Juana Felisa Isabel culturizándose

21 septiembre 2015

Culpabilidad existencial de los europeos

Así pues, ¿qué hacer con los cientos de miles de desesperados que esperan en el norte de África, huyendo de la guerra y el hambre, tratando de cruzar el mar y de encontrar refugio en Europa?

Hay dos respuestas principales. Los liberales de izquierda manifiestan su indignación ante la forma en que Europa está permitiendo que miles de personas se ahoguen en el Mediterráneo; su propuesta es que Europa debe demostrar su solidaridad y abrir sus puertas de par en par.
Los populistas anti-inmigrantes reclaman que debemos proteger nuestro estilo de vida y dejar que los africanos resuelvan sus problemas.
Ambas soluciones son malas, pero ¿cuál es peor?  Los mayores hipócritas son los que abogan por abrir las fronteras: en el fondo saben que eso nunca va a pasar porque instantáneamente daría lugar en Europa a una revuelta populista.
¿Por qué  una revuelta? Porque nuestros DIRIGENTES europeos y occidentales son los causantes de esas migraciones y producirán  más desempleados autóctonos.
Fue la intervención europea en Libia lo que sumió al país en el caos. Fue el ataque estadounidense a Irak lo que creó las condiciones para el surgimiento del ISIS. La guerra civil en curso en la República Centro Africana entre el sur cristiano y el norte musulmán no es sólo una explosión de odio racial; se desencadenó por el descubrimiento de petróleo en el norte: Francia (relacionada con los musulmanes) y China (relacionada con los cristianos) están peleando por el control de los recursos petroleros mediante testaferros.

Sin embargo, el caso más claro de nuestra culpabilidad es el Congo de hoy, que está surgiendo de nuevo como el "corazón de las tinieblas" de África. El artículo de portada de la revista Time del 5 de junio de 2006 se tituló "The Deadliest War in the World" ("La guerra más mortífera del mundo"), un detallado documento de la forma en que alrededor de cuatro millones de personas han muerto en el Congo como consecuencia de la violencia política a lo largo de la última década.

Lo primero es recordar que la mayoría de los refugiados procede de "estados fallidos", estados en los que la autoridad pública es inoperante en mayor o menor grado, al menos en una medida considerable (Siria, Líbano, Irak, Libia, Somalia, Congo...).


Esta desintegración del poder del estado no es un fenómeno local sino una consecuencia de la economía y la política internacionales; en algunos casos, como Libia e Irak, incluso un resultado directo de la intervención de Occidente. Está claro que este aumento de "estados fallidos" no es una desgracia no intencionada sino también una de las formas en que las grandes potencias ejercen su colonialismo económico.

No se puede dejar de señalar el hecho de que algunos países no demasiado ricos de Oriente Próximo (Turquía, Egipto, Irán, etc.) se han abierto mucho más a los refugiados que los realmente ricos (Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos, Qatar...). Arabia Saudí y Emiratos no reciben ningún refugiado aunque son colindantes con el ámbito de la crisis, además de ricos y culturalmente mucho más cercanos a los refugiados (en su mayoría musulmanes) que Europa.

La comunidad internacional debería ejercer una presión máxima sobre Arabia Saudí (y Kuwait, y Qatar, y...) para que cumpla con su deber y acepte un gran contingente de refugiados, sobre todo porque, al apoyar a los rebeldes anti-Asad, Arabia Saudí es en gran parte responsable de la situación en Siria.
Europa debe organizarse e imponer normas y regulaciones claras. Debe reforzarse el control estatal de la corriente de refugiados mediante una vasta red administrativa que abarque la totalidad de la Unión Europea (para evitar barbaridades locales como las de las autoridades de Hungría y Eslovaquia).
A los refugiados debe garantizárseles su seguridad, pero también les debe quedar claro que tienen que aceptar el lugar de residencia que les asignen las autoridades europeas, además de respetar las leyes y normas sociales de los estados europeos: ni la más mínima tolerancia a la violencia religiosa, sexista o racial venga de donde venga, ni derecho alguno a imponer la propia forma de vida o religión a los demás, respeto a la libertad de cada individuo a abandonar sus costumbres comunitarias, etc.
Si una mujer opta por taparse el rostro, debe respetarse su elección pero, si opta por no cubrírselo, tiene que estar garantizada su libertad de obrar así.

 (Fuente: Slavoj Zizek, filósofo y profesor en la European Graduate School)

ADENDA : El número de niños que buscan asilo en Europa ha aumentado un 74%. De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), durante los primeros seis meses de 2015 solicitaron asilo en Europa 106.000 niños. Los más jóvenes, menores de 10 años, suelen llegar a Europa con otro miembro de su familia, pero el porcentaje de menores no acompañados se ha incrementado drásticamente. Algunos son huérfanos de guerra, otros perdieron a su familia en su odisea hacia Europa.
ES CONVENIENTE SABER que un "moro" se parece a un sirio lo mismo que un mongol a un italiano. Aunque todos fueran musulmanes.




EMIRES SAUDIÉS

8 comentarios:

  1. Lo escrito abajo casi del todo en rojo es una quimera: si algo demuestra la historia reciente es que los musulmanes son incapaces de integrarse en las democracias occidentales. A lo mas se camuflan, pero mantienen su barbarismo soterrado. Barbarismo que surge habitualmente en forma de crimenes de honor, de imposiciones fuera de lugar y siglo, etc. Ese "y si quieren llevar velo que lo lleven", no es tan sencillo, y es que es en las familias donde dirimen estos asuntos.

    Y de la culpabilidad europea, miren, no. Yo ya no trago eso. Eso si, apenas se pueden hacer las cosas peor de lo que esta Europa las hace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Cierto que jamás los musulmanes se integrarán en ninguna democracia, pero ahí tienes a unois cuantos de millones chinos que tampoco y viven entre nosotros pacifica y ordenadamente, cumpliendo con nuestras leyes y costumbres sociales. Nunca han tratado de imponernos nada.
      A mi parecer, y es solo una opinión, a los musulmanes se les ha consentido demasiado en su instalación en Europa respecto al uso de costumbres de ellos.
      En el XIX y XX Usa asimiló a gentes de muchísimas razas, incluídos musulmanes, y nunca han tenido problemas con los inmigrados porque sabían que tenían que adaptarse, en la vida social, a las costumbres americanas.
      Culpabilidad es una palabra muy ambigua y puedes sustituirla por la que más te guste pero lo cierto es que los poderes económicos europeos (venta de armas, de aviones, etc. hasta por España a Irak, Siria, Congo, etc. es un hecho real pasado y presente) son los causantes originales del caos que es Africa.

      Eliminar
    2. Bueno don Javier, eso de que los chinos cumplen con nuestras costumbres sociales es cuando menos discutible. Cierto es que no son una comunidad excesivamente problematica en cuanto a violencia, pero creo que son absolutamente hermeticos e inadaptados.

      Prueba de ello son los guetos chinos que se producen en las grandes ciudades. Chinatown en Nueva York es quizás el caso más sonado pero aquí mismo en Barcelona o en Madrid tenemos barrios que la comudad china es del 90% o más. Cual si de especie invasora se tratara ha desplazado a la fauna local (rojos incluidos)

      A todos nos ha pasado eso de ir a un chino y que el camarero sea incapaz de tomarte nota por problemas idiomaticos.

      Eliminar
    3. DON JAVICHU.
      Tienes razon con los chinos pero lo que queria significar es que por suyos que sean, nunca intentan imponer sus costumbres a los europeos, y se adaptan a los modos sociales locales. No tratan de hacer que seamos confucianos nosotros. O comunistas.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA.
      Eso no vale. Hay que afrontar la realidad con palabras, por muy disentidoras del post que sean.

      En mi tierra presumian durante el ARZALLUZPATO de que los "vascos eramos gente sin procedencias ajenas" y ya para entonces unicamente el 20% de la población tenía DOS APELLIDOS vascos.
      Después han llegado los rumanos, los chinos, los ecuatorianos, los peruanos, los guatelmatecos, los nicaraguenses, los magrebies, los negros, y las chicas de los pueblos se han ido casando según su apetencia con alguno de todos esos mencionados.
      Sus hijos van a tener o tienen ya apellidos en los que uno vasco será un milagro. Más o menos que quedamos Kurkullu, Korkoreka y yo con apellidos vascos ( el menda tiene como 48 seguidos). De forma que dentro de 20 años aquí vascos con origen familiar vasco no va quedar "naide".
      Pues eso. Que en Alcalá cualquier día una hija tuya se casa con un sirio o un ucraniano. Y no pasa nada.

      Eliminar
  3. Pues una sale con un chico peruano de lo más educado y encantador claro que sí, pero te aseguro que con un musulmán no me haría pizca de gracia y claro lo iba a tener conmigo de suegra con sus mierdas misóginas, el que no esté preocupado por estos movimientos caóticos en masa es que vive en los mundos de Yupi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA.
      Conozco a musulmanes muy modernos que nada tienen que ver con esos fanáticos y que además beben alcohol porque dicen que son medio agnósticos.
      En fin NO deseo que tus hijas emparejen con musulmanes. Pero no todos los SIRIOS son musulmanes.

      Y hay otro tema clave : todos esos niños huyendo de las guerras aún no tienen religión alguna y se adaptarían rápido a la forma de vivir y pensar europea. Personalmente de los refugiados los que me preocupan son casi en exclusiva los NIÑOS.

      En la provincia de "Madrí" no sé si habrá una docena de habitantes cuyos ABUELOS sean nacidos en esa provincia.
      En resumen : a los únicos que se les teme es a los que profesan el mahometanismo.

      Eliminar