VERANO

03 abril 2014

La bomba de Carpentier

Carpentier, de 80 años, su inventor, nos lo abre. Es su gran regalo a la Humanidad para 2014, un corazón con tecnología aeroespacial que salvará a miles en la Tierra. En un año llegará a España. Nadie, excepto él, creyó en aquel boceto pintado a mano sobre la hoja de una libreta. Nadie, excepto Alain Carpentier.

Veinticinco años después de aquellos primeros trazos en papel, Carpentier, haciendo honor a su merecida fama de visionario, ha logrado lo que ningún otro inventor fue capaz de imaginar: un corazón artificial hecho a imagen y semejanza del humano. Un músculo de titanio, elaborado con tecnología espacial, provisto de dos ventrículos y cuatro válvulas, que late 100.000 veces por día, 36,5 millones de veces al año, con ritmo, sin parar.

Imitando la forma y el tamaño de un corazón biológico (aunque más pesado, 900 gramos frente a los 300 de uno natural), los ingenieros espaciales han cuidado al detalle cada una de las 900 piezas para que funcionen con la precisión y durabilidad que exige el motor de la vida. "La electrónica de este corazón tiene el mismo nivel de calidad que la de los cohetes Ariane", el taxi volador europeo encargado de transportar los satélites de comunicaciones fuera de la órbita de la Tierra.

Y no es todo. Una serie de sensores y un complejo sistema electromagnético detectan el nivel de esfuerzo del paciente, y aceleran o ralentizan las contracciones del Carmat, así llamado el corazón.

"Si alguna solución existe para paliar la falta cada vez mayor de órganos, esta pasa por la bomba de Carpentier", augura el cirujano cardiovascular Nicolás Manito. De acuerdo con los datos de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), en España hay aproximadamente 500.000 personas con insuficiencia cardiaca y, aunque muchas de ellas pueden controlar su enfermedad con fármacos, aproximadamente 500 pacientes deberían ser trasplantados al año, pero sólo la mitad puede hacerlo por la escasez de órganos. 

Dos comités de bioética independientes serán los encargados de supervisar el ensayo clínico de Carpentier, al que el propio presidente de la República François Hollande ha calificado de "hazaña".  Será entonces cuando salga al mercado europeo, previsiblemente en 2015. Y a un precio que oscila entre 120.000 y 150.000 euros , menos de los 250.000 que cuesta un trasplante clásico. "Nos hemos esforzado en que el coste pueda ser cubierto por la Seguridad Social. Siempre me he negado a crear desigualdades entre los pacientes", remata el que es considerado como uno de los médicos filántropos más destacados del mundo por haber levantado un centro de cardiología de primera clase en Vietnam hace una década, donde más de 1.000 operaciones a corazón abierto se realizan anualmente.

"Para crear el que yo quería, necesitaba ayuda de la microelectrónica, para hacerlo más pequeño y ligero y dotarlo de determinadas prestaciones. A mediados los 90, coincidí en una cena con Jean-Luc Lagardère, el patrón del grupo aeroespacial EADS . Le hablé de mi proyecto, de los retos tecnológicos y le dije que buscaba un equipo de ingenieros cualificados. Me encontró seis y empezamos. Han sido 30 años de búsqueda y, en este último prototipo, han trabajado más de 100 personas".

Se alimenta mediante baterías portátiles, adosadas al cuerpo, que el propio paciente recarga cada no sé sabe cuántas horas.

P. Rego



18 comentarios:

  1. Hola, Javier:

    Habrá que hacerle un monumento a Carpentier. Pero me confunde algo la cuestión de las pilas. De todos modos, estamos en el buen camino.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON XESÚS
      Cuando se compruebe que efectivamente funciona como el corazón natural es cuando habrá que darle todos los premios habidos y por haber al amigo Carpentier.
      Lo de las horas de recarga de las pilas no está nada claro.

      Eliminar
  2. Ojala siga adelante el proyecto, la idea me parece una sobrada.

    Saludos desde Bilbaooo, capital del mundo donde llevo viniendo toda la semana para cursos de formacion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOLA SEÑOR OGRO
      Estaba preocupado con tu ausencia y pensando que el Loritz te había recluído en algún Barnetegi para adoctrinarte en la "fé verdadera".
      Sabiendo que andas por Bilbao ya es otra cosa : ahora te sentirás casi un Rockefeller y además con el roce aprenderás a apreciar las virtudes del Athletic. Que no te "formen" demasiado.

      Ese proyecto tiene muy buena pinta y ojalá ( así lo quiera Alá) que salga adelante al menos para nuestros descendientes.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. No se, por de pronto me dan ganas de llevar una txapela de medio lao.

      Eliminar
    3. SEÑOR OGRO
      No es mala idea. Pero que la txapela sea AZUL, que es como les gusta a los bilbainos.

      Eliminar
  3. Sigo sin entender porqué causan sensación noticias como éstas y pasa completamente desapercibido el hecho de que un país como Apaña sea gobernado durante décadas por gente sin cerebro... en fin, espero que algún día los de la revista Science le dediquen un publirreportaje a tan insólita cuestión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Es que hasta los de SCIENCE han caído que así llevamos en APAÑA desde que murió Carlos III.
      Lo consideran ya como parte de la idiosincrasia de las gentes raras de esta zona de Europa.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Ahí debe de estar el quid de la question porque en unos sitios pone que duran 5 horas y en otros que 12, y con ninguna de esas duraciones vas a ir por la vida con un corazón de titanio que se te puede parar por no levantarte a media noche.

      Eliminar
  5. Qué crack, toda mi admiración para los que hacen posible estos avances, aún estoy maravillada por la recientísima implantación de un par de brazos en La Paz, Dios les bendiga.

    Tenga vuesa merced buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      Disculpa, de verdad, acabo de descubrir lo que llevaba esperando toda la semana : el mejor artículo de política de los blogs españoles que cada semana ofrece un blog titulado "SIPERFEROLÍTICO". Y se me ha pasado a pesar de mirar mañana y tarde de cada día.

      Ahora voy a mirarlo porque para mí es básico conocer el enfoque de las mamarrachadas que cada semana hacen los zurdosos y los derechosos conforme a vuesa opinión.

      Como eres una jovencita aún estás a tiempo de que sea generalizado colocar esos trastos de titanio dentro del pecho, aunque no te le deseo porque el mejor es el propio

      Eliminar
  6. Lo de la carga de baterías es el menor problema que se han debido encontrar.
    Siendo bateríae "externas" (al menos el terminal de carga, en un par de años la técnica tendrá batrçias adecuadas.
    Lo más importante es el nivel de vida que puedan alcanzar los usuarios del corazón en cuestión.
    No obstante los enfermos renales con diálisis vivne peor y siguen luchando así que si funciona es un gran avance.
    Científicos con corazón es lo que hace falta ...pero no me refiero sólo a la bomba cardíaca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CHAFACHORRAS
      Tú que eres de la profesión de los que han confeccionado ese artefacto tan vital, eres creíble cuando afirmas que lo de la duración y recarga de baterias es lo de menos.

      Habrá que esperar a saber si los implantados de ese "parato" viven mucho o no para calibrar la importancia del invento. Y estoy de acuerdo en lo más importante de lo que dices : "El nivel de vida que puedan alcanzar los usuarios".

      Eliminar
  7. Increíble avance, es verdad... pero ver estos aparatos, imaginármelos dentro de un servidor... no sé.. me da repelús, Don Javier... aunque luego, te paras a pensar y te dices: "Es lógico calzar un corazón de acero cuando tus sentimientos no son más que hielo".
    De todas formas, líbreme la Providencia de encontrarme ante una situación que me haga pasar de las reflexiones a los hechos, pues la filosofía y los prejuicios, llegado el momento, en nada quedan si en el otro brazo de la balanza está la propia vida.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      Siento enmendarte de un error muy común : los SENTIMIENTOS no se hallan instalados en ningún músculo o bomba pectoral, sino en la materia que denominamos gris y que se halla debajo del pelo o de la boina en algunos casos.
      Y esa zona también terminará siendo de acero, titanio o plástico según vayan avanzando en Medicina.

      Eliminar
  8. Puede que sea un gran alivio para tantos enfermos graves del corazón, pero me da la impresión de que llevar ese "parato", de casi un kilo entre pecho y espalda, no debe ser muy agradable. Reconozco no tener ni zorra idea de química y física, pero me atrevo a preguntar: ¿no podrían fabricarlos de aluminio anodizado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Está usted hecho un roble y no le afecta lo más mínimo que esa bomba pese uno o cinco kgs. El problema será cuando nos pongan un cerebro de titanio de 15 kgs. de peso y entonces habrá que usar "abrazaderas" en el cuello para sostener derecha la cabeza.

      Respecto a porqué no lo hacen de aluminio anodizado es algo que tendré que preguntarselo a Monsieur Carpentier y para ello lo veo mal en un fin de semana porque a lo peor está con alguna yogurina tomando copas de Pernod.

      Eliminar