Juana Felisa Isabel culturizándose

03 febrero 2015

Carolvs III, el único Borbón válido

Perez Reverte nos lleva a recordar al mejor rey Borbón habido, y quizá el único digno de toda la dinastía. Además de convertir Madrid y otros lugares en sitios bastante bonitos, dentro de lo que cabe, Carlos III fue un rey simpático. No en lo personal, sino de intenciones y maneras. Venía de Nápoles, de donde por esos chanchullos dinásticos de entonces había sido rey, y traía de allí aficiones, ideas y maneras que lo acercaban mucho a la modernidad.

En España, claro, aquello chocaba con la oscuridad tradicional de los rectores más reaccionarios, que seguían tirando para el otro lado. Pero aun así, en veintinueve años de reinado, ese monarca de buenas intenciones hizo lo que pudo. Fue un rey ilustrado que procuró rodearse de gente competente.

Si en una hemeroteca consultamos la Gazeta de Madrid correspondiente a su reinado, nos quedaremos de pasta de boniato, admirados de la cantidad de leyes justas y oportunas con la que aquel muy decente Borbón intentó abrir las ventanas y airear el olor a cerrado y sacristía que enrarecía este putiferio.
Hubo apoyo a la investigación y la ciencia, repoblación con inmigrantes de regiones abandonadas, y leyes eficaces que hacían justicia a los desfavorecidos, rompían el inmovilismo de gremios y corporaciones de talante medieval, permitían ejercer oficios honorables a los hijos ilegítimos y abrían a las mujeres la posibilidad de ejercer oficios que hasta entonces les estaban vedados.

Parecía, resumiendo la cosa, que otra España era posible; y lo cierto es que esa otra España se asentó bastante, apuntando esperanzas que ya no iban a perderse nunca. Por la parte eclesiástica, los reformadores e ilustrados cercanos a Carlos III seguían empeñados en recortar las alas de la Iglesia católica, que seguía siendo el gallo del corral, y educar al pueblo para apartarlo de supersticiones y barroquismos inmovilistas.

En ese momento, la poderosa Compañía de Jesús representaba cuanto aquellos ilustrados detestaban: potencia intelectual, apoyo del papa, vasta red de colegios donde se educaban los nobles y los millonetis, influencia como confesores de reyes y reinas, y otros etcéteras.

PABLO OLAVIDE
Así que, con el pretexto de un motín popular contra el ministro reformista Squillace (un italiano que no sabía en qué país se jugaba los cuartos y el pescuezo), motín al que los jesuitas no fueron del todo ajenos, Carlos III decretó su expulsión de España. Sin embargo, la Iglesia católica (las otras órdenes religiosas, españolas al fin, estaban encantadas con que se cepillaran a los competidores ignacianos) siguió atrincherada en sus privilegios, púlpitos y confesonarios, y la Inquisición se apuntó un tanto demoledor con la detención y proceso del ministro Olavide, empapelado por progresista y por ejecutar reformas que el rey le había encargado, y al que luego, cuando los cuervos negros le cayeron encima, dejaron todos, rey incluido, tirado como una puta colilla.

El escarmiento de Olavide acojonó bastante a la peña, y los reformistas, aunque sin renunciar a lo suyo, se anduvieron en adelante con más cuidado. Por eso buena parte de las reformas se quedaron en parches o arreglos parciales, cuando no bajadas de calzón en toda regla.


NOTA BLOGUERA
Con sus sucesores, el bobalicón de Carlos IV y el felón de Fernando VII, nos retrocedieron a la época de los años 1391 y 1449, desde 1778.


19 comentarios:

  1. España al parecer, ha sido,es y será el país de "navajeo" por los mandamases. Y ahora encima pululan por nuestras calles la "morería" grandes aficionados no a pelota, sino a la navaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JUAN CARLOS
      Tanto en la Península como en los paises del sur americano se instalaron los caciques, con titulos nobiliarios o sin ellos, emparejados con obispos y párracos, y durante siglos hemos sido sus esclavos sociales en todo. Y cada vez que alguien ha tratado de liberarse de esa garra ha terminado en la hoguera.

      Lástima de la ausencia de una revolución de las BASTILLAS aquí.

      Eliminar
  2. Vale que somos muy "así", pero que yo creo que en todas partes cuecen habas, y que en toda la actual Europa, si recorremos su historia con lupa, encontrariamos canalladas del pelo y peores, guerras internas y todo tipo de burradas.

    Pero nos gustan los san benitos, como la inquisicion española, que fue una copia de la francesa, y cuyas "burradas" no son nada al lado de las quemas de brujas que se vivieron por la europa del norte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Sí, sí, todo eso es cierto....................pero hasta una determinada época de la Historia en la que todo eso se cambió y Europa entró en lo que denominamos MODERNIDAD, algo que aquí está denostado por los púlpitos hasta tiempos muy recientes. Recuerdo que en el colegio los frailes nos decían que los enemigos de la "fé" eran la "modernidad", los liberales y los librepensadores.

      Lo malo es que aquí pasamos de una sociedad caciquil a una anarquista analfabeta y después a la del "Todo vale". Y además con una población SIN CRITERIO particular a título individual.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. DON TRECCE
      Efectivamente.
      Basta que cuentes los Borbones habidos y sus haceres : Felipe V era un acojonado meapilas, Luis I duró menos de un año, Fernando VI no hizo nada de nada, Carlos III el único que trató de modernizar el país, país que era analfabeto y esclavo de los terratenientes,Carlos IV se vendió a Napoleón, Fernando VII provocó guerras internas múltiples por conservar el absolutismo, Isabel II era una golfa dedicada a comerse fuentes inmensas de arroz con leche y a dormir con todo lo que tuviera traza de macho,Alfonso XII ni se enteró de que era rey, Alfonso XIII era un tunante dedicado a sus negocios, y no sigo porque los siguientes son muy conocidos de la gente.

      Eliminar
  4. Así es, Carlos III fue un gran rey, ejemplo máximo de monarca ilustrado, con ganas de modernizar el Reino en su mentalidad y estructuras. No quisiera olvidarme de Felipe V y Fernando VI, sus dos predecesores si se excluye al fugaz Luis I. Felipe V, aunque acabó sumido en la locura y los ataques de melancolía, empezó con fuerzas su reinado, tutelado por Luis XIV y los ministros franceses que éste le mando a Madrid (Jean Orry, Amelot o la Ursinos), siendo el último rey guerrero que ha tenido España y emprendiendo la reforma de muchas de las anquilosadas instituciones de la Monarquía, así como resanando las finanzas reales y apartando a la Gran Nobleza tradicional del poder, que fue sustituida por pequeños nobles, burgueses, hombres de letras, banqueros y comerciantes en su mayoría vascos y navarros, en aquello que Caro Baroja denominó "la hora navarra del XVIII', con nombres como Juan de Idiázquez, Orendáin, Goyeneche, Grimaldo, etc. Fernando VI inauguró un reinado caracterizado por la paz, poniendo fin a casi 40 años de guerra ininterrumpida desde que su padre subió al trono, e iniciando la modernización de la armada que sitúa a España de nuevo como potencia marítima y atlántica rivalizando de tú a tú con los ingleses, situación que se mantuvo hasta Trafalgar. Por desgracia, los problemas mentales heredados de su padre acabaron con unos años finales de desgobierno que acabaron arreglándose con la llegada de su hermano Carlos III de Nápoles para hacerse con el trono tras su muerte sin hijos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CAROLVS
      Estupendo comentario y que me hace recordar los nombramientos de Felipe V pero que siempre lo he tenido por un hombre excesivamente escrupuloso en lo religioso y dominado por su capellán. En cualquier caso, voy a reconocerte lo que dices de él y vamos a darle el valor merecido de NO SER MAL REY.

      Fernando VI y su esposa la Braganza se limitaron a firmar tratados de Paz con franceses, ingleses y alemanes pero no resolvieron ninguno de los atrasos en centurias de España.

      A mi parecer, el que cogió al toro por los cuernos para secularizar una sociedad en manos de obispos fue el gran Carlos III. Recuerda que en aquella época unicamente el Primado de Toledo percibía como rentas de sus propiedades más que toda la Hacienda española en impuestos.
      Y el resto del país estaba igual : propiedad de abades, aristócratas y obispos.

      Eliminar
    2. Yo creo que hay que ser un poco más justos y darle el aprobado a Felipe V, como dice su antecesor en el trono, empezó el camino para que lo terminara Carlos III.... Sin la labor de zapa al anterior régimen y las bases para conseguir una clase dirigente mínimamente ilustrada de Felipe V no creo que Carlos III hubiera logrado la mitad de lo que hizo, por muchos italianos que se hubiera traído con él.

      En cuanto a los borbones posteriores creo que se podría intentar salvar a Isabel II, aunque tiene muy mala prensa en cuanto a sus costumbres de alcoba, ya que tuvo un percal bastante más complicado que sus sucesores. Quizás es que la aprecio mucho por librarnos de su tío y los carlistas, pero es algo que nunca le agradeceremos bastante.

      Ciertas modernizaciones del país, como el tener agua potable en la capital, son dignas de tenerse en cuenta, por eso se llama canal de Isabel II ese que quieren privatizar. También nos llegó el ferrocarril, aunque supongo que eso iba con los tiempos, y volvió a mandar a paseo a los jesuitas que nos había traído de nuevo su padre.

      Quizás no son méritos suyos y lo son de sus regentes, pero desde luego que es mejor que cualquiera de sus sucesores.

      Eliminar
    3. DON CSC
      Está claro que cada quién tiene perfecto derecho a considerar preferidos a unos reyes u otros, y por tanto respeto y reconozco, como he hecho con don Carolvs II ( el comentarista), que el Felipe V trajo las bases de lo que necesitaba luego su sucesor Carlos III.

      Salvemos también a los GOBIERNOS que consintió Isabell II ya que merced a los espadones, que dirigía su madre Dña Cristina, los Espartero y compañía terminaron con los cavernícolas de Isidro María Carlos y sus huestes integristas. Ese Isidro se hizo autotitular "Carlos V" de España.

      También dió carta blanca a un señor muy emprendedor ( que se hizo muy rico) llamado SALAMANCA ( al que emnobleció con el título de marqués) que fué el que trajo los primeros ferrocarriles a España, así como la planificación del Canal de las aguas.
      Aunque lo que más le aplaudo es la expulsión de los "ignacianos", eternos sostenedores del integrismo oscurantista entonces y luego protectores e impulsores de los nacionalismos vascos y hasta ahora mismo. Quizá no sepas que en la Cúpula Paralela de mando del PNV ( esa cúpula que es la decisiva) está siempre como miembro un jesuita.

      Por tanto, en un 85% te doy la razón y no en el 100% por causa de su poca ejemplaridad y carencia de aptitudes para figurar como bailarina de ballet.

      Eliminar
    4. Coincido perfectamente con sus apreciaciones... Para mí que hubiéramos ganado mucho si a Prim le hubiera salido bien lo de Amadeo de Saboya....

      Eliminar
    5. DON CSC
      Prim es uno de mis personajes favoritos por su calidad biográfica.
      No sé cómo hubieramos terminado si llega a no ser asesinado y se hubiera instaurado la dinastia Saboya. Tampoco esos muy bien vistos en la Italia actual.
      Había una tercera vía que apoyaron algunos y que era crear nueva dinastía a partir de Don Baldomero Espartero.

      Eliminar
  5. madre mía cómo está el patio, venía a leer el magnífico comentario que te dejé esta mañana y no está...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      ¿Estás seguro? ¿No será que has comenzado a olvidar a qué hora sale el tren de las 14,30 o que ya habías desayunado y no te toca ahora?
      No te ofendas porque esas cosas suelen suceder. Yo mismo que cada mañana voy a comprar el pan la mitad de los dias olvido pagarlo. Y al día siguiente me lo recuerdan.

      Eliminar
  6. así que lo repito...

    El mejor borbón que ha habido y habrá es Jack Daniel's.

    Y terminaba mi ilustrado comentario con referencias a la belleza espectacular de BB y comentaba lo húmedos que podrían ser los sueños si la juntamos con la Jane Fonda de Barbarella.

    Y poco más, eso sí, no es necesario que me agradezcas mi desinteresada colaboración para que este blog se mantenga en lo más alto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Reconozco que gracias a vos y vuestros comentarios, asín de las ideicas que me sueles dar, he logrado que sea casi el único blog que aún pervive. Porque todos los demás blogueros se están yendo a "rewirar", o "rretwituar" o como se diga.

      Ahhhhh, en Zarzuela te están esperando para tu medalla de "monárquico ejemplar". La de "El Rey de la Casa soy yo" cuando no está la de Durango y el gato está dormido.

      Eliminar
  7. Comparto el escrito; y sin ánimo de ofender, el Juancar también introdujo "modernizaciones" para lo que había, y no todo han sido elefantes e historietas de alcoba como se pretende, y simpaticón una jartá...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBEL
      Qué frío debeís de tener en ese pueblo en donde eres convecina del genio de la Mancha.
      Al Juancar habría que analizarlo, según mi modo de ver, pasadas unas décadas ya que hay aún demasiados oscuros en su hacer. No voy a inculparlo, sin pruebas válidas ante un Juez, pero es sospechoso de haber organizado el 23-F.

      También lo es de haberse enriquecido desorbitamente a cuenta de los petroleos árabes.

      Claro que todo eso si hubiera sido en beneficio de la población aún pasaría. Por ejemplo si se hubiera implicado en denunciar los combalaches de políticos nacionales con etarras u obteniendo petroleo más barato para las gasolineras dado que es el gran amigo de los jeques y reyes moros.

      Ahora, tras casi 40 años de la muerte del Invicto, yo empiezo a entender el porqué de muchas de sus actuaciones de los años duros. Porque una cosa es aspirar a disfrutar de libertades y muy otra que esas libertades sean administradas por totalitarios zurdosos.

      Eliminar