Juana Felisa Isabel culturizándose

23 febrero 2015

Paqui Pedraza, complutense pionera

El día que Jerónimo de Jaras arrancó, a golpe de patadas en el vientre, en plena calle, la criatura que Francisca de Pedraza llevaba en las entrañas, ella, de forma unilateral y sin consultarlo con nadie, decidió que había llegado el momento de atar por el ronzal al cabestro que la apaleaba.

De poco sirvieron los consejos del párroco de la cervantina Alcalá de Henares en los que le indicaba que a este mundo se venía a sufrir y que semejante decisión la abocaría al fuego eterno. Eso no le asustaba.
Un día Francisca vio con claridad la solución: acudiría a la justicia ordinaria. La justicia, como su propio nombre indicaba, debía ayudarla en una situación tan injusta. Pero pronto su dicha se convirtió en desencanto. Le explicaron que ellos no eran competentes para tratar de asuntos que tenían que ver con vínculos tan sagrados como el del matrimonio, así que la remitieron a la justicia eclesiástica. Y Francisca se presentó ante la jurisdicción eclesiástica con las pruebas que demostraban cómo su marido se excedía en las palizas.

Ante el tribunal se desabrochó el jubón y la camisa y mostró, llena de pudor, su maltrecho cuerpo cuajado de moratones. Tras el estupor inicial, y con semejantes pruebas ante sus ojos, los eclesiásticos no pudieron quedar indiferentes. En una sentencia sin precedentes  recomendaron a Jerónimo que fuese "bueno, honesto y considerado con la demandante, y no le haga semejantes malos tratamientos como se dice que le hace". Lo típico de los sotanados : no mojarse ni en el río.

Jerónimo le propinó tal paliza por chivata que la dejó medio muerta, tirada en el suelo de la cocina, Y entonces Paquita se decidió a solicitar al nuncio del Papa en tierras de España que llevase su pleito a la jurisdicción universitaria; el único lugar en el que ella consideró que alcanzaría la justicia que llevaba más de cinco años buscando. A fin de cuentas, la Universidad estaba constituida por hombres sabios.
Entonces, claro, no confundir con la Universidad actual.

Y así fue, en la corte de justicia de la Universidad de Alcalá se celebró un sorprendente pleito de divorcio. Francisca de Pedraza, mujer y madre, contra su maltratador y esposo: Jerónimo de Jaras. Al frente del tribunal, por suerte para ella, estaba una de las personalidades más ilustres de la Universidad: Álvaro de Ayala, el primer rector graduado en ambos derechos: el canónico y el Civil.

Francisca de Pedraza obtenía así el divorcio, lo cual le permitía no vivir bajo el mismo techo que Jerónimo de Jaras. Pero eso no fue todo, su marido tenía que devolver la dote que recibió el día de su matrimonio y le prohibía que ni él, ni nadie relacionado con él, pudiera hacerle algún mal ni se acercase nunca más a Francisca.

En el año 1624, al fin se le hizo justicia. Hace 500 años.

( Con información de Nerea Riesco)


NOTA : Ese año de 1624 los holandeses se instalan en lo que ahora es New York, e Inglaterra declara la guerra a España.


14 comentarios:

  1. Y de aquellas injusticias para con las mujeres maltratadas, y del pasotismo hacia ellas, por ser tales, a la situacion actual, donde si eres hombre tienes menos derechos, y eres culpable de salida; y te pueden echar de tu casa, te pueden pegar, te pueden quitar a tus hijos, tu sueldo y tu libertad.. todo ello aunque no haya una sola prueba, todo ello solo por la palabra de ella, y siempre que tu seas el hombre.

    500 años nos contemplan y dan ganas de ponerse a escupir sobre cada politico y leguleyo a tiro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Sí, señor : 500 años nos contemplan y la cosa ha dado la vuelta. Ahora los apaleados por leguleyos disfrazados de ROPONAS somos los hombres, y en muy similar situación a la que tenian las mulleres en 1624.

      Y no nos queda el recurso de pedir al Nuncio que la Universidad nos juzgue y declare víctimas de arpías, porque la propia Universidad está igual de necesitada de cirujanos y grandes expertos en epidemias.

      Eliminar
  2. Hasta hace bien poco, había sentencias sonrojantes en asuntos de este tipo.

    ResponderEliminar
  3. DON TRECCE
    Hasta hace poco, NO. Ahora mismito las sentencias de las roponas sobre divorcios son SONROJANTES y vergonzosas dado que en un 98% dan a ellas la posesión de la vivienda común, la custodia de los hijos menores, y el derecho a percibir una pensión. Aunque sean unas GOLFAS demostradas.
    Es la consecuencia del poder inmenso adquirido por las llamadas asociaciones feministas.

    ResponderEliminar
  4. ¿¿¿Y porque a esta pobre le sacudían de palos ahora hay que aguantar las leyes que tenemos??? Pues si hemos de arreglar todas las injusticias desde que el mundo es mundo de la misma manera, estamos apañados.

    Por otro lado, y aunque le doy la razón en la puntualización sarcástica hacia los curas es curioso que no haga una "gracia" similar con la justicia "ordinaria", como si fueran peores los curas que emiten una sentencia cursi y repulida pero llamando al orden al marido, que los jueces que se inhiben totalmente.

    Cuidadito con su paisana Nerea, que si lee sus libros (yo tengo el Ars Magica) verá que es una "miembra" bastante alineada con lo políticamente correcto, siempre que venga del lado del "progreso"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC
      Lo tengo, lo tengo, cuidadín con las feminazis como Nerea, pero esta vez me ha llamado la atención que traiga algo modelno sucedido hace 500 años, cuando según algunos frailes las "mujeres carecían de alma".

      En cualquier caso suscribo íntegra tu pregunta inicial y muy justa =
      "¿¿¿Y porque a esta pobre le sacudían de palos ahora hay que aguantar las leyes que tenemos??? Pues si hemos de arreglar todas las injusticias desde que el mundo es mundo de la misma manera, estamos apañados.
      "

      Eliminar
  5. No parece que la justicia haya mejorado mucho en nuestro país durante 500 años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      En 500 años el sistema judicial no ha pasado de ser obsoleto, con la salvedad de los profes de la Paqui, pero sí hemos retrocedido en otro tema : de mujeres mandonas pero sin derechos hemos pasado a hombres sumisos y sin derecho alguno, a merced de la arpía de turno.

      Eliminar
  6. Desconocía tan interesante historia acontecida en ese magnífico rinconcito de este mundo conocido entre los hombres ilustres como Complvtvm.

    Poco han cambiado las cosas amigo Sancho, bueno, hay una notable diferencia entre aquella época y la actual, y que mencionas, los universitarios actuales son unos incompetentes y analfabetos integrales, por mucho que sepan encender un móvil y maltratar el idioma con inventos diabólicos como el feisbuk (el mayor invento de la historia cuyo argumento de venta entre los conocidos que piensan que soy un antisocial por no tener un perfil es... SUBES FOTOS Y LAS COMENTAS...¡¡ y dicen que no hay señales que anticipan el fin del mundo!!!, nos vamos derechitos al infierno).

    Para compensar un poco la imagen que haya podido quedar de mi pueblo con personajes como el de hoy, compartiré con vosotros una alegría enorme que me llevaré en caso de que Podemos gobierne, mi ciudad quedará exenta de expropiaciones y campos de trabajo y de reeducación para los malditos liberales, pues tenemos una calle dedicada al asesino Cristino García Granda... aunque creo que durará poco, me imagino que alguien en base a eso de no sé qué de la memoria histérica pedirá su retirada (si nos deja Francia, pues lo consideran un héroe; putos y envidiosos gabachos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      En cuanto a funcionamiento judicial, efectivamente todo sigue como hace 500 años, pero en calidad de profesorado universitario y alumnado tu pueblo demostró que tenía hombres "sabios y justos", algo que ahora no existe ni en las pelis.

      Me alegro por tí de que gracias a ese personaje que citas no crees que vayas a terminar en en un Campo de Reeducación a lo Mao. No sé si respecto al resto, expropiaciones a ricos ( los que ganan más de 400 euros al mes, etc.) te vas a poder librar.

      Eliminar
  7. Viendo los que hoy pueden llegar a profesores universitario, exaltados e iletrados, parece sorprendente encontrarse a hombres de la altura moral e intelectual de don Álvaro de Ayala. En muchos aspectos hemos retrocedido en vez de ido para adelante.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CAROLVS
      Hoy sería harto improbable o imposible hallar profes universitarios de la talla de Don Alvaro de Ayala.
      Ni por mediciones morales e intelectuales ni por capacidades de conocimientos.

      Eliminar
  8. Me enteré hace poquito de esta curiosa historia y la colgué en el caralibro...olé sus narices

    ResponderEliminar