Juana Marisa Isabel culturizándose

27 junio 2016

Los melocotones primaverales de British Union


Ese referéndum jamás debió celebrarse, y su convocatoria pesará sobre su conciencia durante el resto de su vida. Un dirigente corto de vista e infundadamente pagado de sí mismo ha metido a su país, a Europa y al mundo entero en un lío de proporciones colosales, y ha comprometido el futuro de varias generaciones de británicos.
No habrá juicio histórico suficientemente duro para juzgar el comportamiento de este petimetre. Lo que me parece increíble es que tenga el morro de quedarse en su puesto hasta octubre en lugar de esconderse en su casa y no salir de ella en mucho tiempo.

El referéndum no sólo era un despropósito por el contenido sino, muy especialmente, por la ocasión. Cuando Europa entera es asolada por un vendaval político de populismos y nacionalismos rampantes

El tradicional orgullo nacionalista inglés (que no británico), la rabia de una clase media castigada por la crisis y el pánico de la clase obrera ante la invasión de inmigrantes que vienen a disputarles el empleo y los mecanismos de protección social solo necesitaban una ocasión para mezclarse en una causa común, hacer reacción y causar un estropicio histórico.
El 'tory' que en mala hora ocupó el nº 10 de Downing Street puso en bandeja esa oportunidad.

Este resultado no se comprende sin la pasividad oportunista de la izquierda británica, representada por el Partido Laborista y por los sindicatos,, por una parte engolosinada por la probable derrota de su rival político y por otra acobardada ante la pulsión xenófoba de sus propias bases.

Así como los 'tories' siempre han sido euroescépticos, el laborista es el partido que más y mejor ha defendido la causa del europeísmo en Gran Bretaña. Pero el Brexit ha triunfado por la desmovilización de las bases laboristas y por el voto masivo a favor del 'SALIR' en las zonas de mayor concentración industrial y obrera (excepto Escocia).
Si los dirigentes de ese partido hubieran cumplido con su obligación, hoy estaríamos celebrando la permanencia del Reino Unido en Europa. Ya habría ocasión de ajustarle las cuentas al estúpido y presumido 'tory' que jugó con fuego, pero lo primero debe ser siempre lo primero.

En Francia, una parte sustancial del electorado de Le Pen se compone de antiguos votantes socialistas y comunistas: astausdos y desengañados por la inutilidad de sus antiguos partidos de referencia, han asumido el discurso de la ultraderecha populista y xenófoba.

Los fascismos europeos de los años 30 del siglo pasado fueron propulsados por el malestar de las clases medias trabajadoras tras una recesión económica global causada por la codicia de los poderes financieros y por la incuria de los gobiernos democráticos de la época.

Lo del jueves en Gran Bretaña no hubiera pasado si no hubieran coincidido un imbécil 'tory' llamado Cameron, un laborista traidor, desorientado en el tiempo y en el espacio, llamado Corbyn, y un fascista engreído llamado Farage.


(I. Varela)




6 comentarios:

  1. La gente cabreada protesta cuando tiene ocasión y una votación, aunque no tenga nada que ver con su enfado, es la ocasión que le ofrecen nuestras democracias.
    Al fin y al cabo, algo así ocurre con los votantes de estos llamados partidos emergentes en España, que veremos lo que duran en el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE.
      Estoy de acuerdo con lo que dices.
      El cabreo con los políticos se traduce a la hora de votar dándole el voto al contrario de lo que cada quién tiene por ideología si tiene alguna.

      Eliminar
  2. Aviso a navegantes: Los referendums los carga el diablo. A Cameron le salió bien la jugada la primera vez. Ahora la ha CAGADO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAVICHU.
      Debe de ser tonto de remate porque con el anterior de Escocia tuvo durante dos meses los huevos de corbata y una diarrea descomunal. Y va y convoca otro que para colmo lo hunde en la miseria a él y a sus ingleses.

      Eliminar
  3. A los dos fulanos que inventaron el "brxit" merecen ser enviados a galeras y el tercero, por ejecutor, a fusilarlo con mierda.

    A Nicole le sienta todo de maravilla, a pesar de no combinar bien los interiores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA.
      Voto por esas condenas que sugiere merecen los tres chicos de Eton. Han resultado ser más bobos que si hubieran estudiado en una ikastola de Bildu.

      También tiene razón con las combinaciones de arriba y abajo que ha hecho prima Nicole : o todo blanco o todo todo negro.

      Eliminar