VERANO

20 mayo 2012

Cuánto bruto ajeno a Shakespeare

Para levantar al pueblo romano contra Bruto y los otros asesinos de César, el Marco Antonio de Shakespeare empieza su famoso discurso aludiendo varias veces a Bruto como "un hombre honrado". Y el pueblo, voluble pero no completamente imbécil, termina captando el sentido de la ironía y acaba queriendo hacer picadillo a los magnicidas.

Dicho de otra forma, la comprensión lectora de los romanos fue en este caso, y en términos generales, la apropiada. No sé qué suerte correrían Marco Antonio y su discurso, de difundirse a través de lo que hoy llamamos redes sociales.

Si algo caracteriza lo que circula es la superficialidad y falta de rigor. A más simpleza, mayor difusión.

Por situar un ejemplo, un mensaje típico de Twitter sería: "Dice Einstein que todo es relativo", seguido de treinta mil comentarios a favor o en contra de que todo sea relativo: un tercio de ellos procedentes de quienes no saben quién fue Einstein, y otro tercio escrito por osados analfabetos que no es ya que ignoren quién fue Einstein, sino que ignoran el significado de la palabra relativo.

Salvando categorías, citaré un caso personal. Hace poco, elogiando "Grupo 7" en Twitter, me congratulé de que la película muestre también esa otra Sevilla real, turbia, de putas, yonkis, marginación y gentuza que nunca sale en el Hola, en vez de remachar sólo el camelo constante de bares, ferias, semanas santas y carretas camino del Rocío.

A los pocos minutos, una página de Internet que no se distingue por el rigor de sus contenidos y reseñas, lanzaba en la red el siguiente titular: "Pérez-reverte: La Sevilla real son yonkis, putas y gentuza".

A partir de entonces, fue ese mensaje el que empezó a difundirse en la red. Y sobre él, no sobre los razonados mensajes originales, surgió el proceso de viralidad común en estos casos. Alguno de ustedes sabe la que se lio: tres mil tuiteos el primer día y cinco mil la semana siguiente. Con la particularidad de que, tratándose de Sevilla, fértil en cofradías, equipos de fútbol y otras instituciones, una legión de capillitas, penitentes, aficionados al deporte rey, a la hípica, a los toros, a la feria, al flamenco y a las tapas de garbanzos con espinacas, se pusieron como tigres hircanos.

Una hora después, unos pedían la retirada de mis libros de las librerías y otros exigían al alcalde que articulara mecanismos legales para prohibirme volver allí. Luego empezaron a intervenir los sensatos, los que saben leer sujeto, verbo, predicado y lo que hay detrás de cada cosa, y el asunto se fue equilibrando hasta derivar en debate, ya ajeno a mí, sobre si había razón o no en mis afirmaciones originales: Sevilla como bella ciudad escasa de autocrítica, barrios marginales, endogamia cultural y otros detalles.

Fue, desde luego, una buena experiencia más sobre la torpe condición humana, la cultura o la ausencia de ella, la inteligencia de los lúcidos y la estupidez fanática de los menguados. Hubo detalles asombrosos. Llevo veinte años escribiendo esta página. Supongo que ciertos ciudadanos me habrán leído alguna vez, y eso incluye artículos premiados sobre Sevilla, dos novelas que escribí con ella como escenario, e innumerables alusiones afectuosas a una ciudad que, además, me concedió el premio de Turismo "por difundir positivamente la imagen de Sevilla en el mundo".

Y pese a tales antecedentes, gente culta, sensata, que tiene contexto, que lee periódicos y libros, incluso algunos comunicantes que se declararon lectores míos de toda la vida, juraban no volver a leer un libro escrito por mí.

También, en esto de pasar buenos ratos echando pan a los patos, fue interesante el alto número de sevillanos varones que mencionaron a mi madre como argumento estrella. Nunca había ocurrido antes, aunque llevo tiempo de broncas en Twitter, incluso con nacionalistas furibundos y feministas radicales en materia de lenguaje. Y me parece significativo.

Brindo el dato a los sociólogos, a la hora de considerar el peso de las madres en la mentalidad de cierta población masculina de Sevilla. En cualquier caso, hubo dos mensajes notables que atesoré con entusiasmo coleccionista. Uno, famoso al difundirse luego con mucha guasa en la red, fue el que solicitaba para mí la pena de Garrote Bil. El otro, resumen fantástico de todo el disparate, me parece perfecto para ilustrar este artículo: "Debe pedir perdón por ofender a todos los andaluces y todas las andaluzas".

O sea: España resumida en dos tuits.


 ARTURO PEREZ REVERTE
 Académico



19 comentarios:

  1. El discurso de Marco Antonio es todo un ejemplo de como s puede manejar a la chusma.
    Hace cambiare e opinión sobre el magnicidio y su necesidad de ejecutarlo, consiguiendo enardecer a la plebe en uno u otro sentido en el mismo discurso.Yo de Reverte tardaría una temporadita en volver a Sevilla, que tal como están las cosas por allí, no me extrañaría que acabara en el río.
    Dicen que si un inglés está hablando mal de alguien, puedes jurar que lo hace de un francés; si es un francés, seguro que habla de un alemán, y si es un español, seguro que está hablando mal de España.
    Pero tiene que ser él, jamás tolerará que otro hable mal de lo suyo.
    Y menos si lleva varias manzanillas encima. Y no hablo de infusiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CAPITAN TRUENO

      Al Arturito lo han metido en un lío de cotillas y, como dices, en este simulacro actual de país puede suceder cuaquier cosa si el tema lo cogen los cortitos de turno que han aprendido a encender un ordenata.

      Quizá un sevillano se salve si dice que Sevilla está llena de putas y yonkis, pero los raciales del Guadalquivir no le van a perdonar a un cartagenero aunque nunca haya tenido intención de ofender a los sevillanos. Costumbres de cuando Viriato campaba por praderas de la zona de Salamanca.

      Eliminar
  2. Por cierto, estoy de blogger hasta los mismísimos. Ahora no aparecen las actualizaciones en los otros blogs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CAPI
      Quizá sea, es un suponer porque a mí me ha sucedido, que Blogger quiere que todos renovemos los blogs al nuevo diseño que han creado. En lo exterior puede ser igual pero no la parte de ESCRITORIO.

      Eliminar
  3. ¡Joe! como se ponen. La lluvia en Sevilla... . En la carretera general de Andalucía, cuando cruzaba Sevilla, si te parabas en un semáforo te tenias que agarrar hasta los empastes.
    Personalmente casi conozco más la otra Sevilla que menciona, pero claro es que cuando yo andaba por esos lares era muy maaalo, maliiisimo, jejeje.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ROBERT
      Si lo de los carteristas sevillanos es más antiguo que la Giralda, y conocido hasta en Dakota del Norte. El "trile" nació allí y la Picaresca española desde el "Buscón" hasta el último tienen por Vaticano de mangantes a Sevilla.

      No sé que puede estar pasando con Blogger, lo único cierto es que según cómo anden las isobaras también va ella en concordancia. Soliáse decir en otros tiempos que el Viento Sur a las mentes altera y a Blogger algo por el estilo le sucede.

      Eliminar
  4. NOTA: A mi blogger también me esta dando problemas y ademas también google chrome brrruuuu!!!.

    ResponderEliminar
  5. Este es el Reverte que más me gusta, el que saca los colores a esta sociedad de paletos y provincianos. Y no me refiero a los sevillanos, porque estoy seguro esto valdría para muchas más ciudades.

    Que mucha gente en la soledad de la lectura, tenga una comprensión lectora deficiente, ya es grave; pero que en redes sociales, donde las cosas se comentan de tú a tú, se pueda transmitir así una interpretación tan deficiente, MANDA HUEVOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      A mí también P. Reverte me confirma lo que desde hace tiempo me temía : que el 70% de la actual sociedad española es tan cuasi analfabeta y falta de criterio que la sociedad rural del XIX.

      Con la agravante de que ahora los iletrados son más chulos que nadie.

      Eliminar
  6. Pérez Reverte describe la Sevilla real, no la que algún imbecil nos quiere vender; para ver lo que el escritor nos cuenta, solo es necesario pasear por sus calles.
    Que las redes sociales manejadas por una panda de ignorantes, estimula los instintos de la panda de borregos tiene su explicación en que todos hablan el mismo idioma.
    Para algunos que leemos lo que Pérez Reverte escribe, entendemos a que se refiere; otros que solo saben leer ese lenguaje criptico que ellos utilizan, no entienden nada y hacen su propia interpretación de lo escrito.
    Aconsejaría -si se dejara- al cartagenero, que si visita Sevilla, lo haga disfrazado de lagarterana, para no llamar la atención y evitar así ser arrojado a los leones.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Claro, como que desde el siglo XVI es la ciudad conocida por la abundancia de los trileros, engaña-viandantes, gitanos que quitan los cuartos con predicciones, carteristas, etc. y que figura como tal en todos los libros clásicos de Picaresca.

      Los oros y platas que llegaban en los galeones de Indias perdian más de un tercio de su cuantía entre la llegada de los navios a Sevilla y su salida hacia Madrid.

      Los que no nos metemos en redes esas de analfabetos no necesitamos saber de Reverte nada porque con su obra literaria ya se basta para estar en lo más alto del pabellón. Su novela "La piel del Tambor" se desarrolla íntegra en Sevilla.

      Eliminar
  7. Es algo que me supera, la manipulación de lo que digo.
    Y últimamente se han manipulado mis palabras hasta la saciedad en un foro de internet, ante lo cual no han valido para nada mis intentos por explicar mejor, si cabe, mis argumentos.

    Lleva razón Reverte, no se entiende lo que se lee o, lo que es aún peor, se manipula de forma tendenciosa.

    Y una vez dicho esto; he viajado poco, a Granada, Cádiz, Jaén, Almería, Barcelona, Castellón, Salamanca, Bilbao..., y Madrid. Adivinen ustedes en qué única ciudad me han robado. ¡Noooo, en Sevilla no, en Madrid!

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA ELENA
      Es lo malo de entrar a opinar en blogs o sites en donde unicamente hay medio analfabetos de casi todo o fanatizados que en su vida han leído medio folio de nada.

      Eliminar
  8. Antes se decía que de cada cien españoles, sesenta eran abogados y cuarenta, médicos. Pero desde que existen las redes sociales, concretamente Twitter, el cien por cien de los españoles se han convertido en eruditos "opinantes" sobre todo tipo de materias.

    El cebo es fundamental, frases hechas, cortas y a veces sin ningún tipo de sentido despiertan furor y pasiones encontradas. No hace falta siquiera participar, solo leer es ya entretenido y si quieres echas de comer a los patos -como dice Reverte- te inventas una y la lanzas.

    Qué bueno eso de echar de comer a los patos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA CANDELA
      El éxito, precisamente, de esas redes sociales radica en que no se necesita ni saber escribir una linea sin faltas ortográficas y en donde la cultura está al nivel de una Belén Esteban o una Morritos benidorense.

      Jamás he entrado ni creo que lo haga nunca en Twitter ni en Facebook porque está ideado para cotillear desde un ordenata en vez de balcón a balcón mientras se tiende la ropa a secar.

      A Reverte le encanta empaparse de la mentalidad más cutre para tener opinión real de cómo es el pueblo hoy, y termina recibiendo fostias. No es bueno mezclarse con la plebe, hasta es posible contagiarse de piojos.

      Eliminar
    2. Por cierto ¿Cómo sabes que me encanta que la palmen mis pacientes?, y yo que lo llevaba tan en secreto...
      :O

      Eliminar
  9. Sale muy caro opinar tanto si no tienes pelos en la lengua como si a uno le interpretan mal ya sea intencionadamente o por entendederas pochas, a estas alturas ya debería saberlo en ambos aspectos Don Arturo, pero yo creo que en el fondo le va la marcha y hasta le divierte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA

      Completamente de acuerdo. Al Arturito le va la marcha y se mete en berenjenales para conocer el grado de palurdez de los que por ahí pululan. Y se divierte como un chino en la fiesta del Dragón Dorado.

      Eliminar