Juana Marisa Isabel culturizándose

28 julio 2015

Nombres de calles

Una de las primeras cosas que hace en nuestro país cualquier movimiento político es cambiar el nombre de las calles. En el fondo, es una muestra del subjetivismo español, que se traduce en indiferencia, desprecio hacia el carácter impersonal de las cosas.

Madrid administrado casi siempre por forasteros y analfabetos, ha dado sobre el particular ejemplos de muy mal gusto, y no ahora, sino desde hace mucho tiempo. Sobre todo cuando le sobrevienen a un concejal ataques agudos de cursilería, y encuentra poco distinguido, impropio de una gran ciudad, que ciertas calles se llamen del Lobo, o La Gorguera, o El Soldado, o ¡Válgame Dios!, etcétera, etcétera.

En mi triste Alcalá he visto convertirse la calle de las Flores en calle de Navarro y Ledesma; la de Libreros en general Allende Salazar; la de Roma, nada menos, en general Fernández Silvestre…

Ahora con motivo de la guerra y la revolución, se han visto ocurrencias divertidas, dentro del afán de rebautizar las calles. La de Alcalá-Zamora, antes de Alfonso XII, en Madrid, se llama "de la Reforma Agraria". En Valencia ha aparecido una "Plaza de los Derechos del Niño". Y en la antigua de la Lealtad, después de Antonio Maura, también de Madrid, se llama "calle de las Milicias de Retaguardia de las Juventudes Socialistas Unificadas".

En Madrid tenían calles propias la Santísima Trinidad, el Divino Pastor, el Amor de Dios etcétera, sin contar las que derivaban su nombre de la vecindad de alguna iglesia o convento; pero este motivo, puramente local es cosa distinta.
La manía es común a todas las banderías políticas. Si los rebeldes tomasen Madrid, veríamos probablemente a la calle del Barquillo, la del Arenal o la de Carretas cambiar su nombre típico por el de algún general cargado de laureles.
En el siglo pasado, los progresistas impusieron a la calle de Alcalá el nombre del general Espartero. Después nos hemos contentado con mantener en esa calle la imagen del caudillo liberal. Si los italianos acaban por triunfar, quizás se la lleven a Roma, como trofeo, para juntarla al león de Judá, que sacaron de Adís Abeba.

 Por Manuel Azaña
(Presidente de la Segunda República). 1935.


18 comentarios:

  1. Grande la entrada, y a tiempo, visto los destrozos de los analfabetos izmierditas (redundancia).
    Y es 2 meses despues de pisar moqueta, no han hecho NADA por el pueblo, solo soltar idioteces y cambiar calles con nulo criterio mas alla de la falacia "es que era franquista".

    Que percal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO.
      Es curioso que 80 años después de que Azaña escribiera este artículo sigue sucediendo exactamente lo mismo por parte de los zurdosos descerebrados arma-lios.
      Parece como si el único programa de gobierno que tuvieran fuera el de eliminar todo lo que no tenga nada que ver con sus caducas mentalidades e ideologías del desastre.

      Baroja los hubiera tachado de FARSANTES. Y es lo que son.

      Eliminar
  2. Tiene gracia que en la Monarquía hubiera en Madrid una calle denominada "calle de Válgame Díos".
    Lo de los nombres de calles impuestos por sociatas de Largo Caballero y Negrín es de chiste o de país de analfabetos. Luego han copiado ese modo de denominar los comunistas de Cuba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA IRASEMA.
      Siendo como es siempre la CHUSMA revolucionaria gente analfabeta entra en la lógica que denominarán las calles a modo de sus capacidades mentales.
      Al estilo de Castro con sus lemas tipo "Revolución o Muerte".

      Eliminar
  3. Son mucho más castizos los nombres de tiempos inmemoriales como las de "Barquillo", "Cebada", "Carretas", etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MARIO.
      Cierto. Esos nombres de calles son una delicia. En Vitoria aún conservan calles con nombres medievales a tenor de los gremios de la época : Cuchilleros, Zapatería, Pintorería, Pinto, etc.

      Eliminar
  4. Excelente, don Javier. Las palabras de Azaña describen la España actual, donde se cambian nombres de calles y se borran bustos y palacios de deportes, amén del anarquista que cuelga en el "hay-untamiento" de Cádiz. Es patético ver cómo se expían las culpas y vergüenzas mediante el ridículo y la zafiedad de reinventar la Historia, condenando a quienes vendrán a una repetición (aumentada) de los episodios más funestos... porque los buenos jamás vuelven, amigo... estos son un raro destello en el oscuro cielo...
    ¡Qué mal nos queremos, los españoles, don Javier!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP.
      Gracias por tu comentario porque es la fiel realidad de lo que esa "hordas analfabetas" siempre hacen pretendiendo convertir a todos en analfabetos.
      Subrayo tu frase descriptiva total =
      "cómo se expían las culpas y vergüenzas mediante el ridículo y la zafiedad de reinventar la Historia, "

      Llevas razón en el odio latente y permanente de la población española. Y yo lo achaco al sectarismo creado por frailes analfabetos medievales persiguiendo a judios, herejes, etc. y que forma parte ya del gen que llevamos de odiarnos los de diferente ideología.

      Eliminar
  5. Supongo que en las ciudades sirve de algo pero en los pueblos, donde tampoco nos libramos de las estupideces de los políticos con su afán de cambiarlo todo, la casa de mis padres siempre ha estado (para nosotros y para todos los del pueblo de toda la vida) en la calle del muro (así llamada porque sigue el antiguo recorrido de las murallas medievales), aunque hace más de 100 años que la calle no se llama así, de hecho ha cambiado de nombre 4 veces.... pero siempre seguirá siendo la calle del muro.

    La única que no nos han cambiado nunca es la calle mayor..... pero las demás han sido modificadas varias veces, con el correspondiente problema porque claro cada uno las llama como le sale de las narices y a veces no sabes de que estas hablando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Varios cambios en 100 años, la gente sigue usando el nombre de hace más de 100 años... ¿Y los políticos no captan el mensaje?

      Y estas cosas ocasionan unos problemas e incomodidades a los ciudadanos que no tendrían porque existir: Si tu o tus padres tenéis que hacer un trámite burocrático y en un impreso escribís "calle del muro", la administración lo rechazará alegando que no existe ninguna calle con ese nombre. Y tu que si, que esa calle existe desde hace más de un siglo y que siempre se ha llamado "calle del muro". Y el funcionario que no, que esa calle no figura en el sistema. Y tu que si, que esa calle se llama "calle del muro" dese hace más de un siglo, y el funcionario insistiendo que no, que no puedes entregar el impreso porque no existe esa calle.

      Eliminar
    2. DON REPÚBLICA.
      Muy habitual lo que cuentas. Lo mismo sucede en Guipuzcoa con nombres de pueblos : los que desde la Edad Media se denominaban "Placencia de las Armas" o "Mondragón" ahora son SORALUCE y ARRASATE. El que venga por aquí con un mapa Michelín jamás llegará a ningún sitio.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Lo del cambiar la toponimia ya cansa: La población usamos un nombre y la administración otro diferente. ¿Tanto les cuesta declarar oficial a la toponimia que usa la población?

    Y luego pasa lo que pasa, como lo que me ha pasado alguna vez, que un foráneo que me pregunta si soy de Bilbao y si le puedo explicar como llegar a la calle XYZ. Y yo, con cara de tonto, le tengo que responder que no existe por la zona ninguna calle llamada XYZ.

    La imbecilidad puede llegar a niveles inadjetivable: Un concejal de no se donde que pretende cambiar el nombre de la calle Ramón Franco Bahamonde, conocido republicano ... excepto para el concejal, que por lo que se ve ni se ha molestado en hacer una búsqueda de 10 segundos...

    O como Google Maps que ha llevado lo políticamente correcto a extremos nauseabundos: Ha euskerizado toda la toponimia de Bilbao, literalmente se la ha inventado, Google Maps ya no sirve desde hace años. Ha ido mucho más allá de lo que está lleno el Ayuntamiento que está cambiando la toponimia de toda la vida por unas toponimias euskerizadas (lo que me lleva al punto 1 y 2), porque ya se sabe, hay que ser más papista que el papa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON REPÚBLICA.
      Son unos desgraciados todos esos semi-analfabetos que ignoran casi siempre el origen del nombre de la calle que van a borrar para darsela a uno de su secta.
      En Bilbao en el centro estaba antes la calle GREGORIO BALPARDA, uno de los liberales más valientes de cuando la guerra, al que se lo cargaron miserablemente los sociatas y peneuveros, y esa calle creo que ahora la han colocado por allá el barrio de San Ignacio.

      La solución verdadera está en denominar a las calles por números, como en New York, aunque los zurdosos ya encontrarian manera de calificar de derechosos a determinados NÚMEROS.

      Eliminar
    2. Hace unos días me he fijado que la línea 56 ya no se denomina La Peña-Sagrado Corazón, sino La Peña-un nombre raro. No se hace cuanto que habrán cometido el atentado.

      Los bilbainos nos referiremos como Plaza del Sagrado Corazón o Sagrado Corazón a secas, y en los planos que entreguen a los turistas, en los planos de Bilbobús,... estará ese nombre tan extraño, más confusión y un mayor distanciamiento entre lo oficial y lo real.

      Eliminar
    3. Cuando yo era joven en Bilbao la Plaza Elíptica no tenía vuelta y ahora se llama = Plaza Moyúa. Y la Plaza de España ahora es la Plaza Circular. Ganas de marear la perdiz porque los primeros nombres ya existian mucho antes de Franco y de la República.

      Eliminar
    4. No creo que el detalle de la última frase les importe mucho, solamente saben que es castellano, o les suena a no-vasquismo.

      Por lo menos esos cambios no fueron para poner un nombre rarísimo que cuesta leer y pronunciar, como si están haciendo en los últimos años.

      La propuesta de numerar las calles no serviría: Plaza Elíptica es un nombre bien aséptico, y no ha evitado que le cambiaran el nombre.

      Eliminar
    5. DON REPÚBLICA.
      Tienes razón : a los sectarios talibanizados lo único que les interesa es hacer figurar los nombres de sus inventos (Euskadi) o de sus fundadores (Sabino Arana), etc.

      Eliminar