Juana Marisa Isabel culturizándose

09 abril 2014

Jabón alemán

Rudolf Spanner
Corría por entonces el año 1943 en una Alemania inmersa hasta la ingle en la Segunda Guerra Mundial y abrumada por la ingente cantidad de prisioneros que copaban los campos de concentración. Siempre es posible generar más maldad de la ya existente y, en ese contexto de muerte sin razón, alguien tuvo una idea: ¿Por qué no usar los restos de los cadáveres en provecho de Hitler?  Increíble pero cierto.



Cuenta el periodista Villatoro que, así pues, se generó una gran industria en torno a los cadáveres de los prisioneros judíos. Entre los diferentes "productos" vendidos por los líderes nacionalsocialistas de entonces se destacó, por ejemplo, el pelo humano, el cual era usado para elaborar pelucas femeninas.

La idea de fabricar jabón no brotó, curiosamente, con la llegada del nazismo, sino que fue creada por los británicos en 1917 durante los años de la Primera Guerra Mundial. Por entonces, el diario "The Times" difundió en un reportaje que los alemanes elaboraban jabón con la grasa de los prisiones ingleses tras hervirlos.
Aquella mentira causó tanto revuelo que, ocho años después, tuvo que ser desmentida por el mismo Austen Chamberlain.

Sin embargo, la desgracia quiso que, años después, esta falacia se convirtiera en realidad por obra y (des)gracia de un científico nazi llamado Rudolf Spanner, director del Instituto Anatómico de Danzig.

Todo comenzó cuando este investigador alemán solicitó al Reich que le enviara decenas de prisioneros del hospital psiquiátrico de Konradstein y del campo de concentración de Struthof-Natzweiler para que le "ayudaran" en un nuevo experimento. Dicho y hecho, pues era 1943 y Hitler andaba sobrado de reos.

Una vez en el laboratorio, el doctor ordenó asesinarlos y hervirlos para que su grasa se desprendiera del cuerpo y pudiera usarse para fabricar jabón.

"Los cadáveres llegaban en un promedio de siete y ocho por día. Todos habían sido decapitados y estaban desnudos. A veces llegaban en un carro de la Cruz Roja y otras en un camión que podía contener hasta cuatro cuerpos (…) Luego se cocían de 3 a 7 días y se recogía su grasa." 

Mediante esta repulsiva técnica, el doctor consiguió elaborar entre 10 y 100 kilos de jabón que utilizó de manera personal  y regaló a sus más allegados.

 Auswitch

21 comentarios:

  1. Hola, Javier:

    Práctica inhumana, despiadada, que creo la Humanidad no ha olvidado.También que hoy sigue habiendo prácticas dolosas, terrorismo de Estado en muchos frentes.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON XESÚS
      Por muchas barbaridades que se hayan cometido y se cometen nunca han sido superadas a las que hicieron unos fanáticos en razón a UNAS IDEAS POLÍTICAS. Los alemanes. Y mi opinión es que se debe de mantener vivo el recuerdo de ello para que no se repitan.

      Un saludo cordial

      Eliminar
  2. Hay parte de la historia que nunca deberíamos de olvidar.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON FUS
      Bienvenido a estos lares y coincido en lo que dices : jamás se debe de olvidar lo deshumanizador de aquellas actuaciones que parecen propias de bestias y siempre en base a "unas ideas políticas".

      He enlazado tu blog en éste.

      Un cordial saludo

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. DON MAMUNA
      Aquellos bestias además serían gorrones y no gastaban ni en jabón, por eso se inventaron el que se describe.

      Eliminar
  4. Hay que reconocer que el régimen nazi favoreció que muchos locos encontrasen acomodo en su organización para llevar a la práctica atrocidades que de otro modo las habrían cometido igualmente, aunque con un pequeño matiz, fuera de la legalidad. Es un poco contradictorio que quieras exterminar una raza con la que no quieres tener ningún tipo de contacto y sin embargo te asees deslizando por todo tu cuerpo ario jabón hecho de grasa judía.

    Porque siempre me surge la pregunta, ¿hacía eso porque era nazi o aprovechó el nazismo para sus fines?.

    No olvidemos que también, debido a la precariedad de la guerra, inventaron la Fanta y las pizzas del Dr.Oetker

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Si no fuera por las olas, caramba. Santa Marta moriría, caramba.

      Eliminar
  5. En estos días se ha descubierto que en los hospitales ingleses queman los fetos abortados para alimentar la calefacción y no se ha liado la parda, hay una deshumanización repugnante.

    Sencillamente horrible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA MARIBELUCA
      La falta de humanidad y de humanismo se han sucedido en todas las épocas y en las medievales más que nunca, pero ello no obsta para que nada tenga que ver el asesinar a millones de personas de una concreta raza o creencia religiosa con esos fetos utilizados para generar energía.

      Me llama la atención el hecho de que a los complutenses os parece horroroso que un mexi (El Pozolero) hierba a trescientos cuates, y lo de los alemanes nazis tenga siempre una justificación con el "más piores eran los de Stalin o los de Saladino".

      Tenemos menos ideologización los vascos no nacionalistas que los mesetarios de derechas e izquierdas.
      Lo digo como simple constatación.

      Eliminar
    2. No es una justificación y lo sabes, simplemente intento que las medias verdades no lo sean, no me parece de recibo (y esa manía progre de reescribir la historia a su conveniencia) que cada vez que se pregunte por un dictador y un genocida salgan Franco y Hitler, ha habido más y peores, no es un concurso de quién más o quién menos, es sencillamente contarlo todo, no hacer una interpretación interesada de la historia.

      Eliminar
    3. DON ISRA
      Estoy de acuerdo en la teoría que expones pero jamás lo estaré en creer que las mayores atrocidades de la Historia de Europa son remotamente justificables en base a que "eran unos pocos los sesinos" o en que los de Stalin eran iguales."
      Sabemos hoy que el pueblo alemán en un 98% de su población sabía lo que sucedía porque los vecinos de cada uno desaparecian, los negocios de otros eran destruídos y se creaban en pueblos de Baviera "clínicas" fortificadas y vigiladas por la Gestapo en donde se exterminaba a los niños no normales, y también a los adultos con alguna tara. Y lo han dicho los pocos valientes alemanes que se han atrevido a asumir su verguenza de haber callado.

      Si los yankees inventan, además de la coca-cola y la hamburguesa, la máquina de eliminar hispanos y no sajones, siempre serán para mí unos miserables criminales y su población sumisa también.

      Para exterminar a seis millones de seres humanos sólo de la raza judia, más a todos los alemanes no nazis, no basta con una docena de chiflados.

      Hoy el nazismo o lo más parecido en términos de discriminación ideológica se halla en Cataluña y Vasconia e irá en aumento. Y me da lo mismo que sean zurdosos o ultra-derechistas. Todos son unos talibanes que merecen ser aislados en islas de Australia sin posibilidad de salida.

      Existen barbaridades en Africa y tampoco son unas pocas decenas los que las realizan, pero todos miramos para otro lado porque es más divertido hablar de las chulerías de la Espe o de la Valenciano.

      Te he expuesto mi visión sobre la Humanidad.

      Eliminar
  6. Esos innombrables de germanos con ideologia nazi fueron capaces de infringir todas y cada una de las normas que rigen a los seres humanos, para dejar de serlo. Se convirtieron en simples aberraciones del hombre para ni siquiera parecerse a las bestias, sino a lo malvado en estado puro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON FLORENCIO
      Desde los tiempos en que Gengis Khan exterminaba por cientos de miles a los enemigos derrotados en su conquista de China, jamás se habían producido atrocidades como las realizadas por los nazis con los propios alemanes disidentes y con los de otras razas como judios, gitanos, húngaros, checos, etc.

      Eliminar
  7. El hombre es un lobo para el hombre, Javier.
    Creo que, por muchos años que pasen, la capacidad para hacer el mal no dejará de asombrarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON HEREP
      El cerebro humano es el equipamiento más complicado que hasta ahora existe y cuya diversidad es inimaginable hasta que se encuentra uno con malvados del calibre de estos nazis, para los que los demás seres humanos suponian menos que un conejo para nosotros los más o menos civilizados.

      Y probablemente haya, en zonas aún no investigadas, terrores mayores aún y me estoy refiriendo a concretas zonas de Africa actual.

      Eliminar
  8. Lo más llamativo de la brutalidad nazi fue la industrialización del crimen y su especialización en las prácticas del sadismo más repugnante. Han habido bestias de la peor calaña en otros países, pero Alemania siempre llevará colgado ese lamentable liderato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Absolutamente de acuerdo. Ese liderato que cita no es algo que se pueda poner en salazón COMPARANDO CON, como se acostumbra a hacer.
      Se especializaron, como comenta, en las más repugnantes prácticas del sadismo.
      Ojalá no vuelva a suceder a pesar de que hay muchas tentativas de repetirlo especialmente en areas de Africa como Somalia y Congo.

      Eliminar
  9. Para mi lo más grave es que estas cosas siguen sucediendo.... y por desgracia nadie hace nada para impedirlo. Nos rasgamos las vestiduras al recordar, pero no miramos alrededor para evitar que se repita, y en algunos casos hasta lo justificamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AMIGO CSC
      No, no creas que hay tanta unanimidad en RASGARSE LAS VESTIDURAS por todo aquello. En España sigue habiendo mucho simpatizante de aquel Régimen y quizá sea porque unicamente se fijan en sus prusianas tropas en combate. Las atrocidades de los nazis las consideran, algunos, como COSA DE UNOS POCOS.
      Saludos

      Eliminar
  10. Recientemente he estado por trabajo en la bonita ciudad de Nuremberg, visitando la iglesia de Saint Sebald, que quedó destruida durante la SGM y se reconstruyó en los años 50, te encuentras en su interior una exposición del antes y después de la SGM, bastante bien orientado en cuanto a recordar el horror para que no se repita. Y las fotos de las plazas de la ciudad en los años 30 con las banderas colgadas de los balcones y las gente paseando sin más, son las que más miedo dan, y a las que el director de la muestra da más importancia.... consideran que la sociedad estaba envenenada... pero toda, no unos pocos.
    Por desgracia, el uso de las banderitas en los balcones no se ha abandonado todavía.

    ResponderEliminar