VERANO

28 mayo 2012

La máquina de fantasear de los nacionalismos domésticos

Hace tiempo que no desmitifico jaimitadas nacionalistas y vamos a meternos a refrescar un poco el tema. 

Los nacionalismos, según Orwell, malgastan energías en crear mundos de fantasía donde el pasado ocurre como nunca ocurrió y como los nacionalistas quisieran que hubiese ocurrido. Sus fabulaciones pueden parecer siniestras o risueñas, truculentas o divertidas, pero resultan siempre paranoides.

Ahora bien, la distorsión paranoica no opera exclusivamente sobre hechos y personas de la historia remota. La máquina de fantasear se halla en movimiento perpetuo, y así, por ejemplo, nuestros nacionalismos domésticos poseen ya mitologías de la Guerra Civil, del franquismo e incluso de la Transición.

En su primera época, los nacionalismos sintieron predilección por la mitología de los orígenes prehistóricos de los pueblos, pero, dado que el racismo era un ingrediente esencial de aquélla, fueron abandonándola tras el descrédito del concepto de raza después de la Segunda Guerra Mundial.

Suele colgarse (y no sin razón) el sambenito de racista al fundador del nacionalismo vasco, Sabino Arana Goiri, pero se olvida con frecuencia que los padres del nacionalismo catalán no fueron menos persistentes en su defensa de la existencia de una raza propia.

El galleguismo desarrolló un racismo poético e inverosímil. Manuel de Murguía (apellido muy galaico como se ve), esposo de Rosalía de Castro, se inventó una raza céltica ad hoc, y proclamó que los gallegos se caracterizaban por ser todos altos, rubios y de ojos azules (aunque él mismo no pasaba del metro y medio y era escuchimizado y cetrino, de cabellera oscura y crespa).

Con todo, no fue el racismo patrimonio de los nacionalistas periféricos. El falangista Giménez Caballero distinguía en la población española una mayoría de cepa africana, gente chaparra y morena que producía aguadores y mozos de cuerda, y una selecta minoría aria y rubia, dolicocéfalos de talla egregia cuyo arquetipo representaba José Antonio Primo de Rivera.

Como es sabido, Franco se vengó de aquella insidia contra su persona nombrándolo embajador en Paraguay.

La Edad Media, por el contrario, ha conservado su prestigio en la fantasía nacionalista, que descubre florecientes comunidades nacionales en reinos minúsculos aficionados a destriparse entre sí cuando no los diezmaban el cólera o la peste negra, y deplora en cambio la formación renacentista de los Estados modernos, con sus burocracias y ejércitos profesionales.

Un modelo que nunca ha dejado de estar de moda en el nacionalismo vasco es el de la Navarra anterior a 1512, es decir, a su conquista por Fernando el Católico, rey de Aragón y regente de Castilla. Algo verdaderamente pasmoso, porque la Navarra medieval era una pequeña babel de etnias y lenguas distintas, donde se hablaba vasco, provenzal y romances afines al castellano. La tan traída y llevada guerra de Navarra (1512-1516) fue una guerra civil, con motivaciones dinásticas, en la que los bandos nobiliarios autóctonos se dividieron y enfrentaron, a favor unos de los Labrit, y otros, de los Trastámara.

Resulta ocioso recordar que Ignacio de Loyola, el santo favorito de Sabino Arana, se quedó cojo en el asalto a las murallas de Pamplona, combatiendo al servicio de Fernando (que, por cierto, era vascohablante de cuna, mientras su adversario Labrit, más francés que Hollande según todos los indicios, apenas chapurreaba el bearnés).

Es interesante resaltar, por el contrario, el hecho menos conocido de que el primer escritor en lengua vasca y hoy glorificado como poeta nacional "basko", el clérigo Bernard  Dechepare, fue perseguido por los partidarios de Labrit a causa de sus simpatías por el rey Católico.

Los mitos nacionalistas son cuentos de buenos y malos. La historia de verdad nunca ha sido así. Valentí Allmiral , el primer ideólogo del nacionalismo catalán, terminó en las filas de Lerroux; Arturo Campión, patriarca del nacionalismo vasco en Navarra, murió en San Sebastián en 1936 preguntando si habían llegado los suyos (o sea, los requetés); Francesc Cambó, el líder del catalanismo histórico, se pasó al bando de Franco, y lo mismo hicieron Pla, Risco, Barriola y un buen número de prestigiosos escritores nacionalistas catalanes, gallegos y vascos.

Y no olvidemos que el Lehendakari Aguirre (solo 9 meses de 1937 como tal) se refugió en el Berlín de Adolf y tratado como uno de los suyos.

La vida desmiente siempre, con su ambigüedad, el maniqueísmo de las ideologías.



NOTA DEL BLOG
Para que se entienda, los carlistas eran vascongados opuestos al liberalismo y más españolistas que la bandera rojigualda, por tanto luego fueron los opuestos y enemigos de los nacionalistas. Sin embargo, los únicos escritores que los actuales nacionalistas sacan como ejemplo de escritores vascos nacionalistas, eran todos CARLISTAS.

 

14 comentarios:

  1. Yo creo que por eso andan todos un poco chalados. No pueden ser todos tan tarugos que no conozcan la realidad histórica, mienten y lo hacen a conciencia y eso se paga. Por eso terminan todos un poco esquizofrenicos y con arrepentimientos de última hora sobre todo si se produjo derramamientos de sangre. Hace no mucho me descargue una pagina de un estudio sobre el componente étnico de Europa, había mas célticos en el interior que en las costas y mas rh- fuera de vascongadas que dentro. En fin tonterías como lo de que los vascos eran la tribu perdida de Israel, p'a morirse Don Javier.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ZORRETE
      Sí, sí, desconocen la Historia real por completo todos y se enfurecen como histéricos si les cuentas la verdad y es cuando te llaman facha, franquista y tergiversador. Me sucede cada vez que un nazio lee un post de desmitificación, por ejemplo el de "El Añorado Estado Vasco".

      En ese escrito expongo la real realidad de que por estar en guerra (no se puede impugnar eso) no hubo elecciones cuando se les dió el Estatuto de Autonomia de 1937 y por tanto el primer lehendakari ( nombre inventado a semejanza de Furher o Duce y muy en consonancia sus ideas con las nazis) fue AUTO DESIGNADO porque nadie lo nombró salvó los de su Partido.
      Cuando leen eso me llaman de todo. Y lo peor es que no saben que ese lehendakari se fue, tras el Pacto de Santoña ( o rendición de todo a Franco a cambio de libertad para los jefes) a BERLIN bajo la protección de oficiales de las SS y vivió allí un año para luego con ayuda de los nazis embarcar hacia América. Lo cuenta el propio interesado en su DIARIO. Y no saben ni que existe ese Diario.

      Eliminar
  2. Excelsa la entrada Don Javier, me destapo el craneo.

    La máquina de fantasear se puede sustentar en mentiras y en el mirar a otro lado, pero sus consecuencias son muy reales sobre una población a la que solo puedo calificar de LANAR.

    Que las 4 décadas de ingenieria social (continuadas por el duo sacapuntas, Basagoiti-Lopez) tenían que pasar factura, era evidente. Pero existe un componente lanar, de servilismo perruno a ese sistema, que yo no se explicar del todo. Porque con ETA matando, la presion en la calle, no se, tal vez, es más facil ponerse de perfil o dejarse llevar por la marea que ponerse de cara y plantarse. Pero es que ni por esas me explico esa dejadez intelectual y moral que ha arrasado con el pueblo vasco, que era otra cosa. Incluso la juventud, o sobre todo la juventud mejor dicho, ha sido arrasada y convertida en una pieza mas de ese mecanismo.

    Una anecdota. El otro dia tuve comida en una casa vamos a decir muy nacionalista (es de esas donde la gente intenta chapurrear euskera aunque no se tenga ni idea); yo no, en perfecto español y viendo orgulloso como mi hija me llamaba papá. Al sacar un regalo para un niño, resultó tener los colores amarillo y rojo. Al instante surgio la esquizofrenia nacionalista, que si mira que colores decía uno; pone todo de pegatinas decia otro... yo alucinaba; pero estaba en casa ajena, y callé.

    Claro, viendo eso, ¿se imaginan su reaccion si entre pacharanes les intentara explicar ciertas verdades historicas?. Son ajenos a la palabra y la historia, son dogmáticos mucho mas alla de lo religioso. No admiten la discusion intelectual, solo la toleran en cuanto que imponen por numero y silencio del otro, su propia version. Pero ay de ti si les contestas y les explicas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Eso que detallas es lo más denigrante que ha podido pasar a una población : la dejadez moral e intelectual que ha arrasado y la juventud es más creyente de las "verdades enseñadas" que de la religión, como si fueran mormones auténticos en política e Historia.
      Ni siquiera todo el pueblo alemán se dejó convencer por el nazismo y hubo muchísima resistencia de tipo particular a aplaudir los actos nazis.

      Aquí no, aquí dificilmente hallas en la masa resistencia o duda alguna, ni siquiera intención de averiguar la realidad.

      También tú eres un provocador y malvado llevando regalos envueltos en colores de la PIPER POTE o botes de tomate que se vendian en el Franquismo con los colores de la bandera española. Eso es un "ataque fascista en toda regla".

      Quien lea esto pensará que estamos de broma y la triste realidad es que es así. Ni los freires medievales reaccionaban ante la supuesta presencia del Maligno como éstos nazios ante unos colores rojigualdos.

      Si intentas explicarles la verdad histórica a aquellos señores hoy no estarías aquí contándolo. Te hubieran apaleado.

      Eliminar
  3. Me encantan estas entradas porque son muy ilustrativas, pero no esperes -por así decirlo- que ningún nacionalista se ponga a reflexionar y tenga en cuenta lo que dices.

    Si a un niño pequeño le dices que los Pitufos no existen se pondrá a la defensiva porque el niño, como el nacionalista -aunque por diferentes motivos- se refugian en su mundo y se aislan de la realidad que les rodea.

    Pero el nacionalismo progresa porque se le permite. Es como si yo hubiese mantenido en mis hijas la idea de que los Reyes Magos existen para mantenerlas siempre niñas. Seguro que el delirio nacionalista interesa a aquellos políticos que de alguna manera se benefician del mismo para mantener un Sistema paternalista en el que los Administrados no tengan jamás voz ni criterio propio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      En efecto es inutil explicar nada de nada de la realidad a un nacionalista : es como decirle a un opusdeista que el infierno no existe. O el ejemplo de los niños a los que se hace creer que los Reyes Magos existen y ya con 30 años decirles la verdad supone que te sacudan por mentirosa o mentiroso.

      Lo triste, como comentas, es que esas fantasias y tontadas inventadas o dadas vuelta se siguen expandiendo con nuevos niños. Nadie se atreve a cortar. Necesitariamos un Lutero laico que dijera que la Iglesia miente mucho pero aplicado a los predicadores nazios.

      Les va bien, de forma excelente, a los que dirigen esos cotarros. Paternalismo cuasi-religioso de creencias aunque las creencias sean falsas falsísimas.

      Eliminar
  4. Que los nacionalistas fabulan es un hecho, pero lo peor no es eso, lo peor es que pretenden que sus fabulaciones sean el libro sagrado y sus fábulas incuestionables.
    Adoran y homenajean a asesinos, durante mucho tiempo a las victimas de los nacionalistas y no solo a las asesinadas, se les quitó la condición de seres humanos; eran indeseables que no se integraban (aborregaban), por ese detalle se les podía marginar y/o asesinar en los casos mas extremos.
    Tratar de explicarle a un polikarpio, breogan o catalufo la verdad hitorica, es tiempo perdido; siempre te responderá con su verdad histerica, inventada toda ella, pero su verdad.
    Una de las últimas verdades caídas, los 3.000 muertos de Guernica, que según Salas Larrazabal, quedan en 129, con nombres y apellidos; siguen siendo demasiados, pero no 3.000.
    Asi, cientos de ellas, como la persecución por ideas políticas, cuando casi nadie tenía ideas políticas; ahora sería imposible perseguirlos, por que carecen de ideas.
    Ahora solo tienen certezas de que la historia que llevan años tejiendo fue la que realmente pasó.
    De verdadera lástima, por que para lo único que servirá es para darnos nuevamente de guantazos, hasta arreglarlo.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Sí, señor, todo lo que se diga en contra de esas invenciones es SACRILEGIO, tal como comentas. Y así me lo dicen en muchos comentarios los pocos nazios que entran aquí y con rabia.

      Cuanto más ignorantes son de la auténtica Historia más soberbios se muestran y si te cogen por banda te crujen. Por criminal.

      Muchísimo peor que lo de Guernica ( alrededor de 120 muertos) fueron los barcos nacionalistas anclados en el Nervión con presos carlistas y liberales a los que mataron por miles. Pero de eso jamás hablarán ni lo admitirán los que nunca han oído el tema.

      Qué razón tienes cuando dices que, reciín inaugurada la democracia, los polikarpios mataban por "ideas políticas" cuando la población en realidad carecía de ellas tras 40 años de dictadura.

      Lo curioso y vergonzoso es lo de esos profesores universitarios que sí conocen la verdadera Historia y la tergiversan al gusto polikarpiano por oportunismo mamandurrio. Esos tienen un gravísima responsabilidad moral para con este pueblo.

      Eliminar
  5. Gran lección. Como siempre :) Me encanta que nombre a mi tocayo Orwell :) "Quien domina el presente domina el pasado, y quien domina el pasado domina el futuro"... Lo dijo muy clarito...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON GEORGE
      Era de los pocos lúcidos escritores que hubo en los años 1940 y después, poco dado a dejarse encandilar por la intelectualidad izquierdista de moda entonces.

      Los periodistas y escritores que dieron bombo y repercusión mundial a los nacionalistas vascos en aquella época, eran exactamente lo contrario de la objetividad.

      Los peneuveros lo han tenido claro, ese mensaje de Orwell que citas, porque se han pasado 40 años explicando un pasado inexistente y falso, con el que ahora controlan a las masas de Territorio Sioux.

      Eliminar
  6. Javier, lo de que los gallegos somos altos, rubios y de ojos azules, es una prueba irrefutable de que mi tocayo Murgia estaba pedo el día que se le ocurrió esta parida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Ese Murguia (apellido plenamente vasco) con sus 1,50 de altura soñaba mucho al parecer. Y posiblemente, como comentas, también le había de más al orujo galego.

      Eliminar