08 abril 2018

Nuestros chiquilicuatres "titulados"


Es patético : un país que tiene en su orla política a seres de muy última liga como Cifuentes. Ni ella sabe ya de qué sirve su galope turulato. Ni ese máster de plastilina. Se le están fugando de la estrategia hasta las falsas firmas de los documentos. Es de chiste. "¡Cuídate, España, de tu propia España!". Lo escribió como verso César Vallejo, aunque tiene más aire de mantra.

En España, a la que te descuidas, un político de poco más que la EGB pasa a ser consultor y algo notario, cuando no embajador. Estamos a escasos metros de que alguien cambie (mientras silba) la mentira de una carrera nuclear por la realidad de una FP en circuitos.

Pringarse por un titulín que no 'pesa' más que el permiso del Vespino es de coña. Y defenderlo en plan fiera, de averiados.



16 comentarios:

  1. Un "gran vidente africano" ofrecía, a cambio de una cantidad a convenir, una solución a "todo tipo de problemas y dificultades por difíciles que sean". A saber: "Cualquier problema matrimonial,impotencia sexual, judiciales, quitar hechizos, depresiones, mantener puesto de trabajo, atraer cliente" (sic). Esto no dista tanto del acto ritual de brujería negra que es apuntarse a un máster, que en los últimos años se ha convertido en el conjuro para conseguir trabajo.

    El problema de esos masters de ahora es que cualquier coincidencia con el valor de la docencia o el aprendizaje del alumno es mera casualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON LUCIANO
      Eso es : pareciera que enseñar un pseudo-titulillo, falso o falseado, es como contratar a un vidente africano que sana todas las enfermedades y disgustos vitales mediante la colocación de las manos en la cabeza.

      Eliminar
  2. Pues el pringararse por ese titulillo de trea al cuarto les va a costar a los peperos muchos miles de votantes. Y lo peor es que todos los supuestos dirigentes de la política nacional se han dedicado morder el huesecillo como si los ciudadanos, pensionistas y trabajadores, no tuvieramos más problema que saber o no las falsedades de la rubia tonta de Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ZUBIMENDI
      Es lo triste : que los políticos creen que a los habitantes de Hispania lo que más nos preocupa y angustia en estos momentos es saber si el titulito de la Cifuentes es de plata o de barro.

      Eliminar
  3. Qué ganas de embrollar los serio para liar al país en si una señora tiene un master falso o verdadero. Y ¿a quién coño le importa que esa Cifuentes se haya sacado un supuesto master? Y sospecho que además es un titulillo que no sirve para nada de nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON LUIS MARY
      Pocas calificaciones académicas de Universidad han obtenido todos los que se han enredado en el tema estrella de estos días. Que a PUCHITO del MONTE lo tengan lejos de una carcel o que los Presupuestos no se aprueban o que la TV3 siga haciendo de madrassa islamo-catalufa, les trae al pairo. Lo importante para ellos es colocar a uno de sus amiguetes en el puesto que ocupa la tonta que ha falsificado algo sin valor alguno.

      Eliminar
  4. A todos esos políticos ( todos de todos los Partidos) los habitantes de España les importamos un bledo total. En lo único en que ahora mismo están ocupados es en el modo de sustituir a ls rubia pepera y quién va a ser el tunante de turno para tal plaza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA ENERITZ
      Efectivamente nos toman a todos y todos los políticos por memos cum laude.

      Eliminar
  5. Ese afán de querer dejar como farsante a la madrileña pepera, viene a demostrar lo que ya sabiamos : ningún político de España está en condiciones mentales y académicas para gobernar un país mayor que el Valle del Arán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JUAN
      Sin olvidar que en el Valle de Arán los hay que ya hicieron la EGB en su tiempo.

      Eliminar
  6. Habria que revisar todos los CV, las carreras, master, doctorados, etc, que dicen tener los caliente sillas de partido. Y al que se le pille, aire, a la puta casa. Dire mas, seria un buen punto para empezar a desintoxicar las universidades, esas casas que dejan los lupanares como convento de monjillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Intuyo que estás dando en el clavo : que las Universidades se han contagiado de las miserias de la POLÍTICA. Vienen a ser, por último, algunas unos simples lupanares.

      Respecto a los C.V. de los cargos públicos, mejor no tocarlo porque habría que ir a YALE (o a Salamanca) a buscar titulares.

      Eliminar
  7. Es cierto que, más allá del "mantenella y no enmendalla" por el que ha optado Dª Cristina, a mí lo que me me ha llamado la atención es a qué ese afán de que le dieran un título que presumiblemente no le iba a hacer falta, pues tenía el futuro bien asegurado en el partido.

    ResponderEliminar
  8. DON TRECCE
    Eso es : el afán por presumir de un diploma obsoleto, más bien falsificado por lo que parece, y sin más perspectiva política en lontananza, esto es en el beneficio a los madrileños.

    ResponderEliminar
  9. Llevo un tiempo siguiendo el asunto con interés, puesto que no le veo la lógica y cada vez menos...

    Por un lado no le veo la lógica a Cifuentes, que en 2012 era ya delegada del gobierno en Madrid, licenciada por la UCM, con un master del instituto ortega y gasset, funcionaria de clase A de la universidad.... ¿Pára que coj... necesita que le regalen un master de medio pelo de la URJC?

    Por otro lado, al que aún entiendo menos es al rector y a los funcionarios de la URJC, ¿Porqué coj. se juegan el puesto falsificando títulos para una política que no los necesita?

    Creo recordar que para hacer la pelota a los mandamases de turno ya estaban los doctorados honoris causa y esas cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC
      Es todo una sucesión de tontainadas por parte de la interfecta y de los mandamases de la Universidad.

      Eliminar

Si algún comentarista o lector del bloc lee algo de un tal METAL, hágase a la idea de que es un esquizofrénico analfabeto con vocabulario limitado a CUATRO PALABRAS INSULTANTES.
Por tanto, ni caso.