Juana Felisa Isabel culturizándose

20 agosto 2014

Isla de los Faisanes

A pesar de su diminuta extensión, el islote situado cerca de la desembocadura del río Bidasoa ha jugado un papel en un concreto momento de la historia.

Allí se firmó el Tratado de Paz de los Pirineos en 1659.

La Isla de los Faisanes: el banco de arena cuya soberanía comparten Francia y España, situada cerca de la desembocadura del río Bidasoa, ha tenido históricamente una extensión oscilante a causa de las crecidas de las aguas. En la actualidad, su superficie se encuentra en cerca de 2.000 metros cuadrados a través de distintas obras acometidas en los últimos años.

Algo que no evita que este banco de arena, a medio camino entre Irún y Hendaya en mitad de la ría, siga siendo el condominio más pequeño del mundo. Según un acuerdo firmado en el tratado de Bayona de 1856, la Isla de los Faisanes pasó a un régimen de soberanía compartida entre España y Francia por la que cada país la administra seis meses al año.

LUIS XIV de Francia
El objetivo original era evitar que la isla se convirtiera en un territorio no legislado, y poner fin a las diferencias entre los pescadores de las dos riberas del río Bidasoa. Así, desde finales del siglo XIX, los dos países cedieron la jurisdicción y orden de la isla a los dos comandantes de las Estaciones Navales ribereñas de Fuenterrabía y Hendaya.

Entre los abundantes sucesos históricos que tuvieron lugar en esta isla, el más importante fue la rúbrica del Tratado de Paz de los Pirineos  (por el que se trazaban las fronteras en el Pirineo) después de 24 conferencias llevadas a cabo entre Luis de Haro y el Cardenal Mazarino en 1659; el Tratado fue ratificado allí mismo por el compromiso de boda contraído entre Luis XIV y la infanta Mª Teresa, hija de Felipe IV de España.


POST DATUM
Muy malos fueron aquellos negociadores españoles porque justamente las partes llanas y más fértiles de los Pirineos recayeron en zona francesa, mientras las rocosas y más irregulares quedaron para España. De paso se tragaron los franceses localidades navarras que correspondian a España, tales como Ainhoa, Sara e incluso Urrugne y St. Jean de Luz.
Claro que con el palo que nos dieron en Rocroi (1643) desmantelando a nuestros Tercios, no estaban los de Felipe el Cuarto en condiciones de imponer nada.


 

2 comentarios:

  1. Desgraciadamente los franceses y los ingleses han usado siempre el momento adecuado parea "negociar" con España mientras que los españoles (que hemos sido más brutos) "sólo" intentamos aniquilarles....o casarnos con ellos que es casi lo mismo.
    Uno no se explica como si analizamos la historia, hay un monton de "negociaciones" en las que el final del tratado es perjudicial para España.
    Probablemente es que los espantosos políticos españoles no son cosa solo de este siglo XXI.
    No obstante la isla esta tiene pinta de ser un sitio especialmente bonito de visitar, e incluso de hacerse una casita aunque no se yo si me iba a acostumbrar a ser un maldito gabacho la mitad del año y un español la otra mitad.
    Menos mal que la Tierra no es propensa a los trastornos de personalidad (solo lo somos las personas, si no que se lo digan al enano que tu y yo conocemos) porque si lo fueran esta islita tendría un trastorno bipolar fijo.
    Un abrazo.
    NOTA: Empiezo a extrañar a tus primas, deben estar todas de vacaciones ¿No?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CHAFAS
      Estoy de acuerdo : siempre nuestros políticos a lo largo de la Historia han perdido todo lo que han negociado. De esa forma perdimos el Rosellón o Cataluña ahora francesa, La Luisiana y Florida, además de California en América, etc. etc.

      Al parecer siempre los negociadores SE HAN DEJADO COMPRAR cual si fueran vulgares sociatas andaluces.

      Vivir en esa isla, que no es posible, tiene que resultar divertido. Unas veces pagas los impuestos a Francia, otras a España, conforme los unos y los otros los suban o bajen.

      La isla sí debe de estar con trastorno de depresión bipolar.

      Están las primas de vacaciones y no hay forma de que quieran acercarse por aquí mientras dure agosto.

      Un abrazo

      Eliminar