31 mayo 2010

Baraka y oportunismos que suelen alargarse

Dice Jon Juaristi que se cuenta del general napoleónico Bernardotte que, en cuanto se ciñó la corona sueca, encomendó a su cirujano la tarea de lijarle de la tetilla izquierda un lema que se había hecho tatuar en su juventud revolucionaria, Mort aux rois, pero el maldito eslogan reaparecía una y otra vez, porque la tinta había penetrado hasta las telas del corazón.

Nadie habría conocido tal detalle golfo de haber contado el rey con un sirviente más discreto, dicen algunos. Pero un secreto así no puede guardarse. Revelarlo era pura necesidad fisiológica para un remendón de tripas que no había conocido hasta entonces mayores emociones que las de los hospitales de campaña en Marengo y Austerlitz.

Aparentemente, Zapatero no tiene problemas de ese tipo. Siempre fue más rojo que la cochinilla, como confesaba hace años que parecen siglos a una reportera de Vogue. Ahora bien, va el ministro Corbacho y suelta lo de que no les temblará el pulso, y a uno se le enciende el piloto de alarma en su particular memoria histórica, y empieza a recordar, entre sudores fríos, quién decía frases semejantes cuando firmaba sentencias de muerte.

A su modo, Jean-Baptiste Bernardotte (Carlos XIV de Suecia) fue también un caso de baraka. Un cateto gascón que se injertó en la monarquía escandinava gracias a una increíble chamba y nunca aprendió una palabra de sueco o de noruego. Venía de la greña jacobina y ascendió en la Grande Armée desde cabo chusquero.

Desposó a una amante de Napoleón y fue adoptado como hijo por el último Holstein-Gottorp, Carlos XIII, títere de la Francia bonapartista. Pero la Santa Alianza lo dejaría gobernar tranquilamente (murió en 1844, a los ochenta y un años, tras casi treinta y cinco de reinado efectivo), una vez se mostró dispuesto a alinearse con lo más ultra de la Restauración europea.

El lector habrá adivinado, a estas alturas, que recurro a Bernardotte para no mentar la bicha; es decir, otro general que nos cae más cerca, al que jamás le tembló el pulso, etcétera, y que también disfrutó de baraka por arrobas, perpetuándose en el poder durante los treinta años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, al amparo del nuevo equilibrio de fuerzas y de sus propias dotes para la transferencia de lealtades.

Ojito, digo, porque Rodríguez es de su misma pasta y de la de Bernardotte. El panorama internacional no está mucho más despejado que en la restauración absolutista de 1815 o en la restauración liberal de 1945, y ofrece un campo de juego amplísimo a los oportunistas congénitos.

Bernardotte tiró su bonapartismo por la borda cuando vio venir la contrarrevolución, y, por motivos opuestos, algo parecido hizo nuestro centinela de occidente con su inicial fascismo.

Es cierto que el derrumbe de la identidad socialista del gobierno ante los mercados revueltos ha sido tan súbito que mueve a risa. Pero éste es muy capaz de hacerse, de pronto, más azul que José Antonio Primo de Rivera y seguir ahí, para desesperación de peperos y, especialmente, de gentío normal.

Tellagorri


22 comentarios:

  1. Espero que no, Tellagorri.

    Creo, sinceramente, con la misma Fe con la que relleno quinielas sin cobrar luego un duro, que Zapatero está más acabado que las maracas de Machín.
    Y en cuanto a la comparación con Franco, ¿qué quieres que te diga? Para mí, ZP está fuera de concurso. Comparado con él el más profundo analfabeto se convierte en un prohombre y en un sesudo gobernante.
    Apenas conocí el franquismo, por lo que no debo opinar en profundidad so pena de caer en el ridículo.
    Pero, desde luego, lo que veo hoy en día en nuestra España me hace plantearme muchas preguntas.
    Lo que si diferiría es franquismo y fascismo. En mi opinión una condición sine qua non para ser fascista es ser socialista. Y Franco, como socialistas, mal, creo.

    ResponderEliminar
  2. Sr.Tellagorri, buen analisis de la suerte de ciertos personajes que entraron en la historia por casualidad; pues tuvieron Baraka=bendición divina, o suerte providencial; dicho esto,he tenido que leer la biografia de Jean-Baptiste Bernardotte (pues no conocia al personaje), para ponerme un poco al dia de las coincidencias con los otros personajes, y solo se la he encontrado con el "abuelo" ; pues si bien el primero, de cabo ascendio a general, y siendo ministro de defensa, no apoyo el golpe de estado que llevo al poder a Napoleon, este siguio confiando en él, y le hizo mariscal; bien, la biografia de estos dos personajes es muy parecida, pues los dos supieron aprovechar sus conocimientos para subir peldaños en su escalada hacia el poder, a ninguno de los dos les temblo el pulso, para apartar amigos y enemigos, y supieron situarse estrategicamente para dar el salto final.
    Pero no acabo de ver,que los entronca con el ultimo personaje, pues a este ultimo, se le ve demasiado el plumero, y no le creo tan inteligente (estrategicamente hablando) como a los otros dos; si que le veo ambicioso, sediento de poder,oportunista, bastante soberbio, y algo estupido, por lo que yo le compararia, con un Caligula, mas, que,con los otros dos; porque, la camisa azul, ya la lleva debajo, y no creo que sea capaz de sacarla.Ademas el Sr.Botin, ya tiene preparado su sacrificio en peon 4 alfil-reina

    ResponderEliminar
  3. INISFREE

    No me estoy refiriendo a ideologias de uno y otro personaje, entre los tres, sino a la suerte parecida que los tres parecen tener.

    Los dos primeros salvaron el culo y murieron en la cama por pura suerte y oportunismo, con cambios de chaqueta permanentes. Y éste tercero va camino de que le suceda lo mismo.

    Franco no era ni fascista ni era nada. Era un milico que usó símbolos de otros en cada momento : primero los de Falange para tener el apoyo de los fascistas europeos (Adold y Benito) y luego los del OPus para tener los de los americanos y aliados de la Segunda Guerra Mundial.

    ResponderEliminar
  4. DON MANUEL
    Lo que trato de decir es que los dos primeros eran unos oportunistas que cambiaron de chaqueta las veces necesarias para seguir en el Poder, y que además tenían un inmensa SUERTE que les amparó a seguir y no ser derribados.

    El tercero se les parece en que de no ser nadie ascendió a presidente de Gobierno y ha tenido la suerte de ser reelegido sin ningún mérito, y que es posible que lo siga siendo reelegido por la misma razón : POR SUERTE.

    ResponderEliminar
  5. Tellagorri, interesante anecdota la de ese bonapartista de pacotilla que erea Bernardotte. La dinastìa instaurada en el trono de Suecia hasta nuestros dìas constituye, sin duda, una verguenza para toda monarquìa o persona de sangre real, un cateto como bien dices ascendido al trono en el que se habìan sentado grandes reyes como el legendario Gustavo Adolfo, la inteligente Cristina o el guerrero Carlos XII...sin duda, al menos para mi una patralla como todo lo que creò ese genocida sanguinario y digno del mismo tratamiento del que goza Adolfo, que fue Napoleòn, alabado solo por francès, pues de haber sido aleman o espanol se le darìa del primer gran asesino y destructor de libertades de la historia...

    De Paquito què decir que ya no sepamos, la verdad es que fue muy inteligente y supo buscar las amistades justas en cada momento para mantnerse en el poder con gran tranquilidad, un gran estratega de la diplomacia, no como sus colegas iniciales Adolfo y Benito...

    De ZP,un ignorante redomado, pero con peligro como afirmas...esperemos por todos que nos encontremos ante el ocaso de su figura y del falso socialismo capaz de destruir a Espana hasta sus cimientos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. CAROLVS

    Ya ves que se puede llegar de cabo chusquero a Rey. Y pervivir la dinastía en sus herederos.

    No estoy de acuerdo en que para ser rey se requiera pertenecer a una gran familia, porque los primeros que llegaron a un trono tampoco eran ni nobles ni importantes en la mayoría de las grandes monarquias.

    Los reyes carolingios, empezando por el propio Carlomagno que era un jefe de tribu selvática alemana, y siguiendo por sucesores suyos que se alternaban los mayardomos del Emperador en ser emperadores.

    Los godos, que tenían sistema electivo, muchas veces tuvieron reyes que eran los criados de los anteriores.

    Los dictadores populares romanos de la República, tanto Sila como Mario, no eran optimates o aristócratas. Y el propio Cayo Julio César, un aristocráta listo, fundó un imperio que perduró hasta que llegó Alarico y sus tribus germanas de visigodos.

    En China sucedía mucho de lo mismo para llegar a crear una dinastia. Comenzando por el propio Gengis Khan, un mongol salvaje.

    No es por llevar la contraria, pero Paquito no era inteligente ni brillante, sino un militar chusquero con mucho valor o BARAKA en las guerras del Rif, que derrochó oportunismo y pragmatismo a toneladas para eliminar a los posibles competidores como Sanjurjo, Mola o Queipo de Llano y Primo de Rivera, para luego ser fascista cuando mandaba Adolf y ser tecnócrata cuando mandaba el general jefe de los ejércitos aliados que derrotaron a los nazis.

    ResponderEliminar
  7. Hola Tellagorri.
    Creo que sí, que Zetaparo se ha dado la vuelta como una tortilla, ahora hace el discurso de la derecha quitándole a ésta cualquier opción de réplica. Jamás se pudo aplicar con mayor acierto aquel refrán de "donde dije Diego digo digo", o algo así.

    Y hablando de palurdos, no puede haber en el mundo un gobierno compuesto de más gente sin instruir que el español; creo que el Sr. Blanco se quedó en el bachiller y el ministro del paro se plantó en el graduado escolar.
    Como decía la concejal de mi pueblo: "para qué estudiar, yo cogiendo ajos he llegado a concejal".
    En fin.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La monarquía junto con la religiones a ultranza, son dos de los peores inventos que ha creado el ser humano para joderse a si mismo.

    Buena la hicieron los astures cuando les dió por aupar a Don Pelayo sobre un escudo. Hoy en día su real descendiente está aupado sobre una piel de toro. Mejor dicho, no está aupado: Está sentado.Pero partiéndose el culo de risa por su baraka y cagándose en España y en los españoles debido a la gilipollez congénita de la que hacen gala los monárquicos que babean ante un rey "campechano". Entre nosotros y ahora que no nos oye nadie : UN ADVENEDIZO Y UN TRAIDOR.

    Respecto a la baraka o suerte que tiene ZP, ya apunté lo propio hace unos meses en mi vídeo ZP, UN SINVERGÜENZA CON SUERTE,
    Vídeo que para quién quiera verlo, está a su disposición pinchando en mi blog, Vídeos Sin Censura VIMEO.

    ResponderEliminar
  9. Hola. Perdona que te escriba por aquí, pero no encontré una forma de contactar contigo por correo.

    Quería saber si te interesaría intercambiar enlaces conmigo. Mi blog es Blogodisea - http://www.blogodisea.com

    Yo de momento ya te he enlazado y creo que será beneficioso para ambos.

    Un saludo y gracias de antemano.

    ResponderEliminar
  10. DOÑA ELENA

    Satisfacción me das al corroborar que también tú le crees capaz de volver la tortilla de sus rojeces en todo lo contrario.

    Yo lo veo así más por viejo que por otra cosa, ya que he visto tantos cambiazos de filiaciones políticos con tal de estar en el Poder que me extrañaría que éste no fuera uno de ellos.

    Lo de la Concejala esa es la puñetera realidad : con ser recogedora de ajos o barre-calles es suficiente hoy para ser Director General en cualquier Autonomía.

    ResponderEliminar
  11. SEÑOR DE VALERO

    Viejo colega de edades y experiencias, al final casi siempre o siempre coincidimos en nuestros diagnósticos.

    Las monarquías valían para cuando las gentes tribales precisaban de tener un Jefe al que seguir porque no sabían ni por dónde salía el sol.

    Pero la HISTORIA y los desmanes recordados hacen que sean objeto del DELENDA MONARCHIA EST.

    Los pueblos nuevos y escarmentados nunca quisieron para sí el sistema, me refiero a gentes no africanas, claro, y la muestra está en Usa., Canadá ( simbólica y lejana jefatura de rey británico), Nueva Zelanda o Australia.

    El vigente en la Iberia Transalpina, Bética, Tarraconense o Sioux, es un mendrugo más rácano que el come-melocotones de invierno.

    Además así lo dejaron escrito los santos del día de la fecha de hoy :Petronila, Cancio, Lupicino, Amelia y Avelina.

    ResponderEliminar
  12. ANDRÉS

    Ya estás añadido. Espero que sirva para beneficio común. No puedo ser seguidor tuyo en Facebook porque no estoy inscrito ni lo deseo, pero podrías pinchar en SEGUIR en el mío.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Este individuo ha tenido y tiene mucha suerte y es posible que caiga de pie.
    La ignorancia suele conducir al atrevimiento, y a una seguridad y autoridad de la que el hombre instruido, que suele tender hacia la duda (cartesiana o no), carece.

    Y las masas generalmente poco instruidas suelen tender hacia la obediencia ciega en unos casos y, en otros, ha votar y elegir como lideres a personas que dan una imagen de seguridad,conocimiento y autoridad que les produce confianza. Aunque sólo sea eso: imagen.

    Sólo así se explica que personas como Zapatero, Pepiño, Hitler, Franco, Hugo Chavez, Evo... hayan llegado donde han llegado.

    No quiero decir con esto que el sistema democrático de elección no sea bueno, sino que habría que exigir un mínimo de formación y experiencia vital profesional privada, a ser posible un campo asimilable al que opte el candidato. De la misma manera que no puede ser elegido jefe del departamento de neurocirugía un electricista tampoco debería servir, como Corcuera, dicha profesión para ser ministro del interior o presidente del gobierno.

    Y aun así seguiríamos corriendo un riesgo: cabrones instruidos como Fidel Castro, Ernesto Guevara o Arzallus.

    ResponderEliminar
  14. DAMS

    Aquí exigir formación y cultura o especialidad en la que uno sea experto reconocido para ocupar una plaza pública, se acabó con Franco. Antes de él y durante su periodo, para ser simple gobernador civil debería de tener un título universitario o un grado de generalato.

    Ahora las propias masas votantes, como bien dices, son analfabestias en busca de un Jefe. Porque el españolito, en contra de la creencia expandida durante décadas, es más amorfo y necesitado de un DUCE que los propios alemanes.

    ResponderEliminar
  15. Tellagorri comparto contigo tu opiniòn sobre los reyes, està claro que los oìgenes reales no se basan en personas nobles pues este concepto noe xistìa, sino en personas que hicieron algo grande que les llevò a ser reyes, tales como don Pelayo, caudillo militar respetado por los suyos, o Pipino el Breve, padre de Cralomagno, mayordomo de palacio que en esa època era igual a decir primer ministro y que era quien en relaidad gobernaba...pero este Bernardotte ya me diràas...una bonapartista chorizo màs como fue Murat en Nàpoles o Pepe Botella en nuestra querida Espana.

    De Paco tienes razòn, iteligencia o no, el caso es que supo a quien arrimarse en cada momento.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Pues yo no creo que sea suerte, algún día apreciaremos la suerte que tuvimos de poder contar con un estadista de su talla, que sacrificó su brillante carrera en la empresa privada por salvarnos del liberalismo.

    Sois todos unos fachas.

    ResponderEliminar
  17. ISRA

    Cuando termines la botella esa de Anissete de Alcalá de Henares, me la pasas para que me compre una igual.
    Es por la alegría, el optimismo, el buen percibir las cosas y cosos, los acaeceres tan gratos que te produce.
    Qué envidia, chico, poder vivir en ese optimismo y esa excelente visión de la política. Y además, seguro que te da tendencias irresistibles a afiliarte en donde Pepiño para obtener un buen chollazo de puesto, tipo asesor de Bibiana, o incluso de Madame de la Vogue.

    ResponderEliminar
  18. CAROLVS

    Según mis noticias, y todo es muy confuso porque las única informaciones provienen de los Cronicones Moros, Pelayo el astur era un godo que en las luchas fratricidas entre Don Rodrigo y Ervigio huyó a refugiarse en el norte, desde Toledo, y a una hermana suya la violaron los godos del bando que ayudaron a Tarik a entrar en España.

    Su inicial rebelión fue un intento de vengarse en godos, y luego tuvo que esconderse en las montañas de Covadonga. No se cree que ganara batalla alguna a los moros porque en total no pasaban de 100 sus seguidores y las huestes del moro Muza se largaron de allí porque no les gustaba nada escarpar aquellas montañas para en total capturar a unos cavernícolas.

    Luego, sí, luego se fueron uniendo godos y originarios de Galicia y Navarra y formaron el reyno astur.

    Hay una serie de personajes que son fruto de la leyenda pura y dura, como Don Pelayo, El Cid, quien luchaba más a favor de moros contra cristianos que a la inversa pues funcionaba como mercenario y su toma de Valencia era para apoyar a un moro contra otro, y tantos y tantos casi como los que se inventó el Polikarpo sobre los vascos y sus ascendencias bíblicas.

    ResponderEliminar
  19. No llegó por suerte, sino por un golpe de estado.
    Coincido con el diagnostico de la oporttunidad de la monarquía hecha por el Sr. de Valeero y Ud.

    ResponderEliminar
  20. Qué, cómo, ¿las hazañas de Don Pelayo y el Cid fueron falsas?, Tellagorri esto merece un post, si lo has escrito me gustaría leerlo.

    Zparo ha dicho que volverá a ganar las próximas elecciones, y lo dice en serio, sin pudor ni vergüenza.

    En otro país civilizado semejante gobernante con cinco millones de parados ya hubiera dimitido, pero aquí no dimite nadie aunque lo lleven ante la Ley, primero hay que demostrar su culpabilidad, no comprendo a qué estamos esperando.

    La culpa es de nosotros por no exigir que todos los políticos como mínimo tengan una carrera universitaria.

    A los candidatos hay que hacerles un test psicotécnico, ¿Zparo lo superaría?, y que hablen y entiendan inglés, así se enterarían de lo que se cuecen en las cumbres y no como hasta ahora que nos dejan arrinconados. "Moratinos y su inglés", no lo entiende ni él.

    Hoy ha dimitido un ministro alemán, creo que el de asuntos exteriores por decir que Alemania participa en la guerra por intereses económicos, por decir la verdad.

    Lo mismo que en España cuando gobernaba Aznar que Sí estábamos en guerra. Con Zparo No, él se merece el premio Novel de la Paz por su Alianza de Civilizaciones, ay qué pena de España. Abrazos

    ResponderEliminar
  21. ASPIRANTE

    Es que, como comentas, la utilidad de una Monarquía se acaba en cuanto no hay cuatro gallitos de corral y con plumas. Se impone el más fuerte y sanseacabó. En pueblos civilizados y con urnas son un simple adorno inutil.

    Sí, llegó con un GOLPE DE ESTADO y tuvo suerte. El borreguío nacional hizo caso a su Rubalcaba.

    ResponderEliminar
  22. DOÑA PASION

    Tal como lo has leído en mi comentario, los Don Pelayo y el Cid, y otros muchos similares, son un BLUFF. Muy de novela del Oeste o de tebeos de Capitán Trueno.

    Menudo comentario más lúcido te ha salido hoy, doña. Y estoy completamente de acuerdo con todo lo que dices.

    No hay que echar la culpa a los mamelucos que salen elegidos, sino a los míseros e ignorantes españolitos que le votaron.

    Prometo que si tengo tiempo busco documentación sobre la realidad del Pelayo. Y lo del Cid no creo que te sea dificil hallar. Mira en Google acabo de encontrar un parrafito que lo define :

    "Junto con sus vasallos o «mesnada», entró al servicio desde 1081 hasta 1085 del rey de Zaragoza, Al-Muqtadir, que ese mismo año enfermó gravemente y fue sucedido por Al-Mutamán. Este encomendó al Cid en 1082 una ofensiva contra su hermano el gobernador de Lérida Mundir, el cual, aliado con el conde Berenguer Ramón II de Barcelona y el rey de Aragón Sancho Ramírez, no acató el poder de Zaragoza a la muerte del padre de ambos Al-Muqtadir, desatándose las hostilidades fratricidas entre los dos reyes hudíes del Valle del Ebro.

    La mesnada del Cid reforzó las plazas fuertes de Monzón y Tamarite y derrotó a la coalición, ya con el apoyo del grueso del ejército taifal de Zaragoza, en la batalla de Almenar, donde fue hecho prisionero el conde Ramón Berenguer II. Pudo originar el apoteósico recibimiento de los musulmanes de Zaragoza al Cid al grito de «sīdī» ('mi señor' en árabe) el apelativo romanceado de «mio Çid». El otro apelativo que le brindaron los musulmanes fue «el milagro de su Dios».

    En 1084 el Cid desempeñaba una misión en el sureste de la taifa zaragozana, atacando Morella. Al-Mundir, señor de Lérida, Tortosa y Denia, vio en peligro sus tierras y recurrió de nuevo a Sancho Ramírez, que le atacó el 14 de agosto de 1084 en la batalla de Olocau del Rey. De nuevo el castellano se alzó con la victoria, reteniendo a dieciséis nobles aragoneses, que al fin liberó tras cobrar su rescate.

    El 25 de mayo de 1085 Alfonso VI conquista la taifa de Toledo y en 1086 inicia el asedio a Zaragoza, ya con Al-Musta'in II en el trono de esta taifa, quien también tuvo a Rodrigo a su servicio.
    "

    ResponderEliminar