03 enero 2013

Niña regalada a canibales

JAMESON
A lo largo de la historia, han existido seres humanos capaces de llevar a cabo los actos más repugnantes con tal de satisfacer sus deseos. Una de estas personas fue el aventurero James S Jameson, cuya abominable historia descubrimos en el blog "República Insólita".

Todo ocurrió en 1888, cuando Jameson, heredero de conocida firma irlandesa de whisky, se encontraba en lo que hoy es la República Democrática del Congo al frente de la Rear Column, un destacamento militar que formaba parte de una expedición comandada por el explorador  Stanley bajo las órdenes del Rey Leopoldo I de Bélgica.

Según narran las crónicas, Jameson se había desplazado a Ribakiba, un enclave a la orilla el río Luluaba, para aprovisionarse de porteadores junto a Assad Farran, un sirio con conocimientos de suahili que hacía de intérprete, y un mercader de esclavos llamado Tippu Tip.

Mientras realizaba sus negocios, tuvo la idea de comprar un ser humano y ofrecerlo a una tribu caníbal para saciar su curiosidad de verlo en acción.

Para ello, adquirió una niña de diez años por diez pañuelos y envió a Farran a ofrecérsela a los caníbales con el mensaje de que se trataba de “un regalo del hombre blanco, que desea verla devorada”. La escena descrita por Farran es atroz.

La niña, amarrada a un árbol, pedía ayuda y clemencia con los ojos, hasta que dos tajos le rajaron el vientre. Murió desangrada con los intestinos colgando. Tras ello, la despedazaron, cocinaron y comieron.


Niños jugando a "canibales"



12 comentarios:

  1. Que degenerado el gacho. De estos de familias de rancio abolengo se sabe cada cosa que espanta, el poder, el dinero y la protección que ambos les dan generación tras generación acaban fabricando este tipo de mostruito degenerado. ¿Sigue existiendo esa marca de whiskacho?.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ROBERT
      En aquella época del poderío británico en el Mundo, los aristócratas del dinero y títulos ingleses eran todos como para ser tratados como un Jack El Destripador : unos bestias sin escrúpulos.
      Ya lo denunció aquel famoso Sir Roger Casement respecto a las barbaridades que hacían en el Congo y en Perú las compañías explotadoras inglesas, y al final lo ahorcaron a él.

      Buena pregunta sobre la marca del whiski qie fabricaba la familia del cafre inglés : para organizar lanzar unas cuantas bombas de napalm sobre la residencia de sus dueños.

      Eliminar
  2. Apuesto que tomaba alguna droga, es lo que dice Zorrete, el poder y el dinero...y si ya se tiene se buscan nuevas experiencias, que pena que no se le ocurriese probar la experiencia a la inversa. Claro que los pobres caníbales se hubieran envenenado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      Por lo que he leído sobre la época y los ingleses, belgas y holandeses, no necesitaban de ninguna droga para comportarse así porque, como dices, el poder y el dinero les daban tal soberbia y degeneración que asesinaban a millares de negros e indigenas en Africa, Perú, Singapur, etc..

      Uno de los más bestias y destacados lo fue el explorador STANLEY.

      Eliminar
  3. Contextualizado no lo veo tan reprobable, es como el que compra un cerdo y se lo lleva al pueblo para sacrificarlo en la matanza. Es que os escandalizáis por nada Tella.

    Y por cierto, viendo el grabado del gachó he de decir que me encantó en ¿Qué me pasa doctor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Es que algunas y algunos semos muuuu sensibles con el ser humano especialmente si es infante, pero tú tranqui que ya sabemos que no te atreves a matar una pobre mosca por la pena que te produce una muerte violenta así.

      El gachó ese si fuera hoy al doctor le diagnosticaría una enfermedad incurable: LA HIJAPUTEZ congénita. Muy común también, con otras actuaciones, en esta tierra de hoy. Sin ir más lejos ahí tienes al Montorito tratando de eliminar a la población de Apaña sin que nadie se dé cuenta.

      Eliminar
  4. Supongo que los pañuelos que entregó el Jameson a cambio de la niña eran de hilo de la mejor calidad. Lo peor de esas comilonas eran las peleas a muerte por hacerse con las manitas, el bocado más apetitoso para los caníbales. Lo comprobé en uno de mis viajes por esa zona; terrorífico.
    Imagínese lo que harían con las preciosas manos de la prima Jacinta. No quiero ni pensarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Conociendo, por sus hechos, el percal del Jameson, vaya usted a saber si no les dió pañuelos usados y de cuadritos tipo trapo de cocina.

      Sus experiencias e información sobre las preferencias gastronómicas de esos "aliados de civilización" que son los canibales, me deja temblando pensando en la probe Prima Jacinta.

      Eliminar
  5. el horror, el horror... que decía Conrad en el corazón de las tinieblas. Impensable la mosntruosidad caníbal y de los otros más aún.
    (preciosísimo el cuadro con el q se abre el blog, don Tella)
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JOSÉ ANTONIO
      Sí, CONRAD no exageró ni lo más mínimo en su Corazón de las Tinieblas sobre lo que sucedía en el Congo en aquellos primeros años del XX. Las barbaridades que hacían los ingleses y los belgas con los negros nunca se han divulgado suficiente a pesar del libro que sobre ello escribió Sir Roger Casement.

      Este suceso es aterrador pero cuando uno se entera de que es uno de los miles que ocurrian allí, pasa como con las guerras : cuentan los primeros muertos y luego ya es rutina.

      Me alegro de que te guste esa pintura impresionista, que es la que más me atrae a mí.

      Eliminar
  6. Al final va a ser verdad lo que escuche decir una vez a un sevillano.
    "Que hay mas hijos de puta en el mundo, que botellines de cerveza"; en el caso del tal Jamesson, incluso mas que botellas de wisky.
    Toda la gentuza que acompañó al Rey Leopoldo de marras, debian ser de su calaña y el Congo fue su campo de maniobras.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      El más canalla de todos los que han pasado por el Congo, y lo ha habido como para montar un museo de horrores, era el REY LEOPOLDO DE BÉLGICA. Que, además usó tropas del Estado belga para convertir el Congo en su FINCA PRIVADA.

      Aquel sevillano tenía mucha razón y se quedó corto : el número de hijodeputa es INFINITO.

      Eliminar