16 octubre 2012

Los kurkullus, historia de traiciones

El día 21 próximo se celebran los comicios al Gobierno Vasco (a su parlamento autonómico) y los peneuveros sacarán mayoría por desidia de sociatas y peperos. Como es habitual ya tienen pactado los Kurkullus su oculto mutuo apoyo con los pro-etarras.

Por ello, es conveniente hacer un repaso de lo que este Partido-Religión ha sido desde su creación, para aquellos que lo desconocen.

Tanto durante la Monarquía como durante la República, el PNV acudió en numerosas ocasiones en coalición con otros partidos de derechas, algu­nos de ellos abiertamente clericales y reaccionarios, como los carlistas.

En los primeros años de la República estu­vieron alineados en las Cortes, con el nombre de Minoría vasconavarra, en la que se fundían el PNV, los carlistas y otras fuerzas de la derecha monárquica. Dirigentes del PNV participaron en varias conspiraciones dirigidas a derrocar la República mediante un golpe de Estado, llevadas adelante por militares como el general Orgaz y que no llegaron a fraguar porque, según el propio Aguirre (primer dirigente y lehendakari), no les daban garantías para sus aspiraciones.

El enemigo mortal del PNV durante los años de la II República con­tinuó siéndolo el PSOE de lndalecio Prieto. A los enfrentamientos elec­torales hubo que añadir un creciente número de enfrentamientos vio­lentos, que causaron varios muertos por ambos lados.  La política de euskaldunización promovida por los nacionalistas se encontró con la particularmente férrea oposición del PSOE.

En 1934, con las derechas en el poder, según se iba definiendo la antipatía que en ellas causaba el discurso antiespañolista del PNV, éste fue oscilando gradualmente en sus fidelidades, llegando a colaborar con la izquierda, su tradicional enemigo, en la labor de desestabilización del gobierno derechista.

Llegó 1936 y, ante los preparativos de golpe militar, de nuevo impor­tantes sectores del PNV se inclinaron del lado de los conspiradores con­tra la República. Pero el dirigente de Renovación Española, José Calvo Sotelo, en un acto celebrado en el frontón Urumea de San Sebastián pronuncia su célebre frase:

-Antes una España roja que una España rota-,

lo que hace ver a los peneuvistas que, a pesar de lo mucho que les unía ideológicamente con los partidos de derecha no nacionalistas, sus aspiraciones independentistas y, en su defecto, autonomistas, no obtendrían buenas perspectivas en el caso de una victoria derechista.

Aquel mismo día los jefes peneuvistas que hasta ese momento habían estado en conversaciones para renovar la coalición con las fuerzas dere­chistas y católicas no nacionalistas (Renovación Española, Unión Regionalista Guipuzcoana), vieron claro que con personas como Calvo Sotelo no podía caber entendimiento alguno. Y advirtieron a sus posi­bles socios derechistas que obtendrían de la izquierda lo que la dere­cha les negaba, es decir, el estatuto de autonomía.

Así, en el último momento, y no sin grandes dudas y resistencias, la postura oficial del PNV fue la de apoyar a un gobierno republicano que, al fin y al cabo, les garantizaba la concesión del estatuto a cambio de que no se uniese a la rebelión.

Ésta fue la postura oficial, si bien muchos de sus miem­bros optaron por unirse a los sublevados, como la dirección del PNV en Álava y en Navarra. El Napar Buru Batzar, mediante comunicado del 20 de julio, desautorizó contundentemente la declaración de adhesión a la República emitida por el Euzkadi Buru Batzar en Bilbao dos días antes. La mayoría de los militantes peneuvistas de Álava y Navarra se adhirieron al alzamiento y se alistaron al ejército franquista.

Muchos dirigentes peneuvistas admitirían pos­teriormente que el 18 de julio estuvieron esperando que se confirmase que uno de los dos bandos se había alzado definitivamente con la vic­toria, para así no tener que elegir. Por ejemplo, el entonces presidente del Bizkai Buru Batzar, Juan Ajuriaguerra, explicó al respecto:
-Tenía la esperanza de escuchar alguna noticia que nos ahorra­se el tener que tomar una decisión: que uno u otro bando ya hubiese ganado la partida.  A las seis de la mañana, tras una noche en blanco, tomamos una decisión unánime. Promulgamos una declaración dando nuestro apoyo al gobierno republicano. Tomamos esa decisión sin mucho entusiasmo, pero convencidos de haber elegido el bando más favorable para los intereses del pueblo vasco.

Cuando se decantaron a favor del gobierno republicano, todos con­fesarían haberlo hecho sin ningún entusiasmo y teniendo la seguridad de que, de llegar una victoria republicana, las izquierdas arremeterían acto seguido contra el derechista PNV. Varios dirigentes nacionalistas han dejado testimonio sobre su actitud hacia el bando escogido a rega­ñadientes. Por ejemplo, Juan Manuel Epalza, vicepresidente de los men­digoizales, recordaba:

Hasta la noche antes, nuestro verdadero enemigo había sido la izquierda. No porque fuese la izquierda, sino porque era española y, como tal, intransigente. Vacilamos durante dos semanas o más, titu­beando sobre si aliamos con nuestros anteriores enemigos. De haber sido posible, nos hubiéramos mantenido neutrales. Estábamos entre la espada y la pared. Era algo absurdo, trágico: teníamos más cosas en común con los carlistas que nos atacaban que con la gente con la que de pronto nos encontramos aliados.

Tan incierto fue el alineamiento del PNV con uno u otro bando que no se decidió hasta la misma noche del 18 de julio de 1936.

José María de Areilza, vecino, coparroquiano y amigo de José Antonio Aguirre (y futuro primer alcalde franquista de Bilbao), lo explica así:

-En las ajetreadas negociaciones y contactos entre militares y civi­les que precedieron al Alzamiento, el tema del nacionalismo vasco y de su posible actitud siguieron vigentes hasta el último momento. No faltaron enlaces, propuestas y generosos intentos para lograr su adhesión, o al menos su neutralidad pasiva ante el eventual y espe­rado golpe de Estado. Al regresar yo de Madrid, del entierro de Calvo Sotelo, comprendiendo la inminencia del estallido, pensé en hacer el día 17 una última gestión directa cerca de las dos personas que me parecieron más asequibles al intento: José Horn, al que me unían lazos de cercano parentesco, y don Ignacio de Rotaeche. 

Me encontré con que el primero se hallaba gravemente enfermo (falleció a los pocos días) y el segundo, encamado también, no podría verme hasta el lunes 20 de julio. Me recomendó que viera a José Antonio Aguirre. No lo encontré durante todo el día por hallar­se ausente de Bilbao, adonde según me dijeron regresaría al ano­checer. Comprendí que ya era tarde porque la radio francesa había dado la noticia del levantamiento de Melilla. 

El sábado 18 de julio lo pasé en casa de unos amigos en contacto cercano con el núcleo militar comprometido que daría la señal de la intentona en Vizcaya. El domingo amaneció espléndido, y para disponer bien del día, pensé en oír misa lo antes posible. A poco de empezar el sacrificio, entraron en la iglesia por la puerta lateral una serie de hombres con señales evidentes de insomnio y rostros contraídos y sombríos que parecían venir de alguna reunión. Eran los directivos del BBB, órgano superior del partido nacionalista en Vizcaya, que habían estado deliberando toda la noche en la sede del partido. Salí de la iglesia y compré 'El Liberal' y 'Euzkadi', órganos respecti­vos del socialismo y del nacionalismo. Lo que publicaba el dia­rio nacionalista me interesó más. Allí aparecía, en efecto, en recua­dro y en primera página, una declaración oficial. 

El partido, al parecer después de una larga y tensa discusión, tomaba la posición de solidarizarse con el Gobierno de la República y de combatir a su lado. Era un compromiso cerrado, sin salida, que significaba para la derecha católica, en el país vasco, la guerra fratricida con todas las consecuencias. Leí y releí el texto, parado ante las escaleras del tem­plo, sintiendo un escalofrío de emoción al comprender que algo se desgarraba en aquellos momentos en las entrañas de nuestro pue­blo. 

En esto observé que muy cerca, en un grupo, los directivos del nacionalismo también leían la prensa con ansiedad. José Antonio Aguirre me vio y comprendió sin duda mi pesadumbre al ver que la suerte estaba definitivamente echada. Me saludó de lejos sin que hicié­ramos nada por conversar ni el uno ni el otro. Las palabras habían dejado paso a las armas.. Sin embargo, la fidelidad del nacionalismo vasco a la República fue siempre cuestionada por numerosos dirigentes republicanos, que des­confiaban de un partido tan de derechas y clerical como el PNV, cuyo doble juego, sus contactos para firmar una paz por separado con Franco, y sus deserciones hacia el bando nacional, entorpecieron muy gravemente el esfuerzo militar republicano en el frente Norte. Durante la guerra las tensiones con el gobierno republicano fueron con­tinuas, como puede leerse con detalle, por ejemplo, en los diarios de Azaña, temiéndose continuamente el paso al enemigo de las fuerzas dependientes del PNV.

 Ante el avance de las tropas franquistas el PNV buscó, en repetidas ocasiones y a espaldas del gobierno, una paz por separado con Franco y sus aliados italianos, desentendiéndose de la común tarea de defensa del régimen republicano.

Ya en diciembre de 1936 empezaron los con­tactos del PNV con el bando franquista a través del Vaticano y de la Italia Fascista. Las gestiones se sucedieron durante los primeros meses de 1937, participando en ellas el entonces cardenal Pacelli -posterior­mente Pío XlI-, el cardenal Maglione, el cardenal Gomá, el nuncio en España Antoniutti, el cónsul italiano Pietro Marchi, el arzobispo de París, el canónigo Alberto Onaindía, Pantaleón Ramírez Olano, el delegado vasco en París, lturzaeta, Francisco Horn, Julio Jáuregui, Andrés lrujo, Juan Ajuriaguerra y probablemente el propio lehendakari Aguirre. Su intención era, dada la inminente derrota en el frente Norte, desenten­derse de continuar la lucha por la causa republicana.

En mayo de 1937 el Gobierno republicano interceptó un cable pro­cedente del Vaticano dirigido a Bilbao en el que se establecían los tér­minos acordados por Franco y Mola para la rendición del ejército dependiente del Gobierno vasco. Y se ejecutó en el llamado Pacto de Santoña, en cuya virtud tanto Aguirre, Ajuariaguerra, Landaburu como los demás jefes del PNV quedaron libres de persecución alguna por parte de Franco.

A continuación Aguirre (lehendakari y jefe supremo del PNV) se marchó a Berlín a negociar con Hitler el establecimiento de un "Protectorado Alemán Nazi" en Euskadi. Y colaboró activamente con los de la Gestapo en la detención de Companys en Paris y su entrega a Franco.

 Tellagorri


NOTA DEL BLOG
Partido Nacionalista Vasco (pnv) en vascuence se escribe : EAJ y significa "Partido de Dios y de las Leyes Viejas". (Eusko Jeltzale Alderdia).





 

28 comentarios:

  1. Es la trampa de los nazimbécilismos, pretenden ser ellos mismos por encima de todos los demás. Dudo mucho que les importe mucho el pueblo, sólo desean el poder para establecer su propia dictadura pues, si cuando lograran sus objetivos desaparecieran, su misión habría tenido exito. No obstante querrán seguir decidiendo el destino del Pueblo bajo su yugo sean o no independientes.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON PEDRO
      Son el ejemplo máximo del oportunismo y por ello absolutamente infiables pues se alian con el diablo con tal de obtener su objetivo : implantar su dictadura totalitaria de lengua y costumbres sobre una población que es mayoritariamente PLURAL.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Bai, jauna. Este es el Tellagorri maestro en la realidad histórica vascongada y navarra. Buena historia y mejor recordatorio a los votantes del próximo domingo de lo que son esos que siempre se presentan como los "buenos gestores".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, DON LUCIO.
      Pero sabes casi tan bien como yo porque en Navarra os sucede más de lo mismo, que los peneuveros van siendo empujados por los bildutarras hacia una copia de lo que es hoy socialmente el País Vasco.

      Eliminar
  4. El PNV se enfrenta el domingo 21 a un dilema complicado dado que necesitará apoyo para gobernar pues no parece que obtenga mayoría absoluta.
    Si ese apoyo se sustenta en Bildu, pienso que en un plazo no muy largo se verá canibalizado por esos salvajes y es posible que a la vuelta de dos o tres elecciones se vea reducido a ser residual; me baso simplemente en cuestiones demográficas y pirámide de edades; los jóvenes de Bildu sobrepasarán a los abueletes peneuveros y puestos a ser nacionalistas aquellos lo son mucho mas y mas radicales también en lo social habiendo mamado desde las ikastolas el veneno nacionalista.
    Pienso que lo mas lógico sería un acuerdo de gobierno PNV con PP similar al actualmente concluido entre PSE y PP, si los números lo permitieran.
    Esta posibilidad, pienso que sería bastante verosímil dado que las cosas han cambiado mucho desde los años 30 y la derecha española les ha dado un Estatuto de Autonomía que ni lo soñaban entonces.
    Por otra, y dado que las ideas socioeconómicas de ambos partidos son muy similares y que los programas PNV y PP son bastante parecidos,su estrecha colaboración (quedan todavía tres difíciles años de legislatura) puede hacer mas soportable las restricciones y reformas imprescindibles que exige la UE.
    En cuanto a la hora de enfriar las tensiones y reivindicaciones ultra nacionalistas y también moderar las posturas mas intransigentes que aparecen en sectores del PP una colaboración entre ambos posiblemente sería beneficiosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON F. J. EUGENIO
      Magistral tu desarrollo TEÓRICO del tema pero nada aproximado a lo visceral que se respira aquí en el ambiente, y que a la postre es la que impone las alianzas.
      Verás, en sentido común y dentro de lo conveniente para el PNV le conviene una alianza con el PP pero hay dos factores que se lo impiden.
      El primero es que aquí, los cachorros peneuveros y los que terminarán comiéndoselos a los del Partido-Madre, los batasunos (sea como sea en cada caso adopten un nombre),se van a tragar a los peneuveros al igual que los peneuveros se tragaron a sus mentores iniciales, los carlistas.

      En segundo lugar los kurkullus compiten con los bildutarras, para impedir ser menos, en el rechazo público y "ostentoreo" a lo que significa "españolazo" y como tal es aparecen siempre los peperos. Son los judios de la Alemania nazi. Los que hay que echar.

      Y por último, estando al frente María San Gil, al igual que Alex Vidal Cuadras en Cataluña en otro tiempo, los peperos aún eran gente respetable y fiable y hoy en día los votantes no nacionalistas NO SE FIAN en absoluto de los Basagoitis y pandilla.

      Eliminar
  5. Una buena lección. No viene nadaaa mal repasar a quién se va a votar y al igual que vosotros lo teneis claro, aquí también se tiene muyyyyyy clarito quién va a volver a ganar.Una mierda todo, pués seguiremos de mierda hasta el cuello.
    Millllllllllllllllllllllllllll besitosssss don tellaaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, DOÑA MIDALA.
      En tu tierra de meigas y cariñosas galeguiñas siempre habeís vivido bajo algún caciquismo y los que hoy parecen serlo para la masa son los peperos, tras el paso de Fraga y sus huestes.

      Tu vena ZURDOSA se nota a distancia pero reconozco que los ambientes están en contra de lo que representan los que dicen ser "de centro" pero unicamente meriendan con obispos y empresarios. Lo malo es que por el lado contrario teneís a todos esos PEPIÑOS cuyo afán primero y último es llenarse los bolsillos propios, como ya lo han demostrado.

      Un millón de besos.

      Eliminar
  6. Lo más gracioso, por decir algo, es que son estos Kurkullus los que luego van dando lecciones de "historia" y dignidad, dando carnet de demócratas a los demás. Son estos los que escriben la neo-historia vasca, reescribiendo el pasado a su antojo y trepanando las mentes más jóvenes en favor de su ideologia: nada que envidiar a Franco.

    Lo peor no es que lo hagan, lo peor es que lo han hecho impunemente desde hace 30 años con el mirar a otro lado de peperos y sociatas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Cierto, ciertísimo. Han superado y por mucho a Franco en la implantación de una mentalidad de las JONS (esa especie de catecismo político infalible y cuya transgresión es pecado)y en la organización de una sociedad que se ha visto obligada a votar nacionalista para que los vecinos no les hagan el vacío.

      Hace unos días un excomerciante ( al que se supone un mínimo de sentido común) me decía que aunque él era descendiente de burgaleses y zamoranos, siempre votaba a los kurkullus porque además el "no votar" puede acarrear multas. Ya confundía el derecho de voto con la obligación de asistir a Mesa Electoral cuando se designa para tal a algunos.

      Y gente de esa mentalidad es la que puebla Territorio Sioux tras 35 años de adoctrinamientos, tantos o más que los que sufrimos con Franquito y sus falangistas. Eso entre los NO nacionalistas. Los otros ya vienen de cuna con el sello impreso de la Cruz Gamada.

      Eliminar
  7. Lo único que varía en Vascongadas y Cataluña en comparación con el resto de España es que ningún partido centralista ha podido crear una red clientelar que le de ventajas permanentes a la hora de enfrentarse con el nacionalismo. El PP pensó que sin María y lo otros esta red sería más factible y metieron la pata con los resultados que ahora vemos, el PSOE tampoco tuvo éxito.

    Es el PNV el que mantiene hoy esta red clientelar que no vota por ideología sino para seguir asegurándose la pitanza. Creo que allí se han retrocedido unos 30 años y que tendremos al nuevo Ibaretxe con más de lo mismo que Mas, en breve. A Vascongadas, como a España, solo la salvará el desengaño y la ruina total y creo que ya es tarde para evitarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      Efectivamente, el que ha trenzado una red gigantesca de clientes interesados es el PNV lo que nos ha dejado como en los años 1960.

      Es posible que tengas razón y unicamente una RUINA TOTAL industrial y comercial podría salvarnos, pero la clave está siempre en Madrid. Por la sencilla razón de que si el gobierno central no se aviniera a ninguno de sus pactos chantajistas, no se sostendría ese tinglado.

      La otra solución sería un gobernante fuerte y válido que modificara el Titulo VIII de la Consti y eliminara todas las autonomias, centralizando el Estado.

      Eliminar
  8. Es ya un clamor mayoritario que la solución a la disolución de España radica exclusivamente en la eliminación de las autonomías vasca y catalana. Y que griten contra las nubes los nacionalistas.

    Sin ese sistema actual no habría ninguna posibilidad de que electoralmente tuvieran las mayorías que tienen por razón de distritos electorales provinciales en vez de nacionales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ZALDUM
      Cierto. Con un Estado centralizado al estilo francés los nacionalistas se disolverían en menos de 3 años. Armarían los follones que ya conocemos de cuando vivía el Invicto pero no les llevaría a ninguna parte.

      Y en un par de generaciones habría que volver a EDUCAR adecuadamente en las escuelas para que los adoctrinamientos desaparecieran.

      Eliminar
  9. La alianza logica del PNV sería con el partido de la señorita PePis, al ser ambos dos partidos de derechas; el primero mas de derechas; pero eso en Vascongadas es imposible por que aquí el PP son los apestados, no llevan la estrella y el número tatuado de milagro, a algunos por desgracia se lo tatuaron a tiros.
    Hablas de traiciones y reflejas todas las que cometieron; pero le sacaron resultados económicos positivos; obtuvieron sueldos y pensiones para ellos y sus familias.
    Supongo que conoces que todos los componentes de los supuestos Gobiernos Vascos en el exilio, desde 1939 a 1975, les fue concedida pensión vitalicia, asi como a sus viudas y huerfanos sin recursos.
    Firmando los últimos presupuestos de Zapatero, se consiguió entre otros un puesto de Consejera para Zenarruzabeitia en la Comisión Nacional de la Energia.
    Ademas de traidores, chantajistas.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      No conocía ese dato que detallas de las PENSIONES VITALICIAS de los miembros del Gobirno Vasco en el exilio. Es el colmo. No pierden la más mínima ocasión de obtener beneficios personales, todos y cada uno de ellos. Parecen frailes pero es que en si son éstos los que han enseñado a los frailes a PEDIR.

      Y lo de la Zenarruzabeitia tampoco lo sabía. Fíjate, un puesto en España y entre maketos. Y para colmo es fea como ella sola. Si llega a tener algún encanto consigue ser directora general de las Televisiones Maketas todas.

      Eliminar
    2. Pues si Dos Tella y ademas todo ello publicado en el BOE; creo que le es mas favorable estar entre maketos que en las oficinas de Sabin Etxea, se gana mejor jornal.
      Coincido en lo de fea y con cara de mala baba, pero que le vamos a hacer, con nuestra belleza y encanto quedamos cuatro y ella no forma parte de nuestro selecto grupo.

      PD: en Vizcaya para que nadie se quede sin votar, en papel y con membrete del partido (PNV), ofrecen medios de tranposte a todo el que lo requiera, al objeto de trasladarlo a la mesa electoral; facilitan direcciones y telefonos para solicitar el transporte.
      Salud.

      Eliminar
    3. DON JAIME
      Todo eso de los transportes y facilidades para ir a votar son una COPIA del sistema que usaba Franquito en sus Referendums de sí o sí.

      Es curioso que el grupo que más ha copiado la organización franquista es el peneuvero, en todo. Hasta los Coros y Danzas de la Sección Femenina o el día Sindical en Madrid y que aquí es el Día del Alderdi.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. DON GEORGE
      Pues, sí, rota o a punto de romperse del todo y con demasiados zurdosos por todas partes, aunque estos rojos tienen más afición al dinero ajeno que los banqueros.

      Eliminar
  11. Un aliado muy de fiar si señor. Hace tiempo leí un libro me parece que "Plaza del Castillo" o algo así de esa época en Navarra y me gusto bastante. No se si lo habrás leído Javier.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ROBERT
      No, no recuerdo ese título. Si de lo que trataba era de lo que hablo en el post es posible que coincidan en lo básico en lo referente a la alianza de carlistas y peneuveros, ambos a cual más CARCUNDIOS y clericales.

      Gracias por la visita.

      Eliminar
  12. A mí me gustaría saber qué piensa de todo esto el molt honorable Arzallus. Me lo tienen recluido para que no abra la boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ULTIMO DE FILIPINAS
      Posss, Zarzalluz sabe todo esto y muchísimo más, y también él ha participado en acciones muy similares en tiempos modernos o post-franquistas, ha chantajeado a Suarez y Felipe Gonzalez repetidas veces obteniendo en cada ocasión miles de millones de pesetas para las Arcas del Partido ( una de las más importantes fue el maletín que la Ertzaintza encontró en un coche accidentado y que contenía documentos del Estado que estaban en un maletín que portaba Amedo, el del GAL), y sí lo tienen RECLUÍDO a lo millonario en una finca de Amorebieta (localidad de Vizcaya).

      Eliminar
  13. Se veía venir, para comprar sucedáneo de chocolate prefiero chocolate, y el PPSOE (salvo por algún detalle de ese muñequito de Posturitas Basagoiti) no han hecho nada para cambiar el panorama.

    Un simple dato, por curiosidad (morbosa si se quiere) de vez en cuando le echo un vistazo a la ETB, pues bien, esa terminología absurda de estado español, euscalerria, presentadoras recién sacadas de ikastolas terroristas, etc sigue igual, nadie diría que esa televisión la controlen partidos constitucionalistas.

    Lo dicho, para comer sucedáneo la gente opta por el original.

    Si Urkullu le echase güebos (los que le faltan para ir de verdad con la independencia) optaría por el pacto con PP, al fin y al cabo son lo más perecido ideológicamente y apartaría a su verdadera amenaza de poder, aunque sólo sea por instinto de supervivencia, si se van con los guarros se los comen. Pero hará lo fácil, irse con la puta que además pone la cama, los sociatas, al fin y al cabo si algo les caracteriza es que venden su alma y a su madre por tocar pelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Ahora entiendo tu afición a pelis de terror y de despojos sangrientos si eres asiduo a la EITB. Ese canal no ha cambiado un ápice desde que echaron al Mamarreche, como tampoco han tocado una sola silla de Ajuria Enea ni para sentarse en postura diferente a como lo hacían los del anterior ocupante.

      Kurkullu es más pepero que el difunto Fraga pero si intentara un pacto con los Basagoitis, los de la Mintegui lo asaban crudo y en vivo en pleno jardín de Alderdi-Eder de Donosti o del Parque Albia de Bilbo.

      El peligro que tienen los kurkullus es que siempre han creído que las alianzas son para traicionarlas e irse con el enemigo. Por ello, si yo fuera dirigente de algo preferiría firmar contratos de lo que sea con patriarcas de tribus gitanas de Albaicin.

      Eliminar
    2. ISRA
      Aunque no me conozcas pues soy viejo forero de cuando no había blogs y nos encontrabamos algunos en Foros, debo de informarte que los nacionalistas jamás han establecido nada original : todo son SUCEDANEOS. Lo mismo en presentadoras de TV como músicas populares ya que la más implantada por ellos como milenaria es la TRIKITITZA, y la trajeron unos ferroviarios ITALIANOS que vinieron a país vasco a trabajar en la instalación de vías ferreas en el siglo XIX.

      Eliminar