VERANO

07 abril 2013

La tonta conquista de Guam

Hay batallas que no son serias, y guerras que no lo son. Por ejemplo, la que se produjo entre EEUU y España por la isla de Guam en 1898.

Almirante  Henry Glass
El crucero estadounidense Charleston se dirigía hacia Filipinas, donde había una guerra de verdad entre los dos países, cuando se le ordenó conquistar Guam, que le quedaba de camino. El 20 de junio el capitán Henry Glass plantó su barco frente a la colonia española y disparó 13 cañonazos. Los falló todos.

Las autoridades españolas reaccionaron subiéndose a un bote y yendo al Charleston. Una vez a bordo, presentaron sus respetos a Glass y se excusaron por no poder responder a las salvas de salutación de los estadounidenses, dado que todos los cañones de la isla estaban inservibles.

El malestar de los españoles fue notable cuando Glass les informó de que: 1) Los dos países llevaban en guerra más de tres meses; 2) Estaban detenidos; y 3) Guam pasaba a pertenecer a EEUU.

A continuación, Glass se fue a Filipinas, y se olvidó de tomar posesión del resto del archipiélago de las Marianas. Así que éste siguió siendo formalmente parte de España, que, para cerrar el círculo de despropósitos, lo vendió en 1899 a Alemania.

En 1914 las Marianas (salvo Guam)  pasaron a ser japonesas y desde 1944 todas son estadounidenses. Hoy, prácticamente todo Guam es una base aeronaval, articulada alrededor de la base de Andersen, desde la que partieron la mayor parte de los superbombarderos B-52 que plancharon Vietnam, Camboya y Laos en los 60 y 70.

El calor y la humedad de Guam son un problema para los aviones, porque permiten la aparición de algas microscópicas en las pistas de aterrizaje que las hacen resbaladizas. El único B-2Spirit (el bombardero invisible al radar)  que EEUU ha perdido se estrelló en Andersen en 2008.

Ahora, Washington va a enviar a misiles antimisiles Thaad para defender a la isla de un eventual ataque norcoreano. Con los sistemas de radar y alerta temprana en Japón, EEUU puede seguir a cualquier misil de Corea del Norte.
Pero el eje de su doctrina militar en el Pacífico es invisible: submarinos nucleares. Guam es un sitio muy especial: una isla tropical, pero con una costa rocosa y sin apenas playas, cuyos habitantes tienen uno de los mayores índices de obesidad del mundo.

(Información de  P. Pardo.)


3 comentarios:

  1. Que gran ironia tiene a veces la historia con este asunto de Guam.En fin esperemos que el gordito norkoreano no se le crucen los cables,un saludo,

    ResponderEliminar