VERANO

30 enero 2013

Serviles con China

Cuando hace 21 años, se produjo la revuelta de la plaza de Tienanmen, en Pekín, en plena debacle del comunismo soviético, todos los países se lanzaron en tromba a condenar al régimen de Pekín.
En cuanto pasaron unos pocos meses, la mayoría de ellos comenzaron las maniobras movimientos para acercarse de nuevo a China. Y entre los primeros movimientos, estuvieron los del entonces ministro de asuntos Exteriores español, Sir Paco Fernández Ordóñez.

Decía el escritor Ayllón que China es demasiado China, como para andar enemistados con ella. Y eso que entonces, los chinos no andaban comprando medio mundo.

Ahora, cuando las inversiones chinas se extienden no sólo por Asia, sino también por muchos puntos de África, de América o incluso de Europa, algunos gobiernos se resisten a levantar en exceso la voz para no molestar a los dueños del dinero. Entre ellos, el español.

Como siempre, en política exterior, el Gobierno espera primero a ver que hacen los demás, antes de actuar. No vaya a ser que luego se quede solo.

Los chinos creen que su posición económica en el mundo globalizado les da carta blanca para saltarse olímpicamente el respeto de los derechos humanos, alegando la diferencia de civilizaciones y culturas. Y lo cierto es que consiguen a menudo que, como mínimo, no se les recuerden los deberes pendientes.

El gobiernucho de Rajoy, por ejemplo, se encuentra en una situación bastante delicada, porque las autoridades económicas chinas están acudiendo a su rescate comprando cerca del 20 por ciento de la deuda española.  Quizá por ello han ordenado los Gallardón y cuadrilla que suelten a los gangsters como GAO.




6 comentarios:

  1. Cierto es que las relaciones internacionales se rigen por la hipocresía más repugnante; veanse las alabanzas a gentuza como los jeques arábigos, o dictadores de todo pelaje y condicion. Pero lo de china alcanza cotas vomitivas.

    El servilismo occidental con un pais que no respeta NADA, ni dentro ni fuera de sus fronteras, es inadmisible e imperdonable. Con un añadido, estos politicos que tanto giran el cuello para no ver ciertas cosas, luego se erigen en focos de moral y ética.

    ¿Y todas esas organizaciones internacionales que enseguida levantan la voz ante ciertos problemas de otros paises?..calladas como putas en cuaresma cuando se trata de china.

    ResponderEliminar
  2. SEÑOR OGRO
    Ese servilismo occidental nos resulta vergozoso a muchos, como a tí y a mí.
    Los primeros occidentales que se relacionaron con ellos y establecieron incluso embajada en Pekin fueron los franceses, con Charles De Gaulle y estando Mao. Y sin embargo los gabachos mantienen una dignidad ante ellos que aquí ni por espejismo se observa.

    ResponderEliminar
  3. Estos tios se van a quedar con medio mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Ya desde el siglo XIII eran dueños de toda Asia y parte de Africa. Luego decayeron y ahora se han levantado para imponer su dinero y tecnología al Mundo restante.

      Eliminar
  4. Tan cierto cómo que amanece es que China será la primera potencia del mundo a más no tardar... Lo malo es que el intercambio cultural lleva implícito que, más tarde o más temprano, los chinos quieran que se les deje de engañar cómo Idems y se les pague y trate cómo a los curritos (en peligro de extinción) occidentales. Nos quedan por ver jocosas situaciones a éste respecto. ¿Veremos un Coco y un Ojete chinos?

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON PEDRO
      Ya te estás viendo hacer reverencias a una cuadrilla de chinos que pasan cerca de tí.
      No sé si habrá muchas jocosas situaciones (una de las que más gracia me hace a mí es que las niñas chinas de mi pueblo hablan en vascuence porque las mandan a la ikastola), pero no olvides que el chino es orgulloso y muy convencido ( aunque sea analfabeto)de que los occidentales son inferiores a ellos. Lo traen en los genes desde tiempos de Gengis Khan.

      Y además son duros como las rocas del Pirineo.

      Eliminar