Paisaje relajante

08 septiembre 2015

Hermanos Angulo, 14 años secuestrados por su padre

Los siete hermanos Angulo vivieron durante 14 años aislados del mundo en un piso en Nueva York. Su único contacto con el exterior era la vista desde una ventana en el piso 13 del edificio.
El carcelero era su padre, Oscar, quien decidió encerrar a toda su familia y separarla de la sociedad.

Nunca asistieron al colegio, su madre los educó en casa, y su padre (que tenía la única llave de la puerta) rara vez permitía que los seis varones salieran solos. La hermana y la madre jamás salieron.

Como único entretenimiento los chicos veían películas de continuo, memorizando los diálogos y recreando los personajes de sus cintas favoritas de Hollywood. "Las películas fueron nuestra ventana al mundo exterior" asegura Mukunda. "Fue una forma de mirar al mundo".
Los siete hermanos Angulo, cuyas edades van de los 16 a los 24 años, son Bhagavan, Govinda y Narayana (que son gemelos), Mukunda, Krsna, Jagadisa, y la hermana mayor, Visnu, que sufre un trastorno genético que afecta el desarrollo.
Son hijos de Oscar, que nació en Perú, y Susanne.  Según Mukunda Angulo, "la intención de nuestro padre era protegernos de los peligros y el crimen que él veía en el mundo exterior". "Nunca salimos en invierno. Ni en otoño. Ni en primavera", explica Narayana.

Sólo salían en verano. A veces hubo hasta nueve salidas al año. En otras ocasiones sólo una. Y hubo un año en que no salieron nunca. Pero las salidas siempre eran bajo la estricta supervisión del padre. "Para nosotros existía un mundo en el exterior y otro mundo, el de nuestro departamento", agrega el joven.
Se establecieron en el Lower East Side de Manhattan, en Nueva York, en un edificio humilde. Sus únicos ingresos fueron la pensión que daba la ciudad a Susanne por criar a los hijos en el hogar: Óscar se oponía al trabajo por sus creencias.
Así, vivieron en una realidad paralela, un mundo aparte, al estilo de las comunidades amish .


4 comentarios:

  1. Es tremendo alguien haga algo asi a sus hijos. Tendemos a creer lo hacia por su bien, pero el padre no trabajaba "por creencias", menudo cancer de tipo. ¿Y no penso en lo que sucederia cuando no estuviera? ¿en la faena que supondria para ellos?. El tipo estaba como las maracas de Machin, y tan gordo como eso, es que la madre nada hiciera.

    Tristes estas historias en occidente, en pleno siglo XXI.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Es increible que en pleno New York haya descerebrados de este calibre.
      Suscribo lo que comentas.

      Eliminar
  2. En la foto no se les ve muy tristes por su situación, además de aparecer muy elegantes y nada obesos a pesar del encierro. A lo mejor, cuando puedan liberarse por mayoría de edad, forman un partido político al estilo de podemos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Como ni se ha enterado de lo que es la VIDA, están felices al igual que lo suelen estar los AMISH empujando carros en vez de montarse en tractores.
      Estos, a mi parecer, son carne de cañón del primero que quiera liarles en cualquier asunto.

      Eliminar