Paisaje relajante

21 noviembre 2015

El café nos salva

Una investigación, de Harward,  sostiene que tomar como máximo cinco tazas de café al día (justamente la cantidad fijada por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) reduciría el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular, diabetes, algunas enfermedades neurológicas o, incluso, por suicidio.
Los datos se han obtenido del seguimiento durante unos 30 años de más de 200.000 hombres y mujeres de los que se estudiaron sus hábitos de vida y su consumo de café diario, un tiempo suficiente para sacar importantes conclusiones respecto a esta bebida.

La más importante de todas es que una taza de café reduce el riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular como el infarto, algo que, en realidad, no es nuevo, ya que estudios previos ya habían sostenido que tres o cuatro tazas de esta bebida reducían la prevalencia en las venas de calcio coronario, lo que influiría en el buen estado de los vasos sanguíneos, y por tanto, alejaría el riesgo de esta complicación.
También se han estudiando los beneficios anti obesidad del café, y se ha observado que esta bebida lucharía contra la aparición de grasa visceral. Qué maravilla una dosis de cafeina por la mañana al levantarse y otra a media mañana.
El bloguero firmante ha alcanzado los 107 años de edad gracias al CAFÉ y LOS CIGARRILLOS.

Aún faltan años  hasta que los de Harward admitan que el tabaco negro es savia de vida. Sucederá cuando las residencias se llenen de vejetes de 60 años con demencia senil y que nunca han fumado. Y cuando descubran que ese porcentaje enorme de cánceres de pulmón en personas no fumadoras es por una causa que ignoran pero que llevan décadas culpando al tabaco.


6 comentarios:

  1. Espero que el estudio esté en lo cierto porque bebo tanto café que, si no me mantiene con vida hasta los 100 años, me fulmina antes de los cuarenta... por no hablar de la desesperación que me supondría enfrentarme a la prohibición (otra) médica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP.
      Ya sabes que los de HARWARD son muuuu serios y llevan 30 años estudiando el asunto. Ahí tienes a la reina de los British y a su mamá bebiendo cantidades industriales de GIN y una vivió 100 años y la otra anda cerca.
      Ni caso a los médicos.
      Desde que era estudiante bebo cafetadas diarias y aún no estoy ni "pallá" ni me falla el motor cardiaco ni ninguno otro a pesar de haber sobrepasado el centenar de años.
      ¿No te lo crees? Pregúntale a Don Bwana que sabe que ambos nacimos en 1908 y lo que más nos gusta es el buen comer y ver bonitas yogurinas.
      Lo que mata son los disgustos provenientes del trabajar. Y las broncas de la consorte.

      Eliminar
  2. Espero que el galón de café que tomo para desayunar equivalga a esas tres tazas del estudio. Por cierto, la espuma que suelta ese café de cápsula me resulta poco agradable.
    Estoy a punto de alcanzar a vuestra merced en cuanto a los años disfrutando de ese éctar, aunque soy más de pipa que de cigarette, pues creo en los perjuicios del papel fumado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA.
      GRACIAS por corroborar lo que sabemos los "experimentados" y que ha de servir para espabilar a toda esa generación de vejetes de 50 años, siempre dolientes y siempre austeros y frugales por lo que les adoctrinan los matasanos de poca sustancia.
      El café de cápsula no me gusta y sigo con la tradición de las cafetadas de Melita eléctrica, esa que cada vez ns obsequia con litro y medio de líquido negro cargado de cafeina.

      La PIPA viene a demostrar mi teoría de que el tabaco, tal como lo consideraban los caribeños indígenas precolombinos, es una fuente de vitalidad.

      Eliminar
  3. Sin café, tabaco, alcohol y chicas no se si se vive más, pero como le dijo mi abuelo al médico seguro que se hace más largo. Mi abuelo no llegó a tan provecta edad, pero llegó a los 95 años, y hasta los 90 corría casi más que yo y me ganaba sacando faena en el huerto azada en mano. Dejó de fumar a los 50 pero no por prescripción médica y hasta el último día nadie le quitó su café (de cafetera italiana, bien cargado y con mucho azucar) y copa de brandy de después de comer (Carlos III o similar ya que otros los consideraba demasiado refinados), mutilado de guerra decía que ahora no duramos porque lo tenemos todo muy fácil.... observar a las yogurinas era uno de sus deportes favoritos, y siempre me decía, búscate novias guapas y jóvenes que feas y viejas se hacen solas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC.
      Yo soy del Club de tu abuelo y me uno a él.
      Es muy buena la frase esa de "Búscate novias guapas y jóvenes............"

      También mi padre era fumador y muy trabajador y se tomaba su copita tras la comida y murió a los 97 años.

      Eliminar