Juana Marisa Isabel culturizándose

09 abril 2015

Larga vida en Icaria

Viven más tiempo y en mejor estado de salud. Los habitantes de Icaria, una pequeña isla griega, cumplen diez años más que la media occidental y un tercio de su población llega a los 90.
Intrigados, los científicos estudian sus hábitos y su dieta a la búsqueda de las claves de su longevidad. 

Cristina Kochila tiene tantas arrugas en la piel que sería difícil contarlas todas hasta para el más experto de los científicos.  Nació en 1912 en un lugar muy especial: Icaria, la pequeña isla del mar Egeo griego donde los ancianos parecen haberse olvidado de morir. Es un lugar mágico, de tan solo 10.000 habitantes y a 50 kilómetros de Turquía, donde cada piedra despierta tradición.
Allí cayó Icaro, según la mitología helena, cuando se le derritieron sus alas de cera, tras intentar alcanzar el sol volando.
Tienen dos veces y media más de posibilidades de llegar a los 90 años y en sus tierras hay proporcionalmente diez veces más parejas de hermanos nonagenarios que la media europea, según los expertos.
Hace 103 años, cuando nació Cristina, la isla aún estaba bajo dominio del Imperio Otomano, por insólito que parezca.  ¿Cuáles son sus secretos ancestrales? El ejercicio físico es primordial. A Cristina, por ejemplo, le encanta bañarse en el mar. Saltaba todos los días hasta hace unos pocos meses. La principal actividad de la isla es andar. Los ancianos de Icaria han pasado años caminando por las escarpadas montañas de la isla. Las carreteras no llegaron hasta los años 60, dicen los vecinos, y para ir a la escuela o visitar a un pariente, había que caminar decenas de kilómetros campo a través.
En Samos, una isla a pocos kilómetros, foco de turismo y occidentalizada, tienen el mismo trasfondo genético, pero no viven más que el griego medio.
La mayoría de las casas de Icaria tienen un pequeño huerto privado, donde se planta lo que luego se consume en la mesa. Abunda la patata, las habichuelas, los garbanzos y las lentejas. La tranquilidad es clave en la isla.


8 comentarios:

  1. Vida sana, alimentacion sana, tranquilidad y clima mediterraneo..igual no es tan raro.
    Ya veremos si las nuevas generaciones, cuya vida supongo será ya distinta, viven tanto pese a los avances medicos y mayor esperanza *teórica*de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Al parecer, la clave está en que viven muy tranquilos, comen muy sano y caminan bastante. Tampoco deben de romperse las neuronas con los horarios y los semáforos para llegar a tiempo al trabajo.

      Como comentas es una interrogante el cómo será la vida y cuánto les dura a las próximas generaciones, tan enredadas en apps de móviles y tan preocupadas en enviar y recibir mensajitos cada segundo del día.

      Ahora los vejetes aguantamos hasta el OCHO más o menos (85, 87, etc.) gracias al control de la tensión arterial y del colesterol con píldoras. En este momento el periodo peligroso está entre los 40 y los 60, y de los 90 en adelante.

      Eliminar
  2. Por algo los del norte (y los del sur, pero estos por otros motivos), se vienen para acá a disfrutar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE
      ¿A dónde?. Bueno, imagino que donde tú vives es parecido a ICARIA.
      Suerte la que tienes.

      Eliminar
  3. Sobrevivieron a dos guerras mundiales.... seguramente son muy duros ya de serie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC
      Y al totalitarismo del imperio turco, con sus jenízaros, desde 1450.
      Deben de ser muy duros de genes y en serie, tal como comentas.

      Eliminar
  4. Ni a vuestra merced ni a un servidor nos interesa ir a ICARIA, como no sea para visitar a Prima Alethea y tomar el aperitivo con élla. Tenemos más que superados esos registros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Exacto. Es para los restantes europeos la isla de Icaria ya que vuestra merced y un servidor ya hemos superado con creces esas edades, y lo que nos queda aún............
      Claro que, como comenta, una excursión a tomar chocolate con croisants en compañía de Alethea resulta muy apatecible.

      Eliminar