Juana Marisa Isabel culturizándose

24 marzo 2015

El testamento de doña Virginia

No le gustaban las fotos. Siempre huía de las cámaras. Tal vez por eso Virginia Pérez Buendía guardó durante décadas su secreto. Quizá imaginaba que dar a conocer el futuro de su fortuna en vida causaría un gran revuelo mediático, como así ha sido.

Su herencia, que podría sumar varios millones de euros, dedicada a garantizar el futuro de los niños de su pueblo ha puesto en el mapa a Valverde de Júcar, un pequeño pueblo de la provincia de Cuenca de cerca de 1.200 habitantes en el que no se habla de otra cosa estos días.

Virginia era la única mujer de cuatro hermanos. Nunca se le conoció pareja ni pretendiente.    Acostumbraba a ir en coche. Le gustaban los clásicos, igual que a su hermano. La veían con un Suzuki descapotable de color rojo y un viejo y sucio Land Rover.

Se desplazaba así hasta su finca "Valdecarretas" entre Hontecillas y Olmedilla, para dar algún vistazo al campo, su gran pasión. Allí se ha celebrado algún encuentro de coches antiguos. El portero del edificio en el que vivía, una casa señorial en la calle Marqués de Cubas, muy cerca de la Carrera de San Jerónimo, dio la voz de alarma. Llevaba muerta varias semanas. La casa sigue precintada por orden judicial, mientras se investigan las causas de su muerte, aunque todo apunta a un infarto fulminante. Virginia murió sola a los 86 años.

Deja un patrimonio que suma tierras de labor, acciones en banca y dinero a plazo fijo. En noviembre la enterraron en el panteón familiar bajo el mármol, un Cristo y un ángel. Dispuso a su administrador que la caja fuera de madera y que le llevaran sólo un ramo de flores blancas. Así fue. A su despedida no fueron muchos.

Todos siguen asombrados de la herencia que ha dejado doña Virginia y por el eco que sus últimos deseos han tenido. Llama la atención que dejara todo a los chicos de su pueblo.  A ella la educaron en un buen colegio de Valencia, ciudad que solía visitar con frecuencia. Por eso, dispuso que toda su herencia se gestionara a través de la Fundación Pérez Buendía. La misión que hay por delante es financiar becas de estudios a los hijos de familias con menos recursos, que sean naturales y vecinos de Valverde de Júcar.. Es uno de los requisitos.

Soltera, sin amigos ni sobrinos. Cien años de soledad y a miles de kilómetros de Macondo.
VALVERDE DE JUCAR (Cuenca)

10 comentarios:

  1. Esta era una señora, con todas las letras, algo que algunos y algunas equivocan con otras cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON TRECCE
      Así es : esta mujer tenía un señorío no comparable a casi ninguna o ninguno de los que presumen de ser benefactores sociales. El mejor modo de destinar un capital es en el educación de muchachos o chicas que no puedan pagarselos.

      Eliminar
    2. Sabia mujer, no podía haber hecho mejor cosa de cara a la eternidad que destinar sus posesiones a hacer el bien al prójimo, prójimo que naturalmente, le estará agradecido y rezará por ella.

      Eliminar
    3. DON TANNHAUSER
      Plenamente de acuerdo con lo que comentas. Heredó de su familia un fortunón y además de conservarlo lo aumentó para poder destinarlo a la EDUCACIÓN de los chicos de su pequeño pueblo.
      Una gran señora y un auténtico personaje que debe de ser reconocido.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. DON BWANA
      Con todos los componentes que forman el señorío de las personas.

      Eliminar
  3. Esperos que no le salgan parientes lejanos que den al traste con el buen uso de su fortuna.... y espero también que Montoro y Cia. no le echen mano mediante algún subterfugio legal, que lo intentarán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC
      Esperemos. La dejaron en vida olvidada y siempre sale algún lejanísimo pariente elegando derechos, pero es dificil que prospere su caradura porque esta señora tiene toda la pinta de haber hecho bien las cosas.
      Por ejemplo el Montorín no le puede meter mano a su fortuna porque la ha dejado en propiedad de una FUNDACIÓN PRIVADA y las Fundaciones no tributan a Hacienda cuando son para fines benéficos.

      Eliminar
  4. Estupendo gesto, y me sumo a csc, esperemos que no aparezcan familaires lejanos,jisimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Un gesto señorial el de la dama, Mamuna. Y lo de los parientes lejanos es habitual que salgan pero no tienen nada que rasgar porque la fortuna la ha dejado en manos de una Fundación Benéfica.
      Ya sabes que "Familia" se define como "aquello que queda tras el reparto de una herencia".

      Eliminar