VERANO

03 noviembre 2013

El ahorcado reahorcable

Caso único en el mundo. Lo ahorcan, un médico certifica su muerte, lo llevan al depósito de cadáveres y... revive.
Ali-Reza tiene las cuerdas vocales rotas. Ahora se debate en Irán si hay que volver a colgarlo.

Sus cuerdas vocales han quedado afectadas como consecuencia de los 12 minutos de su ejecución en los que la soga estuvo aprentando su cuello mientras su cuerpo permanecía suspendido en el vacío. Un silencio forzoso le ha impedido contar si quedó inconsciente o conservó algún grado de razón. Pero cuando los verdugos, escondidos bajo sus capuchas negras, decidieron que era hora de bajarlo, parecía sin vida. Muerto.  Aflojaron la cuerda, dejaron que el cuerpo cayera sobre el piso convencidos de que la ejecución había sido un éxito, le quitaron la soga del cuello y lo entregaron al grupo de médicos forenses.

Examinaron sus signos vitales. No había. El condenado está muerto, sentenciaron. El juez correspondiente, como es costumbre, firmó el acta de defunción. Para la ley iraní, Ali Reza M. era un caso cerrado. En su casa  nadie había dormido aquella noche en la que el silencio exterior aturdía. Su mujer, su hijo de 14 años y sus dos hijas de 13 y 12 años temían aquel momento desde el mes de septiembre de 2010, cuando Ali-Reza había sido capturado en posesión de 978 gramos de shishe, como se conoce a la metanfetamina cristal, la droga mas común en Irán. La condena del juez fue la más severa posible: pena capital en la horca.

Todavía era de noche cuando sus guardianes lo trasladaron hasta el patio de la prisión. Iba vestido con su pantalón, pies y manos esposados, y su camisa de siempre. Los verdugos lo esperaban. Sus rostros, como es costumbre en estos casos, estaban cubiertos con un pasamontañas negro. Y del arco de madera colgaba la soga que minutos después deslizarían por su cabeza.

Sólo en lo que va de 2013, 508 personas han sido colgadas en el país, según los datos que maneja Amnistía Internacional (AI). Acabado el proceso legal, el cuerpo de Ali-Reza abandonó la cárcel donde había pasado los últimos tres años.

Nadie percibió signos anormales que delatara aliento de vida alguno en el ejecutado.

Allí, tirado en una esquina, quedaría hasta que alguien lo reclamara. Pero para susto del joven encargado de almacenar los cadáveres, el muerto que le entregaban no parecía tal. Lo delataba el plástico en el que se había envuelto al cadáver, que estaba empañado, señal evidente de que Ali-Reza respiraba. ¡Estaba vivo

Los primeros médicos que examinaron al resucitado en el hospital Imam Ali, en Bojnurd, concluyeron que, aunque con vida, su estado era muy delicado. Ahora que había logrado sobrevivir a la soga, la principal preocupación era salvarlo. Lo entubaron, le pusieron respiración asistida y lo acompañaron en el proceso de recuperación de la conciencia.  Rápidamente se dieron cuenta que el ahorcamiento había hecho muchos estragos en el organismo de Ali-Reza M. No sólo no podía hablar. También sufría otros daños provocados por los minutos de asfixia en los que su cerebro se vio privado de oxígeno.

Pese a haber sobrevivido a la ejecución, Alireza no las tiene todas consigo. Los primeros días sus opciones eran mínimas: o moría en la clínica como consecuencia de los trastornos causados por el ahorcamiento o moría colgado, de nuevo, tras recuperarse. En opinión de muchos abogados y religiosos iraníes, el preso no tenía escapatoria. Debía ser ejecutado en caso de sobrevivir.

Son muchos los jueces y religiosos que comparten la idea del ayatola Shirazi y argumentan que este hombre tiene que pagar su condena una vez recuperado, debe ser reahorcado.

Oficialmente la ley lo ha declarado muerto por lo que repetir el ahorcamiento carecería de argumentos legales. "Llevar a cabo una segunda ejecución de un hombre que ha sobrevivido de esta manera y del que incluso se había certificado la muerte es simplemente abominable,  ha dicho Philip Luther, director de AI para Oriente Medio y Norte de África.

Así las cosas, la balanza que decidirá el destino de Ali Reza parece estar más inclinada del lado de la vida.

Tampoco se sabe que pasará cuando pueda abandonar hospital. ¿Será devuelto a la misma prisión, se le aplicará la cadena perpetua o lo dejarán en libertad?


E C. Gomez

MORGUE

14 comentarios:

  1. Muy interesante. Si se recupera y lo vuelven a ahorcar, Ali destruirá la tesis científica, de que nadie puede morir dos veces...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA LUCRECIA
      Sí, señora, cierto, todas esas pseudociencias de la muerte se irán al carajo con el "dos veces muerto", y además quedará demostrado que desde los años 1100 en que la hordas mongoles arrasaron esa zona, nada ha avanzado la Civilización en el lugar.

      Eliminar
  2. Manda huevos que diria el otro.

    Cruel es un rato el tema. Curarte para volver a ponerte la soga...
    Ahora, que si el tipo fuera un Ternera, Ines del Rio, un violador reincidente o similar, me importaria 2 cojones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Manda caralho, que suena más fino.

      Esos que citas no aguantan ni la primera "ahorcada" pues ensuciarían de marrón todos los alrededores y habría que buscar otro método.

      Eliminar
  3. Solo en un país islámico se puede ahorcar a alguien dos veces.
    Ya nos conformaríamos aquí con que cumplieran todas las penas de prisión como para pensar en que cumplan todas las penas de muerte.
    No obstante me imagino que si lo vuelven a ahorcar será pòrque tenía varias condenas a muerta ¿No?
    De todas formas no se yo lo que opine el tribunal de Estrasburgo, lo mismo a este sí se le puede aplicar la doctrina Parot

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me extrañaría que, en un país tan evolucionado como Irán, repitieran el procedimiento que ya saben no funciona con ese fulano "cuello e toro". Seguramente esta vez lo decapitarán, método mucho más efectivo, ya que, si no muere, al menos lo dejan fastidiado sin poder darle al shishe.

      Eliminar
    2. DON CHAFACHORRAS
      Por lo que informa la noticia unicamente tenía UNA PENA DE MUERTE. Y si lo han ejecutado y declarado "fallecido", el mozo debiera de exigir le dejen en paz dado que está muerto. En Derecho Romano y en Occidente en general hay un principio jurídico que dice "Non bis in idem" (nunca dos veces por la misma causa, ninguna pena), pero entre curas musulmanes puedes esperar cualquier interpretación basada en el "Profeta".

      Los de Estrasburgo, como ni siquiera son jueces de profesión sino políticos colocados a dedo, podrían dar una solución a lo Gila.

      Eliminar
    3. DON BWANA
      Esa sí es una solución práctica : DECAPITARLO. Pero cuidando de que el hacha lo haya afilado antes uno de Galicia experto en el tema.

      Yo creo que lo adecuado con Alí Reza es contratarlo como parlamentario o contertulio de Intereconomía, pues no puede hablar.

      Eliminar
  4. Aquí si que se puede decir,,
    " se hizo el muerto"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Todos los ahorcados quedan con pinta de "estar muertos". Aunque no naden ni floten en agua.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Sospecho que estás en lo cierto y que Scarlet se halla como muy relajada. Ten en cuenta que ni es Controladora aerea ni ahorca a nadie.

      Eliminar
  6. Alí no se habrá hecho el "vivo muerto" y se fue de parranda con Peret?... y el ayatollah con su videncia lo descubrió y ahora lo van a ahorcar dos veces?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA LUCRECIA
      Dicen que su mujer le pinchó a fondo con una aguja de hacer "punto tonto" y no reaccinó. Así que no se fue con Peret.

      Eliminar