VERANO

24 agosto 2014

Bolis, en tiempos de Moisés no había

MARCEL BICH
En abril de 1940 László y György Biró, judíos, pusieron rumbo a la Argentina para escapar de la insania nazi.

Allí montaron con un compatriota una empresa a fin de perfeccionar y comercializar su invento, el bolígrafo. Los hermanos Bíró recibieron en plena guerra mundial miles de pedidos de los gobiernos británico y estadounidense. A diferencia de las estilográficas, las biromes no goteaban en los aviones de combate cuando volaban a gran altura.

Sin embargo, una vez acabada la contienda la empresa quebró por falta de financiación y gestión inadecuada.
En 1950 Marcel Bich, un aristócrata emprendedor italiano naturalizado francés, viajó a la Argentina para comprar a los Biró su patente para Europa.

Bich consiguió su objetivo e introdujo mejoras en el artefacto. Así, diseñó una punta cónica rematada por una bolita de carburo de tungsteno que tenía por objeto regular el flujo de la tinta, para de una vez por todas acabar con los engorrosos manchones. El cuerpo de la birome tendría forma hexagonal y estaría compuesto de poliestireno transparente, y la tinta quedaría almacenada en un tubito de plástico. Los remates serían una capucha y un pequeño tapón, ambos igualmente de plástico.

En 1952 salió de fábrica el primer bolígrafo con la marca Bic. Marcel decidió quitar la hache de su apellido... más que nada, para evitar la indeseable confusión fonética con la palabra inglesa bitch, que vale por la española puta.

Enseguida los mercados europeos se le quedaron pequeños. Compró la compañía estadounidense de plumas Waterman y logró, con su nuevo producto, conquistar América, Australia y África. Ningún lugar del mundo se resistía a esa maravilla de la simplicidad.

Actualmente se venden 15 millones de bolis Bic al día en 160 países. En 1972 la empresa del barón Bich salió a bolsa en París. Fiel el barón a su idea de reinvertir los beneficios, se adentró en otros sectores con el objetivo de simplificar la vida a la gente: en 1973 puso en el mercado el encendedor Bic, el primero de usar y tirar, y en 1975 plantó cara a Gillette y a Wilkinson lanzando la primera maquinilla de afeitar totalmente desechable (hoja y mango).


POST DATUM
Titulo lo de "en tiempos de Moisés" por razón de que algunos lectores jóvenes deben de creer que el hombre usaba el boli ya desde que el primate se puso sobre dos pies. Lo cierto es que en nuestra infancia escolar, muchos, sólo conociamos el lapiz y el "borragomas", el pizarrín, del tamaño de una tablet actual, con su tiza y trapo de borrar, luego el tintero de pupitre con la plumilla, más tarde la pluma estilográfica, y por último el BOLI.

 

20 comentarios:

  1. Jajajajajajjajajajjaj, vamos por partes Don Tella. Yo no soy tan joven, sin embargo siempre usé el Bic y no recuerdo otra cosa....eso...es que vos...sois mayor ya ehhhhhh???:):):)

    Oye, estas entradas me vuelven locaaaa, desconocía la existencia de esta historia y me apasiona. Es como las del otro blog que antes escribías te acuerdas??eran entradas chuliiiisimas, de vidas para mí totalmente desconocidas y apasionantes.
    Un besazooo del tella, es un placer leerte como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MIDALA
      Eres una mozuela y por eso no conociste las "artesanles artes" de escribir con plumilla untada en tintero, y y aquellos pizarrines que te pringaban toda la ropa de polvo de tiza.
      Suerte que tienes de haber nacido cuando los inventos estabn ya funcionando.

      Me satisface lo que dices sobre los temas que te gustaban de mi blog. Quizá porque eran historias que sabemos los vejetes. Trataré de recuperar aquel ritmo.

      Un millón de besos, galeguiña.

      Eliminar
  2. Ahhhhh no me había percatado de que tus primas están de vacacionessssss que favorecidas salen en la foto por dios, cada día están mas monas y mas jóvenes!!!:):):):)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MIDALA
      Esas primas, que tanto odias, llevaban una temporada sin aparecer porque y al final las he encontrado en la playa y las he traído de vuelta.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola, Javier:

    Curioso. La palabra biromen, incluso byro, se mantuvo.Yo tuve una profesor de inglés en 1976 que había residido en Argentina y esas eran las palabras que usaba, en inglés.

    Un cordial saludo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON XESÚS
      Sí, resulta curioso que los argentinos fueran fieles al nombre del inventor del boli y no al de su continuador el amigo Marcel Bich.

      Un saludo cordial

      Eliminar
  4. Miro mi puesto de trabajo, y ahí esta el eterno BIC, imbatible.
    Ello sin menosprecio del lapicero, que si igual no es ya el rey, sigue siendo el presidente emérito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. BIENVENIDO SEÑOR OGRO
      Cuán ausente se hallaba vuestra merced a lo largo de este mes.

      Que el lapiz sea FABER, si nó no es tan emérito.
      Si tú supieras los malos ratos que pasabamos en el cole con los "manchones" de tinta de aquellas plumillas con mango que untabamos en un tintero que cada pupitre llevaba instalado. Y para colmo nos hacían escribir con letra "caligráfica", la cual desapareció en cuanto se impuso el boli.

      Eliminar
    2. Entre fiestas de vitoria, el relax posterior y el desconectar de politica y foros de debate...la verdad.. que gloria la del desinformado

      Espero el verano haya ido bien.

      Eliminar
    3. SEÑOR OGRO
      Ya me imaginaba, desde Julio, que a partir de las "Blancas" te retirabas a tus meditaciones sobre los LAUBURUS y otras trascendencias vitales.

      Nuestro verano guipuchi ha sido de nublados y lluvias y ahora parece que comienza a parecerse a los veranos que había en tiempos del Invicto, que eran de calor en verano y de frío en invierno.

      Eliminar
  5. Es más los maestros nos retiraban los blígrafos. Era obligación escribir a plumín de "mayor", después de haber pasado por el pizarrín y el lapicero. Que tiempos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JUAN CARLOS
      Cierto lo que detallas : no les gustaba a los profes que usaramos, cuando se puso de moda, el BOLI porque perdiamos calidad de letra, lo cual es absolutamente cierto.

      Hoy ya ni los Notarios saben escribir con aquella letra "caligráfica" bien alineada.

      Qué tiempos, como comentas.

      Eliminar
  6. Yo reconozco ser más de estiloghráfica, que las de ahora ya no se "mean" en los aviones; pero he usado Bic hasta quedarme solo. Aún los uso de vez en cuando.
    Pero se te olvidó algo que los de Cvuenca recordamos siempre que es el hecho de que de niño, en Cuenca sólo se usaban bolis de Bic porque el Bic era el equipo ciclista de D. Luis Ocaña.
    y ¿Quién es ese señor?, dirán los jovenzuelos que siguen usando Bic pero cuya memoria en bicicleta con suerte llega a Miguelón el de Villaba.
    Pues D.Luis Ocaña, natural de Priego (el de Cuenca) fue en su dñia el único ciclista del mundo capaz de hacerle sombra a D. Eddy Mercx gran dominador de la época y uno de los más grandes de todos los tiempòs (si quitamos a Armstrong por tramposo) junto con Hinault y Anquetil (gabachos) y Miguelón Induráin (español pese a quien pese).
    A pesar de tener muchas menos victorias que los anteriores, hay que tener en cuenta que en su época la superioridad de Mercx era aún superior a la de Indurain en la suya y fue el único que pudo hacerle sombra y si una maldita a caída bajando los Pirineos (creo) cuando iba maillot amarillo con muchísima ventaja sobre el propio Mercx no le hubiera deshecho la carrera, Ocaña habría sido tan grande como Eddie, primero porque él habría ganado más Tours y segundo porque Eddie habría
    ganado menos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CHAFAS
      Usted disculpe por no haber incluído en la historia del boli a Ocaña. Mil perdones solicto de vuestra merced.
      Cabe añadir que todo lo que dices sobre Luis Ocaña es absolutamente cierto.

      Y para terminar me permito preguntarme ¿Hasta dónde da el tema del boli si involucra de lleno a los mejores ciclistas del Mundo ?

      Eliminar
  7. Yo he vivido siempre bajo la tiranía del boli. No había nada más, si acaso los puntafina, pero nada comparable a un buen bolígrafo BIC que, cuando se recalentaba de tanto tomar apuntes en clase, siempre podía desmontarse consiguiendo una imponente, y toca..elotas, cerbatana casera con la que lanzar granos de arroz a los empollones de la clase.
    ¡Qué recuerdos!

    Un saludo, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      Lo que significa que eres un jovenzuelo y aún estás en edad de ligar o de ser ministro.

      Se te ha olvidado recordarnos que cuando no escribian se les echaba el aliento y volvian a funcionar.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Bienvenido, otra vez, al Club de los blogueros activos. Se te echaba de menos.

      Sí, qué recuerdos los de aquellos años escolares.

      Un cordial saludo

      Eliminar
  9. Ahora tenemos que comprar los aparejos para el nuevo curso y hay que pillar bolis para la princesa ¡¡¡que locura!!!, yo no utilicé boli hasta 6º de E.G.B. como mínimo, y no porque no hubiese bolis, lo normal es que hasta que no escribas medianamente bien no debes usar boli para llenar todo de tachones y/o pegotones de tipex (que es peor).

    Y aunque llegué tarde al post de ayer no podía dejar pasar la oportunidad de dejar mi aportación: moro bueno moro muerto o como me gusta referirme a esa gentuza, moromierda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Lo bien que debes de estar disfrutando de las beneficiosas temperaturas ferragosteñas de Complutum, a tí que tanto te gustan. Estos días me acordaba de tí y de tus delicadas jaculatorias en fechas como éstas.

      Imagino que a los tu pueblo os enseñaban, ahora ya no porque todo ha degenerado y en perjuicio de tu princesa, a escribir con plumas de ganso a efectos de que os parecieraís a vuestros antecesores locales.

      Ese eslogán debemos de escribirlo en letras gordas a la entrada de cada pueblo : "Moro bueno, moro muerto". siguiendo la costumbre de los batasunos que a la entrada de los pueblos que gobiernan ponen, no sé para quién, un letrero que dice ="Este pueblo no es nuclear". Como si los pueblos de Castilla o Andalucia fueran todos arsenales de bombas de hidrógeno.
      Durante Julio y los días de agosto hasta ahora de aquí he echado de menos los 44º que me tocaban en Complutum, pues no hemos pasado de vivir entre nubes y lluvias y los 19º.

      Eliminar