Paisaje relajante

12 octubre 2014

Endemoniadas "raras"

CONVENTO SAN PLÁCIDO
El convento de San Plácido se encuentra a muy pocos metros de la plaza del Callao. Miles de personas pasan frente a sus muros a diario, pero son muy pocos los que conocen la leyenda de misterio y demonios que se esconde de puertas para adentro.

El halo de santidad que tiene ahora contrasta con el pasado diabólico que se le adjudicó en la corte de Felipe IV.

El convento fue en su día escenario de todo tipo de rituales exorcistas, debido a las continuas agresiones que las monjas sufrían por parte de seres infernales. Diferentes episodios de esta índole lograron que en aquella época se conociera a esas religiosas como las "endemoniadas" de San Plácido.

Todo comenzó cuando una joven novicia dio la voz de alarma al comenzar a realizar actos extraños, como dar voces y hacer gestos obscenos impropios de una religiosa. Fue el confesor fray Juan Francisco García Calderón, quien comenzó a preocuparse por la situación, el que determinó que la joven estaba poseída por el diablo.

Por este motivo se le practicó un exorcismo de urgencia que no dio buenos resultados: no sólo se pudo curar a esta hermana, si no que además otras veintiseis corrieron con la misma suerte.

El asunto llegó a extremos tan alarmantes que todas las moradoras de San Plácido, exceptuando a cuatro, cayeron bajo la influencia del Maligno. Los rumores llegaron pronto al Inquisidor General, don Diego de Arce de Reynoso, que abrió un largo proceso.

Éste culminó en 1631 al dictarse prisión perpetua, ayunos y disciplinas para el confesor fray Juan Francisco García Calderón, un joven y apuesto fraile que ya había sido condenado por pertenecer a la secta de los "alumbrados".
Quedó demostrado que el sacerdote había tenido "trato carnal" con la mayoría de las monjas (solo se salvaron las más viejas y feas), convenciéndolas de que no había pecado en las relaciones sexuales siempre que se hiciesen con amor hacia Dios.
Tras el tormento se autoinculpó de haber cometido actos pecaminosos con las monjas.

Por su parte, la priora fue desterrada, mientras que la comunidad con el resto de las monjas fue repartida para evitar que los hechos se reprodujeran en un futuro.


TRIBUNAL DE LA INQUISICIÓN

POST DATUM
Lo de la "secta de las alumbradas" no era otra cosa que un relajo que empezaba por el propio Felipe IV y su Conde-Duque Olivares, tratando de copular con monjas y con la complicidad de la abadesa a la que regalaron un cuadro de Velazquez. En variados conventos de monjas de España, y de México, sucedieron con frecuecia episodios de este estilo (capellán que "convence" a monjas).

Fueron "los alumbrados" en este siglo XVII un producto autóctono y castizo, que pervivió con fuerza en el imaginario hispánico, fruto de una España que luchaba por Trento a brazo partido en el exterior, mientras dentro era vista por muchas otras cortes como la nueva babilonia.

10 comentarios:

  1. Habiendo tormento de por medio, a saber qué sucedió realmente. El dolor hace que confesemos lo que sea preciso y menester, aunque me da que el cura rijoso acabaría mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ULTIMO DE FILIPINAS
      Con tormento o sin él, en esa época se multiplicó el caso de conventos con monjas desfogándose con capellanes y con aristócratas y para disimular hablaban de demonios metidos en el cuerpo.
      Lógico.

      Eliminar
  2. Ya había oído hablar en general de aquellas monjas denominadas "alumbradas" o "Iluminadas" y que brotaron por toda España en conventos de clausura por causa de unos "predicadores" vivales y unas monjas que en muchos casos eran obligadas a serlo desde niñas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON FLORENCIO
      Era la hipocresia en estado natural, tanto de los freires salidos como de las probes jovenzuelas condenadas a vivir en castidad forzada.

      Eliminar
  3. El demonio surgiendo de la "bragueta" ..muy típico.
    La verdad es que es una excusa socorrida para todo, creo la voy a empezar a usar con la mujer cuando me eche la bulla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Creo que en España el único demonio auténtico en las prédicas frailunas estaba tras la bragueta, como comentas. Y hasta hace no mucho.
      El guión del Tenorio seduciendo a la monja Inés no era ninguna fábula rara, sino que entraba dentro de las costumbres.

      Eliminar
  4. Se me antoja sumamente arriesgada esa predilección por mujeres en las que es imposible adivinar las bondades que con ellas ha tenido la madre naturaleza, está claro que era un picha loca.

    Vamos a ver, a ti te dicen que no pienses en un elefante y verde y ¿qué haces? pues inmediatamente pensar en un elefante verde, así que tú le vas a una novicia y le dices que nada de sexo y se vuelve como la gata Lola, que cuando se la meten chilla y cuando se la sacan llora.

    Gran post vive dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Ten en cuenta que hasta aproximadamente los años 1990 los sotanados eran unos PICHAS BRAVAS y no hacian grandes distingos sobre lo que había bajo los hábitos de una monja o las faldas de una beata.

      Gran ejemplo el de la Gata Lola.
      Ahora está sucediendo lo contrario : las mozas con carreras universitarias, con precioso trasero y duros pectorales están que trinan porque no consiguen que los "masculinos" se les acerquen y mucho menos quieran ser pareja estable. Amén de que ya quedamos pocos que no semos maricones.

      No me extrañaría nada que saliera la noticia de que "grupo de mujeres asaltan un convento de frailes y los violan". En un relato sobre el Camino de Santiago se cuenta que había un Convento-refugio de monjas en Fromista dedicado a dar de comer y alojamiento a los peregrinos, y que por las noches algunas de las del hábito se metían en el catre del probe peregrino.

      Otro ejemplo : en los años del Nacional-Catolicismo las masas se iban a Francia a ver pelis de tetas y culos por cuenta de aquella famosa frase de "llevamos 500 años atrasados de ganas de joder".

      Eliminar
  5. Si se me permite la anécdota personal, yo estudié en Preuniversitario (curso 1957/58) "Calderón de la Barca y su época"y allí conocí y comentamos el famoso libro del Dr Marañón El Conde Duque de Olivares, en el que se describe con todo género de detalles el caso de la monjas de San Plácido.Desde entonces, uno que es de ciencias, quedó aficionado de por vida a la Historia en general y a la etapa del Siglo de Oro en particular.
    Los otros libros de historia del Dr Marañón los devoré cual si se trataran de novelas de Agatha Christie y quiero romper una lanza a favor de ese Plan de estudios que nos permitió obtener una visión completa de la Historia, como antes, en todo el bachillerato no habíamos obtenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON F.J. de C
      Me alegro muchísimo que estudiaras con un sistema como es debido y que Marañón te aficionara a la Historia. Nosotros, en los Marianistas de San Sebastián dabamos Historia, Latín y Griego con absoluto fundamento y así aquella generación salió muy docta en Humanidades. Y no dejo de agradecerlo cada día especialmente cuando me tropiezo con quienes nunca han leído un libro básico de Historia elemental.

      Eliminar