Juana Felisa Isabel culturizándose

31 julio 2014

Ruídos nocturnos misteriosos de verano

Verano, calor, sueños ligeros, unas y unos de "rodríguez" en la ciudad: la casa sola y con más silencio que de costumbre...

Y justo cuando vas a caer sopa de sueño ¡Plás! Un extraño ruido que parece venir del piso de arriba. O del final del pasillo.
La duda, con el silencio reinando en la cama de nuevo, llega inesperada:


¿Qué ha sonado?
¿Se ha caído algo?
 ¿Hay alguien ahí?

El estruendo se asemeja al de unas canicas que rebotan contra el suelo; pero ¿quién juega con canicas de madrugada. Acaso el vecino de arriba se ha vuelto loco?.

Es todo más sencillo. O no. Ese sonido metálico procede de algo que está emparedado entre tu casa y la del vecino. Aunque no hay nada de misterio. Son las tuberías que, por efecto de la presión, producen este ruido curioso y que la física ha bautizado como "golpe de ariete".

El proceso es el siguiente: el agua avanza por las cañerías y, cuando es desacelerado rápidamente (al cerrar una válvula. Por ejemplo, una lavadora que deja de coger agua) la energía se concentra y causa un pico de presión de entre cuatro y ocho veces más que con el caudal normal.  Lo que ocurre es que, al cerrar la válvula, el líquido sigue desplazándose hacia la salida ya cerrada, y se genera un vacío detrás. Así, al chocar contra el cierre, las moléculas de agua se desplazan de forma violenta hacia atrás y el aire contenido se expande hacia los bordes de la tubería, en dirección contraria a la presión, y provocan el temblor de las cañerías que genera ese sonido peculiar.

Claro que si donde vives es en Iria Flavia, entonces lo que hay es mucha meiga, y si es en Elizondo son las sorguiñas. Todas afilando sus verrugas.






14 comentarios:

  1. Y si es en Botijares son el Pelos y el Gnomo que han salido a cantar y chirrían hasta las juntas y las ventanas de las casas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CHAFAS
      En Botijares tendreís que terminar tomando medidas serias con esos dos, ahora que no teneís a la Chen.

      Eliminar
  2. Las casas de pueblo si que tenian ruidos.

    Lo gracioso del tema, es que pese a considerarnos seres racionales, adultos, informados, que no creemos en lo sobrenatural (incluso siendo algo religioso), etc,.. a pesar de todo eso, la realidad es que reaccionamos como salvajes que creen se les echa encima el espíritu vengativo de una banshee o la santa compaña.

    Instintos atávicos, educación, simple idiotez.. a saber.,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      Sí, es como lo cuentas y da risa pero resulta de lo más realista. Gente seria que se pone medio histérica creyendo que tiene un aquelarre dentro de su casa.

      Debe de ser lo que explicas : ese instinto atávico de miedos a lo desconocido.

      Eliminar
  3. A un servidor el ruido de las cañerías le trae sin cuidado, pero el de la pequeña mocosa de la vecina que ahora, a sus cinco años de edad, acaba de descubrir los zapatos de tacón a primerísima hora de la mañana...
    Ese zapateo sí que es capaz de enloquecer hasta al más pintado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      Es de volverse histérico el soportar los taconeos de las damiselas arriba o abajo. Yo también tengo una cecina, pero ya de 70 años, que pasa el día recorriendo su piso sin cesar, con unos chanclos duros de esos de enfermera, y es como para fusilarla.

      Con la niña de 5 años no tenga más remedio que hacerte amigo de ella y convencerla.

      Eliminar
  4. Y si son las cañerías del Gongreso de los ...putados, puede que sea Anasagasti, echándose un zortziko...a capela...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JUAN CARLOS
      No creo, porque ese está ya más kaput que el Pujol. Podría ser una gorgorita peneuvera de las que no callan ni bajo el agua.

      Eliminar
  5. Entonces será Aitor Esteban "el gudari", ikurriña en ristre echándo un irritzi por doquier...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JUAN CARLOS
      Muy propio de ese, ya que unicamente emite RUIDOS de cuyo significado se desconoce hasta la intención.

      Eliminar
  6. Los vecinitos a menudo son un primor, no me hagas hablar...

    Recuerdo bien ese ruido que dices, cuando era pequeña lo escuchábamos casi todas las tardes noches y poníamos verde al "p" nene del tercero y sus "p" canicas, pobrete que ahora resulta que era inocente del todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBEL
      Pobre nene del tercero. Pero no siempre hay que echarle la culpa a las tuberías. Porque siempre hay algún membrillo al que le importa un pepino hacer el ruído que sea a partir de las doce de la noche.
      Debajo de mi vivienda vive una "sordra" que camina pisando fuerte con sus zapatos blancos de los que usan las enfermeras, con grueso tacón y suela, y creo que se dedica a hacer los diez mil metros en una habitación de 12 metros cuadrados.

      Eliminar
  7. Yo pensaba que el asunto iban a ser otros ruidos.... Pues anda que si te vienes a la casa del pueblo, se oyen hasta a las carcomas comiéndose las vigas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON CSC
      Y oirás, también a los buhos, a las rocas del monte charlar entre sí, el crujido de las vigas e incluso si eres como Garzón hasta el crecer de la hierba (según escribía Pilar Urbano).

      Eliminar