VERANO

08 mayo 2013

Made in Bangladesh

Más de 500 muertos, más de cien desaparecidos, más de 2.400 heridos… La tragedia del edificio Rana Plaza, una enorme fábrica textil de ocho pisos donde trabajaban casi cuatro mil personas es, sobre todo, responsabilidad de la codicia y la corrupción, como muchas otras en todo el mundo.

El Rana Plaza era un centro comercial de cinco plantas. Su dueño, Sohel Rana, aprovechó sus buenas conexiones políticas porque él mismo es dirigente del partido que gobierna el país: lo amplió ilegalmente en tres plantas más y lo convirtió en una gigantesca fábrica textil donde trabajaban entre tres mil y cuatro mil personas, la mayoría mujeres jóvenes, a cambio de sueldos de un euro o un euro y medio cada día.

Y en esas plantas superiores fue donde se instalaron cuatro grandes generadores provocaron, junto a las miles de máquinas de coser, las grietas y el posterior derrumbe.

Pero no parece la excepción en Bangladesh, sino casi la norma. Ese país se está convirtiendo casi en la fábrica de ropa del primer mundo, y en condiciones infrahumanas. Allí se trabaja entre diez y catorce horas de jornada, seis días a la semana, con dos descansos breves para comer y para la merienda cena, a cambio de un sueldo aproximado de un euro al día.

Fue en los años ochenta, cuando las empresas españolas empezaron a salir fuera en busca de mano de obra más barata para rebajar los costes de producción. Según sus datos, entonces trabajaban y vivían de eso unas 400.000 personas en España. En el año 2001, el sector textil y de la confección era todavía la tercera industria en volumen de ocupación y trabajo tanto en el total de la Unión Europea como en España. Hoy solo quedan en ese sector unos 166.000 trabajadores y la cifra sigue bajando.

Mango no tiene ni una sola fábrica de ropa en España. El 40 por ciento de su ropa se produce en China, y el resto en Marruecos, Vietnam, Turquía y Bangladesh.
En cuanto a Inditex sí que tiene algunas fábricas en Galicia donde digamos remata o hace la corrección última de sus piezas o algunos de sus productos. La gran mayoría de su producción se hace en Portugal, Marruecos, Turquía, China, Pakistán, India, Bangladesh y Camboya.
 El Corte Inglés encarga parte de su fabricación en China, Turquía, Marruecos y Bangladesh.


17 comentarios:

  1. Lamentable el suceso y la falta de seguridad. Ahora , creo haríamos bien en recordar nuestra propia historia en Europa. Aquí también hubo abusos y falta de seguridad en su momento, lo cual no quiere decir, que la industrializacion no fuera para bien. Porque habrá que preguntarse como era la vida de aquella gente en el campo, o como sería la vida de esta gente de bangladesh sin industria. Olvídemonos de verdes y prósperas arcadias de la ganaderia o agricultura: me apostaría ahora mismo cigala que esa vida aun es más miserable que la de los curran en esas fabricas.

    Nuestro tejido industrial que duda cabe se largó. El cortoplacismo de nuestros politicos, y la propia codicia de nosotros los consumidores, tiene la culpa. Las consecuencias creo aun estan por ver en toda su fatalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEÑOR OGRO
      No, no me estoy metiendo con las condiciones de vida de los tercermundistas, pues también nosotros lo fuimos hasta 1960, sino en esa ley económica que conduce a dejar sin trabajo y sin industrias a los países occidentales para lograr productos excesivamente baratos, pero que los pagamos como si los obreros fueran todos de la Quinta Avenida de New York.

      Con gente que cobra 30 euros al mes las camisas y jerseys que producen podrían o deberían no vendernos a 17.000 pts unidad en España los que las encargan y ponen su etiqueta.

      En mi pueblo había una fábrica de guitarras y acordeones y se cerró porque una idéntica (copiada) japo costaba en venta la mitad de lo que aquí resultaba su costo de fabricación.

      Si al menos esas grandes firmas exigieran a los tinglados asiáticos que sus obreros tuvieran seguridad social o atención sanitaria básica y de jubilación, pase. Creo que todo supera a los principios de la demanda y la oferta, leyes de mercado inexpugnables, para entrar de lleno en el campo de la Etica.

      Hoy mismo El Mundo informa que otra de esas fábricas de Bangladesh se ha incendiado con varios muertos.

      Podriamos mandar allí a poner orden a Mendez y Toxo.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro "El Capital" explica aún mejor la forma de pasar hambre millones de personas a la vez.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Una tragedia mas y van........., un millón de tragedias; recuerdo la de Bhopal en la India, donde se fabricaba un producto peligroso, que el primer mundo no quería en sus paises, y así tantos y tantos.
    Que menos que ya que consiguen rebajar costes, esas marcas ejemplares, exigieran al menos que las empresas ofrezcan un mínimo de seguridad a sus trabajadores, ya que solo les pagan una miseria, que al menos no se les venga encima de la cabeza todo el tinglado montado, para que ellos entren en la lista Forbes.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON JAIME
      Eso es lo que digo : que ya les salen los rpoductos muy baratos, también los vendan a un precio razonable y además garaanticen a los trabajadores tercermundistas un mínimo de seguridad laboral.

      Pero la CODICIA es la codicia y contra eso no hay salida alguna, y la peor de todas la predicada por los marxistas.

      Eliminar
  4. La deslocalización es normal, cuando las grandes empresas dan cifras positivas gracias a eso nos venimos arriba y cuando ocurren casos así ponemos el grito en el cielo. Según eso los alemanes no producirían nada en su país, sin embargo, depende que para qué, es necesario mano de obra cualificada, con buenos salarios y protecciones.

    El problema es que a pesar de reducir costes (lo poquísimo que gana en sus países comparado con nuestros salarios es una miseria, una miseria que les ayuda a ellos de salir de la suya) siguen cobrándonos a precio de oro esos productos, y la solución es clara, dejar de comprarles, yo por ejemplo siempre me he negado a pagar 20 euros por una camiseta de algodón con un dibujito. como pretenden robarme en Springfield o Jack & Jones.

    ¿Acaso en los países industrializados no hay accidentes laborales que cuestan miles de víctimas?, en España en 2011 el equivalente a esos de la noticia. Al final habrá sido Amancio Ortega que al disminuir sus márgenes ha decidido quemarlos vivos.

    La solución es sencilla, mileuristas todos los trabajadores de esos países, que vendan las camisetas a 50 céntimos y en 6 meses se quedan sin trabajo aquellos y los que las venden aqui, pero bueno, con un poco de suerte llegan otra vez los sociatas y nos dan salarios de emancipación a todos, empezando por inmigrantes.

    Otra solución es no invertir en aquellos países y mandarles ayuda en aviones como con los negritos de África.

    El neoliberalismo es lo mejor a día de hoy, cuando todo va bien es por nosotros, cuando va mal es por los otros, aunque a lo mejor con la experiencia previa del desarrollo alcanzado por países comunistas y lo fácil que se recuperan económicamente estoy equivocado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON ISRA
      Cada día estás más aburguesado-capitalista-explotador y nos van a "escrachear" el blog los teoricistas en Economía y prácticos aplicadores de la mangancia.

      Lo vergonzoso de este sistema de deslocalización en el Tercer Mundo es el timo monstruoso que nos meten con los precios. Los de Rhalp Laurent, que también obtienen sus camisas y jerseys con esos trabajadores, nos cobran como si estuvieran hechas a mano por ingenieros aeronaúticos.

      De lo que no cabe duda es que con el sistema usado en la URSS, en Cuba, Corea del Norte y Andalucia, los bangladesenses aún pasarían más hambre.

      Esto me recuerda a que en el siglo XVI los genoveses, florentinos, napolitanos, y barceloneses eran ricos porque se dedicaban a COMERCIAR y no se habían enterado de que los neoliberalismos eran malos. Aquellos probes llevaban mercancias de la China a Roma o de Jaen a Estambul y los Savonarolas de la época no decían que eso era PECADO.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. OIGA, DOÑA CATI
      Cada quién es libre de creer en lo que quiera y a mí me es indiferente que tú seas marxista, cátara o adoradora de Visnú, pero en este blog nos atenemos siempre a lo racional. Por ello, ¿QUÉ COÑO ES "CAPITALISMO DEL ESTADO".

      Por otra parte, hablaba uno de los MERCADERES, no de los banqueros y al parecer para tí son lo mismo ambos oficios. De otro lado me fascinaría leer ese libro de HISTORIA que tú tienes y en el que dice todas esas cosas que cuentas, ya que a mí entre el Papa Calixto III y Calvino me faltan unos cientos de años, así como la existencia de la ONU como órgano de protesta internacional pòr construir el Vaticano, que lo diseñó Miguel Angel Buonarroti.

      Lástima que no hayas citado las cabronadas que le hacía ABEL a CAIN o del inicio del sindicalismo con las lentejas que se comió ESAÚ, a cambio de sus derechos de "hereú" a favor de Jacob. Ya ves, el "capitalismo" puro en acción entre puros pastores de cabras y legendarios fundadores de hordas judaicas.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. DOÑA CATI
      Ya constato y confirmo que los marxistas careceís, por completo, de capacidad de captar la IRONÍA y por tanto no procede seguir contigo por esa vía porque terminarás dejándome rollos marxistas hasta aburrirme.
      Pos...., mira, ni me place ni me tienta la más mínima dialéctica sobre ese sistema que ha demostrado crear más hambre en el Mundo que todas las pestes negras medievales.

      Eliminar
  5. Ese procedimiento no es, ni más ni menos, que la esclavitud del s. XXI. En el pasado, se iba a por los esclavos a su país de orígen y se los ponía a trabajar en el de la empresa o gobierno. Hoy día resulta más provechoso llevar la materia prima al domicilio del esclavo.
    Ya lo decía Marx: "¡Más madera, más madera!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DON BWANA
      Muy bueno lo de los DOS MARX.
      Sí, acierta de lleno : antes se llevaban los esclavos encadenados a trabajar a las fincas, y ahora se lleva el trabajo al lugar en donde se hallan los esclavos. Pero es exactamente lo mismo.

      Eliminar