04 febrero 2010

El sistema es simple : banqueros.

Dice el columnista Castellanos que :

"Un repaso del Quijote es un auténtico gozo para dejar en el cedazo muy pocas cosas realmente originales de algunos pensadores. Por eso en la clarificación de las expresiones del poder debemos ya incluir sin ningún reparo, al lado de la rancia nobleza y de la tardoaristocracia, de las élites del pensamiento, de la rapaz administración y la soberbia cultura, de las triunfantes milicias, la turbia curia y las dogmáticas iglesias, en la panoplia de las muy variadas castas que se perpetúan a través de las dinastías o de las escuelas, a la bancocracia, dándole además su lugar preeminente y destacando que de entre todas ellas es la más opaca, impenetrable, privilegiada con la impunidad de sus malos usos, compradora de todo cuanto luce bajo la luz del sol o necesita de recovecos para sus manejos."

En este terreno la distinción entre banqueros y bancarios, entre accionistas y accionantes, entre dueños y señores y acólitos es básica para no cometer  injusticias.

Había partidos que creíamos que tenían el control de un periódico, y hemos descubierto que hay periódicos que tienen, más que el control, la dirección de un partido, para llegar al fin a saber que hay bancos que poseen además de periódicos, variadas empresas, sociedades anónimas y secretas, sobre todo partidos, que viven o sobreviven en la medida en que la bancocracia, feliz y satisfecha de su comportamiento, no decide una mañana cerrar el grifo, ejecutar la póliza o simplemente dar un telefonazo para decirle al administrador, o sea al poderoso secretario general: “¡Eh, por ahí no sigáis!” o “quítanos a ese de en medio”.

Es de toda lógica que nos digan qué clase de democracia y de política es la mejor para todos, porque lo que es bueno para la banca es bueno para España.Según piensan los banqueros.

Por aquello de ayúdame y te ayudaré, dan buen paraguas a quienes bien les sirven en la ocultación de bienes,facilitan con la globalización la no localización de sus fortunas, y a cambio obtienen el prestigioso aval para andar por el mundo de la finanza, la fianza, la panza y la danza con el nombre de la patria.

El día que se publique el papel de la banca española, con nombres y apellidos, en la puesta en marcha y desarrollo de la "modélica Transición", se publicitarán las claves necesarias para entender la conversión de los posfranquistas en predemócratas, de los revolucionarios en socialiberales, del por qué de nuestra "selecta legislación electoral", del blindado sistema de partidos y de la irresistible ascensión de tanto "líder carismático".

Éste es el sistema en España en la actualidad. Y en muchos lugares más.

Tellagorri



4 comentarios:

  1. Hola:
    Debido a la desaparición de la Red AntiZP he decidido volver a crearla de nuevo.
    Está aquí
    Pido la máxima difusión a esta iniciativa.
    Si quieres unirte envía un email a adantizp(arroba)hotmail.com
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Poderoso caballero es don dinero. El poder esta donde esta y no hay; y quién controla el dinero... pues ya se sabe. Por mucho que se maldiga y se hable contra el capitalismo, el dinero es el autentico motor del planeta, sea con capitalismo o con comunismo. Los chinos llevan años acumulando la deuda de muchos de los países occidentales, y en EE.UU. de momento le han parado los pies.

    Que a nadie le extrañe, que en pocos años el accionariado de muchos bancos que nos dominan tenga uno o dos ojos rayados en su Consejo de Administración. Mira los datos de Banco Botín, 9.000 millones de beneficio en años de vacas flojas, en dos palabras A COJONANTE.

    ResponderEliminar
  3. Está claro que al final los bancos son los que tiene el poder, y si no pregúntale a Garzón que opina del tema, jejeje.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Tellagorri.
    Me parece que hoy en día, en España manda Botín, que es el que tiene dinero.
    Me da que este hombre da un grito y pone firme al mismísimo Zapatero.
    Ya se sabe que por dinero habla hasta el perro.

    Besos.

    ResponderEliminar