VERANO

28 abril 2013

"Uno" poco tontorrona

Cuenta Peñafiel lo siguiente :



 "En una recóndita playa de la paradisíaca isla de Skorpios, un reportero italiano, Settimio Garritano, lograba, desde una barquita de pescadores, fotografiarla cuando tomaba el sol desnuda como una bandeja de plata, mostrando, incluso, su frondoso jardín.

Cuando el reportero temía las represalias del armador, éste se sintió orgulloso de que el mundo conociera la hermosura de la mujer con la que se acostaba. Y ese coño hizo millonario al gran reportero Settimio. 

Pero, aquel 17 de marzo de 1975, siete años después, Jackie volvía a Skorpios para enterrar físicamente a su marido, a quien hacía ya tiempo le había desterrado de su corazón, hasta el extremo de que, cuando murió en París, ella se encontraba en Nueva York.

Al descender de la chalupa, tras el féretro de enebro, Jackie, la altiva, serena y tranquila viuda de oro, con sus hijos Carolina y John John, y una incómoda Cristina, patética representación viva del desconsuelo más infinito, de la orfandad más dolorosa."



FUNERAL DE ONASSIS

4 comentarios:

  1. Pepita confirma mi teoría, mucha pasta y gilipollas el griego, me gustaría que alguien me explicase qué podría justificar andarse liando con la Jaqueline... un escuerzo que da yu yu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario me sirve para aprender una palabra más de tu rico vocabulario : ESCUERZO, que según la RAE significa = "Persona flaca y escuchimizada".

      Ahora se entiende porqué el Kennedy se iba con la Marilyn y mil más.

      El griego sería un aldeano con todo el oro del Mundo, pero aldeano que presumía de estar casado con la ex de un presidente gringo.

      Si ese griego hubiera visto a Pepita y similares ya se lo habría pensado más.

      Eliminar
  2. Onassis en su oasis, entonces. Peñafiel, el jardinero infiel.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JOSÉ ANTONIO
      No creo que al Onassis le sirviera de mucho ese "jardín" porque casi casi sirve de escarmiento de libidinosos. Compárala con Prima Pepita y verás que son mundos diferentes.

      Eliminar