VERANO

07 julio 2013

Hereu Bourbon y Beefeater.

Nos hemos enterado de que el pobre don Juan de Borbón murió rico, y de que, sin embargo, el aspirante al trono era un moroso. De lo primero, gracias a El Mundo. El 31 de marzo pasado fueron publiccados los datos del testamento inédito del padre del rey. El reportaje deshacía una leyenda. Siempre se dijo que don Juan vivió tan modestamente como magra fue la herencia dejada a sus hijos.

Según el reportaje de Ana María Ortiz, don Juan, al morir el 1 de abril de 1993, tenía tres cuentas en Suiza, con 7.955.775 francos suizos (728,75 millones de pesetas). Una cuenta en Ginebra y dos en Lausana. La Zarzuela, esta semana, tras meses de espera, corroboró la información, pero con un apunte inesperado: el finado fue un moroso.

¿Dónde fue a parar el reparto de los 728 millones? (375 para Juan Carlos, 172 para Margarita y 131 para Pilar). Un portavoz de la Casa Real despachó este jueves el asunto, como si se tratara de una letra a 90 días. Explicó que el rey saldó con la herencia de su padre "obligaciones y deudas contraídas por los condes de Barcelona".

En  1993 don Juan Carlos ingresó los 375 millones heredados con tres cheques en su cuenta personal 10031 del Banco Sogenal de Ginebra (Société General Alsacienne de Banque). Según el portavoz de la Zarzuela (porta-voz del rey), éste los dedicó para pagar deudas de su madre y su padre.

Con todos los respetos, ¡NO ME LO CREO!

¿Por qué? Por pura lógica. La lógica se basa en los datos de las últimas voluntades del padre del rey publicadas.  Las voluntades de don Juan son precisas y escrupulosas (de scrupulus, piedrecita en latín). No quería dejar ni una piedrecita suelta. Así, especifica, además del reparto de cada franco entre sus hijos (con 50 millones de pesetas más para Margarita, la hija invidente), otros beneficiarios: 5 millones de pesetas para cada uno de los tres marineros del barco Giralda; 5 millones para José María, el tesorero; 8 millones para la fiel secretaria, Rocío (Ussia)...

En el reparto se acuerda del ajuar, de una bandejita para tal, de las acciones del club de golf, de la venta del atraque del barco... En la disección hasta el último de detalle en la distribución de ahorros y bienes, hemos de creer que don Juan se olvidó de aquellas personas o instituciones a quienes supuestamente dejó a deber alrededor de 375 millones, los dedicados por su heredero, el rey, para compensar a tales pacientes acreedores. No me lo creo.

La explicación desde Palacio también querría decir que en el pago de "obligaciones y deudas contraídas" no contribuyeron Margarita ni Pilar, quienes en total percibieron 203 millones (la una, los ingresó en Sogenal, y la otra, en J.P. Morgan de Nueva York ).

Don Felipe hizo gala el miércoles de lo mejor del espíritu olímpico, limpio y noble, mientras en Zarzuela, con la lógica autorización del rey, se preparaba para el día siguiente la explicación menos deportiva y marrullera posible sobre dónde fueron a parar los 375 millones. ¿A deudas? Supongamos que es verdad. ¿Debe un hijo airear la falta de su padre para cubrir su armiño? No. Menos si el día de la explicación se mezcla herencia con Urdagarin, condimentada con los pitos con que la calle obsequia estos días a miembros de la Familia.

miguel.a.mellado@elmundo.es


10 comentarios:

  1. Si algo va demostrando la familia Borbon, es que la sangre azul es tan o más corrupta que la roja.

    Y es que nadie se hace rico trabajando o siendo generoso con su propio dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de la corrupción no es algo en lo que estén cayendo ahora los de esa familia, sino que lo llevan en los genes Capetos desde Luis XIII.

      Ya sabes que la más cómoda vida de ser rico es siendo RENTISTA y es la profesión que ejercen a lo largo de siglos.

      Eliminar
  2. Mira que la otra noche estuvimos cenando en Zarzuela y no me dijo nada... ahora mismo voy a la hucha de Galia y le pego un viaje para ofrecérselo con todo mi cariño a nuestro gran monarca, no vaya a ser que se quede sin coñac.

    Ni electo, ni de cuna, ni hostias, aquí el que toca pelo es un sinvergüenza y va a llevárselo crudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Qué falta de detalle ese de no mencionarte las deudas de su señor papá. Pero no le quites nada a Galia, pídeselo a los sociatas de tu pueblo que seguro aportan todo lo que tienen en beneficio del cazador borracho de osos borrachos.

      Es que los Capetos lo son, sinverguenzas, por puro instinto de siglos arraigado y acostumbrado.

      Eliminar
  3. ¡Mal pensados! ¿No saben vuesas mercedes que el monarca pasó una temporada en Estoril, donde hay un bonito casino, en el que unos pierden y otros ganan? Pues D. Juan debió ser uno de los ganadores.
    Aclarado el asunto, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Sí, la verdad es que semos unos mal pensados. Justo poco antes de morir se debió de ir a ese casino y de ahí el capitalazo acumulado.

      Menos mal que vuesa merced deja las cosas en su punto cuando nos salimos de madre.

      Eliminar
  4. Pregunto, ¿ No será un truquillo de la casa real, para justificar.......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Truquillos tienen todos los Borbón y se las saben arreglar muy bien en cada ocasión. Lo malo es que ya nadie creemos nada de lo que dicen.

      Eliminar
  5. Servidor,es mas de "scotch wisky" que de "bourbon".
    Saludos desde San Sebastian,antigua corte (veraniega)de los borbones y hoy en las pecadoras manos bildu-etarras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON F.J.EUGENIO
      Que lo estés pasando bien en la siempre amable Donostia, a pesar de los gobernantes tan amantes de lo pastoril y lo rústico.

      Eliminar