutuamente información y así resulta que luego les vuelan las Torres Gemelas. Aquí hacen lo mismo las dos mil diferentes clases de policias que pululan por Europa.
      Sólo en mi tierra ya tenemos la jaimitada de una Ertzaintza no facilitando información de chorizos y delincuentes a la "guardiasibil", y a la inversa.

      Dice un experto en temas islamistas, y de origen musulmán, que los actuales terroristas NO ACTUAN POR MOTIVOS RELIGIOSOS. Que simplemente son casi todos delincuentes vulgares captados para hacer salvajadas. Que ninguno de ellos, por ejemplo los de Bruxelles y Paris, han ido desde que eran niños a una mezquita y que todos tienen antecedentes penales por atracos.

      Por lo que, al parecer, les encanta "ser alguien" apareciendo en todos los medios. Y esa es la otra batalla a dar : no publicar los nombres de los autores terroristas.

      Eliminar
    2. El tratamiento de nuestros medios de comunicación de los atentados de Bruselas (y anteriormente los de París), y todos los paripés que se han montado en Twitter y demás redes sociales son de vergüenza ajena. Yo ha habido bastantes veces en las que directamente he apagado la tele o la radio, y desde luego que no he seguido la multitud de artículos que han salido en prensa escrita o digital. Parecía que estabas viendo programas del corazón o partidos de futbol, con conexiones en directo y entrevistas al primo del vecino que iba en el metro el día de antes y que oyó la explosión de lejos... un gasto inútil de tiempo y recursos que para lo único que sirve como bien dices es para que haya otro tarado que quiera "ser alguien" montando una buena. Eso, ya sin llegar a hablar de los subnormales que justifican el asunto y disculpan a los autores como si fueran unos héroes y luchadores por la libertad o algo así.

      Tontos no somos, somos lo siguiente.... en una competición quedaríamos segundos por tontos.

      Eliminar
  4. DON CSC
    Qué lástima de sociedad la que nos ha tocado vivir, a pesar de que la Humanidad jamás antes ha disfrutado en general del bienestar actual.
    Debe de ser que la plenitud de satisfaciones particulares de cada quién produce un entontecimiento generalizado. En tiempos del Invicto, en la post-guerra, con aquello de las escaseces de todo el gentío tenía muchísimo más sentido común, y en Europa sucedía lo mismo por causa de ausencia de comodidades tras la segunda guerra mundial.
    Esta Era de tecnicismos y automaticismos, en donde todo está al alcande de todo el mundo, crea embrutecimientos intelectuales que se manifiestan en todos estos casos de atentados o catástrofes.

    ResponderEliminar
  5. Las molestias que esos controles causen a los pasajeros están más que compensadas por dificultar las acciones de esos asesinos. Los gobiernos europeos no se atreven a establecer esa clase de vigilancia por el temor a que la oposición los acuse de establecer un "estado policial". Un paraíso para los terroristas a los que, además, incuban por su afán de darles asilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA.
      Exactamente es así. Bien compensado queda si tienes una garantía de protección anti-atentados, por muchas molestias que causen los trámites de acceso a los aeropuertos.

      Y aquí los memos de siempre vigilantes de la protección de los derechos humanos de los delincuentes, así como de que haya libertad absoluta para asesinar cuando se quiera.

      Mal vamos con esta mentalidad porque hasta los USA, tan cuidadosos ellos de los derechos que ampara la Consti, no dudan en pegarle cuatro tiros a quien les parece sospechoso de algo.

      Eliminar
  6. El origen de este problema es muy sencillo: Durante décadas no se ha tenido valor de imponer filtros a la inmigración por la amenaza constante de los ONGetas y su "eres un racista". De aquellos vientos estas tempestades.

    Ahora pregunto a esos mismos ONGetas: ¿Y ahora? ¿Que solución proponéis?

    PD: Últimamente SOS cinismo y esteban tabarra están muy callanditos.

    http://pimientosfritos.blogspot.com/2012/11/inmigracion-y-delincuencia.html
    http://pimientosfritos.blogspot.com/2013/10/segun-sos-racismo-y-movimiento-contra.html
    http://pimientosfritos.blogspot.com/2014/07/sos-cinismo.html

    ResponderEliminar
  7. El origen de este problema es muy sencillo: Durante décadas no se ha tenido valor de imponer filtros a la inmigración por la amenaza constante de los ONGetas y su "eres un racista". De aquellos vientos estas tempestades.

    Ahora pregunto a esos mismos ONGetas: ¿Y ahora? ¿Que solución proponéis?

    PD: Últimamente SOS cinismo y esteban tabarra están muy callanditos.

    http://pimientosfritos.blogspot.com/2012/11/inmigracion-y-delincuencia.html
    http://pimientosfritos.blogspot.com/2013/10/segun-sos-racismo-y-movimiento-contra.html
    http://pimientosfritos.blogspot.com/2014/07/sos-cinismo.html

    ResponderEliminar
  8. No creo que fuera posible realizarlo en España, tenemos más de 50 aeropuertos (si bien muchos de ellos son peatonales).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON REPÚBLICA.
      Aquí las ONGs, tal como dices, parecen partidos de izquierda y siempre actúan en función de ideologias zurdosas.
      En España se podría israelizar el sistema de seguridad de BARAJAS y de BARCELONA, aeropuertos más internacionalidos.

      Eliminar