08 junio 2018

La narcomafia mundial


Hace 10 años que Misha Glenny acuñó el término McMafia para dar nombre a la multinacional del crimen organizado. McMafia es algo así como un Fariña a escala global: tal es el alcance de ese peligroso centrifugado de corrupción, drogas, lavado de dinero, paraísos fiscales y tráfico humano, que el propio Glenny estima en un 15% del PIB mundial. La realidad supera con creces a la ficción.

DICE :

El auténtico precursor fue Giulio Andreotti, el político mafioso por excelencia. Nadie mejor que él ha personificado ese maridaje entre el poder y la Cosa Nostra en los años 70.

España, por su posición geográfica, es un lugar muy codiciado para las mafias. Los dos referentes, todos los sabemos, son Galicia y Marbella. La primera por el tráfico de drogas, las segunda por el lavado de dinero.

En los últimos años, además, se ha producido una peligrosa fusión de la delincuencia organizada con la delincuencia informática. Lo bueno es que empieza a haber una reacción contra la amenaza.

El Brexit es una victoria enorme para Rusia. El apoyo decisivo vino de allí. Hay pruebas sobradas de que también han interferido en las crisis de Cataluña y en los procesos electorales en Europa. El gran objetivo de Putin es crear la polarización de las sociedades occidentales, apoyando a grupos radicales o de extrema derecha. Lo logró en EEUU con Trump...

En Latinoamérica, más de 100.000 personas mueren cada año por la guerra contra las drogas. Hay que reformar las leyes antidroga. En Colorado, el Estado ha logrado ingresar más 1.200 millones de dólares de impuestos con la marihuana, que revierten en gastos de educación y salud. Portugal se ha convertido también en una referencia, pero el gran cambio se va a producir cuando Canadá apruebe la legalización de la marihuana este año. Muchos seguirán sus pasos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si algún comentarista o lector del bloc lee algo de un tal METAL, hágase a la idea de que es un esquizofrénico analfabeto con vocabulario limitado a CUATRO PALABRAS INSULTANTES.
Por tanto, ni caso.