Juana Felisa Isabel culturizándose

28 diciembre 2014

Donibane es Saint-Jean-de-Luz, desde Asdrubal

San Juan de Luz, con sus 14.000 habitantes y a solo 9 kilómetros de la frontera española, ha pasado de enclave de corsarios en el siglo XVII a puerto turístico coquetón, el último que ofrece buen resguardo hasta Arcachon.

Todo está cuidado con esmero, con ese mimo casi relamido de los franceses. Es un subidón para los sentidos asomarse a su playa urbana, conocida simplemente como La Grande Plage, una concha de arena sobre el Cantábrico, despejada ahora en invierno; o bajar por un callejón marinero festoneado por restaurantes tentadores, o pasear arriba y abajo entre las tiendas refinadas de la Rue Gambetta.

San Juan tiene a gala su carácter vasco y abundan los colmados gourmet, los carteles y las tiendas de recuerdos que alardean de esa identidad. Pero también es muy francés; leal e inevitablemente. De hecho, el País Vasco francés forma parte de la región de Aquitania y del departamento de los Pirineos Atlánticos.

Todavía hoy, y ya ha llovido, es blasón de orgullo local que en 1660 se casaron en la localidad Luis XIV de Francia y la infanta española María Teresa.

Paseando por el norte de Navarra y por Guipúzcoa resulta palpable que el nacionalismo ha llevado a cabo una actuación tenaz para provocar un extrañamiento hacia lo español y borrar su huella. En el paisaje urbano de esos pueblos solo el estanco, Correos y algunas sucursales bancarias recuerdan a golpe de vista que estás en España (otra cosa es de puertas adentro, donde por supuesto se ve la Liga española, se leen los excelentes periódicos editados en Madrid, se habla de Urdangarines, Pantojas y coletas, se sigue el circo de Jorge Javier, se leen las novelas policíacas en castellano de la inspectora de los forales Amaia Salazar y se escucha a Malú y al abuelo Sabina).

Volvamos a San Juan de Luz. En las tascas y tiendas de San Juan se esfuerzan por atender en castellano al foráneo y muchos lo hablan perfectamente. Buscando dónde comer, mirando los menús de los escaparates con cara de guiris en la inopia, una chica del pueblo se apiada de nuestro deambular, se detiene y recomienda en francés un restaurante próximo. En el bistró casi todos los cuadros eran de motivos taurinos o andaluces.

Volvemos a España, a las rancias pintadas pro ETA, la cartelería borroka, el rollazo nacionalista. Un gran globo que no va a ninguna parte. Sectarismo para hacer difícil lo natural, que se puede ser vasco y español, igual que se puede ser francés y vasco. Desde siempre, y afortunadamente.

L. Ventoso


NOTA
Los nazios han denominado a Saint Jean de Luz o San Juan de Luz con la inventada nominación de "Donibane Lohitzun" por aquello de que creen que es más vasco así, pero Donibane viene de "Dominus Johanes" y significa "señor Juan" o "Dom Johanes", que es LATÍN. Lo de "Lohitzum" se lo han sacado de la manga los hijos del Mesias Arzalluz porque "luz" en vascuence se escribe "argi".

Este puerto fue famoso en los siglos XVI, XVII y XVIII porque todos sus pescadores se dedicaron a labores de CORSARIOS contra ingleses, al igual que los de Bayona (Francia), Fuenterrabia (Guipúzcoa) y Guetaria (Guipuzcoa), siendo más de 4000, y sus barcos pesqueros, más de 70.


8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. DON TRECCE
      Sí, es un pueblo bonito y simpático y con gentes amables que hablan tanto francés como español.

      Eliminar
    2. Cuando un comerciante quiere vender no hay idioma, cultura, raza, religión o ideología que se le resista. Por la cuenta que le tiene.

      Eliminar
    3. DON ULTIMO
      Sí, en efecto para el COMERCIO no hay ni debe de haber fronteras políticas, pero de lo que aquí se trata es que los vascos de Francia son primero y ante todo "franceses" y que los nazios de España no han conseguido que eso cambie en nada.

      Eliminar
  2. Un lugar precioso, sin duda y donde se come muy bien, como puedo dar fe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Gracias por su personal confirmación de la bondad del lugar, y en donde afortunadamente no han conseguido los peneuveros ni los batasunos influir lo más mínimo en su forma de pensar y ser franceses.

      Eliminar
  3. Un sitio precioso
    ¿No se les ocurrirá cambiarle el nombre a Vilagarcia.?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Lo raro es que los del BNG no lo hayan cambiado aún. Son todos ellos muy vocacionales en esa labor.

      Eliminar