VERANO

31 marzo 2013

¿Sobrevivirá el Capitalismo?

Larry D. Neal, catedrático emérito de Historia y Economía de la Universidad de Illinois, es uno de los dos editores de un ambicioso proyecto coordinado por Cambridge University Press y la Fundación BBVA para redactar la definitiva historia del capitalismo.

Pregunta.- Cuando se habla de capitalismo se suele mezclar el concepto con los de libre mercado, liberalismo, neoliberalismo, neoconservadurismo…

Respuesta.- Sí, es cierto. El capitalismo es un fenómeno global, pero bastante reciente. Muchos de los libros que analizan su evolución empiezan hacia mediados del siglo XVII, por la época de la Guerra de los 30 años (1618-1648) y las revoluciones en Inglaterra y Holanda. Eso significa que, con sistema de organización de la actividad económica, ha existido como mucho 350 años. Poco más. 
Marx, en 1848, decía que el capitalismo era un extraordinario desarrollo… que caería por sus contradicciones internas.

P.- Y no lo hizo.

R.-No, pero entonces no había tal seguridad. Cuando llegó el cambio de siglo, la Primera Guerra Mundial, la Revolución rusa… Habíamos tenido a Max Weber, Sombart, Simmel intentando entender cómo había surgido el capitalismo, preguntándose a dónde iría, pero asumiendo la mayoría de ellos que en algún momento terminaría. Que el capitalismo, ya fuera bueno o malo, acabaría. Y que lo haría relativamente pronto. No concebían que fuera a perdurar.

P.- ¿Hoy sigue habiendo dudas?

R.- No, no iguales. En el siglo XXI, y pese a estar en medio de una enorme crisis, la gente cree que sí lo hará. Saldremos de ésta, porque se han superado otras crisis. Y porque pese a las predicciones de Marx y de tantos otros, y a pesar de las alternativas surgidas en el siglo XX -la mayoría terribles-, de las diferentes opciones que algunos plantearon en el periodo de entreguerras, incluyendo desde luego aquí en España, el capitalismo ha sobrevivido y mejorado la vida de la gente.

P.- ¿Y sobrevivirá siempre?

R.- Mi perspectiva es que el capitalismo ha venido para quedarse.Ha ido perfeccionándose y es flexible. El sistema funciona, así que soy optimista. El capitalismo ha tenido éxito porque ha estado asociado a un crecimiento económico rápido y a un aumento continuado de la renta per cápita.

P.- ¿Cómo definimos el capitalismo? ¿Qué características tiene?

R.- Es un sistema que debe contar con mercados eficientes, en los que los precios se ajusten a la oferta y la demanda, y la gente pueda colocar sus productos. En segundo lugar, que haya derechos de propiedad. Que los ciudadanos tengan garantías sobre sus posesiones en cualquier circunstancia. La tercera, es que necesitas un Estado que respalde, que contribuya a mantener el funcionamiento de los mercados, proteja los derechos de propiedad y haga cumplir los contratos. Que evite que arbitrariamente se violen los derechos, como por ejemplo en Argentina con Repsol. 

El imperio de la ley es un elemento esencial para el funcionamiento del capitalismo. Los mercados han existido desde siempre, pero el capitalismo no, porque exigía condiciones que no hubo antes. Para que el sistema funcione bien necesitas una serie de instituciones, pero también de principios comunes que comparta toda la sociedad.

P.- Hábleme de la segunda fase del capitalismo.

R.- La industrialización fue increíble, desde luego. Pero también hay que mirar a la evolución en la agricultura, los avances en productividad y en la capacidad de alimentar a una población creciente. Las contradicciones internas no aparecieron. Al revés, la gente comía cada vez más y mejor.

Los marxistas no entendieron cómo se creaba la plusvalía, que es gracias a las innovaciones tecnológicas y no por la explotación de los trabajadores.

P.- La mayoría de historias y teorías sobre el capitalismo fueron escritas por sus críticos.

 R.- Una de las causas de la mala fama del capitalismo es que ha sido definido por sus adversarios. El mismo término, capitalismo, fue acuñado o popularizado por Marx.

P.- ¿Estamos mejor ahora que antes gracias al capitalismo?

R.-Absolutamente. Hay una asociación clara entre capitalismo y crecimiento económico moderno, que es un aumento sostenido, constante, en el nivel de vida y renta de las personas. Normalmente, entre un 0,5% y un 1,5% anual. Lo que quiere decir que se dobla el nivel de vida cada tres generaciones. Y que se consigue sacar de la pobreza a millones de personas. Es una de las grandes evoluciones en la Historia de la Humanidad.

P.- Pero eso no ha reducido demasiado el número de críticos con el capitalismo. Al revés, parece que con la crisis se han multiplicado incluso.

R.- Es cierto. Estoy convencido de que es porque, para mantener ese ritmo de crecimiento, de mejora de vida, de ingresos, hacen falta regularmente cambios estructurales. Innovación, reformas. Y las novedades requieren nuevas formas de acceder a los mercados. Y eso hace que la gente que está acostumbrada a una determinada y cómoda forma de vida, a la rutina, lo perciba como una amenaza. Son cambios grandes, continuos pero necesarios para el éxito. Los que se oponen al capitalismo, ¿de verdad creen que estamos peor que antes?

P.- Desde una perspectiva histórica, ¿cómo enfoca esta crisis? ¿Una más? ¿Diferente?

R.- La Historia nos muestra ejemplos de crisis internacionales importantes desde principios del siglo XVIII, como la del South Sea, que fue la primera gran crisis del capitalismo financiero. Empezó con una buena idea de John Law y acabó muy mal. Son curiosas las similitudes y la falta de coordinación.

P.- ¿Insinúa que los gobiernos de ahora no lo están haciendo?

R.- Hay una estrategia común, una especie de receta que incluye poner en cuarentena los activos tóxicos, reestructurar y refinanciar. Si es un problema financiero, la respuesta tiene que ser financiera. Lo que echo en falta de los gobiernos ahora es, básicamente, respuestas contundentes. En el caso de España, la situación es incluso más complicada por las 17 comunidades.

P.- ¿Y cómo ve España?

R.- El problema de España han sido las comunidades autónomas, que han hecho lo que han querido sabiendo que detrás estaba el Gobierno central para rescatarlas si hacía falta. Y que usaron a las cajas de ahorros para financiar sus excesos. España tuvo años muy buenos de crecimiento y creación de empleo. Pero de baja productividad. Ahora, tras el fin de la burbuja inmobiliaria y los problemas de los bancos, estamos viendo los efectos. 


 P.R. Suances
 

6 comentarios:

  1. Demasiados Gobiernos traen demasiados ladrones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Sin duda : 17 gobiernitos más el central supone 18 grupos de mangantes profesionales.

      Eliminar
  2. Excelente exposición.Se ve que el catedrático (emérito) L.D.Neal sabe de lo que escribe y además resume de forma muy clara y precisa el concepto de capitalismo que no solo es económico.
    Su moraleja final aplicada a España es esclarecedora.
    Me ha gustado mucho, tanto que con tu permiso lo voy a reproducir en mi propio blog; antes una pregunta, por simple curiosidad : el firmante P.R. Suanzes, ¿es el periodista Pablo Rodriguez Suanzes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON F.J.EUGENIIO
      Sí, este profesor es muy claro y breve, lo que redunda en claridad.
      El periodista que citas es el mismo de la entrevista ésta.

      Eliminar
  3. estupenda entrevista, aunque queda la duda de si al engendro actual q en los países va formándose (45% participación estatal en la economía, hiperregulación de todo, obturación de los mecanismos de control y daños al imperio de la ley a a la igualdad formal) cabe llamarlo ya capitalismo o es ya otra cosa.
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JOSÉ ANTONIO
      La primera regla de un capitalismo floreciente y emprendedor o creador de riqueza es LA NO INTERVENCION ESTATAL. Lo demás son neocapitalismos o como quieras llamrlos, tipo al uso en China.
      Los franceses, británicos, estadounidenses, israeliés, etc. protegen los derechos de propiedad como prioritarios pero no intervienen lo más mínimo en la actividad privada. En eso los más radicales son los del Partido Republicano USA y los conservadores británicos.

      Eliminar