Paisaje relajante

25 diciembre 2015

A joderse con las etiquetas de ropa interior

El inicio del título del post es sinónimo, según la RAE, a "jeringar, jorobar, fastidiar, estropear, descomponer, deshacer, vulnerar".

Ana Cadenas dice :
Soy una víctima, realmente todo los somos, puesto que quien estrene alguna prenda de ropa, sea cual sea su edad y condición, se convierte inmediatamente en damnificado de la guerra silenciosa que los precarios empleados de las fábricas textiles orientales mantienen contra su empleadores del primer mundo.

Si no, ¿por qué demonios la etiqueta de la camisa o de la camiseta que me acabo de comprar esta cosida y recosida con hilos indestructibles?
Solo dejando un agujero enorme en la espalda conseguiría desembarazarme de ese mamotreto hiriente. Y es que eso es lo que buscan quienes adosan con tanto énfasis las etiquetas  a las prendas de vestir.
Buscan molestar, picar, transparentarse, hacerse notar y jorobar a quien la lleva puesta.

Quizá esta sea su revancha mientras atizan durante horas la máquina de coser y limpian con esta pequeña venganza el sudor de su frente.
¿De verdad que una bragas necesitan tanto control de calidad y manual de uso? ¿Por qué algo tan delicado y suave ha de llevar incrustado un papel de lija, con letras de papel de lija en forma de etiqueta?




4 comentarios:

  1. Donde no hay publicidad resplandece la verdad, decía La Codorniz.
    Yo entiendo menos aún el que ciertas etiquetas de marca valgan mas que la prenda en que están cosidas, al depreciarse esta en mas del 50% si no lleva la etiqueta de marca.

    En fin, su prima finlandesa, irresistible; hágale llegar mis respetos mas platónicos.

    Abrazo gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TANN
      Lo de la CODORNIZ siempre era genial como sus componentes-autores.
      Es una auténtica cabronada darte cuenta que el dolor en la parte trasera del cuello proviene de una etiqueta adherida a una camiseta o a una camisa y que cuando intentas quitarla te llevas medio cuello de camiseta porque casi imposible soltarla.

      Gracias en nombre de Finlandia y le transmitiré a la interesada tus respetos más cariñosos.

      Eliminar
  2. Creo que todos hemos sufrido esa molesta etiqueta en el cuello, imposible de quitar. Más abusivo me parece que los fabricantes coloquen su nombre en el exterior de la prenda y disfruten de una publicidad gratis con la mayor desvergüenza.
    Me hubiera gustado recibir la visita de esa prima finlandesa, aunque solo trajera carbón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA.
      Esas etiquetas son un incordio hasta que se consigue arrancarlas.
      La finlandesa en culquier momento puede presentarse en su casa. Un poco de paciencia.

      Eliminar